lunes, 31 de agosto de 2015

Ernest Ernie & The Sincerities - "Sincerely your...Greatest Hits, Vol-1" (2015)


Un nuevo aparato musical que llega a mi conocimiento por medio del fabuloso Mi Tocadiscos Dual del gran Bernardo de Andrés Herreros (pinchar).
Esta entradilla explica por si misma la conveniencia de interesarse en el disco que paso a relatar y del que podemos considerar descubridor a don bernardo, es decir: "Sincerely Yours...Greatest Hits, Vol-1" de un tal Ernest Ernie, quien se hace acompañar de la banda The Sincerities.
Este disco de tan curioso nombre es un delicioso catálogo de temas de elegante y chispeante soul de esencia retro, dotados de fina orquestación y lustrosa vocalidad un tanto vintage, querencia a ser bailados o disfrutados con un coctel en la mano, entre risas frívolas y livianos trajes de hilo ellos, y gaseosos vestidos de noche ellas, dejándose llevar por el veneno de la brisa estival.


Puede gustar más o menos la propuesta del sr. Ernie, pero difícil veo que deje aburrido a nadie en la fiesta que se organiza cuando el play da orden de empezar el lío.
Acompañado como decíamos de: The Sincerities, que aportan el sonido de base y los suntuosos coros que sostienen los temas, y una orquesta de bucólico aroma dotada de vientos y cuerdas, Ernest Ernie pone al servicio de unas composiciones clásicas su voz de bonito color y desenfadado declamar, para hacer de las mismas endomingadas coplas souleras de verano, sol y mucho erotismo y sensualidad de añejo encanto.
Suenan durante la velada vertiginosos cortes de menos de tres minutos y delirantes estribillos como: "Give it to you", "The Place to be", "Fun timers" o la campestre y deliciosa: "All tied up". tema de Ronnie McDowell aquí bastante mejorado.




Soul blanco con chispazos funk a lo Wham en: "The Doubletake", y funk más negroide en: "Work for you" y "I've got to wonder".
"Can't stay falling in love" es un soul de bailable ímpetu a lo Supremes que arrasa.
Además temas cálidos como "Out of the pack" de bello órgano sobre deliciosa melodía con Cooke en el recuerdo, o la irresistible: "Summer blonde" entre otras...y así hasta 15.




Señores que aún no se ha terminado el verano, que siempre puede ser la estación del sol mirando al espíritu y dejando de lado al calendario, recordar en invierno que este disco de los semi-desconocidos Ernest Ernie & The Sincerities puede ayudaros cuando el frío se empeñe en adherirse a huesos y alegrías, yo de momento lo disfruto ahora que esta de temporada.
Aporto enlace con la bandcamp en la que al inmejorable precio que ustedes elijan pueden hacerse con la descarga de este fabuloso disco.
https://ernesternie.bandcamp.com/

sábado, 29 de agosto de 2015

La docena de doce de..."El verano 2015"


Si, ya lo se, que aún nos queda verano, por supuesto, y no pretendo eliminar las ganas de disfrute de nadie ni hacer con este post efecto llamada a malos sentimientos de vuelta al cole ni nada por el estilo.
Aparte que ¿qué me vais a contar a mi que aún no he disfrutado de mis vacaciones?...y que cuando lo haga será ya la triste pero romántica estación del otoño.
Precisamente como aún nos queda verano, es por lo que entiendo que es el momento justo para hacer esta lista, esta docena de doce del verano del 2015 que aún tiene cosas que decir e historias que escribir.
Doce canciones que han sido habituales en mis días de curro y también de descanso, doce, una por disco. Ni son las doce mejores, ni son los mejores doce discos, ni se trata de una lista enumerada...simplemente son doce canciones que han sido publicadas este año y que por unas cosas u otras han sonado bastante en casa, en el curro o en el coche estos días veraniegos.
Evidentemente el año ha tenido otras canciones, tan buenas como estas, pero estas han tenido una mayor presencia en verano, doce como podrían haber sido más.
Bueno que no doy mas la carga, una lista más para seguir refrescando este verano 2015 que espero y deseo que os este resultando beneficioso en todos los aspectos.

- LOVE HER FOR A WHILE - SAM OUTLAW.




- THINKING ABOUT MY FRIEND - DANNY AND THE CHAMPIONS OF THE WORLD.




- NO MEMORIES HANGING - EMMYLOU HARRIS & RODNEY CROWELL.




- SUGAREE - THE SONICS.




- SHE NEVER COULD RESIST A WINDING ROAD - RICHARD THOMPSON.





- UP IN ARMS - BHI BHIMAN.




- HUDSON COMODORE - JASON ISBELL.




- SHOULD HAVE KNOW BETTER - SUFJAN STEVENS.




- THE DARK BEAUTIFULL SUN - WILLIAM DUKE.




- DEVIL IN ME - ANDERSON EAST.




- CAN'T STAY FALLING IN LOVE - ERNEST ERNIE & THE SINCERITIES.




- SILENT MOVIES - MADISEN WARD AND THE MAMA BEAR.



viernes, 28 de agosto de 2015

Bruce Springsteen - "Born to run" (1975) - Cuarenta años de sueños diluidos pero no olvidados.


