domingo, 31 de enero de 2016

Los domingos photosong - Paul McCartney - "Eleanor Rigby/Eleanor Dream"


Ayer hablábamos de John Lennon, de su imagen tatuada en un muro de Praga, todo bajo la influencia del legendario concierto de la azotea, del que se cumple su efemérides estos días.
Justo era continuar bajo el influjo de los de Liverpool este domingo. ¿Y qué mejor manera de permanecer en esta onda que pinchar el disco con el que conocí a los Fab Four???
Cuando era muy joven, un niño practicamente, la música de The Beatles llegó a mi a través de un disco de Paul McCartney: "Give my Regards to Broad Street", su single "No More Lonely Nights" me atrapó y compre el disco, vi la película del mismo título, de la que es mejor no comentar nada, y empecé a respirar la música del cuarteto a través de las versiones que Paul introducía en el disco y que musicaban el mencionado film.
Uno de aquellos temas que me iniciaron como beatlemano fue "Eleanor Rigby", Paul la versionaba en el disco y la daba continuidad en modo orquestal, en esta reflejaba un sueño del protagonista del film, el propio Macca, que tomaba como base musical la melodía de "Eleanor Rigby" armonizando unas imágenes un tanto incoherentes de ambiente victoriano.
A muchos no gustó ni el film, ni la versión, ni el disco en general...para mi es un disco mítico, porque supuso un inicio en algo que me atrapó de lo que nunca he querido escapar, creo que tampoco hubiera podido.
En cualquier caso creo que todos estaremos de acuerdo en que "Eleanor Rigby" es un tema maravilloso.
¡Feliz domingo!!!



sábado, 30 de enero de 2016

El Muro de John Lennon en Praga, pensando en John estos días extraños...


En el mes de octubre me di una vuelta por Praga, hacía años que tenía deseos de conocer la ciudad checa, tantas veces había oído hablar de la belleza de sus calles, de lo bohemio de su ambiente artístico - no en vano es la capital de la región de Bohemia -, de la vida intensa y abierta de la música en cada uno de sus rincones, de la vetusta y geométrica sobriedad de su barrio judío, de la pasión fría pero intensa de sus construcciones religiosas, capitaneadas por la catedral de San Vito, de las huellas que dejaron en sus calles Kafka, Smenata, Janaceck, Jean Neruda...o incluso Mozart ...muchos eran los atenuantes que hacían difícil que mi visita a la ciudad de las 100 torres se saldase con un fracaso o decepción, no fue así, volví con la pena en el corazón, esa pena que siempre siento cada vez que pongo tierra de por medio con la belleza, la de verdad, la que esta y permanece esculpida en el suelo y que se funde en las retinas como un negativo fotográfico sobre el papel, normalmente va acompañada de un ambiente que empasta con lo visual, creando entre el respirar y el observar (admirar) un conjunto coherente que proporciona paz y una suerte de felicidad fugaz y, probablemente, destinada únicamente al viajero.
Eso mismo me ocurrió tras abandonar Sevilla, Salamanca, Chester o Frías..."Lo bueno si breve, dos veces bueno" nunca he sabido a que tonto a las tres se le ocurrió esta mamarrachada.



Pero volviendo a Praga, allí también encontré un rincón, que si bien no es de lo más imprescindible de la ciudad, si que es cita obligada para los musiqueros impenitentes como un servidor, y para las personas que creen en el hombre claro, El muro de John Lennon.
Ubicado en el maravilloso y muy bohemio barrio de Mala Strana, de casas bajas y acompañadas por el imparable paseo húmedo e inspirador del rió Moldava, el muro esta como escondido de la corriente de siglos que hace de la capital un museo en si misma, y parece brindar al visitante interesado un juego de escondite, pues al menos en mi caso, me costó dar con él, parece hallarse escondido, como haciéndose el remolón ante viajeros indeseables...es que hay que ver como era John!!!
Desconocía yo que en el centro de Europa, John era venerado por los pacifistas de un modo especial, cuando murió en 1980 en las circunstancias conocidas por todos, alguien dibujo un grafiti con el rostro del artista en un muro propiedad de Los Caballeros de la Cruz de Malta, que siguen siendo los propietarios del muro que da entrada a un inmueble de estos mismos señores.
En una época en la que el comunismo (el de entonces, el falso y malo, el que se contagió por la codicia) imperante en Checoslovaquia, ni siquiera permitía la divulgación de las canciones de Lennon, consideradas subversivas, evidentemente las autoridades borraron aquel rostro que hoy es símbolo de paz para muchos.
Tras un primer borrado del retrato las pintadas reaparecieron, y ya no solo rostros, también frases, muchas de ellas desafiantes al régimen podrido que dictaba en el país. Cada borrado era continuado con una creciente oleada de pintadas en las que el genio de Liverpool era el protagonista, espoleando a la gente a visitar y dibujar, escribir o cantar alguna de las inmortales coplas de John...con los años se ha convertido en lugar de peregrinación.
Yo no podía faltar y allí me planté, ante el muro, ante John, durante unos minutos observé las pintadas, no escribí nada, John y la historia lo han dicho ya todo, pero escuché a un tipo con una guitarra cantando canciones de los Beatles, no de John al principio curiosamente: "Here comes the sun", "Lovely Rita"...finalmente tocó "Ticket to ride"...


Me gustó aquella visita, fue bonito y agradable ver a la gente feliz, recordando a John, fotografiándose y tarareando sus canciones, era como visitar su casa, como ocurrió el día antes cuando visité la casa de Kafka en el callejón del oro, aunque él nunca estuvo allí, aunque esto empezó a vivir cuando él se fue.
Estos días asistimos a un espectáculo humano horripilante, degradante y despiadado, a la podredumbre del hombre, a la negación de los instintos de bondad, paz y amor que John Lennon trató de inculcar a los hombres y mujeres del mundo...¿sabéis que creo?, que los que le escuchamos, los que le seguimos escuchando somos los justos, los que no partíamos como destinatarios de sus intentos desesperados por humanizar...creo amigo John que solo te escuchamos los puros, creo que solo los que no necesitábamos de tus proclamas fuimos los que te seguimos en ellas, los que ya partíamos con los sentimientos sanos y poco onerosos del amor y la paz, la igualdad y la belleza como estandartes de nuestro pasear por el mundo.
Estos días en los que la televisión nos pasa, como una película, las maldades y vergüenzas de los hombres, haciendo negocio y especulación de ello, estos días he vuelto a pensar en ti, reflexionaba mi amigo Johnny Jota el otro día en facebook en torno a que pensarías de todo esto, creo que se lo que sentirías...que me llamen loco pero creo que lo escuché en el corazón aquella húmeda mañana de octubre en tu muro, mientras un desconocido cantaba "Ticket to ride", mientras algunos turistas hacían la visita recomendada por las guías y otros, bastantes, sonreíamos con las pupilas en tu presencia, ante tu rostro en aquel muro...se que hoy, como nos ocurre a tantos, te hastiarías de esta chusma de gentuza que sacude el país y el planeta, pero no nos cansaremos te lo aseguro, seguirá peregrinando gente hasta el muro de Mala Strana a escuchar tus palabras..."Give Peace a Chance".





viernes, 29 de enero de 2016

Bobby Long - "Ode to thinking" (2015)


Las apariencias engañan y por lo visto las canciones también, así lo pienso tras la escucha durante estos días del tercer disco del cantautor Bobby Long titulado: "Ode to Thinking".
¿Qué se esconde tras un título tan pretencioso?...pues un lote de magníficas canciones de temática folk y rock, con prominencias acústicas e incorporación de pianos y aullidos en eléctricas y steels...además tampoco faltan algunas armónicas y una voz de esas que transmitern sinceridad y pasión solitaria.
Cualquiera podría decir que nos encontramos, a tenor de lo comentado, ante el trabajo típico de cualquier sonwriter de pradera y carretera de los muchos que soban con las suelas de sus botas la epidermis del país del Tio Sam, pero la realidad es que Bobby Long es un inglés de cerca de Manchester y 30 añitos que actualmente vive en New York, desde donde lanza al mundo canciones escritas por él y que se miran en el espejo de artistas como Bruce Springsteen, Bob Dylan o Elliott Smith.


En 2015 publicó este "Ode to Thinking" que incomprensiblemente pasó inadvertido para todos, o casi todos, mi amigo Bernardo ya hizo algún comentario a propósito del británico en su MTD, donde lo colocó líder en la lista correspondiente con el apartado folk.
Y no es para menos, este catálogo contiene alguno de los cortes de la mencionada temática más redondos y excelentes del pasado curso, sin pretensiones pero sin pegar en lo convencional en cuanto a textos, el trabajo nos ofrece canciones que se manejan perfectamente en terrenos folks puros como: "Ode to Thinking", "Something blue, something borrow", "The dark won't get darker" o "Cold hearted lover of mine" con mayor electrificación y un evocador órgano.
También saben nadar en terrenos más rockeros estos temas, como se demuestra en la maravillosa "I'm not going out tonight" y en "Hideaway", o sumergirse en sonoridades country, hecho demostrable con cortes como la fronteriza "Kill someone", la melancólica y tabernaria "The song the kids sing" con la estupenda aparición de una acordeón y unas susurrantes notas de órgano creando un vals encantador, o la crepuscular "Treat me like a stranger", un tema que raspa como el amargo licor de la derrota a su paso por la garganta.
Electricidad y lamentos en la combinación de eléctricas y pianos de "1985" bella y desnuda, o armónicas para el enraizado tema que cierra el disco con el olor de la melancolía infiltrado en su textura y que se titula "That little place".



