sábado, 30 de abril de 2016

La Mode - "El Eterno Femenino" (1982)


Ya pasaron para Fernando Márquez "El Zurdo" los tiempos de vagabundear por el rastro de Madrid en busca de talentos, también con Kaka de Luxe cumplió su cometido con la historia, dando una patada en algunas que otras pelotas aún resguardadas en la falsa moral del régimen recién desgastado y finalmente muerto, llenando pupilas y oídos emancipados de miseria e hipocresía de señales evidentes de cambio, cambio empachado de libertad. También el idílico y naif sueño engendrado a imagen y semejanza de las coloristas influencias llenas de infantiles secuencias de aquellos Modern Lovers del "Egyptian Reggae" que  El Zurdo acometió con una tropa de amigos, entre los que se encontraba Carlos Berlanga, y que bautizó como Paraíso, desgraciadamente se trató de un sueño efímero y maldito.


Tampoco resultó nada positivo del proyecto - más fugaz aún que Paraíso - Deco Pop...pero decía que aquellos tiempos pasaron, y tras tantos intentos por lograr el éxito artístico y comercial, el no siempre justamente valorado Fernando Márquez, se embarcaba en una nueva empresa, según parece con no pocas lecciones aprendidas, a la que denomina La Mode, y para la que  cuenta con dos ex-miembros de Paraíso: Antonio Zancajo (guitarras) y Mario Gil (teclados), entre los tres consiguen coronar la cumbre durante un tiempo, tampoco demasiado.
Graban una maqueta que llama la atención, la presentan en vivo y en Radio3 con la ayuda de Carlos Tena quien siempre creyó en los proyectos de Márquez. Finalmente se presentan sobre el escenario en la escuela de caminos a finales de 1981, el concierto es un éxito y ya en 1982 ve la luz el primer EP: "La Mode" que incluía una primera versión del famoso: "Aquella canción de Roxy".


Ese mismo año sale publicado por fin el primer Lp de La Mode: "El Eterno Femenino", disco que hace de ellos un grupo admirado por muchos gracias a su subyugante sonido y a unos sugerentes textos, convirtiéndose en una de las bandas más sofisticadas que halla conocido del rock patrio.
"El Eterno Femenino" esta genialmente producido por Yayo Aparicio, es un disco de ambiente, con referencias estilísticas al glam de Roxy Music y al pop de The Stranglers, nos tropezamos también con Robert Fripp, 10 CC, VU...de sonido pop-industrial con evolucionado uso de los sintetizadores, guitarrazos ácidos y la claustrofóbica voz de El Zurdo.
Además de los inolvidables himnos, todavía modernos: "Aquella canción de Roxy" (siempre he pensado que fue fusilada por Alaska y Dinarama un par de años después) y "El Eterno Femenino", este sublime disco no deja rincón sin revisar y llenarlo de lujo, no hay sitio para el azar melódico, textual o sónico y todos los cortes son magníficos, la sugerente: "Wild puppets (we love you so)", la extensa y absorbente: "El único juego en la ciudad" (que tiene a Eno en el horizonte), la juguetona y callejera: "Aquella chica", "La teoría de la relatividad", "Mi dulce geisha" de plásticas sonoridades orientales, "Las chicas de la Inter" y mi favorita, la inmortal y perfecta: "Cita en Hawaii", tan excitante como hermosa, tan nostálgica como llírica, tan bailable como reflexiva, ¡brutal!!!



Tenía una cuenta pendiente con La Mode, no con Fernando Márquez del que hemos hablado varias veces, pero si con su más interesante, elegante y sofisticado proyecto, y tenía que ser con este mítico disco: "El Eterno Femenino".

viernes, 29 de abril de 2016

2x1 - "Rosalie" - Bob Seger/Thin Lizzy


Rebuscando entre los discos me he encontrado con el CD del "Fighting" de Thin Lyzzy, así de primeras lo he hecho girar, comprobando que el grupo era una auténtica apisonadora en aquel 1975, un estado de forma e inspiración que hoy, visto con la ventaja del tiempo transcurrido y convertido éste en narrador de hechos consumados, es fácil que parecía prever lo que un año más tarde ocurriría con la publicación del inmortal "Jailbreak".
Otra cosa que he podido recordar es que el disco se abría con una versión, el estupendo tema: "Rosalie" que un par de años antes grabase su auténtico autor, el gran Bob Seger, cuando las musas le rondaban a todas horas al melenudo de Lincon Park, a pesar de que el disco que contenía este corte: "Back in 72" no gozó del favor del público.
Y como una cosa suele llevar a la otra, el tercer paso estaba claro, recuperar una vez más esta sección y ofrecer un 2x1 a los camaradas con ambas tomas, la original y la versión, distintas pero ambas excelentes.
¡A elegir!!!





jueves, 28 de abril de 2016

Hoodoo Gurus - "Stoneage Romeos" (1984)

¡Menuda sorpresa me llevé el otro día escuchando el postcad del programa de radio Cebollas Verdes en el que suele colaborar mi colega Savoy Truffle (pinchar)!!!
Era la segunda parte de un especial dedicado a las bandas de las antípodas, osea Australia y Nueva Zelanda.
Os preguntaréis que qué tiene de sorpresivo el tema, ¡será por formaciones surgidas de aquellas tierras!!!, ciertamente, las hay en cantidad y en calidad como se demuestra en los programas referidos, lo que me sorprendió fue el primer grupo elegido por Savoy para empezar, los Hoodoo Gurus.


Este grupo de Sydney capitaneado por guitarrista, cantante y compositor Dave Faulkner siempre me gustó, durante unos años era habitual que viajasen conmigo en el coche algunos de sus discos, y en casa solían sonar dando marchita de la suya al hogar.
Por eso me sorprendió volver a escuchar sus canciones, porque hacía varios años que dejaron de sonar y no me pregunten porque, pero lo cierto es que me encantó escuchar los dos temas que pincharon en Cebollas, siempre me han encantado y no los recordaba en absoluto...debe ser la edad que empieza a cebarse con la memoria.
En el programa (recomendable), Savoy marca los finales de los ochenta y los noventa como su época favorita de la banda, yo al llegar a casa me pinché éste, el primero, porque es un zapatazo sónico rico en proteínas y más energético que una carretilla de chocolatinas con muesli, me ha encantado volver a escuchar este disco y a este grupo.