Esta semana se han cumplido 40 años de la publicación de "Born to run", el disco que lanzó a Bruce Springsteen al estrellato y a la gloria rockera eterna. Cierto que estos días casi todos mis colegas se hicieron eco del tema, muchos ofrecieron sus visiones sobre el legendario Lp y otros recordaron algunas reseñas pretéritas haciéndolas coincidir con la fecha del cumpleaños, desde aquí recomendamos no perderse la aparecida en el Exilio, obra de mi amigo Chals y de la que podréis disfrutar pinchando aquí, habiendo también otras de indudable interés.
No se si en algo podré contribuir a lo apuntado por tantos, lo dudo mucho, creo que como casi todos ellos tengo en un pedestal esta obra ya inmortal del rock, lo que si puedo hacer es rememorar con todos los que deseen compartir estos recuerdos, como y cuando adquirí este vinilo, pieza de evidente importancia dentro de mi humilde colección.



Fue un mes de marzo de hace muchos años, no me puedo creer que sean tantos, cuando aprovechando la primera paga de mi primer trabajo remunerado y legal, dirigí mis pasos hacia la planta de discos del Corte Inglés para adquirir un par de Lps de Springsteen que ya tenía en casette pero no en vinilo, la reciente adquisición de un plato invitaba a un servidor a adquirir su música en el mítico formato, ignorando que tenía este dispositivo plástico los días contados, los elegidos (la compra estaba decidida desde hacía semanas) eran: "Darkness on the edge of town" y "Born to run" ambos del Boss, llevaba semanas vigilándolos casi a diario, contando los días restantes hasta la fecha de cobro, temeroso de que alguien sin la necesidad de esperar a la nómina me birlara ambas joyas.
Cuando entré a la tienda me dirigí directo al lugar exacto en el que sabía que estaban, no precisamente en el apartado correspondiente a la S de Springsteen sino en otra ubicación elegida por mi debido a su poca afluencia de público y justo al final de la fila, para que allí, lejos de la vista de mis enemigos, esperasen mi llegada.




Nunca entendí porque "Darkness..." costó casi un tercio menos que "Born to run"...la verdad es que este último era mucho mas bonito, la imagen de Bruce era la de un joven que enfilaba con su cazadora de cuero por el autopista del éxito, como un Rick Blaine rockero y victorioso en el amor de Ilsa, como un Robin Hood que disparaba riffs y versos de épica juvenil proletaria en lugar de flechas, para hacer diana en corazones femeninos y conciencias masculinas temerosas de un futuro que con veinte años es eterno. Un Robin Hood acompañado, como aquel que encarnó Errol Flyn, de su ejercito de jóvenes rebeldes, y que gobernaba en el bosque, no el de Sherwood, sino el de los árboles de metal y vidrio de la gran ciudad, de cualquier gran ciudad del mundo.
Estuvo girando sobre el plato casi recién estrenado durante meses sin parar, nunca ha dejado de girar, sigue haciéndolo en este mismo momento, mismo  vinilo...y mismo plato también...y misma emoción enganchada en las costuras de cada canción, mismas sensaciones, mismos sueños...solo he cambiado yo, hoy ya no creo que esos sueños se vayan a cumplir...
Sospecho que todos hemos sentido lo mismo cuando aquellas canciones penetraron en nuestros corazones por primera vez, las mismas intuiciones de eternidad juvenil derrapando por nuestras arterias mientras llevábamos nuestras gargantas al límite de su resistencia cantando con pasión las fogosas proclamas vitales, líricas, épicas y juveniles de aquel Robin Hood que nos arengaba a creer que el amor es real, que nos enseñaba que en el suelo helado de la décima avenida hay un lugar para el soul...incluso para el funky, aquel ciudadano del mundo que demostraba que en la árida carretera, el bohemio solitario puede sentir los latidos del amor, de la esperanza y de la juventud que ruge como un trueno estrellándose contra el crepúsculo, que la noche puede tener más luz que el día y hacer que los sueños parezcan reales, que ella es la primera, porque así debe ser ella cuando es la debutante de nuestro corazón entregado  al sentimiento en lugar de a las curvas, de que la ciudad es una jungla que puede ser un sendero o  un laberinto...resumiendo..."Born to run" creo que me (y ahora hablo de mi exclusivamente) me enseño decía, a vivir con la esperanza excitada en una suerte de vida eterna por y para el rock, el amor y la soledad compartida con unos pocos que hacen muchos, que sus canciones fueron juez y parte  de unos días de mi vida en los que todo era posible, y además parecía fácil, solo había que sumergirse en la carretera del trueno como unos vagabundos nacidos para correr en busca de asaltar, de noche, y con ella, la única reina de corazones agarrada por el talle la jungla de asfalto...