Incomprensible que un disco...¿qué digo disco???, ¡Discazo!!! como éste, no haya tenido más protagonismo por parte de medios y seguidores, yo animo a todos a darle un toque a este fenomenal trabajo, un catálogo de temas folk, country y rock que firmado por algún ilustre de la escena, hubiese colmado los pies de muchas reseñas con nutridas hileras de estrellas, no se lo pierdan.

Página web de Bobby Long: http://www.bobbylong.info/

miércoles, 27 de enero de 2016

Andrew Combs - "All These Dreams" (2015)


El segundo larga duración del texano Andrew Combs ha estado sufriendo de mi indiferencia durante gran parte del pasado año 2015. No ha sido hasta que el 2016 ha llegado con ese manto de zozobra que ha tendido sobre mi que le he dado la oportunidad a "All These Dreams", título que en estos días me ha parecido sugerente, y es que tal vez el pasado y los sueños que en él albergué vuelven estos extraños días de invierno a mi cabeza.
Continúo sin deshojar cancionero alguno datado en el año ya en curso, y sigo fijando mis escuchas en sones sencillos y de escaso poso psicológico, nada de artilugios que requieran una excesiva concentración.
Es por ello que aprovechando la generosidad de Bernardo de Andrés Herrero que me ha facilitado este disco, que me he sumergido en él buscando uno de esos discos bonitos que dibujan sonrisas (aunque sean melancólicas) y acentúan ternuras.
Conocía algún tema de este disco del de Dallas, los singles de adelanto, pero desconocía una obra completa del interfecto, desde hace unos días desparrama sus hermosas melodías por casa, sus canciones que se pasean por las antesalas del country, dejándose mecer por el folk, el pop, y un sensible escoramiento crooner en algunas interpretaciones vocales enganchan con facilidad. Producción elegante, brillante, sin demasiada enjundia sónica, dejando que las tradiciones de los géneros mentados se hagan notar para decorar unas preciosas tonadas.
Es posible que en otras circunstancias este disco no tuviese en mi el calado que esta teniendo ahora, pero no me resisto a disfrutar de temas tan hermosos y de tan suntuoso aroma country-pop como "Rainy Day Song" que evoca nostalgia y épica de barra solitaria en la madrugada.



No le van a la zaga los singles "Nothing to loose" más enraizado, con suavidades de acústicas y tono fronterizo y un tema que no puedo evitar me traiga a la memoria al inolvidable Roy Orbison titulado "Foolin'".
"Strange Bird" es un precioso country folk de crepúsculos y estribillos bañados por electricidades suaves y susurrantes, con cierto aire a Gilbert O'Sulllivan, silbidos incluidos.
Otros temas se muestran más oscuros y reptantes, con voz arenosa se desprenden las estrofas de la excelente "Pearl", un rock más ochentero y Springsteeniano, con subrayado de piano y steels en segundo plano para la balada típica pero bonita: "Long gone lately".
La bonita copla interpretada al piano "In the name of you" da paso al tema que bautiza el disco, se trata de un rock de esencias folks que se desarrolla dentro de las preciosistas melodías ya asumidas en este cancionero, cuerdas y estribillos perfectos para que la melancolía sea asumible en un plano de belleza.



Un corte folk, seco pero con un apacible tono vocal en la interpretación que transmite raíces y atardeceres en "Slow road to Jesus" y de forma más lírica en "Moth of bad habits" de soleado estribillo country.
Cierra el disco el tema más ceniciento del lote, un rock de raíz, típico corte songwriter, interpelado de steels y caricias de bajo y escobillas, un crepuscular final para este cancionero titulado "Suwannee County".
Uno de esos discos bonitos, en los que se busca la emoción eficaz y directa de unas canciones líricas y entregadas a la pasión y la melancolía, en clave de country, folk, pop y un poco de rock, que creo que puede gustar y mucho a los afines al género, a mi, me esta gustando mucho.

martes, 26 de enero de 2016

And cine by Addison de Witt...- "Quiereme si te atreves" (2003)


LOS QUE LA HICIERON:

Dirección: Yann Samuell, Francia, color, 2003
Reparto: Guillaume Canet, Marion Cotillard, Tibault Verhaeghe, Josephine Lebas-Joly.
Guión: Yann Samuell
Fotografía: Antoine Roch
Música: Philippe Rombi

LO QUE PASA:

Sophie y Julien se conocen desde niños, y desde su primer encuentro sus vidas se vieron selladas, esclavizadas a un juego, el "capaz-incapaz", que les hace saltar a golpe de carcajada y temeridad los obstáculos que la vida pone en sus jóvenes vidas. Ambos marcados por sucesos familiares penosos, la muerte de la madre de Julien, la miserable familia polaca de Sophie, deciden pasar sus vidas enfrentados entre ellos hasta que lo que en principio era un juego loco de niñez, se convierte en una obsesión que les hace no distinguir lo que es real y lo que es juego, separándoles, pero volviendo siempre, atrapados por el juego... y también por el amor.

LO QUE PIENSA ADDISON:

La historia de amor de dos niños que se van haciendo mayores amándose pero no entregándose no es demasiado original, lo que si es original es como transcurren esos años, la dirección colorista y un tanto ácida del debutante Yann Samuell, y el guión (del mismo Samuell), repleto de frases y acontecimientos que rallan lo perverso e incluso el mal gusto, pero en una clave de comedia que termina resultando encantadora y muy romántica, son las notas definitorias del film.


Las buenas interpretaciones se ven acentuadas por la química que destila la pareja protagonista, en especial en la edad madura, pues la perversión que anidan ambos como escusa al miedo a perder y perderse alcanza momentos que inspiran rabia, risas e incluso lágrimas, pero que difícilmente pueden dejar indiferente a nadie.
El film anima a lanzarse a la calle a intentar vivir los días que nos presta la providencia de una manera que se aleje de los convencionalismos, las seguridades y los pasos presupuestos por la tradición, todo eso que diariamente hacemos y que no nos hace demasiado felices, pero si nos hace estar tranquilos, aunque en secreto sintamos no haber jugado a un juego perverso, osado y cómicamente auto-destructivo como "capaz-incapaz".
En la cinta se retrata el constante influjo del pasado en los humanos, el estúpido temor a ganar por lo que de perder lo adquirido pueda suponer la victoria, el terror a perder lo que nos hace tópicos por miedo a ganar una quimera que igual, ¿quien sabe?...hasta es posible, el desesperado sometimiento a un destino que se busca, se busca por medio de un juego, de un vehículo para vertebrar la vida, la existencia y los sentimientos, los buenos y los malos.
Con un final demoledor, en clave de comedia negra y también de perdida vital, con un retorno al pasado visual que nos indica lo que pudo haber sido y no fue, puede dejar mal sabor de boca, no a mi, que me parece terroríficamente humano y romántico.


Con la mítica: "La vie en rose" como banda sonora, en diversas versiones de Edith Piaff, Donna Summer, Louis Armstrong o Zazie, y un toque de psicodelia visual del siglo XXI, me ha encantado sonrojarme con una historia de amor muy especial, cómica y típica a pesar de todo, y que se titula: "Quiereme si te atreves".

domingo, 24 de enero de 2016

Los domingos photosong - Solera - "Calles del viejo París"


Hoy tenemos domingo mañanero de basket y sol, temperaturas de primavera y tranquilidad, todo muy íntimo y agradable, así que el toque musical no merece menos, suavidades y aromas sencillos y hermosos que los que decoran todos y cada uno de los segundos de esa obra maestra firmada por José Mª Guzmán, Rodrigo García y los hermanos José Antonio y Manolo Martín, osea Solera, disco único por desgracia y que es una de mis obras en la lengua de Cervantes favoritas del mundo mundial, aunque estamos en Bilbao escuchando esta maravillosa melodía no es difícil imaginarse uno paseando por las calles del viejo Paris...aunque donde este mi Botxo.
¡Feliz domingo!!!


viernes, 22 de enero de 2016

Hollis Brown - "Ride on the Train" (2013)


Como continuo sumergido en la espiral de desasosiego que comentaba ayer, sigo en mis trece de no oscurecer más mi ánimo con músicas densas o excesivamente pasionales, con estilos de exceso melancólico o proclamas de tono trascendental.
Así que he sumado al pop divertido y saltarín de The Ravines el rock americano y sin sobresaltos del excelente debut en larga duración de los neoyorquinos Hollis Brown, su sensacional aunque exento de sorpresas: "Ride on the Train"...y es que no estamos para sorpresas.
El grupo liderado por Mike Montali y Jon Bonilla ofrece un rock de rompe y rasga, típico del país del Tío Sam, con sus aires de la pradera entrando por la ventanilla abierta, sus ecos de todos los clásicos del género y su inconfundible y única mezcolanza de estilos, con las correspondientes gotitas de blues y country para hacer el coctel exquisito y digerible, de los que te puedes beber mil y un vasos a lo largo de tu vida y no acabar tus días saciado del brebaje.
El disco resulta redondo en cuanto a composiciones, perfecto de estilo y dotado de energía rockera y melancolía cuando la ocasión lo requiere.
Es recurrente durante la escucha rememorar artistas como Tom Petty por el sentido melódico de muchos cortes, Bod Seger por el americanismo preciosista y rockero de viejo cuño de otros, o a la Creedence por el dominante sonido guitarrero de muchas piezas.