"Stoneage Romeos" que es como se titula el artefacto, es el debut musical del grupo, un disco tremendamente ecléctico que me recuerda por esta cualidad a mis Cheap Trick, por la diversidad de estilos e influencias que en él se concentran, lo bien que empastan y el resultado devastador que consiguen.
Temas de "High School" un tanto naíf, rock clásico de tintes rockabillys, powerpop e incluso ciertos pasajes surf se combinan en un cancionero high energy de hilaridad rítmica, abosrbente y rompedor.
El título del disco esta inspirado en un corto cómico de 1955 titulado: "Stone Age Romeos" y esta dedicado a personajes de ficción de series como: "Get Smart" o "F-Troop".
El disco les puso en la órbita del éxito gracias a singles como: "My Girl", juvenil tema de pasillo de instituto un tanto empalagoso pero que triunfo en las listas y la perfecta melodía popera de digerible melodía: "I want you back".



No obstante no son los hits lo más interesante de este disco, destacan muy por encima de éstos pelotazos rítmicos como "(Let's all) Turn on" que abre el disco con frenesí y armónicas, "Arthur" es un tema powerpopero de excitantes guitarras, y "Death ship" un tema urgente y afilado de desbocado ritmo.
Guitarras que se mezclan en riffs poderosos, aire cincuentero, casi rockabilly en la magnífica: "Dig it up", estupenda melódicamente siempre "Zanzibar" y "Lelani" es un tema glam irresistible.
Bailable y de pegadizo estribillo: "Tojo" es un tema que recuerda al gran Graham Parker. Empieza la traca final con las guitarras robustas de "In the Echo Chamber" y punto final con la bailable y rockera: "I was a kamikaze pilot" que despide el Lp dislocando caderas.
Una gozada recordar a los Gurus, esta vez aseguro que no los olvidaré, el mundo mola más con ellos.



martes, 26 de abril de 2016

Parquet Courts - "Human Performance" (2016)


Tienen fama de contestatarios y peleones en sus textos estos cuatro chicos de Brooklyn que actúan bajo el nombre de Parquet Courts, coplas impregnadas de inteligencia y humor que más es sátira que chiste, ganas de gritar su verdad y defenderla a golpe de proclama y burla.
Los cuatro miembros tienen pasados musicales cercanos al punk, aunque la reunión estila menos suciedad sónica y se adentra en terrenos más post-punk y garajeros, ricos en guitarras de tensos acordes, estribillos urgentes y frenéticos y ritmos machacones, siempre rodeados sus textos de ambientaciones urbanas y gariteras, muy underground.
Inician andadura en 2010 y este es su quinto larga duración, con dos EPs también en su haber no se puede decir que estos chicos se hallan estado quietos, y mucho menos callados.
En "Human Performance" vuelven a atacar con trece temas de oscuro rock suburbial con goterones garajeros de poso underground y sedimento punk, un trabajo a tener en cuenta, osado y de calidad que creo que gustará a muchos.


Encontramos en el camino reflejos sonoros de Velvet Underground en: "Steady on my mind", y en la extraordinaria: "Human Performance" de adictiva espiral sónica.
El tema de adelanto: "Dust" ya albergaba esperanzas de encontrarnos con un buen disco, un tema de aire sixtie, muy bien tratado por las guitarras y las teclas, excelente.
"Outside" es una melodía más pop que otra cosa que posee unas guitarras infecciosas que le dan un cierto vértigo al tema que no alcanza los dos minutos, como tampoco los alcanza la extraña e industrial pieza titulada "I was just here" de punkarra final.
Actitud y suciedad en "Paraphrased", y punk ochentero y mecánico en "Captive of the sun".



Los años setenta de mítica esencia atacan los oídos en temas como: "Berlin got blurry", "Two dead cops" o "Pathos prairie", correosas y encendidas las dos últimas, callejera la primera.
La extensa "Oneman no city" me retrotrae a ciertos momentos oscuros de lo que se llamó nuevo rock americano, y "Keep it even" se desliza entre sonidos de pájaros y una cierta esencia campestre, folk-pop que vira a electricidad rabiosa y afilada.
Vuelven aromas a lo Lou Reed con el corte que cierra el disco, la magnífica: "It's gonna happen".
Estupendo disco, con textos a prestar atención y riqueza en cuanto a estilos y temáticas, a tener muy en cuenta el posible crecimiento que pueden aportar sucesivas escuchas a este cancionero titulado: "Human Performance".


lunes, 25 de abril de 2016

La Gran Esperanza Blanca - 30 años de canciones - De la Road Movie al Spaghetti Western.


En la madrugada, la luna casi llena de Sant Jordi se reflejaba en el capó rojo de mi Ibiza, el último disco de Quique González acallaba los rugidos del motor y los kilómetros morían bajo mis ruedas edificando una leyenda vital.
Con luz de primavera, Madrid me ofrece un café y una porra, sublime encuentro con mi amigo Savoy, subidón, historias, pasados y presentes, el futuro tiene forma de canción y suena a riffs y líneas de bajo, tambores vibrando y sangre bombeando emociones.
Más kilómetros, ahora el amarillo del sol golpea a unos ojos demasiado acostumbrados al color de estaño de los cielos cantábricos, viaje al son de las conversaciones humanas de dos amigos aún en edad de rockear y más cosas...suena Bowie, Iggy, Chencho, The Cult...
Valencia me recibe con sol y los nervios del que acaba de descubrir un nuevo paraíso, hostal y a la calle...cervezas, tapas, más charla, futbol, siesta frustrada por las hordas voladoras y los enemigos de los malos en la calle, y cuando las farolas de la ciudad empiezan a pintar las aceras de luz llegan más encuentros, bueno reencuentros, emoción y abrazos con amigos entrañables como Johnny Jota y Bronco Farelli, charlas, discos y conciertos que se amontonan ante unas cañas y unos bocatas...faltaba poco para alcanzar el éxtasis buscado cuando la oscuridad convertía a la luna casi llena de Sant Jordi en protagonista absoluta del firmamento en la madrugada en que empezó esta Road Movie.



Atravesar las puertas del Loco Club fue como romper un himen en una fiebre primeriza adolescente, como penetrar en un templo, demasiadas reseñas escritas por mis amigos de bolos disfrutados, se nota en la redacción de los mismos y envidiados por mi, sin maldad pero con fe, muchos tenían como catedral de la ceremonia el Loco Club, ahora estaba yo dentro, haciendo fotos (benditos/malditos teléfonos/cámaras), faltaba poco, se acercaba el corazón de la Road Movie, latiendo, ya casi rompiendo las costillas en su frenesí.
Y con el retraso pertinente y casi necesario de estos eventos, salían al centro del presbiterio ellos, los causantes de esta historia: La Gran Esperanza Blanca, ¿Quién sino son los causantes de todo esto???, que cumplían 30 años y me acogían en su seno, me invitaban a su fiesta y me trataban de maravilla.