Los sueños se fueron diluyendo en la argamasa de la realidad, tal vez por no ser capaz de seguir los sentimientos despertados en aquellas eternas escuchas, tal vez porque los vagabundos como nosotros hemos nacido para sobrevivir, y ya es bastante, ya es mucho...pero como  mola recordar, como mola ver que aún estamos aquí y que "Born to run" sigue insuflando algo especial en nuestros ya no tan jóvenes corazones.
Esta semana ha cumplido cuarenta años el "Born to run" de Bruce Springsteen.







jueves, 27 de agosto de 2015

Burning - "Atrapado en el amor" (1982) - Discos en la lengua de Cervantes


Tras un concierto de los madrileños Burning en 1978 en el pueblo burgalés de Briviesca, su cantante Toño Martín conoce a Esther, una joven de la localidad de la que se enamora, desde ese mismo momento esta muchacha se convierte en la piedra angular sobre la girará la vida del intrépido Toño, este librará una guerra interior en la que las batallas seran ganadas en algunas ocasiones por las adicciones y el gusto por la vida nocturna del cantante, y en otras por el amor que sentía hacia la joven y a la hija que ambos tuvieron Penny.
Tras la triada de discos con que la banda fusiló la década de los setenta y que hicieron de los de La Elipa una banda estelar dentro del rock urbano/stoniano del país, en 1981 los problemas entre los componentes del grupo eran evidentes, las drogas y diferencias personales estaban fracturando el equilibrio de la formación, especialmente las relaciones entre Toño y el teclista Johnny atravesaban un momento dramático, siendo este último relegado a la contraportada de este cuarto Lp, compartiendo la portada Toño y Risi, que lideraban en ese momento el grupo.


Pero se podría decir incluso que es el cantante el auténtico líder de la banda, eso queda claro tras la escucha de este: "Atrapado en el amor",  título que resume los sentimientos de Toño en aquellos días como hemos contado más arriba.
Estos momentos vitales del vocalista sobrevuelan muchos de los textos de las canciones de este disco, así se evidencia en: "Loco por ti (Penny)", tema de amor de Toño hacia su hija, en la que narra los tumbos que da su vida desde su llegada al mundo, y reconoce tiernamente su amor por la niña; "No  puedes dejarme" es un tema escrito tras una de las muchas rupturas entre el cantante y Esther, tras la cual esta vuelve al pueblo con la hija de ambos; sendos temas contienen una interpretación vocal más que sobresaliente y una sinceridad casi dolorosa, aunque sónicamente se alejan del rock and roll, entrando en terrenos más baladísticos y souleros, sin demasiado rastro de los habituales influjos de la banda como Stones o Reed.



No sé si "Jugando con la noche" nos habla de una vivencia nocturna entre Toño y Esther, o si la protagonista es otra, aunque no se detecta la canallesca lujuria de otros temas en esta breve, pegadiza y hasta romántica canción.
La que no deja lugar a la duda es "Extraño en la ciudad", un tema cantado de forma magistral, con ese timbre joven, romántico, sensual y viril de Toño con el que describe su situación emocional en aquellos nebulosos días, saxo y soul de tono nocturno como ya escuchamos en "Loco por ti (Penny)", un excelente tema.
El single del disco fue la adrenalítica y gamberra "Chica de moda", buen tema que adolece en cambio de la garra de anteriores ocasiones y que no consiguió excesiva repercusión (como ocurrió con todo el disco).


El mejor tema del disco es "Hermano", única aportación en solitario de Risi y que narra la vida y muerte de un traficante, callejera y apasionada, muy sentida como acostumbraba Risi en sus temas.
Poco o nada más se puede comentar del resto del disco, temas prescindibles cuando no olvidables como: "Baila", "Policía sideral o guerrero estelar" y "Motor Love".
Este disco, bastante inferior a la tripleta aludida de finales de los setenta, tiene el interés de reflejar de forma desnuda y cruda la situación del grupo, o más exactamente de Toño Martín, quien tras la publicación del mismo abandonaría la banda en busca de una vida lejos de los focos de los escenarios y los clubs nocturnos, a la caza de una existencia como padre de familia junto a su mujer y su hija, desgraciadamente para el bueno de Toño su naturaleza no le dejó, le traicionó una vez tras otra llevándole a la muerte un mes de mayo de 1991 víctima de sus adicciones, dejándonos para siempre uno de los cantantes mas sublimes del rock español, siempre nos quedará este disco y especialmente los tres primeros del grupo.

martes, 25 de agosto de 2015

The Sonics - "This is The Sonics" (2015)


Ha tenido que llegar el mes de agosto para que las canciones del último disco de los míticos The Sonics salgan del estado de "en espera" al que las tenía sometidas desde que el álbum fue publicado allá por el mes de marzo, bueno mas vale tarde que nunca, tirando del tópico.
Y no será porque lo que por diversos medios llegaba a mi conocimiento no fuese provocador de romper ese silencio al que estaba condenado este "This is The Sonics", pues creo que en estos meses no he leído ni escuchado comentario negativo alguno a propósito de este cuarto disco de la banda garajera por excelencia, todo lo contrario.
Pero finalmente ha llegado, el ambiente bochornoso que dejaron los calores del pasado mes de julio se ha visto refrescado este agosto con las canciones de los norteamericanos, que han puesto en funcionamiento, una vez más, ese vertiginoso ventilador de aspas que es su música.