Al gran Seger setentero me recuerda el corte de apertura: "Ride on the Train", con incorporación tímida pero decisiva de teclas y guitarras que rugen riffs y pellizcan punteos.
Tom Petty esta presente en cortes de encendida melodía, guitarras que se expanden acariciadas por coros y ritmos vivos como "Down on your luck" que hubiera empastado en cualquiera de los dos iconos de los Travelling Wilburys, y la más pausada pero excepcional "Gypsy black cat".
Tonos country de esencia fronteriza en "When the water's warm" con guitarras rasgadas que suenan nostálgicas.
"Doghouse blues" es, como su nombre indica, un blues de iridiscente punteo y guitarras que miran de reojo al funk, con un aire psicodélico que atrapa, y "Faith & love" tienen el americanismo típico de los finales sesenta que evoca a la CCR más campestre, mientras "Walk on water" nos lleva a terrenos más rocosos en lo sónico gracias a unas musculadas guitarras.
Los tonos folk y crepusculares llegan con "If I ain't me", bonita melodía rellena de acústicas y canto a media voz, y "Nigtfall" con un tono sureño y rebosante de encanto.
Sencillo y enraizado medio tiempo con asomo de pianos y traqueteo de rock tabernario de tono sereno en "Nothing & the famous one" con la que termino el recorrido del cancionero.
Fenomenal debut de esta banda que apuesta por el clasicismo, la esencia del rock americano y las composiciones atinadas, pocas sorpresas pero mucho encanto, autenticidad y juventud en una banda que alberga un excelente futuro, ya llegarán días de experimentos.



jueves, 21 de enero de 2016

The Ravines - "Everythig's Fine" (2015)


El comienzo del año se me esta haciendo cuesta arriba, no ha empezado el 2016 como me hubiera gustado, no es que haya nada grave que me angustie, pero si es cierto que siento una suerte de zozobra que no me deja estar todo lo tranquilo que venía estando desde hace unos meses.
Noticias y novedades que no termino de asumir y que me esta costando asimilar crean en mi una especie de incertidumbre, desgana y mal humor que no es el estado deseable, probablemente haya mucho de cosas mías y finalmente todo se irá poniendo en su sitio y volverá la normalidad, pero de momento me esta afectando.
También tiene efecto este estado a la hora de escuchar música, osea casi todo el día, a pesar de tener no pocos discos en lista de espera, he decidido tirar por cosas con un relativo menor peso específico, no me he querido acercar a oscuridades ni densidades sónicas, tampoco a escenarios sonoros demasiado nostálgicos o melancólicos (con lo que me gustan), he pasado de blueses de fuerte carga emotiva o soules de fina y elegante sensibilidad lírica...nada de eso que tanto me gusta en estado normal me apetece estos días.


Así que he decidido tirar por el pop de toda la vida, el de calidad, el que se dio a llamar pop-rock, el que practican The Ravines, la formación que lidera Chris Corney, ex-componente de Quireboys.
Pero que nadie piense que la procedencia de Corney marca el carácter o sonido de The Ravines, lo cierto es que lo que practican estos chicos poco tiene que ver con el rock de pub canalla y hedonista, de fuerte contenido high energy de los de Spike, esto es pop, de guitarras rasgadas y frescas, de armonías vocales y estribillos pegadizos, de baterías y bajos tintinenates y luz, mucha luz y pocas tinieblas.
Evidentemente estas características son las que más bien pueden hacer a mi actual estado de pesadumbre, así que no me lo pensé dos veces y lo pinché, debo dar las gracias a Bernardo de Andrés Herrero que me facilitase el disco.
Nada más empezar el disco se abren claros en la penumbra, guitarras y melodías que brillan como soles y que soplan bienvenidas metafísicas, con cierto deje ochentero en voces y muy buen rollo...muchos dirán que el álbum mantiene un tono menor, no lo se, tal vez, pero me esta sentado de maravilla ese tono menor.
Todo comienza con el tema que coincide en título con el Lp, un pelotazo pop de enervante ritmo y juventud en la actividad vocal, armonías y coros que se desenvuelven en estribillos perfectos y que formarán parte de la idiosincrasia del disco nos saludan en este primer corte.
Más de lo mismo pero en medio tiempo y con una aura romántica, coros excelente y guitarras abiertas, un estribillo tonal pegadizo...todo pop, todo en la excelente "Blue eyes".
Riffs y vientos en un powerpop de libro, tema de esencia ochentera y positividad titulado "Tambareen".



Teclas que nos llevan a los años del pop de The Cars, repiqueteo de guitarras y ritmo vivo, un tema urgente y bailable que activa corazones: "Daydream", y que encuentra lírica continuación en "Dead letters" que no pierde la cara al pop de esencia brit, de aquellos años de la new wave, bonito medio tiempo.
"Indigo" es un tema lento que juega con las guitarras, en esta ocasión más relajadas y atmosféricas, estribillo fácilmente ubicable nuevamente, y con "Working class girl" vuelven los espacios abiertos en el apartado sónico y melódico, estribillo y coros nuevamente pegadizos.
Vuelven teclas de décadas pasadas y ritmos bailables, dulzor sónico y voz juvenil de nuevo, pop de cierto tono retro (como en todo el cancionero) en "Right man wrong time".
"It's only love" es un tema adictivo y urgente, de esencia teenager y estribillo tópico pero que funciona, se baila y se sonríe, y final con la apuesta mas folk y acústica de la entrega, una bonita y sedosa balada titulada "Queen bee" y que cierra con una nota nostálgica el disco.



The Ravines renuncian a cualquier asomo pretencioso en su música, extienden sobre el tapete sus cartas, usadas y en cierto modo ya vistas, pero sin marcar, sin trampas.
A muchos tal vez no guste esta apuesta, a algunos es posible que empalague o deje con hambre, a mi me esta haciendo pasármelo bien y comprender que la música muchas veces tiene su esencia y valor en la sencillez y las cosas engañosamente fáciles, me esta gustando mucho "Everything's fine" de los británicos The Ravines, presiento que pronto se difumiran los nubarrones (a golpe de riff).

miércoles, 20 de enero de 2016

Camper Van Beethoven - "El Camino Real" - Artistas de los que nunca había hablado.


Nueva sección que nace tras la sorpresa de ver que no son pocos los artistas que a pesar de gustarme, y mucho, nunca han pasado por estas páginas, algunos son más populares que estos tipos que dan pistoletazo a la idea, pero no quería ser tópico en el debut de: "Artistas de los que nunca había hablado".
Poco voy a descubrir  a estas alturas si digo que  los mejores discos de Camper Van Beethoven se quedaron en la década de los ochenta, antes de que ese genio en la sombra llamado David Lowery se juntase con el galáctico guitarrista Johnny Hickman para crear a los inconmensurables Cracker.
Pero un común denominador de los artistas de raza es que son culos inquietos, incapaces de adherirse a un solo proyecto, siempre con sed de explotar sonidos para los que necesitan diferentes entornos, y músicos que se adapten a ellos, por lo cual es habitual que autores como David Lowery, que se adapta perfectamente a esta especie, se exprese en más de una formación.


Así que no era de extrañar que a pesar del éxito que acompañó a Cracker desde sus primeros discos, terminase volviendo con su primitiva formación para actuar y también grabar nuevos catálogos, sin abandonar como todos sabemos, su divino dúo con Hickman.
Pero desde la vuelta a las grabaciones en 2002 con "Tusk", debo decir que el álbum que más me gusta de los Camper del siglo XXI es este: "El Camino Real" que publicasen en 2014 y que en su día no hice el caso que debería, posteriormente rectifique el error y hoy lo traigo aquí.
En "El Camino Real" nos encontramos ese germen californiano que caracteriza a Lowery, calidez melódica y ambiente de sosiego, una calma que tiene mucho de rock y country en su interior, pero también folk, blues y pop...incluso powerpop de guitarras que suenan casi orientales en la excelente: "The Ultimate Solution".
Rockera y eléctricamente hilvanada por las guitarras "It was like that when we got here", y en la trotona: "Classy Dames and Able Gents" aulla el violín de Jonathan Segel retozando con las guitarras y la sección rítmica.
Se atenúa el discurso melódico en la estupenda: "Camp Pendleton" con el country filtrándose entre el bajo, y las guitarras campaneando escondidas en la voz arrastrada de Lowery.
"Dockweiler Beach" suena oscura, con muro de sonido ochentero y con un "algo" gótico, siniestro.
La arena cálida, los  violines líricos y el folk que trae el sol de California llegan con "Sugartown", y con  prominencia de cuerdas en "I live in L.A." que porta un identificable estribillo, sugerente y con un aire Leonard Cohen en la voz: "Out like a Lion".