Se notaba que los primeros 27 años y pico el grupo de Cisco Fran me eran desconocidos según avanzaba el setlist, que me sonaba a familiar, porque es dificil que una banda como ésta no suene a familiar, me ocurrió la primera vez que me los eché a los oídos y me sigue pasando ahora.
Se rompe la cuerda que atenazaba mis nervios "Aquí estoy", posiblemente mi tema favorito de este grupo (por diversos y complicados motivos que no vienen al caso), todo se relajaba tras ese calmante que es la voz paisana de Cisco, tocaba disfrutar y vivir.
Fueron despachando temas muy conocidos por el forastero Addi: "Música Antigua", "La Última copa", "El chico del tren" - acompañando a la banda May Ibañez y Rafa Adrian de Badlands (banda que acometeré en breve) -, "Tren Fantásma", "Ruptura", "Cuchillada" con un impagable Raúl Tamariz (Los Radiadores) - un placer conocerle y charlar un rato con él - y como no: "Nostalgia de Bell Ville" en honor de Matador Kempes.
Pepo Granero, antiguo componente del grupo, les acompañó en un par de temas de los primeros años, Los Divagos Manolo Bertrán y Chumi - fue genial volver a saludarles y charlar con ambos - acompañaron a LGEB en: "La cadena de marfil" y "Catfish" respectivamente, y en "Nora" contaron con la participación de Micael Landete de mis apreciados Senior i el Cor Brutal.
Casi dos horas de historia que culminaron con Cisco haciendo de rapsoda trovador en solitario.
Posiblemente la historia quería que me deslumbrase con los guitarrazos de Spagnolo Feroce y su gibson SG, el ritmo sutíl y efectivo de Chuso Al y el bajo de apariencia Beat de Chiti Chitez en Frías, pero me he adelantado, me apetecía hacer un poco de historia, demostrar a mis huesos que pueden aguantar el protagonizar una Road Movie a pesar de llevar impregnada la cuarentena en el tuétano, y vivir un cumpleaños de un grupo que me ha dado mucho en poco tiempo.
En Frías les volveremos a disfrutar, a gozar de sus historias, de su country apegado a la tierra y las costumbres locales, del canto a la vida y la nostalgia que caracteriza sus coplas, a la caricia sobre la epidermis que aplican con sus melodías y sus armónicas, en Frías volveremos a deleitarnos con LGEB...pero ¿qué quieren que les diga?...en Frías viviremos otra película, tan maravillosa como la del día de Sant Jordi o más, en el vals seremos protagonistas de un Spaghetti Western, botas clavadas en tierra milenaria de Castilla, muros de fortaleza que seguro que se emocionarán con las canciones de LGEB y otros, bajo un cielo que en la anochecida refresca la tierra...No se pierdan el evento, el viento soplará por las rendijas del castillo para que LGEB ponga música a la humanidad que se respirará los días del Vals, con LGEB contándonos historias de personas, las mejores historias.
Nos vemos allí. Contando los días.


Valencia me ha tratado genial, han sido unas horas que he vivido a toda velocidad, pero que han sido de las importantes, porque recuerdo cada segundo, y abandoné aquel sol con la tristeza que caracteriza el dejar atrás las cosas buenas.
Me voy con la alegría de conocer a Toni Gominola, Cisco Fran, Spagnolo Feroce, Raúl Tamariz, el Joven y algunos cracks más, fue genial reencontrarme con Manolo Bertrán y Chumi, y un privilegio pasar un rato siempre demasiado corto con Savoy Truffle, Bronco Farelli, Chals Roig (que finalmente se presento, una gran alegría), y Johnny Jota, amigos que lo son aunque no se si me lo merezco, en Frías más.

Más reseñas sobre éste evento, y además más breves y concisas:


Espacio WoodyJagger.

My Kingdom For a Melody.


On the Route.

Enlace del ültimo vals de Frías, información y venta de abonos:
http://elultimovalsfrias.jimdo.com/

viernes, 22 de abril de 2016

Me voy de cumpleaños con La Gran Esperanza Blanca

Hace tres años LGEB y yo no nos conocíamos, hace dos me enganché a un tema dedicado al Matador Kempes: "Nostalgia de Bell Ville", hace un año me quedé prendado de su último disco: "Tren Fantasma" del que hablamos aquí, posteriormente me hice con "Derrota" que también me enamoró y al que también dedique unas lineas.
Hoy me veo frente a la mochila con lo imprescindible para iniciar viaje a Valencia, tierra de uno (varios) de mis grupos favoritos, a mi primer concierto de LGEB, a mi primer viaje a la capital del Turia, en busca de encuentros y reencuentros, lleno también el corazón de ilusión y emoción, con la sonrisa en el semblante ante lo que promete ser un día de Sant Jordi inolvidable, y no es para menos, porque encima me voy a un cumpleaños, a los 30 años de canciones de La Gran Esperanza Blanca, y me siento afortunado, agradecido y oruglloso de estar alli, con ese grupo que me ha dado tanto en tan poco tiempo...porque la vida es para disfrutarla, contarla y recordarla, y este aniversario lo viviremos, lo recordaremos y no tengan ninguna duda de que lo contaremos...
Continuará.
Ah!!! y felicidades!


jueves, 21 de abril de 2016

Woods - "City sun eater in the river of light" (2016)


Conocí a Woods gracias a su anterior disco de hace dos temporadas, aquel "With light and with love" (pinchar) que me encandiló entonces y que por ello entro en la lista de mis favoritos de aquel 2014.
La vuelta ha sido pronto, tal y como están las cosas, en estos tiempos un par de años no esta mal, y pronto empecé la escucha de este "City sun eater in the river of light" (vuelve a aparecer la palabra light en el título del disco), el noveno de los de Jeremy Earl con la esperanza de encontrarme con otro trabajo de similar enjundia al anterior.
Debo decir que así ha sido, desde la primera escucha me ha embaucado el disco, tanto o más que el precedente, y ésto me ha sorprendido, pues entiendo que la música de estos neoyorquinos no es proclive a la facilidad de asimilación, pero en mi caso, ha ocurrido.
El trabajo en principio me parece más variado que el anterior, con más color y toques estilísticos de diferentes palos que salpican las canciones, sonando a algo más que el folk-pop de esencia psicodélica que caracterizaba al magnífico: "With light and with love".