Sin dar la más mínima tregua al relajo, no consintiendo que los años transcurridos desde aquel referencial "Here are The Sonics" puedan dejar en mal lugar a la formación, que se muestra inasequible a la cronología temporal, demostrando que la música nace del corazón, de la actitud, y en muchas ocasiones de la piel o las vísceras, los miembros supervivientes de aquellos sesenta: Gerry Roslie, Larry Parypa y Rob Lind se alían con el más que oportuno productor Jim Diamond para fabricar este disco de arrebatador rock&roll revival, infectado con el impertérrito sonido garajero propio de ellos, y mucha metralla soulera y bluesera.
Todos los temas son adrenalíticos, urgentes y agitados, los riffs suenan crudos y salvajes como si fuesen adolescentes los que rasgan las cuerdas, los saxos parecen reventar y las bases rítmicas se muestran taquicárdicas, temas que llegan, gritan, rugen en la voz que parece bañada por el zumo del Santo Grial de Roslie y tras apenas tres minutos se van dejando el campo devastado a su paso.
Las primeras distorsiones que se enrollan con el golpeteante piano para crear el explosivo "I don't need no doctor", con efervescentes coros en el estribillo y solazo de saxo, ya nos ponen en la orbita de lo que nos espera.


Mas guitarras y suntuosidades sónicas, piano desquiciado y mucho blues hasta llegar al frenético estribillo de "Be a woman", tema que parece a punto de explotar.
Mas contaminación sónica en "Bad Betty" con vientos incandescentes y percusión desaforada, y "Sugaree" es Litttle Richard llevado al extremo, forzando el motor y llevando las teclas al punto de ebullición, con solo de guitarra anárquico y despótico...
Dos versiones impepinables de "You can't jude a book by de cover" del enorme Bo Didley nos lleva a los cincuenta con un saxo definitivo y "The hard way" mantiene el espíritu de Kinks en su fibra pero las guitarras rugen como condenadas al averno y el sonido es carraspeante y feroz.



Y suma y sigue con "Leavin here" de febriles vientos y mucho existencialísmo sónico, además de una armónica maldecida, y "Look at little sister" y "I Got your number", y...


No sigo con más temas, descubrirlos, bailarlos, sudar con ellos, contaminar almas y espacios y alucinar con la eterna juventud de una leyenda llamada The Sonics, que ha sorprendido con un disco juvenil tras 35 años de silencio, haciendo cierto aquello que decía mi tío de: "Rock & Roll can never die".

domingo, 23 de agosto de 2015

Los domingos photosong - Radio Futura - "El canto del gallo"


Ya estamos en Aste Nagusia, primera noche y primera mañana, ayer la cosa se lió un poco y esta claro que la edad pasa factura en el desayuno, pero Aste Nagusia es una vez al año y no es cuestión de andar regateando a la vida.
El verano y sus fiestas han sido descritas en multitud de canciones, pero yo siempre me he quedado con una, la que describe la visión del músico ambulante que pasa por las fiestas ofreciendo su arte a un personal que no siempre le trata como seria de esperar, la visión triste del artista incomprendido en medio de la algarabía, es una canción de tristeza mas que de alegría, pero con ese poso de esperanza porque cuando canta el gallo empieza otro día...sigue la vida y empezamos de cero.
¡Feliz domingo!!!


sábado, 22 de agosto de 2015

"Badator Marijaia" - Empieza la Aste Nagusia!!!


Empieza la Aste Nagusia!!! Hoy mi Bilbao se pone el disfraz de fiesta y los que aquí moramos nos echamos a la calle para disfrutar de la vida y de la villa, por unos días los bilbaínos y bilbaínas de bien intentaremos convivir con nuestro botxo y con nuestros vecinos en feliz hermandad, la idea es olvidarse de rollos y por unos días dejar que el espíritu lúdico y hedonista de Marijaia sea el que guíe nuestros pasos, que las malas hostias volverán (esas hijaputas siempre vuelven) y que cuando nos las echemos a la cara las podamos decir aquello de "que nos quiten lo bailao..."
Este tema de Kepa Junkera se ha convertido en santo y seña de estas fiestas y aunque nunca fue demasiado de mi agrado, con los años me he rendido a la evidencia de que mis paisanos lo aman y he terminado claudicando, este año lo pinchamos en una versión nueva.
Estáis todos invitados a pasar por Bilbo...¡vais a flipar!!!
¡Gora Bilboko Aste Nagusia!!!



viernes, 21 de agosto de 2015

Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán - "Señora Azul" (1974) - Discos en la lengua de Cervantes.


Tras la fugaz experiencia que para Jose Mª Guzmán y Rodrigo García supuso el grupo Solera que compartieron con los hermanos Martín, y que produjo un solo disco de título homónimo que ya fue comentado aquí, ambos artistas decidieron, una vez roto el mencionado proyecto sin ser bendecido con el éxito, unir sus fuerzas a otros dos consolidados músicos como eran el ex batería de Módulos Juan Robles Cánovas y el antiguo guitarrista y cantante de Los Iberos Adolfo Rodriguez.
El nombre de la banda se le ocurrió a Jose Mª Guzmán con el propósito de que cada uno de los miembros pudiese conservar su autonomía y personalidad propia.


Poco tardan en grabar para Hispavox su primer trabajo, este vinilo que bajo la excepcional producción del gran Rafael Trabucchelli comentamos hoy, y que fue bautizado con el nombre del que a la postre sería el tema más famoso del grupo: "Señora Azul".
Basando la acción musical de la formación en un folk de esencia hispana con claro protagonismo de las armonías vocales, unas perfectas construcciones melódicas y letras agudas, ingeniosas y poéticas, todo ello ensamblado por el fino y en ocasiones aparatoso trabajo en la producción de Trabucchelli, el resultado es una maravilla que no puede evitar la comparación (como ya ocurría con Solera) con bandas folk américanas en la onda de CSNY, a los que poco tienen que envidiar al menos en el presente catálogo.