El instrumental: "Goldbase" da paso al country eléctrico y soleado de "Darkem your door" que dibuja sonrisas, y fin de camino (nunca mejor dicho) con "Grasshoper", bonita balada que nace con el ADN de Dylan y The Band.
Estupendo disco de Camper Van Beethoven, el grupo que nos trajo a David Lowery y con el que he querido iniciar esta nueva sección sin caer en ninguno de sus discos típicos...que tiempo habrá.

martes, 19 de enero de 2016

Glenn Frey, la larga marcha...(1948-2016)


No he sido un gran fan de Eagles, de su producción, son sus primeros discos los que más me gustan, los más enraizados y adheridos a los sones countries y folks, los que venían derivados de los acentos que Bernie Leadon traía de The Flying Burrito Brothers.
Poco a poco se fueron escorando a esencias más rock y de evidente caricia sonora californiana, nunca perdieron del todo el country, pero a partir de "One of These Nights" el rock con retazos pop y folk es lo que hace de sus canciones sello identificativo.
Mucho tuvo que ver en esta mutación Glenn Frey, excelente guitarrista, cantante y compositor. Alcanza su apogeo la formación con la llegada de "Hotel California" en 1976, con este Lp alcanzan el éxito masivo en todo el mundo y gracias al single de título homónimo la eternidad.
Ayer murió Glenn Frey a la edad de 67 años, otro más a sumar a esta larga marcha de músicos, marcha a la eternidad y al recuerdo, pero marcha al fin y al cabo.
Vivimos tiempos tristes, de despedidas y lamentos, de volver la vista atrás en busca de tal o cual canción que nos evoca recuerdos...siempre mola recordar cosas buenas...y nos quedan muchas despedidas y no pocos adióses, es ley de vida.
Me temo que seguirá la larga marcha, hoy despedimos a Glenn Frey, D.E.P.




domingo, 17 de enero de 2016

Cuando había música en TV...Popgrama - Paraíso. (programa-1)


El otro día veía un documental en La 2, hablaban de la televisión en los años ochenta, salía Carlos Tena, Angel Casas, Diego Manrique y demás profesionales, aquellos que tanto y tan bien hicieron por que el rock y la buena música en general cuajase en un país que solo conocía rumbas, coplas y canciones pop en tono menor, y que salvo algunas excepciones no había tenido a bien de colocar al rock o al pop de calidad en el lugar que merecían grupos como los que fugazmente consiguieron reconocimiento en los setenta y sesenta y que están en mente de todos, desgraciadamente creo que no lo consiguieron del todo, no por su culpa desde luego, fueron héroes.
Entonces, a pesar de la existencia de solo dos canales en TV, había en la parrilla programas musicales que vistos hoy propician la envidia de todos los melómanos de este país, no solo porque eran excelentes, con magníficas actuaciones en vivo de lo mejor del panorama español y muchas veces mundial, es que además había entrevistas con los artistas hechas por profesionales que amaban la música, que acercaban al músico al público y comentaban su obra, hacían preguntas oportunas e interesantes, no los ponían unas gafas de soldar para hacer experimentos absurdos ni los plantaban frente a dos marionetas a soltar gilipolleces, todo era música.
Encima había performances divertidas e hilarantes, Carlos Tena era un monstruo televisivo, irreverente y rompedor, Ángel Casas era un tipo que resultaba cercano, que transmitía música con su parloteo y Paloma Chamorro con su osado y legendario "La edad de oro" rompio moldes, y el desaparecido Moncho Alpuente y el gran Diego Manrique y tantos otros...muchos siguen en la brecha, otros retirados o mirando los toros desde la barrera, bueno ¡que coño los toros! si en TV ya no hay corridas, ni plazas, ni nada...¡que no hay música en TV coño!!!


Así que se me a ocurrido rescatar aquellos programas, montar mi (nuestra) TV musical propia, tirando de recuerdos y poniendo trocitos de aquellos programas, actuaciones y entrevistas míticas de aquellos espacios, no veremos a las bandas de la actualidad, tendremos que conformarnos con las del pasado, pero creo que puede ser divertido, nostálgico y muy satisfactorio recordar aquellos grandes programas como "La Edad de Oro", "Popgrama", "Musical Express" o "Que Noche la de aquel Año" entre otros.
Se me ocurre que puede ser un buen comienzo ver al mítico Carlos Tena presentando el programa y al histórico, y como dice Carlos, desgraciado grupo Paraíso.



Carlos Tena lo consiguió, produjo a Paraiso, el grupo de Fernado Marquez "El Zurdo", formación indescriptible de la que ya hablamos aquí, pero vamos a la cuestión, a la música, a la intervención que nos presenta el señor Tena, al mini-concierto que dio Paraíso en Popgrama,





sábado, 16 de enero de 2016

Star Trip - "Star Trip" (2015) - Discos en la lengua de Cervantes


Hay voces que arañan y voces que acarician, guitarras que se clavan y guitarras que se filtran en los corazones, canciones que se escarifican y canciones que se dibujan en la piel...
Star Trip son más de caricias, dibujos y filtraciones, pop y powerpop de manual, que remite irremisiblemente a Big Star, Teenage Fanclub o a los primeros The Byrds.
Condición innegociable para que el experimento funcione es la esencia juvenil en el conjunto, las guitarras luminosas y cristalinas, el ritmo vitalista, y las voces...pues eso, juveniles y acariciadoras, por supuesto sin obviar melodías volátiles e inocentes en apariencia.
Todo está, y en su sitio además, en el disco de debut de estos valencianos, (como no) capitaneados por Vicente Prats, quien según me informa Chals Roig, sujeto que me los presento (musicalmente claro) y sobre los que ya dejo sapiencia en su blog, como podréis comprobar aquí, decía que me comenta Chals que Vicente ya dispone de un artilugio de similar categoría firmado en solitario allá por el 2009 y que próntamente me dedicaré a deshojar.


Cuentan además con un plus para un tipo como yo, cantan en castellano, y eso me gusta, ¡un gallifante para Star Trip!!!.
El disco es una delicia, pasa como un suspiro, y no solo por su corta duración, 25 minutos sin contar el bonus track, aunque albergara el doble de cortes (ojalá fuese así), seguiría pareciendo corto. Todo es tan ligero, pero tan real, suena como el auténtico sonido independiente, autodidacta y primaveral, como hecho por amor al arte, a la música; no solo es independiente el sonido sucio y guitarrero muchas veces convertido en coartada comercial escondida tras distorsiones de chicle y que ha llevado al descrédito del término, esto si es sano y puro...e independiente claro, con la colaboración del sello alicantino Pretty Oliva Records, mérito que tienen algunos.
Las guitarras raspan con sonido de cristal en el single: "Todos los caminos te traen aquí", deliciosa y fluida como el agua de un arroyo y con aroma Byrds. También evoca a los que creo McGuinn la bonita "Nada va a cambiar" de incisivo ritmo.
"Explicación" abre el  disco dejando aroma a frescor y voces de placidez arropadas por guitarras que dibujan un entorno de pop de primera, golpeando con algodón.
Pop coral de esencia sixtie y muy natural en "No puedo defenderme" y con cierta tendencia mod en "Estas ahí", ambas por debajo de los tres minutos que parecen menos.
Mas guitarrera y de tenue tono nostálgico con la adición de unas teclas ácidas en "Ya no eres como antes" y la juguetona de irresistible juventud intrínseca de "Mi suerte se acabó" con una slide y un aire Beach Boys maravilloso.
Además del bonus-track: "Mirame y mienteme" (que tarda en llegar), que cierra el disco como éste se merece, tenemos una maravilla titulada: "Carla", romántica, melancólica y de una alegre tristeza, deliciosa y un poco ye-ye, es mi favorita del lote, y este es un lote de mucho peso pop y melódico.