No faltan toques reggae en varios temas como "Sun city creeps" que además posee un aterciopelado muro de vientos, más flagrantes en "Can't see at all", absoluto temazo cósmico con un irresistible ambiente lisérgico, y también en la colorista: "I see in the dark".
El soul se embosca en la preciosa "Creature comfort", exquisitamente cantada por Earl arropado por un delicioso hilo de teclas.
El pop más asumido en el anterior trabajo nos vuelve a deleitar en "Morning light" que destaca en linea melódica y canto de ajustada fragilidad.
"Hang it on your wall" es una obra psicodélica muy sixtie y atmosférica, y la sorprendente: "The Take" es además ácida y soulera gracias a unos encendidos vientos, tal vez mi favorita.
La melodía, los falsetes y los instantes más pop se vuelven a vivir en la excelente: "Politics of free" caracterizada por unas dulces guitarras, y también en "The other side", en esta ocasión bajo una luz catadrióptica.
Da carpetazo al Lp una pieza intemporal, de cierto tono nostálgico y lírica folk-pop, una preciosa canción titulada: "Hollow home".



No entraré en comparaciones que en nada nos interesan, tanto el catálogo que nos ofrecieron estos tipos hace un par de años, como éste: "City sun eater in the river of light" demuestran que Woods es una de las formaciones más de fiar de la actualidad, con una fuerte personalidad que no les envara ni les ata a un estilo rígido, variables y de calidad incuestionable han vuelto a facturar un disco que vaticino que estará entre lo mejor del año.

miércoles, 20 de abril de 2016

FRANK - "The Mud and the Thirst" (2016).


Debo admitir que las voces femeninas me causan mayores problemas de asimilación que las masculinas, no sé porqué pero así es. No quiere decir esto que no halla numerosas damas que provocan en el que suscribe un sinfín de emociones y sensaciones, en ocasiones pálpitos que ningún señor logra despertar por muy impresionante que sea su vozarrón, y mejor no entramos en más detalles a este respecto...
Pero es verdad que los cantantes suelen causar sensación de manera más inminente en mi que ellas, excepciones ha habido, no muchas pero si algunas, la última y una de las más fulminantes, la de Sara Comerón, vocalista de estos chicos de la vecina Donosti: FRANK.
En las primeras escuchas del disco la semana pasada, me obsesionó un poco el timbre de Sara... - ¿Á quien me recordaba? - finalmente cesé de repetir la cuestión por dos motivos: primero porque no tenía demasiada importancia realmente, y segundo porque enseguida me di cuenta de que Sara era una cantante en si misma, y que a parte de la cualidad física de su voz, tenía una personalidad que la hacía difícilmente comparable con otras, cierto que se me ocurren damas con similitudes tímbricas evidentes, pero he terminado comprendiendo que no es importante el dato.


Pero lo que si que es importante es lo que rodea al maravilloso arte de Sara, la música de FRANK, que es un folk, indi-folk, folk-rock, o lo que ustedes gusten, de acento americana, pero en el que yo también detecto un frío continental mucho más cercano a nosotros, que barre desde el norte, ése que trae las lluvias a nuestras costas cantábricas, no se si me explico, y sospecho que es lo que me ha ganado de forma definitiva y sobre todo tan inmediata.
Con una acústica que toca la propia Sara, una eléctrica de la que se encarga Iñigo Bailador, un bajo al que hace latir Christian Rodriguez y una batería que corre a cargo de Andoni Etxebeste (extraordinario trabajo), estos cuatro artistas arropan unas melodías de bonitos contornos, susceptibles unas de recibir descargas eléctricas con frenesí de base rítmica, y otras de acariciar emociones con la voz de la chica dominando sobre unos instrumentos más discretos en su parlamento.
Este buen hacer lo han concentrado en un cancionero que me resulta francamente redondo y equilibrado, me plantea dificultades destacar unos cortes sobre otros y entiendo que cada uno forma parte de un trabajo en el que se complementan perfectamente los mismos, ofreciendo atmósferas, recogimientos y descargas emocionales que forman un todo, un todo que no parece que este destinado a caducar en pocas escuchas, de echo tras unas cuantas ya, el álbum sigue creciendo.
Es por ello que les dejo que descubran los temas uno a uno y en conjunto, sorprenderá a muchos, y más lo hará espero, en el interior de nuestra fortaleza de Frías cuando dentro de unos meses en El Último Vals hagan de aquellos muros centenarios su auditorio y estremecido anfitrión, hasta entonces seguiremos disfrutando de este magnífico disco, que por cierto se titula: "The mud and the thirst".

Bandcamp donde escuchar y adquirir este estupendo Lp:
https://frankfrankfrank.bandcamp.com

Nos quedamos escuchando este "The mud and the thirst":



martes, 19 de abril de 2016

Nada Surf - "You know who you are" (2016)


Me gusta Nada Surf, comentaba Johnny hace unas semans en las lineas que dedicó a este último trabajo de los neoyorquinos en su Espacio Woody/Jagger, que ésta banda tiende a ser detestada o admirada, tiene razón, en algunos despierta reticencias, tildándoles de blandos o insustanciales, a mi como digo me gustan. Me agradan tanto que incluso defendí su anterior trabajo: "The Stars are Indiferent to Astronomy" (2012), que a muchos decepciono pero no a mi, y que además fue uno de los primeros discos que reseñe en este espacio, entonces recién inaugurado (pinchar).
Pero en cualquier caso, e indiferentemente de las sensaciones generales despertadas por aquél, en este 2016, el grupo, que ha pasado de terceto a cuarteto, vuelve a la carga con un Lp que definitivamente supera al de 2012, éste que hoy viene aquí titulado: "You know who you are".