Sorprende el psicodélico uso de sintetizadores para el tema compuesto por Rodrigo y Cánovas que da inicio al disco, la excelente "Carrusel", a la que sigue la excepcional y maravillosamente orquestada: "Solo pienso en ti", en la que el autor: Rodrigo, canta con entregado tono y redondea con las líricas notas de su piano, un gran texto y un gran tema.
Jose Mº Guzmán compone y canta con su hermoso instrumento el folk-pop de encendido estribillo "El Río".



El vodevil llega a este disco con la divertida historia del huraño "Don Samuel Jazmín", estupendos coros y extraordinaria interpretación principal de Adolfo quien la compone junto a Rodrigo.
"Si pudieras ver" es un tema precioso articulado por un piano y un quejido de violín que es cantada con pasión y bella voz de prominentes agudos por Adolfo.



La cara A es cerrada por el folk acústico y de apropiados arreglos que canta y compone Rodrigo titulada "Nuestro problema".
El pop "Buscando una solución", con esencia de calipso y obra de Guzmán abre la cara B con ritmo y swing; el mismo componente deja el enraizado folk de inevitable poso costa oeste de imponente trabajo coral llamado: "Supremo director".
Valiente texto sobre dos lesbianas adhiere Rodrigo a una hermosa melodía para "María y Amaranta", y rubrica una crítica a la vida burguesa en el country: "El vividor", de encendida armónica.
Finaliza este enorme Lp con la célebre y maravillosa "Señora azul", texto que aún no esta claro si es una crítica a la nefasta institución franquista de la censura o como en su día dijo la banda (y que remedio) a la crítica...escuchémosla una vez más.



Mítico disco que como es habitual en esta España no es reconocido como debiera, llueve sobre mojado y desgraciadamente no es novedad, los que por aquí acostumbramos a pasear nuestros corazones sabemos ante lo que nos encontramos cuando decidimos pinchar una obra tan sublime como este "Señora Azul" de CRAG.

jueves, 20 de agosto de 2015

Frank Turner - "Positive Songs for Negative People" (2015)


El nuevo disco del británico Frank  Turner se titula: "Positive Songs for Negative People" y ya esta en la calle, había ganas aunque moderadas, me gusta el inglés, disfruté de su anterior disco: "Tape Deck Heart" (2012), y me encandiló en vivo en el ARF de hace unos años, pero no esperaba demasiadas sorpresas o novedades en su oferta, no me equivocaba, el disco es más o menos lo que me esperaba, un productor tan de campanillas como Butch Walker no hace demasiado para variar el rumbo con el que inician las canciones su andadura desde su propio alumbramiento.
Que nadie interprete estas palabras como un comentario negativo con respecto al disco, no  lo son, creo que un artista como  éste es lo que es y no tiene porque ser otra cosa, sigue auto-describiéndose en cada canción y mantiene vivo el espíritu de desparrame multitudinario, idóneo para ejecutarlo en grandes estadios, con el disfrute y la reivindicación humanista por bandera, y esto no es en absoluto algo malo.


Es capaz también de transmitir ese rollo de sinceridad y transparencia que son factores indispensables de su propuesta. Sónicamente se mueve en las aguas que el mismo vierte en su piscina creativa, el punk (en dosis mínimas), el rock y un folk urgente y vigoroso que convierte sus temas en cercanos y fáciles para la penetración en todo tipo de publico, perfecto como digo para desparramar en vivo, y si es posible en verano y al aire libre, mezclando sus acordes con cerveza fresca.
Como en anteriores ocasiones las canciones vuelven a ser inmediatas y directas, entienden perfectamente aquello de que la distancia mas corta es la linea recta, únicamente el primer y el último corte suponen un respiro al oyente, dos baladas de predominio acústico en su textura, "Song for Josh" que cierra el disco como un parlamento acompañado de una acústica ante un auditorio y "The Angel Islington" que lo abre, donde da un paseo por algunos barrios de Londres, dos bonitos temas sin duda.
El resto del cancionero ofrece lo habitual en él, ritmos indómitos con agresivas baterías maltratando parches, guitarras que rugen sedientas de decibelios y una interpretación vocal que se lanza a tumba abierta con intención aparente de morder la melodía, esto es evidente en "Get better", "Glorius you" de arrebatada vocalidad, la fugaz "Out of breath" de interesante golpeteo de piano, "Demons" distorsión y teclas al servicio de un rock acerado.



Temas de estadio con presencia de teclas también en: "The next storm" o "Silent key". Acercamientos a Springsteen en "Mittens" que incluye un saxo muy afín al de Jersey.
El toque folk se hace mas evidente en la luminosa: "The opening act of spring" y "Love forty down" ofrece una visión mas íntima y elaborada con un poso punk, dejando para "Josephine" una buena porción de dinamita para hacer del corte uno de los momentos mas explosivos y rockpunkarras del Lp.