No diré que esto es lo que se estila en estos duros años para la música de calidad en este país, pero es un disco excepcional, francamente precioso y no debería pasar desapercibido, con todo el material de desecho que hay por ahí...en fin, háganme caso, no se lo pierdan.
Adjuntamos bandcamp del grupo:
https://prettyoliviarecords.bandcamp.com/album/star-trip

Además aprovecho para recomendar a mis vecinos bilbaínos y también a los donostriarras que si pueden acudan a los bolos que darán los dias 29 (Donosti, Lurrazpiko Festa) y 30 (Bilbao - Cotton Club), yo no me los pienso perder.
Entradas Donosti: http://www.dodmagazine.es/festivales/lurrazpiko-festa/
Información Bilbao: http://www.cottonclubbilbao.es/

viernes, 15 de enero de 2016

David Bowie - "Scary Monsters" (1980)


Con "Scary Monsters" David Bowie cierra los setenta...o abre los ochenta, no lo se y creo que no importa.
Lo cierto es que aunque en el sonido aún se aprecian restos del vanguardismo de la época Berlinesa y la marca de Eno extiende una sombra ya no tan alargada pero visible, el sonido que la producción de Visconti plasma en los surcos de este disco lo diferencia sustancialmente de la anterior etapa.
Las guitarras son las protagonistas del cancionero, con alguna excepción, Carlos Alomar sigue siendo clave en las seis cuerdas y la incorporación de Robert Fripp es letal para que el sonido vire a un rock industrial, aunque no exento de los influjos post-punk y new wave del momento, Bowie dedica más tiempo a composición y cuida que el resultado sónico no resulte excesivamente experimental, pues la trilogía berlinesa, si bien básica en lo artístico para muchos, no resultó demasiado relevante en cuanto a ventas, aspecto que el Duque estaba dispuesto a solucionar con este nuevo universo creativo que abría en "Scary Monsters".
Curiosamente la cumbre del Lp, "Ashes to Ashes" no cuenta con la guitarra de Robert Fripp, aunque si con las teclas de Roy Bittan, se trata de un tema pop de taciturno ambiente, con una melodía imposible y un lirismo impregnado de nostalgia casi sagrado, nos cuenta la evolución de Major Tom ahora convertido en junkie, perfectamente tratado desde el estudio es una de las canciones míticas del Duque Blanco.
Pero Bowie sabe mejor que nadie recoger y vampirizar influencias, así lo demuestra en el apoteósico comienzo del disco con "It's no game (part 1)", donde se nos asoma por las costuras de la actitud canora de Bowie el Lennon más hierático de los momentos dramáticos de "Plastic Ono Band", incluso se hace acompañar de una cantante japonesa: Michi Hirota para cuajar un medio tiempo fantástico y que deja cicatriz.
Incluye también una versión de "Kingdom Come", tema de Tom Verlaine incluido en su disco de título homónimo de un año antes, y en "Because you're young" el invitado estrella es Pete Townshend y su guitarra, inconfundible en este tema de irresistible estribillo e ínfulas new wave.
"Up the Hill Backwards" es un bonito tema de cierta tendencia folk y voces claras, la acústica corre a cuenta de Visconti y destaca el eléctrico final.
Otra cosa es "Scary Monsters (And supper creeps)", aquí el sonido industrial y la guitarra hipnótica de Fripp empastan de forma genial con el ritmo otorgado por George Murray y Dennis Davis al bajo y batería respectivamente, y a los textos y voz de David, un tema enfermizo y apasionante.



Ritmos funk y ácida atmósfera en un tema que viene genial a la banda que le acompañaba en aquella ocasión para el que fuese segundo single del disco: "Fashion". Evidentes reminiscencias de "Heroes" en la estupenda "Teenage wildlife" donde Bowie reflexiona sobre su estelar vida y observa el momento musical actual desde su faceta vocal más crooner.
El buen tema rock "Scream like a baby" de pegadizo estribillo y el remix: "It's no Game (Part. 2)" ya sin japonesa, y menos intensa que la que abre el disco, dan por terminado el tracklist de "Scary Monsters".
En esta semana no podía faltar David Bowie, y este disco cierra una etapa y abre otra para este irrepetible artista, siempre lo he visto como un disco puente, como ocurrió con "Station to Station", de cualquier manera un gran disco que estos días de luto vuelve a sonar con más fuerza que nunca.



Con este post cierro el capítulo de homenajes a David Bowie, siempre nos quedarán sus canciones y discos.

jueves, 14 de enero de 2016

The Brian Jonestown Massacre - "Mini Album Thingy Wingy", (2015).


Había pensado hablar de Bowie hoy, pero como tengo otra cosa del Camaleón preparada para dar colofón a los rituales de despedida, he decidido que en el día de hoy, en el que cumple cuatro años esta bitácora, fuese éste disco el que ocupase estas lineas, precisamente el álbum que estaba escuchando estos días cuando se desencadeno la tragedia, y al que he vuelto a modo de cura, pues lo cierto es que me tenía capturado y lo veo oportuno para momentos de introversión saliente como el presente.
Una vez más debo agradecer a Johnny que me lo diese a conocer hace unos meses en su blog (pinchar), no conocía a esta formación, y ciertamente me extraña pues lo que hacen empasta maravillosamente con mis gustos (o parte de los mismos), como dice aquél: no se puede estar a todo.


El grupo, originario de San Francisco, cosa evidente tras la escucha de su sonido, empezó su andadura a principios de los noventa y ha demostrado una prolífica actividad creadora, con un importante número de discos, EPs y singles grabados en estos años, cosa no demasiado frecuente en estos días.
Liderados por el multiinstrumentista: Anton Newcombe, su sonido nos remite al rock lisérgico tan asociado a la costa californiana, en especial a San Francisco y su famosa bahía.
Ya evidencia su nombre que rinden pleitesía a los Stones (el nombre hace referencia al desaparecido guitarrista, quien aparece en el logo del grupo y en la portada de este trabajo), pero no se puede evitar observar reminiscencias stonianas al escuchar estos temas, a aquellos Stones anteriores a la "explosión cuadruple" que desencadenó "Beggars Banquet", a aquellos más psicodélicos, a aquellos que albergaban a Brian Jones.
Se abre el disco con una guitarra de innegable aroma californiano arpegiando y unas voces que se funden con el muro sónico netamente lisérgico, muy años sesenta  y muy sabroso tema, con puentes armónicos puramente Stones.
"Prsi Prsi" es un tema en eslovaco, mas tenue en su manto sonoro y dotado de una melodía soberbia, con participación del músico eslovaco: Vladimir Nosal, colaborador ocasional de Anton, un tema excelente.
Tremendas guitarras las que trotan  en la excelente "Get some", con un tratamiento más de principios de los ochenta, punk tardío de garito realmente glorioso y sugerente.



La banda The 13th Floor Elevators es una mítica formación texana de psicodelia arenosa y subyugante, de su segundo trabajo: "Easter Everywhere" extraen el bonito tema "Dust", al que hacen justicia en este cover realmente atmosférico y bello.
Catadrióptico y clasutrofóbica, con cierto aire "Peppers", se desliza como miel por la pared "Leave it alone".
Tras el sugerente instrumental: "Mandrake handshake", termina el trabajo con la excesiva y barroca pieza de psicodelia sixtie con esencias orientales: "Here comes the waiting for the sun", (¿Estará hecha a propósito la mezcla Beatles/Doors?).
Un descubrimiento, habrá que poner la lupa encima de su obra, pues esta primera experiencia ha sido satisfactoria y en cierto modo sanadora, será por el contenido farmacológico de su esencia sónica.

martes, 12 de enero de 2016

And cine by Addison de Witt - "Tapas" (2005)

LOS QUE LA HICIERON:

Dirección: José Corbacho, Juan Cruz. (España, color, 94 minutos)
Reparto: Ángel de Andrés, Elvira Minguez, María Galiana, Rubén Ochandiano, Darío Paso, Alberto de Mendoza, Alberto Jo Lee.
Guión: José Corbacho, Juan Cruz.
Música: Varios.
Fotografía: Guillermo Granillo.
Comedia /Drama.

LO QUE PASA:

El calor aprieta durante los últimos días de julio en un barrio obrero del extra radio de Barcelona, allí las vidas cotidianas de diversos personajes se entrelazan más de lo que ellos mismos advierten.
Lolo (Ángel de Andrés), el avaro y egoísta dueño del bar del barrio no logra entender porque se ha marchado su mujer, esta vez según parece dispuesta a no regresar, tiene que ser una prostituta y un cocinero chino contratado para suplir a Rosalía en la cocina los que le hagan entender que existe algo más aparte del bar y el dinero. Raquel (Elvira Minguez), responsable de la tienda de ultramarinos, esconde su soledad tras una relación irrisoria por internet con un desconocido argentino, mientras espera la visita de éste, se aferra a otra relación no menos desesperada con Cesar (Rubén Ochandiano), uno de los dos jóvenes que trabajan en el super del barrio, ambos cuentan los minutos para que el cumpleaños de Cesar de el pistoletazo de salida a unas vacaciones que prometen sexo, música y sol en el festival de Benicasim, Cesar en cambio se enamora de Raquel, varios años por encima de los 22 que él cumple ese verano.
Mariano (Alberto de Mendoza), un jubilado inmigrante, vive con el miedo en el alma sus últimos días, sabedor de que el cáncer no le va a dejar ver las lluvias del otoño, Conchi (María Galiana) su mujer, también jubilada, trafica con pastillas en el bar de Lolo para asegurar un último verano de comodidades a Mariano, que quiere acabar sus días a su manera.
Un perro liberado de un cruel cautiverio encerrado en un coche bajo el sofocante calor por Conchi es testigo de todo, y su destino chungo le abre los ojos a ésta de lo irremediable del destino.