No hay en el presente catálogo ninguna revolución en cuanto a lo que viene ofreciendo la banda desde el mítico "High/Low" que les llevó al estrellato gracias al single: "Popular" hace ya dos décadas.
Su fuerte siguen siendo las melodías, frescas y energéticas, los estribillos radiantes y pegadizos, y la voz juvenil y cercana de Mathew Caws.
Continúan sonando guitarras sonrientes que la viva base rítmica lleva a la exaltación descocada de la música facturada para disfrutar, bailar y cantar de buena gana, pero con una calidad intrínseca que supera esas barreras de sesuda disección que a veces obligamos a algunos trabajos a saltar, en resumen: - un disco de Nada Surf, pero con mejores canciones que en otras citas, salvo en un par de incuestionables ocasiones en  2002 y 2008 -.
A un servidor le cuesta mucho resistirse (aunque no intenta contenerse la verdad) a estribillos como los que ofrecen temas como: "Cold to see clear", "Rushing" o "Victory's yours".
Tampoco se hacen ascos a algunos cortes mas rockeros: "You know who you are", otros más urgentes y frenéticos: "New bird" o medios tiempos elegantes como: "Believe you're mine" o "Friend hospital".



Su estilo acepta sonoridades acústicas a lo Big Star, buena prueba de ello es la bonita: "Animal". Otros cortes se muestran más desnudos sónicamente aunque con buenas prestaciones vocales como "Gold sounds".
Aunque es posible que la joya de la corona sea: "Out of the dark", perfecta de melodía, apropiado fraseo del señor Caws, sonrisas eléctricas y acople al fiestorro de vientos y coros, un tema excelente y brillante.
Decididamente el nuevo disco de Nada Surf esta francamente bien, viamínico y sin complicaciones metafísicas, rock, power-pop si ustedes quieren, de calidad y calidez, para disfrutar y pensar lo justo, que a veces no esta mal.

lunes, 18 de abril de 2016

Sam Outlaw y Whitney Rose al Huercasa Country Festival - 2016


¡Confirmado!, el norteamericano Sam Outlaw participará en la próxima edición del HCF que por tercer año consecutivo tendrá lugar en la maravillosa localidad segoviana de Riaza los próximos 8 y 9 de julio.
Outlaw es la última sensación del country, nacido en 1982 en el estado de Aberdeen (Dakota del Sur) y tras unos primeros años dedicado a la publicidad, terreno en el que tuvo un destacable éxito profesional, su afición a la música, a pesar de venir de una familia conservadora y religiosa que puso cotas a la que su vástago podía escuchar, terminó siendo más fuerte que ninguna otra cosa y a los 30 años cambió el rumbo de su vida.


Fuertemente inspirado por Emmylou Harris y George Jones decide intentar fortuna con la música, con la que realmente le había envenenado a pesar de las prohibiciones, el country.
Así el año pasado año y tras varias escaramuzas que ya pusieron en alerta a los expertos americanos a propósito de su nombre, graba su primer larga duración; "Angelino", un disco magnífico que ha hecho, en un tiempo record, colocar su nombre en lo alto del country actual.
"Angelino" es un disco maravilloso que ya reseñamos aquí, que ocupo plaza en los favoritos de Addi el pasado curso, y que ha cosechado excelentes críticas tanto en USA como en el resto del mundo.
Un buen nombre para encabezar el cartel del sábado día 9, futuro y presente que se funden en este prometedor cantante y compositor, que presentará en el campo de Las Delicias este estupendo trabajo.


Le acompañará en la jornada del sábado la canadiense Whitney Rose, cantante y compositora que practica un country-pop vintage de calidad y que también presenta disco: "Heartbreak of the Year", publicado en 2015 y producido por el cantante de The Mavericks: Raul Malo, con quien canta alguno de los cortes del mencionado Lp.
Buenas críticas avalan a esta artista de la que de momento no se sabe demasiado por estos lares, una buena oportunidad para conocerla.
Sumamos estos dos nombres al ya conocido de Ryan Bingham y así poco a poco se va conformando el cartel, en principio más modesto que el de el año pasado pero con evidente interés, seguiremos al loro.




domingo, 17 de abril de 2016

Los domingos photosong - bruce Springsteen - "Born to Run"


Hoy es domingo de basket, nos enfrentamos al Sevilla y creo que tenemos la oportunidad de vengar a los chicos del fútbol eliminados por los hispalenses de la competición europea, si no es así tampoco pasa nada, pero lo importante es que hoy toca estadio, camiseta negra de los men in black, y emoción...llevamos un año de vivir al borde del infarto en los últimos minutos.
Es por todo ello que se me a ocurrido que hoy lo que toca es un domingo de photosong con algún tema de los que se llaman de estadio, de esos que levantan graderíos y azuzan  a la afición a entonar himnos de ánimo.
No es un buen ejemplo el Bilbao Arena, que acostumbra a castigar los oídos del personal con unas canciones insufribles (en mi opinión claro), así que elijo una, esta, y os invito a disfrutarla.
¡Feliz domingo!!!



sábado, 16 de abril de 2016

Ha aparecido una AGFA 60 Ferrocolor del 84, el pasado al abordaje.


Fue como quien no quiere la cosa, dentro de una cama plegable en la que hace años que nadie duerme, que fue mi lecho en los tiempos en los que me despertaba La Saga de Los Porreta en la radio de la cocina anexa, que todos los días escuchaba mi padre mientras desayunaba para ir al curro, y cuya sintonía me golpeaba como un mazazo, pues significaba que se acercaba el momento del madrugón y la tortura de un nuevo día de escuela.
El tema es que el otro día en casa de mis padres, ayudando a mi madre para que no hiciese esfuerzos y pudiésemos limpiar, se cayó, desertando de los viejos y ruidosos muelles del somier que durante décadas han sido su hogar, allí se quedo, sobre el parquét, mirándome desafiante, como  retándome a desterrar su contenido, como invitando a un servidor a enfrentarme con recuerdos y lo que es peor, gustos musicales de aquel muchacho de 13 años que ya andaba enloquecido por la música.
En aquellos tiempos en los que la inexperiencia impedía aún conocer ciertos viveros de información, que años después fueron decisivos, lo más fácil y recurrente era tirar de las emisoras de radio, que tampoco era lo de hoy, (lo de hoy es peor), no había la cantidad de radioformulas clonadas de la actualidad, así que Los 40 Principales - no me acuerdo los años que hace que no sintonizo esta emisora - era la principal administradora de canciones y grupos.
Nos movíamos entre la desesperación de la falta de dinero y el escaso sentido de la sofisticación de la época, no existían palabras como freaky o kitch, cosa que la verdad es que daba unas raciones extras de libertad al individuo - en especial al adolescente - que hoy seguramente sentarían de maravilla a muchos y joderían la marrana a más de un psicólogo.