No se aprecian demasiadas novedades en esta apuesta de Turner, pero difícil veo que alguien pueda aburrirse con el trabajo, tiene lo que se espera del interfecto, una actitud, un sello y una visión inmediata del rock con algún piano más que en pretéritas ocasiones y unos textos más redondeados, su temática es la esperada, social y vertiginoso repaso al entorno.
Me alegra ver que Frank Turner sigue siendo él mismo, no creo que funcionase pretendiendo ser otra cosa, es un artista de raza, no de laboratorio, como siempre recomendable, espero verle en vivo en breve.

miércoles, 19 de agosto de 2015

The Kinks - "Face to Face" (1966)


De las catorce canciones que alimentan el sexto disco de los londinenses The Kinks y que responde al título de "Face to Face", diez no alcanzan los tres minutos de duración, de ellas la mitad ni siquiera se extiende más allá de los dos minutos y medio, y de las cuatro más extensas solo "Sunny afternoon" supera los tres minutos con treinta segundos.
Pero digo yo: -¿Y qué importa?- ¡nada!-. ¿Porqué iba a importar la duración de un tema tan perfecto como los que aquí nos encontramos?.


Cuando unos temas son tan directos e incisivos melódicamente, cuando los textos dicen tanto con tan pocas palabras, cuando la producción, el sonido y las influencias que visten cada uno de los cortes son tan milimétricamente encajadas en un conjunto que se revela impoluto...¿para qué necesitamos duraciones que sólo pongan en peligro tal perfección?.
Y es que "Face to Face" es un disco redondo, impecable y maduro, tras cinco álbumes en los que Ray Davies va torneando los contornos de su personalidad artística, este sexto Lp marca el nuevo rumbo que ha de tomar la formación, más comprometidas las letras, creadas por uno de los escritores mas afilados, irónicos y osados que ha conocido el rock, con un sonido de más enjundia, más arriesgado y con más tintes en su infinita textura pop, colores provenientes del rock, del garaje o del ambiente cabaretero, y esas melodías gaseosas e intangibles propias  del genio de Muswell Hill.
El gran logro de The Kinks es que esta evolución que empieza con este "Face to Face" no provoca que se pierda el influjo infantil y delicioso de los primeros tiempos, resultando sus trabajos a partir de este momento aún mas elaborados y ricos sin dejar de resultar digeribles y de sencilla escucha...hay cosas que no solo los Fab Four sabían conseguir.
Aunque Ray es la voz principal del grupo, aquí su hermano Dave, además de su decisiva labor a las seis cuerdas canta en dos cortes como en la inicial: "Party Line", un típico tema de pop-rock brit de febriles guitarras y contagioso estribillo tonal. También se luce en la rockera: "Yourè looking fine" de poderoso estribillo, determinante piano e infectado solo de guitarra.


La impresionante labor como letrista de Ray Davies ofrece con "Dandy" un rotundo tema de poso folk y una ambigua letra que se especuló si estaba dirigida (no se si dedicada sería la palabra) a su hermano Dave.
Si es una dedicatoria lo que ofrece el hermano mayor a su hermana Rosie en la extraordinaria y rococó: "Rosie won't you please come home" en la que sobresale el sonido dulce de un clavicordio. Más que una dedicatoria, "Session man" es un homenaje no menos barroco que el anterior corte al mítico teclista Nicky Hopkins, quien pone su efervescente virtuosismo al servicio de las grabaciones de este Lp.
Pero además este trabajo alberga gemas como: "A house in the country" de cierto regusto Stoniano, la preciosa: "Too much on my mind", la sugerente: "Rainy day in june" que aporta sonidos de tormenta, como ocurre con "Holiday in Waikiki" que incorpora sonidos de mar embravecido a este bailable corte con esencias surf y letra que golpea fuerte a especuladores inmobiliarios playeros.



"Most exclusive residence for sale" es otro delicado bombón melódico relleno de veneno en su interior (el agudo texto de Ray).
La breve y oriental "Fancy" nos deja en brazos de la cabaretera y exquisitamente frívola melodía de la fantástica: "Little miss queen of darkness", y "I'll remember"es un nostálgico tema en el que creo descubrir elementos comunes con el "Rubber Soul" de los vecinos de Liverpool.


Completa el catálogo de maravillas que edulcora los surcos de "Face..." el gran éxito "Sunny afternoon", tema al que nunca supe como explicar, no parece tangible, su melodía parece cogida con alfileres pero presenta al mismo tiempo una robustez encomiable, siempre me ha parecido descubrir en este tema un ejemplo al modo en que empieza a componer sus baladas Macca a partir de este momento...¿casualidad???
Obra maestra incuestionable que me ha encantado recordar, aunque este es uno de esos discos que nunca caen en el olvido, pero que ha estado sonando últimamente por aquí y no he querido dejar pasar la oportunidad para charlar un rato con vosotros sobre él...por cierto: ¿Cuánto tiempo hace que no lo pincháis?.

martes, 18 de agosto de 2015

Doug Paisley - "Constant Companion" (2010)

¿Existen mejores noticias que las que no te esperas?, es genial cuando la rutina te sorprende con esa nueva que aunque deseada, te pilla de improviso por ser considerada bastante inverosímil, y te hace desprender alegría y felicidad por todo su ser.
Esto ha ocurrido con la visita que el próximo mes de octubre nos hará Doug Paisley, una visita que no esperaba y que me ha causado enorme alegría por tratarse el canadiense uno de los songwriters mas admirados por servidor de los que actualmente nos regalan coplas en el planeta.
Cierto que el pasado año consiguió cierta relevancia gracias a su excelente: "Strong Feelings", pero antes ya había presentado sus credenciales con algunos EPs y un par de álbumes largos: "Doug Paisley" publicado en 2008 y "Constant Companion" que vió la luz en 2010.
Este último es del que me  gustaría hablaros hoy, el trabajo con el que dio un puñetazo en la mesa y puso los oídos de todo quisque en guardia.