LO QUE PIENSA ADDISON:

Comedia coral en la que de forma sutil se entremezclan momentos cómicos con tragedias irremediables, la cotidianidad se cocina en un caldo espeso de sentimientos, rutinas, esperanzas e incertidumbres. Los personajes reflejan el día a día de un barrio obrero, un barrio como el mío, donde todo el mundo se conoce pero cada uno va a lo suyo, no advirtiendo muchas veces lo relacionado que esta todo.


En este caldo interesa la sal y pimienta cómica del guión, con guiños casi surrealistas como la aparición de Ferrran Adriá como cocinero televisivo. No falta de vis cómica es también la relación y las conversaciones que mantiene Lolo con el cocinero chino Mao, llegado desde Hong Kong por amor, y que a pesar de su juventud y status de inmigrante, da clases de vida y fe a un experimentado Lolo, curtido en mil batallas que él cree ganadas, aunque no es así.
Con momentos hilarantes se nos describe el corto recorrido del futuro para dos jóvenes de veinte años, para los cuales mañana es todo el horizonte que son capaces de vislumbrar, deseos vacíos de contenido pero repletos de ganas de vivir, amores confundidos... y que provoca miradas a un pasado, a una juventud, que hoy algunos nos planteamos como no del todo aprovechada.


Menos actitud cómica rodea la soledad de Raquel, abandonada por su marido y que intenta rellenar los silencios de su casa con una relación por internet, o acostándose con uno de los jóvenes del super, que termina enamorándose de ella, fugazmente por supuesto, y casi el drama es lo que empapa la realidad del matrimonio jubilado formado por Mariano y Conchi, a los que sus últimos días juntos los golpea el calor, la enfermedad y el miedo.


Buenas interpretaciones, buenos diálogos, especialmente de Lolo con Mao y con su prostituta/amiga, vida casquivana de barrio perfectamente relatada, y un ritmo ágil hacen de "Tapas" una película que se ve con gusto, esbozando sonrisas o encogiendo corazones según el momento, y sobre todo, sintiendo cerca a unos personajes y una rutina de barrio que entiendo que llegará más a las personas que viven sus días en estos entornos, como es mi caso.
Me gusta esta película, me entretiene y por momentos emociona, me hace pensar, y lo mejor, siempre se me olvida lo triste y me quedo con lo alegre, ya queda menos para el verano.

* ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO AYER Y LUEGO RETIRADO POR LA NOTICIA DE LA MUERTE DE DAVID BOWIE, HOY ESTA AQUÍ CON EL MENSAJE DE QUE LA VIDA, EVIDENTEMENTE, SIGUE.

lunes, 11 de enero de 2016

David Bowie (1947-2016), Como un zarpazo!!!


Esta mañana me he despertado y he desayunado con el lío de Catalunya y el juicio de Urdangarin y señora, tranquilo, comenzando la semana lo más relajado posible una vez asumida la vuelta total a la normalidad tras las navidades, que parecían tener una progroga en este pasado fin de semana.
Como siempre que estoy en el turno de tarde en el curro, leo la prensa con calma...hoy no, hoy he publicado una reseña sobre una película que me gusta mucho y después he ojeado la prensa y el caralibro. Finalmente he mandado la reseña de la película a borradores, otro día, hoy no.
Eran más de las 10 y cuarto, y mientras pasaba noticias y vídeos distraidamente por Facebook, un titular llamó mi atención: "David Bowie ha muerto"...lo primero que pensé es que era una de esas noticias falsas que acostumbran a circular por la red, uno de esos rumores en torno a la muerte de tal o cual personaje que terminan con desmentido oficial y una vez más poniendo en entredicho la veracidad de las redes sociales, francamente no le he hecho demasiado caso.
Pero la cosa se repetía, de repente lo veo en el titular del Exile SH Magazine...¡Hostia!!! a estos los conozco, si lo dicen es que lo tienen confirmado, y lo dice Joserra Rodrigo, y lo dice Savoy Truffle...¡joder!!! es cierto, no es un rumor...ha muerto David Bowie.


De repente he sentido como que me rodeaba el silencio, no tenia puesta música, es raro, solo tras la noticia me he dado cuenta de que esta mañana el equipo estaba callado, ninguna mañana suele ser así....pero hoy.
Sumergido en ese silencio mi mente ha volado a mis días de militar, a las rondas nocturnas por el cuartel en servicio de guardia, charlando con Oscar de música...cuanto aprendió aquel jovencísimo Jorge en aquellas patrullas, azotado por el frío burgalés, fumando un cigarro tras otro y tirando el humo contra el haz de luz de la linterna...allí descubrí al Bowie de los setenta, solo lo conocía parcialmente, pero allí, en aquellas charlas con un soldado varios años mayor que yo, apenas dejando atrás la adolescencia, me encontré con Ziggy Stardust y con el Major Tom, si que conocía al Duque blanco y flaco, y también al yuppie rubio platino de "Let's Dance"...conocí unos años antes a Bowie cantando en un local nocturno al ritmo de "Blue Jean" en el mítico vídeo clip, y estaba enamorado del tema "Absolute Begginers"...pasé toda la envidia del mundo, odié a los que asistieron al descenso desde el cielo del escenario del camaleón, colgado por el hilo de una araña en Madrid, en aquel mítico concierto, único en España...lo había visto cantar entre el horror de la heroína en "Yo, Cristina F" y lo distinguía en los coros del "Transformer" de Lou Reed...pero allí, en Burgos, haciendo el ridículo vestido de soldado a la edad de los descubrimientos atropellados...allí me encontré con Ziggy Stardust, allí terminé de descubrir a Bowie.


Llegaron años de desencuentros, lo retome con "Headen" y sufrí descambiando la entrada para el concierto que tenía previsto celebrarse hace más de una década, en la gira que suspendió, la que nos lo llevó a un silencio de varios años tras "Reality" y que se rompió en 2012 con "The Next Day"... y el viernes llegaba "Blackstar", y cumplía 69 años...y seguía formando parte de mi vida, de mi juventud y mi adolescencia, de mis descubrimientos primordiales y de mis delirios rockeros.
He quemado sus discos y me he abrasado las pupilas con sus vídeos, he desbordado mi imaginación con sus influencias sónicas y estéticas, y he discutido sobre su obra, unas veces le he defendido y otras no, pero siempre me ha empujado a seguir amando el rock...y ya no esta, seguirá conmigo pero no esta, no siento en cambio que se haya ido el Major Tom, ni Ziggy, ni el perro del demonio ni El Duque...pues estos no pueden morir, como no puede morir nadie que ha creado un planeta propio, una vida propia... pero también se que nada será igual, como cuando se fueron otros, hoy se que nada será igual, me adaptaré y pondré los discos de Bowie en un lugar preferente, serán algo más que discos, como los de Lou o los de Gene, serán retazos de mi vida y monumentos artísticos que el mundo deja anclados a la historia, inalterables y ajenos a la rotación terrestre, pero sobre todo retazos de mi vida, parte de mi corazón...ese que hoy esta herido, poruqe ha sufrido como un zarpazo.

domingo, 10 de enero de 2016

Los domingos photosong - Billy Joel - "Honesty"


Este domingo el photosong va un poco más allá de la música o de una canción, va en torno a la HONESTIDAD.
Llevo días cabilando sobre todo lo que veo y la verdad es que ya no se que pensar, no entiendo nada de lo que me rodea, y lo que es peor, empieza a darme todo bastante asco, y ocasionalmente pena.
Y no hablo por lo que ayer ocurrió en Catalunya, episodio que no es sino el colofón a una situación dantesca que dudo mucho que merezcan vivir los catalanes sea cual sea su sentimiento, opinión política o situación económico-social.
Hablo de todo, absolutamente de todo, del teatrillo en el que se ha convertido este país, estado, o recopilatorio de nacionalidades...que uno ya no sabe donde coño vive ni como cojones llamarlo.
Fácil sería hablar de los políticos, individuos absolutamente faltos de HONESTIDAD y que no dudan en licuar sus principios en un zumo de macedonia sin importarles el sabor o las cualidades beneficiosas del mismo, siempre y cuando haya un baso de néctar bien grande para ellos, no importa demasiado que al pueblo no le quede ni para mojarse los labios, para estos tipos este sujeto pasivo (el pueblo), solo tiene como cometido volver a aportar las frutas necesarias para poner de nuevo en marcha la licuadora...veremos en que acaba el circo de la gobernabilidad a nivel nacional, desgraciadamente presiento que en otra vergonzante actuación de deslealtad con todos, absolutamente con todos, ojalá me equivoque, pero presiento una nueva demostración de cinismo para seguir con las posaderas seguras y calientes en las sillas que rigen los destinos de su cortijo.
Todo esto lo auspicia la prensa, dedicada a dirigir las conciencias según quien sea el gobernante del medio en cuestión, no dudando en crear noticias de delirios que en principio no deberían interesar ni preocupar a la gente, que bastante tiene con lo suyo...así tenemos que asistir estupefactos a idioteces como el cocido que se ha generado en Madrid a propósito de la cabalgata de reyes, hasta de aquí quieren exprimir votos esta gentuza, me refiero a políticos y medios, a profesionales, no del periodismo, de otra cosa, a este gazpacho de personas y empresas que cambian de nuevo dinero, poder, comodidad por... HONESTIDAD.
Y la cultura, como no, oficializada y presentada para domesticar rebaños, enlatada en radios, TV y publicaciones escritas (que pertenecen a los medios a los que me refería más arriba) con el propósito de alejar a posibles pensadores (ejemplares peligrosos donde los haya) de la nociva y poco aconsejable tentación de discurrir como entes autónomos, no sea que alguien les diga que no necesitan de políticos ni religiosos ni periodistas que les den nombre a sus sentimientos ni a sus anhelos, que se puede sentir sin pertenecer a ningún rebaño nominalizado por algunos con el propósito de controlar emociones de forma colectiva, y así dirigir masas, mejor circunscribirse a las manifestaciones culturales subvencionadas y domesticadas, ¿para que necesita la cultura HONESTIDAD?.
Y tantas cosas, tantos subterfugios de un sistema que solo mira por aspectos pueriles de lujuria económica y de poder, sin tener en cuenta la sensibilidad de que todos somos personas con necesidades vitales, con sentimientos que deberían ser libres de manipulaciones y etiquetas...y tanta frivolidad, y tanta mediocridad...que nos merecemos más, y sobre todo mejor, nos merecemos mas HONESTIDAD...pues eso.