El resultado de esta falta de elegancia burguesa que hoy impera daba resultados que bajo los prismas actuales resultan sorprendentes, como hacer una casette de la radio como es la protagonista de este sábado en que muchos celebran el santo patrón de las tiendas de discos.
Grabábamos las canciones a la buena de dios, sin atender a ningún tipo de patrón lógico o conceptual, esperando a que el locutor pinchase el tema que se encontraba en busca y grabándolo con los comentarios iniciales y finales de este-a pinchadiscos (toma palabro vintage), un desastre.
Escuchar este desaguisado me ha resultado divertido, la cinta suena sorprendentemente bien, no tenía claro que las pletinas del equipo respondiesen al reto, muchos años sin hacer girar sus cabezales sembraban la duda, pero han cumplido su cometido con brillantez.
Escuchando las canciones he sonreído y también me he angustiado en un par de ocasiones, uno que ya es bastante propenso a la nostalgia, solo le faltaba escuchar ciertas canciones evocadoras de algunas vivencias de esas que se ignoran pero no se olvidan, no se olvidan nunca.
Con cada canción parecía que los recuerdos, el pasado volvía, tomando al abordaje a este tipo maduro que de repente se autosorprende tarareando e incluso cantando casi todos aquellos temas, que nadie descarte que esta AGFA 90 ferrocolor con canciones de 1984 se vuelva a perder, pero los recuerdos que encierra me da la sensación de que se han quedado para siempre.
Alguno de los temas contenidos en la cassette, que se que la curiosidad pica y no es para menos.









jueves, 14 de abril de 2016

Ben Arnold - "Lost Keys" (2016)


Anunciábamos que este 2016 nos traía a los miembros de US Rails cada uno por su lado (pinchar), y cada uno con un proyecto particular bajo el brazo, ya ha pasado por aquí el entretenido disco de Tom Gillam and The Kosmic Messengers titulado "Beautifull Dream" y ahora vamos con el nuevo trabajo, sexto en solitario del menos conocido Ben Arnold que se presenta bajo el título: "Lost Keys".
A pesar de compartir banda, escenarios y ya varios discos con el melenudo Gillam, lo que se escucha aquí tras pulsar el play poco tiene que ver con el rock sureño y de carretera que caracteriza a US Rails y también a Tom Gillam.
"Lost Keys" es un delicioso disco que ataca al corazón del sonido de Philadelfia y también de Nueva Orleans, sustanciado éste en golosas melodías, vientos suntuosos y muy cuidados, coros que se emparentan con el soul sonido Stax e incluso con el gospel, la broncinea voz de barítono de Arnold y unas pinceladas a modo de evidentes influencias que pueden recordar tanto a Tom Waits como a Randy Newman, una auténtica sorpresa, y de las buenas, de las muy buenas.


La elegancia y los tonos dorados rodean las teclas de Arnold y dotan al sonido del disco de una dimensión de clasicismo, puro sonido años 60/70, del que nunca muere, del que se entrega a oídos ávidos de disfrute y que no exigen hallazgos estilísticos nunca vistos y si canciones redondas y nutritivas.
Y de eso no falta en este disco, empezando por la extraordinaria "Stupid Love", una auténtica orgía de vientos, cuerdas, coros, guitarras y ritmo que rodea la estupenda y zigzagueante voz de Ben, un tema absolutamente maravilloso.
Y a partir de este principio de idílico sonido pasional y encendido la cosa no  para, continuación con "Cannonball", apoyada sobre el piano de Arnold, formidables coros en el estribillo, eléctricas dando contrapuntos, vientos de origen Nueva Orleans, la mencionada hermandad con Philadelphia, otro atracón de orquestación clásica.
"Don't wanna lose ya" continua con lo mencionado, en un tono más romántico, pero son el mismo soul de lentejuelas y un estribillo irrompible.
Cuerdas y Mississippi en la estupenda "Nobody hurtin' lime me" y aires cabareteros en "Detroit People", ademñas de la romántica y desgarrada: "One Heart".
Y así completamos los diez cortes de este "Lost Keys", ninguno tiene desperdicio y cada uno es por si mismo es capaz de provocar exaltaciones emotivas, tentar a bailes más o menos íntimos y producir deleite auditivo, todo dentro de una ortodoxia que tal vez algunos critiquen, pero bendita ortodoxia años 60/70.



miércoles, 13 de abril de 2016

Bilbao FormArte - Una iniciativa que merece la pena y que ayuda mediante el arte.


Como los habituales ya sabéis, al bueno de Addi, además de estar dando la carga todo el puto día con el rock, el blues, el country y todo este rollo, de vez en cuando le da por el cine, los libros, el arte, el teatro...¡vaya!!!, lo que se viene conociendo en la calle como un pedante de primera.
También a veces nos metemos en otras iniciativas, no musicales pero si valiosas, en lo que valen y en lo que merecen, normalmente valen mucho aunque cuestan poco, así estamos.
Hoy y por medio de Ana Urgoiti, una artista (para que todo quede en casa) que conocí el domingo, me llega una historia que merece la pena conocer aunque me era ajena, y es que no estamos en tantos frentes como a veces nos pensamos.


La iniciativa se llama Bilbao FormArte y tiene como cometido la hermosa labor de dar veracidad a la obviedad de que todos los que poblamos este planeta tenemos la capacidad de expresarnos con libertad y de forma artística, una cosa no existe sin la otra claro.
En este caso se pretende hacer realidad la perogrullada (no entendida por muchos, los de siempre) de que las personas que sufren algún tipo de minusvalía psíquica o física, no están excluidas de la evidencia comentada, la capacidad de crear y expresar, la libertad anida en el corazón, y este no es ni una meninge ni tampoco un músculo, es otra cosa, no se si me explico.