Es habitual que al canadiense se le englobe en la patrulla de los artistas countries, algo de eso hay, es evidente y no lo negaré, pero entiendo que su propuesta va bastante más allá de la simple circunscripción a un género determinado,
en sus discos se respira a campo, y los ojos se pierden en atardeceres lejanos y arcillosos, pero en sus canciones no faltan Hammonds que nos llevan al lado más negro del alma, pianos que encierran al oyente en oscuros locales de jazz y néctares melódicos de fibra pop, pero elegante y fina, con ese acústico encanto folk que lo encierra en la tierra reseca bendecida por los humerales del Mississippi.


Y esa voz, como susurrante y tersa que se desliza sobre las notas como un gato sobre la cornisa, como sin tocarlas, flotando sobre ellas...y las canciones, hermosas, con una clara sensación a pan recién molido, a madrugón con olor a café y pasto mojado de rocío que empieza a secar el sol que avanza desde el este, recordando aquel inmortal "Harvest" de su compatriota Neil.
Nueve besos con sabor a maíz a la brasa y zarzaparrilla que empiezan con "No one but you" en la que las teclas de otro canadiense como Garth Hudson elevan el tema por encima del bien y del mal, haciéndolo etéreo, y la voz de Doug que suena fuerte, pero acariciando, acústicas y los coros de Jennifer Castillo ayudando a la perfección del corte.


"What I saw" es traída por una brisa muy "Harvest", en volandas de un Hammond divino y un canto muy Paisley, un tema delicioso y de estribillo imposible.
El piano coge protagonismo en "Don't make me  wait", y la voz de Leslie Feist se acopla a la de Paisley para crear un enraizado tema de soledades y suspiros. En cambio son las acústicas y unas baterías que se dejan oír con fuerza por primera vez las que ponen el soporte a la crepuscular "Bluebird", nuevamente con las teclas de Hudson y las voces de apoyo de Miss Castillo.


"End of the day" es un tema hermoso, calmado como una noche estrellada de primavera, recita mas que canta Doug, y Julie Faught es la encargada de embellecer aún mas este canto natural y sencillo.
La continuación tras el giro al disco (si de vinilo hablamos) viene con "Alway say goodby", un country melancólico y lírico de desamor y barra de bar.
Es posible que "O' Heart" sea el tema que mas me gusta, con visita al soul, con presencia del blues, con calidez, con lágrimas y con pasión, un tema emocionante.
Mas country-folk de tópicas premisas argumentales pero delicias melódicas es "I stand alone".



Y todo acaba con la hamaca que forman las teclas de Hudson, las acústicas, y la voz del canadiense nuevamente besada con sensualidad por el frágil y dulce instrumento de Jennifer Castillo, el piano de viejo profesor de The Band viaja al jazz  y todos se acunan para despedir un disco maravilloso.
Un trabajo imprescindible en lo que de siglo vamos andado, un"Harvest" del nuevo milenio que lleva en su interior la misma pasión, el mismo ritual lírico y épico, y como ocurrió en 1972 unas composiciones que se escuchan y se viven.
Una grata sorpresa la que la vida me ha dado con la visita de Doug Paisley, uno de los momentos que espero con más pasión e ilusión del presente curso.

domingo, 16 de agosto de 2015

Los domingos photosong - Danny & The Champions of the World - "Precious Cargo"


Sigue avanzando el verano, sin prisa pero sin pausa, no esta siendo este un fin de semana especialmente bonito en Bilbao, nublado, con poco sol y amenazando lluvia de vez en cuando, aunque salvo un rato ayer por la mañana no ha llovido.
La temperatura no esta mal, pero no posibilita el disfrute de la playa, de tostarse nada y de bañarse tampoco, buen día en cambio para patear las vacías calles de Bilbao, o llenas, eso si de turistas, dependiendo de por donde dirijas tus pasos.
En definitiva, que es un día veraniego un tanto tristón, pero disfrutable en familia y propenso al paseo, a comer bien y a tomar algo con pintxo incorporado.
Pero como por estos lares nos gusta la luz y el sol, las temperaturas cálidas y melosas y las brisas que arrastran frescor y buen rollo envueltos en sonrisas, y como digo, de esto hoy no hay, pues habrá que fabricarlo, y para ello vamos a tirar del amigo Danny George Wilson y sus campeones del mundo.
Creo que cualquier tema de su último disco nos puede funcionar para iluminar almas, corazones y vidas...así que este mismo.
¡Feliz domingo a todos!!!



sábado, 15 de agosto de 2015

Madisen Ward and the Mama Bear - "Skeleton Crew" (2015), Una historia entrañable...