sábado, 9 de enero de 2016

David Bowie - "Ziggy Stardust & The Spiders from Mars, The Motion Picture", el concierto.


Como todos sabemos ayer David Bowie cumplía 69 años, aprovechaba la ocasión para poner a la venta de modo oficial su nuevo disco: "Blackstar", que no creo equivocarme si vaticino que va a dar mucho de que hablar y de que discutir.
Ciertamente se antojaba una buena forma de celebrar la efemérides del Duque blanco, la escucha de este "Blackstar" quiero decir, yo de hecho de di ayer un par de pases, aunque  la celebración de verdad me la reservaba para cuando la noche cayese, y no solo serían fastos escuchados, sino también visionados los que me resperaban.


Así que me engullí el DVD: "Ziggy Stardus & The Spiders from Mars, The Motion Picture", osea el concierto que  dio el camaleón en el Hammersmith Odeon un 3 de julio de 1973 y que supondría la despedida de su mítica banda The Spiders from Mars y el suicidio simbólico del inmortal personaje Ziggy Stardust.
Dirigido por DA Pennenbaker, quien fue enviado a Londres por la BBC con el encargo de grabar un par de temas del concierto anterior a éste, pero que tras comprobar la energía y poderío de Bowie y su apoteósica banda, decidió grabar el siguiente evento al completo y añadir imágenes del previo y de los entreactos para completar un documental/concierto sin igual hasta entonces.
Y si bien la grabación data como hemos dicho de 1973, no sería hasta una década después que vería la luz este material, primero en disco doble y posteriormente en vídeo con las imágenes extras de camerinos comentadas.


En el escenario observamos a un artista joven (26 años) en pleno éxtasis creativo y pletórico de facultades, realizando un espectáculo colosal, enfundado en el extraterrestre Ziggy Stardust, centralizando desde esa piel las miradas por fuerza mayor, con un vestuario y un maquillaje entre futurista y decadente y transmitiendo excitantes y deliciosamente caóticas sensaciones desde un escenario que casi es el Paraíso del Valhalla, y Bowie el dios Wotan, tal es la grandeza de lo que allí vivieron unos cuantos afortunados aquel día, además el Duque exhibe una voz maravillosa, pero que contaba en aquellos días con toda su lozanía en color y su volubilidad venenosa en cuanto a fraseo y expresividad, resumiendo una orgía de influjos extremos y un derroche de arte como pocas veces se han visto.
The spiders from Mars suenan como una Bomba H, capitaneados por esa bestia parda que era Mick Ronson, hipnótico y ácido, irreal y lascivo, futurista y magnético, casi como un teatral personaje galáctico de Fellini.


Además esta Trevor Bolder al bajo y Mick Woodmansey a la batería como siempre, más la adición de Mike Garson que se incorpora a los teclados en el disco "Aladin Shane" (realmente la gira pertenece a la presentación de este disco) y se suma a la formación.
Aquella noche acompañó a Bowie y sus arañas marcianas Jeff Beck en tres temas, pero su actuación fue omitida en la edición final por petición del guitarrista, también podemos ver acompañando a David en camerinos a su hermana Angela y a Ringo Starr.


Tras una noche sublime, en la que un repertorio bestial basado principalmente en los tres últimos ábumes del artista, con temas también de "The Man who sold the World" y "Space Oditty", fuese ametrallado por unos músicos en estado de gracia, tras varios cambios de vestuario, una jam de distorsionada electricidad casi tóxica por parte de Ronson,  y una versión excelente del tema de la Velvet "White Light/White Heat", Bowie anuncia ante el estupor general - parece que Mick Ronson era de los pocos que estaba al tanto - el suicidio de Ziggy Stardust con las palabras: - No solo es el último show de la gira, es el último show que vamos a hacer nunca -...Tras esto, un más oportuno que nunca "Rock and Roll suicide" daba carpetazo al concierto, a los Spiders from Mars y a Ziggy Stardust...abriendo eso si, un capítulo en la leyenda del rock and roll que todavía aviva sueños húmedos en los rockadictos de todo el mundo.
Muchos debates se abrirán a partir de ahora sobre el último disco de Bowie,  yo le debo más escuchas evidentemente, pero el cumpleaños del duque, servidor se lo celebra con Ziggy y sus arácnidos espaciales.









viernes, 8 de enero de 2016

Aaron Parnell Brown - "The Tin Man" (2015)


Imagino que la mayoría de los que os pasáis por aquí de vez en cuando sabéis de la existencia del blog Mi Tocadiscos Dual y de su responsable Bernardo de Andrés Herrero, si no es así y alguno anda despistado, le sugiero que pinche sobre el enlace para desfacer entuertos y algún que otro prejuicio en lo que a materia musiquera se refiere.
Recientemente ha tenido el mentado la atención de acercarme una serie de discos que él considera a tener en cuenta para su escucha, de alguno de ellos ya conocía su existencia pero no había sucumbido a su escucha, uno de estos es "The Tin Man", obra Aaron Parnell Brown, que gracias a Bernardo he tenido la suerte de escuchar y saborear estos primeros días de año.
Este cantante y compositor de color oriundo de Philadelphia nos presentó durante el pasado ejercicio un trabajo que pasó desapercibido para casi todos, únicamente alguna blog especializado en soul se hizo eco de su existencia y por supuesto el mentado MTD de Bernardo.


No es el primer disco de enjundia que publica este artista que desgraciadamente no ha conseguido la repercusión que merece fuera del entorno de su estado natal.
El álbum es uno de esos que acostumbran a recoger frases como: Más de lo mismo, No aporta nada nuevo al género o No inventa nada...y es cierto, no seré yo el que lo niegue, pero tampoco da la sensación de que Aaron pretenda cambiar la historia del soul, del rock o del rythm & blues, pues estos tres palos son los que revolotean en los surcos de este trabajo.
Lo que si aporta a la historia del soul, del rock y del rythm & blues es una decena de bonitas canciones, púlcramente construidas melódicamente e interpretadas por un cantante poseedor de un instrumento de gran belleza, de carnoso tono baritonal y elocuente fraseo, que reproduce mediante canciones bonitas letras que abriga con elegantes y enraizadas vestimentas sónicas en las que, de los tres géneros aludidos es el soul el dominante y epicentro sónico.
Ritmos casi jazzisticos y saxos llenos de pasión se enredan con pianos y coros, todo muy soul y muy rythm & blues, pero frecuentemente este terciopelo se ve aguijoneado por guitarras de tono más rockero.
Un cover como "We all fall in love sometimes" del original de Elton John podría en un momento dado justificar la escucha del Lp, y servir para resumir lo que el disco esconde, pero hay más, mucho más.
Otra versión, sorprendente y hermosa, polvorienta y con base de piano, duramente enfrentada a la electricidad bluesera de la original de The Black Keys como "Everlasting Light" también describe la intemporalidad que define este trabajo.
No van a la zaga las composiciones propias, desde el bailable de elegantes influjos souleros de "Just leave", que se ve trasportado a esencias funk en la remix que cierra el álbum a las acometidas más rockeras de "Can't stop" o los románticos acordes de piano que acarician la bonita "Changes".