Adjunto su web, en la que encontraréis información del centro, muy detallada y rebosante de ilusión en cuanto a objetivos. También existe una tienda on line (ahora en mantenimiento pero todo llegará) y una vía para hacer llegar donativos, pues me consta de que no cuentan con el apoyo de otras iniciativas, a algunas también hemos apoyado aquí, como el WOP Festival, que hoy afortunadamente cuenta con respaldo institucional y ciudadano francamente abultado, para bien de afectados y beneficiarios.
La asociación cuenta con una completa nómina de artistas, realiza exposiciones, imparte cursos, cuenta con jornadas de puertas abiertas y además colabora con otras organizaciones no menos interesantes.
Pero es mejor que lo conozcáis vosotros mismos, para eso os dejo esta web (que también linko en la columna lateral del blog) y el facebook:

http://formartebilbao.com/
https://www.facebook.com/BilbaoFormArte/

Esta es una de esas cosas que en la vorágine de la semana se nos pasan de largo, yo tengo pendiente sumergirme más, esto es muy reciente para mi pero no he querido perder tiempo en darla a conocer, vamos (voy) a interesarme, creo que puedo (podemos) sacar cosas bonitas de ésto y cumplir con esa ideología de la que hago gala a veces, me temo que con exceso de postureo, y dejarme de monsergas, procurar actuar menos como si todo se circunscribiese a lo que nos ha de ocurrir en los próximos minutos o el próximo fin de semana, no soy yo la excepción como digo, pero bueno es reflexionar de vez en cuando, bajarnos de nuestro púlpito de individualismo y recorrer el mundo, se esconden maravillas en él, y los hombres y mujeres somos los responsables de muchas de las mismas, los artistas de Bilbao FormArte también sin duda.


Os dejo un vídeo que ilustra muy bien lo que digo e intento explicar, iré dando más información, me comprometo:



No dejo este post sin agradecer a Ana Urgoiti que me acerque a esta iniciativa, intentaré estar cercano a ella y en la medida de lo posible colaborador. Gracias.

martes, 12 de abril de 2016

M. Ward - "More Rain" (2016)


El anterior disco de M. Ward: "A Wasteland Companion" no pasó por estas páginas, no porque no fuese un buen disco, si que lo era, pero me supo a poco después de portentosos trabajos como: "Post-War" o "Hold Time" que hicieron de mi fiel seguidor de todos los pasos artísticos del realmente llamado Matthew Stephen Ward.
No nos ofrecía nada en solitario desde aquél, que data de 2012, aunque si tuvimos noticias de él con otros proyectos de los que forma parte, en especial de su asociación con Zooey Deschanel en el combo She & Him que ha grabado en este periodo dos álbumes: "Volume Three" (2013) y "Classics" (2014). Pero como un servidor es por sus trabajos solo por los que siente auténtica devoción, la llegada de éste era esperada con expectación.
Así que he decidido tomármelo con tiempo y escuchas, pues ambas premisas son necesarias cuando de enfrentar la escucha de un trabajo de este artista se trata, y tras varios pases he decidido lanzarme a la página en blanco para dar opinión sobre éste "More Rain" que así de primeras, diré que me parece que supera sin duda al anterior.


Y no es que de un giro a lo que viene siendo habitual en la personalidad sónica de M. Ward, sonidos esponjosos, una voz que masca las melodías con suavidad, guitarras que flotan más que marcan, y una atmósfera que circula entre el folk, el country e incluso del rockabilly y que es a todas luces inconfundible y denominación de origen de la creación de este artista.
Lo que marca diferencias entre éste y su precedente es el cancionero, más variado en el presente catálogo y con una carga de luz mayor, dando como resultado un disco menos monocorde y de mayor riqueza y eclecticismo.
Lo cierto es que el disco prometía ya con el adelanto: "Girl from Conejo Valley", un tema adictivo que cuenta con muchos elementos de los que han terminado formando parte del modus operandi de M. Ward.



Incluso una voz tan gaseosa como la de Ward puede sonar rockanrolera, así lo hace en la personal visión del rock de "Time won't wait up" con piano bluesero incluido, "Confession" es un aire más cálido y susurrante, pero es de lo mejor del Lp, con una trompeta final que marca distancias, y "Your're so good to me" es casi beatlemana, en "Temptation" rugen unas guitarras que al tiempo se ven aguijoneadas por unos pellizcos dulces de otras más bondadosas para crear un corte perfecto y nuevamente personal, finalmente "I'm going higher" cierra el set con un estilo más ortodoxo.



Entre los temas marca de la casa nos encontramos dos joyas que desfilan enseñoreando belleza y sutilidad melódica no exenta de intensidad emotiva, me refiero a "Pirate Dial" y a la milagrosa "I', Listening (Child's theme)".
La balada oscura y humeante llega con "Slow driving man" y en "Phenomenon" que mira horizontes, aulla country y recita folk.
Los cincuenta se hacen presentes en un bellísimo doo-wop titulado "Little baby" con el que cerramos el repaso al tracklist.



La vuelta de M. Ward en solitario es una vuelta esperada por muchos y dudo mucho que alguno se sienta defraudado, pues el bueno de Matthew Stephen Ward ha vuelto ha oficiar de mago, sacando de su chistera un bello disco, un truco de magia musical que muchos aplaudimos encantados.

domingo, 10 de abril de 2016

Los domingos photosong - International Submarine Band - "Luxury Liner"


Ayer llovía, y lo cierto es que uno tiene ganas de primavera, en especial en días como hoy que he quedado con unos amigos a los que hacía tiempo que no veía, uno de esos domingos que lo suyo es que el sol brille, caliente cabezas y alegre corazones para que los encuentros además de felices sean luminosos, las sonrisas afloren a la luz del astro rey como los girasoles y la lluvia que espere a días menos importantes.
Alguno de mis dioses ha escuchado mis oraciones, como no se cual ha sido me he decidido por pagar tributo con una oración en el día del señor a uno de ellos, un poco al azar, y como para un día de sol siempre me ha encajado de maravilla los cortes country-rockeros de uno de esos dioses a los que venero: Gram Parsons, aquí dejo una canción que me pone de buen humor y me anima a saltar a la calle a devorar rayos de sol, aquel "Luxury Liner" de sus inicios con la estupenda International Submarine Band, y asi le damos al día un toque de locura psicodélica.
¡Feliz domingo a todos!!!



sábado, 9 de abril de 2016

Chencho Fernandez - Kafe Antzokia - Kutxa Beltza - Bilbao 08/04/2016


Era un cita marcada en rojo en el calendario, había que estar si o si y estuvimos, lo vivimos y lo celebramos, mientras en la sala grande se preparaba el show de The Bellrays, arriba, más cerca del cielo, el sevillano Chencho Fernandez, acompañado de una banda de entidad infinita formada por Juan Azagra, Israel Diezma, Manuel Martinez y Pablo Florencio deshojaba una margarita emocional en la que cada pétalo era un si quiero, un si quiero rock, un si quiero poesía, un si quiero más...más canciones.


