martes, 26 de julio de 2016

Love - "Forever Changes" (1967) - Artistas de los que nunca había hablado.


Love es un grupo de esos que ha pasado y sigue pasando de puntillas por la historia de la música popular, y eso a pesar de que cuenta en su discografía con diversas obras que justiticarían que el grupo de Arthur Lee fuese una leyenda del tamaño y predicamiento de otras formaciones contemporáneas a él.
Pero no ha sido así, y ni tan siquiera su tercer disco: "Forever Changes" ha conseguido que los californianos se acerquen a otros grupos que en los sesenta tatuaron sus nombres en las páginas más gloriosas de la historia musical sin haber parido nunca un trabajo tan inconmensurable como éste, y eso que ni "Da Capo" (1967) ni "For Sail" (1969) tienen que envidiar a éste, lo que da justa medida de la dimensión artística de Love.
Por supuesto "Forever Changes" tiene, como toda obra maestra, su historia paralela y oscura, una rumorología que alimenta la épica en cuanto a la concepción de una obra única, tal vez haya mucho de literatura en cuanto a la participación de Neil Young en labores de controles, al estado mental de Arthur Lee en el momento de la creación de las canciones y posterior grabación, se cuenta que en aquella época estaba convencido de su propia muerte, las idas y venidas de músicos de la banda tras las salidas de algunos miembros meses antes, terminando siendo los titulares quienes acompañasen a Arthur Lee y Bryan Maclean en la grabación... en cualquier caso son datos que acompañan a esta obra y le dan ese toque de misterio que tan bien sienta a los trabajos tocados por la genialidad.


"Forever Changes" es una obra maestra acariciada por la magia en aspectos melódicos, por la inspiración divina en temas orquestales, combinando de manera pocas veces igualada la base folk de acústicas con un misticismo en cuerdas y vientos casi celestial, el pop y el folk se funden con letanías psicodélicas, textos entregados y apasionados, un trabajo en las voces fascinante y una atmósfera en ocasiones medieval, en otros momentos naif...un trabajo inmortal y sublime.
El corte más conocido: "Alone again or" es una obra magistral, como un sueño de paz, cantada y compuesta por Bryan Maclean, que en la época se encontraba en estado de gracia, como Lee, la verdad es que la épica del verano de amor, de los ecos de Vietnam, el abuso de ciertas substancias...todo ello formó base para que la inspiración se disparase en muchos, entre ellos Lee y Maclean.



También es obra de Bryan "Old man", tema folk con esencias psicodélicas que nos llevan al "Rubber Soul" beatlemano.
El resto del tracklist es obra de Lee y no tiene ni la más mínima grieta por la que la normalidad se pueda colar dentro de un universo de lirismo poético y perfecto, magistral y onírico.
Intentar diseccionar coplas como "A house is not a motel", "Andmoreagain", la epitáfica "The red telephone", esa coordenada intemporal de belleza inigualable que es: "Maybe the people would be the times or between Clark and Hilldale", el canto de paz y convivencia "Live and let live"...¿qué quieren que les diga?...no tiene sentido, pudiendo hacer girar este disco ¿qué puede un mortal normal y corriente decir al respecto?...únicamente dar testimonio de que "Forever Changes" es una obra intemporal, inasequible al paso del tiempo, ajena a modas y tendencias, impermeable a oídos escrupulosos, un Lp maravilloso de un grupo del que nunca había hablado en el blog y ya tocaba.



12 comentarios:

  1. Uff me pasaría horas hablando de forever changes...a lo mejor por eso todavía no lo he hecho en el blog. Mi disco sesentero favorito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una obra maestra, claro que todos nos pasaríamos horas y años hablando de esta maravilla.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Este es el típico caso de grupo, como otros muchos, que no ha sido justamente valorado a lo largo de la historia de la música rock. Y no por falta de calidad, precisamente.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, incomprendido a nivel popular, aunque la crítica siemprelo ha amado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Obra Maestra sin paliativos . Cierto es que jamas se acercaron al mismo nunca . el peimero esta bien y luego .... la locura los llevo fuera de juego

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un disco histórico, de los que nunca nos dejan, obra maestra sin duda, luego esta el tema de las adicciones de Lee y compañía.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Excelente revisión a una de las super obras maestras de la historia. Amo este disco profundamente. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy dificil no amar este disco, es como un sueño,maravilloso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Lo que es increíble, es que a día de hoy haya peña que todavía no conozca este joya atemporal. Por sólo cinco euros te haces con él. Y si, Arthur Lee aquí alcanzó la cima total y absoluta. Obra maestra absuluta de todos los tiempos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que sigue sin ser un disco conocido, nada que ver con muchos títulos que todos tenemos en mente y que conocen hasta las abuelas, es dificil de ententer si.

      Eliminar
  6. Pues yo soy más de "Da Capo" que de "Forever Changes", las dos obras auténticas obras maestras. Como buen aficionado que eres a la pintura, Lee es como Caravaggio, el gran pintor de las sombras, le da la vuelta a las canciones y encuentra en ellas su verdadera apoteosis.
    Abrazos loveros,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen paralelismo ciertamente, ambos complicados, siempre enredados en si mismos.
      "Da Capo" es otra obra maestra.
      Un abrazo.

      Eliminar