Soul de tono gospel abre el trabajo con la excelente "Bleed me dry" de aromáticos coros y apasionados saxos, y luz en los abiertos coros y estribillos de "I believe in you", y aroma, y madera, y mucho crujir de décadas de tradición que hacen de este catálogo un recorrido ajeno al tiempo que se escucha con deleite y en ocasiones incluso con emoción.
Un interesante artista que me temo que merece más atención, menos mal que tenemos en nuestra blogosfera eruditos como don Bernardo que siempre están prestos a descubrirnos joyas ocultas en la maraña de músicas que desembarcan en las costas de la red.

miércoles, 6 de enero de 2016

¡Entrada 1000!!! con The Wellgreen - "Summer Rain" (2015), la mejor celebración.


Cuando hace unos días me di cuenta de que llevaba escritas novecientas noventa y pico entradas me quedé un tanto perplejo, no pensaba que eran tantas, la verdad es que me alegra haber llegado hasta aquí.
También ha coincidido que haya sido precisamente el día de reyes en el que ha sido publicada, un regalo que sus majestades me hacen (o algo así)...lo que no ha sido casualidad es el disco que he elegido para la efeméride, este de los hasta hace poco desconocidos por mi The Wellgreen.
Mi camarada Chals, responsable del excelente On The Route, fue quien me acerco este disco tras un hilo sobre bandas de powerpop en el caralibro, además escribió una bonita entrada sobre el artilugio en cuestión en su blog (pinchar), y tras eso solo quedaba escuchar el disco.
Como había saturación de material, he hecho esperar el Lp de los escoceses hasta las fechas navideñas, si bien la primera parte de las fiestas han tenido a The Black Lillies y Richard Forster como protagonistas, estos días con los que iniciamos el nuevo año han sido para los anteriores y el estupendo "Summer Rain" de estos chicos.
Y no se me ocurre mejor disco para esta celebración, estos cuatro jóvenes nos ofrecen un catálogo de canciones que no precisan del más mínimo esfuerzo para ser aceptadas de buena gana, se dejan acariciar por nuestras voces (en mi caso muy distantes en color y terciopelo a la de los componentes del grupo), y no ponen peros a un coqueteo con caderas y sonrisas, entrando a saco a un juego de cortejo melodía-oídos que no puede dejar de embelesar a todo aquel amante de las melodías pop sixties, entregadas por las bandas oriundas de la Pérfida Albión en los frescos sesenta en suntuosos y aparentemente inofensivos paquetes sónicos.


No se puede negar que el recuerdo nos lleva irremisiblemente a The Beatles o The Kinks cuando los cortes de este "Summer Rain" van pasando por delante nuestro. Las voces jóvenes, los ritmos de sutil energía de baterías que van de la mano de unos bajos rellenos de decoro, las guitarras luminosas y abiertas, y las melodías fáciles, tan sencillas que parecen imposibles, crean un conjunto adorable pleno de encanto y tan fresco que da gusto escuchar, tararear y sonreír estas canciones una vez tras otra sin sensación de agotamiento.
Así que como todo lo referente a este disco se acerca mucho a una fiesta, a un guateque, me ha parecido un disco más que oportuno para la celebración del post 1000 de Rock and More...
Sus canciones son como ventanas abiertas que permiten la entrada de una ráfaga de sensaciones primaverales que le sientan de miedo a este invierno con tan poco de invierno y falto de lluvia.
La inspiración en las voces de Brian Wilson es evidente, y uno se siente solazado en una mañana como ésta de colores en papeles de regalo, de florituras brillantes en los lazos, y sonrisas en los más pequeños con los nervios a flor de piel mientras destartalan paquetes con la ilusión clavada en las pupilas. Mi regalo es seguir olfateando el frescor del roció en los tallos tiernos de composiciones como las que aletean alborotadas por mi habitación mientras redacto esta milésima reseña.


No se pierdan este guateque al que les invito, podrán disfrutar de los sones beatlemanos sobrevenidos por la inspiración directa de Macca en "Sunday", de las voces plácidas y el piano parlanchín de la bella "Secret footprints" con la inspiración también evidente del mágico bajista y un toque de tierna lisergia, los vecinos de Muswell Hill capitaneados por Ray Davies nos hacen los honores en las líricas: "Remember" y "Dream are made for dreamers".
Todas éstas junto a "The Circle" nos ofrecen sus bondades en menos de tres minutos de duración en los que confluyen las inspiraciones comentadas.
Pero el pop en mayúsculas que domina el disco se hace volátil y místico de belleza en "Summer rain" dominada por un ritmo que grita juventud y un estribillo que clama por la eternidad,
Extensa y abarrotada de pianos y voces Beach Boys, estribillos Beatles, y ritmos Kinks se va desplegando como la cola del pavo real la preciosa "Maybe it's the pressure of the city life that's tearing us apart".
"Jennifer" nos empuja a recuerdos McCartnianos de los setenta a son de teclas y voces acariciadoras y "Don't give my number away" a los verdes parterres de las colinas por las que correteaban unos adolescentes Ray y Dave Davies.
Una extraña mezcla del sonido "Rubber Soul" Beatlemano y de los acordes powerpoperos de T-Rex se dan cita en "Grir and bear it", lo que me ha hecho pensar en un sabio amigo mio que decía que "Rubber Soul" es el mejor disco de powerpop de la historia.
Setentera y romántica: "Impossible love" con detalles de armónica y elegancia sónica de pianos y voces...y hablando de voces, deliciosa "She's the greatest" con un canto a capella de emotivo lirismo, que tiene continuidad en una dulce balada que no pierde comba con el resto del disco.



Plácido repaso al pop más emotivo y hermoso que se puede escuchar en la actualidad, no es casualidad decía, que este disco de The Wellgreen fuese el elegido para endulzar la mañana de reyes, para hacer juego con las frutas escarchadas que decoran el roscón, para armonizar las ilusiones de los niños que ajenos a la mundanal especulación económica navideña ríen con dedos temblorosos, y devoran sus regalos para olvidarlos mañana en la puerta de la guardería, no es casualidad que un servidor quiera ofreceros en su entrada 1000 este maravilloso disco, esta dulcinea sonora, este atracón de brisa fresca y renovadora en su vetusta composición, en su esencia vintage, en su eterna juventud...porque 1000 entradas no es nada...
¡Felices reyes!!!

Quiero agradecer a Chals Roig que me haya descubierto este maravilloso disco. Un gran regalo.
Adjuntamos Facebood del grupo para contacto y bandcamp de sus discos:
https://www.facebook.com/TheWellgreen/

martes, 5 de enero de 2016

2x1 - "Band on the Run" - Paul McCartney/Foo Fighters


Si el otro día el primer domingo del año lo protagonizaba el photosong de David Bowie, el primer 2x1 de 2016 se lo vamos a dedicar a Paul McCartney.
En el año que el mítico bajista de los Fab Four cumplirá 74 castañas, y el "Revolver" 50, bueno es que sea el tío Macca el primero en poner música al 2x1 que da inicio a este curso.
Y para ello se me ocurre recordar un tema de cuando Paul era realmente grande, de aquellos años en los que daba comienzo su andadura en solitario, la más exitosa y que mejores discos nos dejo, llegando su éxtasis creativo con la publicación en 1973 del histórico "Band on the Run", cuyo tema homónimo ponemos como cara de este 2x1.
La cruz de esta moneda es la versión que en 2007 hicieron los Foo Fighters del inefable Dave Grohl con motivo de que fuera incluida en el disco: "Radio 1, Established 1967", álbum conmemorativo del 40 aniversario de BBC Radio 1, con versiones correspondientes a los diferentes años que cumplía la emisora, el año 1974 era representado con este tema por el grupo americano.
Y así empezamos los 2x1 de 2016, enfrentando estas dos versiones de este gran tema (suite en realidad) que forma parte de la historia y que se titula "Band on the Run".





domingo, 3 de enero de 2016

Los domingos photosong - David Bowie - "Song for Bob Dylan"


El primer photosong dominguero de 2016 tiene como protagonista al camaleón, al inefable David Bowie, el motivo es que, como a estas alturas ya se ha encargado el amigo Bowie, todos sabemos que el próximo día 8, cumpleaños de artista de la mirada bicolor (éste no da puntada sin hilo), aparece en el mercado su nuevo álbum, de titulo "Blackstar".
Lo cierto es que hace años que no espero nada sorprendente de David Bowie, entiendo que su gran contribución a la historia de la música, pues es ciertamente grande, gigantesca, terminó hace varias décadas y prácticamente nada (salvo "Headen") de lo que ha grabado en los últimos (muchos) años me ha dicho gran cosa, pero no dejo de entender que Bowie es Bowie, y que un disco nuevo de él es un acontecimiento que alegrará el principio de año a muchos de sus muchísimos fans.
Así que aquí esta inaugurando los photosongs dominicales de este recién iniciado curso, con la esperanza de que este "Blackstar" me devuelva al duque de las grandes ocasiones.
De momento dejamos uno de los temas que más me gustan de su disco "Hunky Dory" (1971), mi favorito y uno de los que cimenta una de las carreras más sublimes y deslumbrantes de los setenta, y que convirtieron al londinense en la supermegaestrella que aún hoy es.
¡Feliz domingo con el gran David Bowie!!!