Se defendía "Dadá estuvo aquí", disco ya histórico que pasará por ser uno de los artefactos que más veces he escuchado en el último lustro, y no es que este catálogo imprescindible necesitase mucha defensa, pero lo que la banda ofreció sobre el escenario fue un despliegue, las canciones se defendían solas, pero ayer sonaron a himnos, himnos de garito, de sala, de intimidad, himnos para los elegidos.
Sonó el cancionero con fuerza, momentos en los que las guitarras arañaban melodías y otras en las que la voz de Chencho las susurraba, hubo caricias y también trallazos, y mucha actitud, mucho encanto, mucha poesía maldita, oscura, nocturna y casi siempre urbana.
Chencho y sus secuaces consiguieron ese estado en el que parece que el recital se convierte en un dialogo a dos, escenario y parroquia, como un mano a mano, uno golpeando y el otro encajando, ambos de buen grado acatan sus cometidos, un concierto excepcional.
Tras un tema inédito fueron cayendo los pelotazos de "Dadá": "Este matrimonio no casa", "Chica rural", "Estación del Prado", "Dadá estuvo aquí", "El rayo a punto de caer" "Radio Fun Club" que sonó con una fuerza demoledora...temas antiguos como: "Algo más que hacer" o "El callejón dorado" que envolvió la sala con su lírica velvetiana y arrebatadora.
Dos versiones de lujo: "Love minus zero" de Dylan, magníficamente adaptada a la lengua de Calderón y titulada: "Amor bajo cero" y la que viene interpretando desde los tiempos de Los Milagro, el mítico "Spanish Bombs" de The Clash, también convenientemente adaptada y que causó impacto y sorpresa entre el respetable, que a fé mía que la disfruto.
El final llegaba, y para él se dispuso la atmósfera idónea para que una obra maestra como "Una Buena Noche" esparciese su magia, su dolorosa prosa se fundía a la perfección con la rugiente melancolía con que hablaban las guitarras, Chencho hacía de rapsoda más que de cantante y la emoción se mezclaba con los tragos de cerveza, haciendo nudos en los estómagos, un momento sublime.
Aquello terminaba y lo hizo como la ocasión merecía, con la rítmica: "Si alguna vez mueres joven" otro de los temas destacados de "Dada...", abajo, empezaba a escucharse el jolgorio previo a los temas de La Hora del Primate, banda encargada de telonear a The Bellrays.
Tras el concierto charla animada con los amigos, pareceres sobre el bolo, todos favorables, todo el mundo muy contento y satisfecho, finalmente apareció Chencho que tuvo un rato para departir con todos, se mostró contento y muy amable, comentamos detalles de futuro y pudimos felicitarle por lo que fue un gran concierto, como le dije al despedirme: "Un bolazo". Que no séa el único.

viernes, 8 de abril de 2016

Alex Cooper - "Popcorner: 30 años viviendo en la era pop" (2016)


¿Qué han pasado 30 años???, ¿Entonces cuantos tengo yo???...Lo digo porque recuerdo perfectamente mis veranos en León, mi segunda casa, mi casa a secas realmente...
La adolescencia y el sol de la tierra de Guzmán el Bueno se funden con las canciones de Los Flechazos para salpicar en la parte de atrás de mis pupilas mil y un recuerdos de aquellos veranos, agostos de fiestas de pueblo, paseos en bici, primeras borracheras y primeros arrumacos románticos al abrigo de unos muslos también adolescentes...veranos de los ochenta, ¡Hán pasado 30 años!!!



Allí, en León, ¿dónde sino? recibí a Los Flechazos, primero en formato cinta, luego pasaron a CD y algún vinilo, los escuchaba todo el año pero en León eran la misa mayor de cada día y cada noche, en Bilbao se los presentaba a los colegas que no tenían ni idea de quienes eran y flipaban cuando escuchaban: "Viviendo en la era pop" o "En el Club", me pedían más..."Preparados, Listos...Ya!", "En Acción!, "Alta Fidelidad"...



Fue una historia de canciones frescas, entre el mod y el pop ye-yé, con alusiones esporádicas al surf y al rockabilly, temas en los que mandaba el sol, y también el aguacero, la primavera pero también el otoño, el positivismo juvenil cargado de esperanza y la melancolía de la perdida, de la despedida; un viaje fugaz y no bien comprendido entonces por los años sesenta e incluso antes, encerrado en cinco largas duración y un excitante doble en directo, más algunos EPs magníficos, como aquél que cerraba el círculo: "Días Grises", sin olvidar el maravilloso "Pussycat" grabado en Munich donde un grupo pletórico combinaba temas propios con versiones en inglés.

Tras la ruptura llegaron más proyectos, pues el hoy, por fin reconocido Alex Diez, no estaba por la labor de dejar de soñar, y continuó haciéndolo, así llego Cooper, como no tenía suficientes horas de sueño con la mítica tienda que montó en León: Chelsea, se agarró a la guitarra y comenzó a hacer lo que mejor sabía hacer, lo que quería hacer, canciones.
Le escribe una canción al gran Jesús Ordovas: "Tecnicolor" y se la regala en una entrevista en el legendario Diario Pop que dirigía el periodista en Radio-3. Tras ésto llegaron más canciones: "Rascacielos", "Buzo", "Vértigo", "Cierra los ojos", "Cerca del sol", "Retrovisor", "Rabia", "Aeropuerto", "Hyde Park", "Mi universo", "Arizona"...así hasta hoy, hasta este merecido y necesario "Popcorner: 30 años viviendo en la era Pop" un recopilatorio que recoge varios de los temas mentados de Cooper y también como no, de Los Flechazos, en total 24 canciones.



Además Alex incluye un par de temas nuevos que para nada desentonan en la calidad que jalona el disco, la que abre el catálogo: "No quiero recordarte" y la que lo cierra: "El asiento de atrás".
Y por si les parece poco, nuestro protagonista ha reunido una banda de evidente potencial para girar por España, para celebrar como se merece este 30 aniversario desgastando botas en carreteras y escenarios, quemando sueños en corcheas y versos, provocando sonrisas y suspiros, reivindicando su historia, reivindicando el cancionero excepcional de Los Flechazos, para que volvamos a vivir los ochenta, los noventa y el siglo XXI con las canciones de Cooper haciendo de banda sonora...yo ya tengo entradas para el bolo de Bilbao.
Nos quedamos con uno de los nuevos temas: "El asiento de atrás", con el que felicitamos a Alex porque 30 años no es nada.



El disco se sirve en libro disco en doble vinilo + CD o en CD-digipack en el siguiente enlace:
http://elefant.com/disco/15637/