Muchos ya conoceréis la historia de esta madre e hijo de Kansas City, es una bonita historia, de esas que podrían servir de base para uno de esos edulcorados telefilms con los que intentan narcotizar los malos humos del personal durante las siestas de sobremesa en la temporada navideña, solo falta Santa Claus haciendo de las suyas, el resto de los ingredientes los pone la realidad.
Ruth Ward era una apasionada de la música tradicional americana, con 19 años ya andaba con su guitarra a cuestas cantando donde le dejaban, y lo hacía bien, influenciada por el blues que heredo de forma genética y étnica, pasando por sus tempranas escuchas de iconos folk como CSNY, James Taylor o Peter, Paul and Mary entre otros muchos.
De repente llego la realidad de los humildes y con ella la familia, los hijos y la falta de tiempo para cumplir sueños, empeñada en ayudar a los suyos a estar mas cerca de los suyos, los de Ruth tuvieron que pasar a una espera primero y olvido después.


Pero como no siempre la vida es malvada, ésta en alianza con el destino quiso que el hijo menor de la dama: Madisen heredara la pasión por la música de su madre, enseguida comenzó a tocar la guitarra, cantar y componer, y no tardó en llegar la idea...-¿poqué no hacer un dúo madre e hijo?...ignoro si Ruth tardó en decidirse o si la respuesta fue inmediata, pero el caso es que en un abrir y cerrar de ojos se colgó la guitarra, desempolvó su alma de soul, se enganchó a sueños que parecían olvidados y puso a tono las cuerdas vocales para empezar a pasear su arte por las cafeterías y pubs de Kansas City y alrededores junto a su hijo...no tardan en ser populares y el trabajo no les faltaba, esto duró unos cinco años hasta que el sueño empezó a teñir sus frágiles contornos con la robustez de la realidad.
La vida real empieza a asaltar el sueño de Ruth y decide dar el golpe definitivo el pasado mes de febrero cuando una serie de acontecimientos perfectamente compuestos por el destino hace que el dúo aparezca en el show de David Letterman, al día siguiente el país entero hablaba de ellos, de su historia, su simpatía y de la canción que interpretaron, obra de Madisen y titulada: "Silent Movies".



Pronto llegan las posibilidades de grabar un disco entero, Madisen tiene material de sobra, lleva años componiendo canciones, y en el mes de mayo ve la luz el primer disco de la pareja, este "Skeleton Crew".
Bajo la producción de Jimmy Abiss (Adele, Artic Monkeys) el trabajo esta compuesto por un cancionero basado en los enraizados palos del sur de USA, con sendas guitarras acústicas como base, y dos excepcionales voces Ruth y Medison van desglosando bonitas melodías en las que conviven en total armonía el soul, el blues y el folk, sin ningún tipo de ambición sónica pero con una ilusión que se transmite en cada nota y cada palabra, y un saber hacer del que siente el arte como algo inherente a él y no como una forma de expresión digna de mantener al ejecutor en un aura intelectual o artística de elevado estado metafísico.


Doce canciones sin voluntad de dejar bocas abiertas ni rostros ojipláticos de admiración, mas bien con el deseo casi inocente de cantar porque si, porque mola y porque hay unas cosas que esta gente quiere decir, y que mejor manera que hacerlo a ritmo de la música que forma el carácter de sus días y el poso de su vida.
Todas las canciones tienen el mismo elemento común, cantadas de forma portentosa y sencilla, directa y sin tapujos destacan además de la mencionada "Slent movies", "Modern day mystery", "Dead daffodills", la inicial "Live by the water" o la maravillosa "Fight on".
Otros ritmos mas camperos también se escuchan con deleite como "Whole lotta problems" o la tabernaria "Daisy Jane".
Mas oscuras e intimas "Undertaker and Juniper"y "Down in Mississippi" de férreo sabor a hogar.




Resumiendo, que esta bonita historia ha sido finalmente rubricada con este conjunto de canciones de verdad estilística y modesto alumbramiento, que son lo que son, retratratan lo que sus artífices son, canciones sinceras, transparentes, humildes y creanme...muy, muy bonitas, les aseguro que el disco no les abrirá las bocas ni expondrá a sus músculos faciales a ojipláticas muecas, pero si que disfrutarán de lo lindo con estas canciones y las maravillosas voces de Ruth y Madisen.

viernes, 14 de agosto de 2015

T.Rex - Electric Warrior" (1971)


Estoy seguro de que en pleno verano no os apetece ni lo más mínimo leer una vez más  las eternas disquisiciones sobre si fue primero la gallina (Marc Bolan) o el huevo (David Bowie) en esto del glam.
Realmente tampoco parece que a día  de hoy tenga  demasiada importancia, lo importante es la herencia que a modo de discos hemos recibido las posteriores generaciones tras el deceso del denominado glam-rock, (deceso sujeto a continuas resucitaciones).
Pero tampoco es cuestionable que Marc Bolan puso una piedra que actuó como cimiento antes de la llegada de otros históricos trabajos y formaciones que se adhirieron a aquello del glam, esta piedra es el álbum que hoy traemos aquí, el inmortal (aunque no tan beatífico como otros, incomprensiblemente): "Electric Warrior".



Ahora que lo pienso no me parece ni este género ni este Lp el más adecuado para un verano de altas temperaturas como éste, no considero que en estos surcos se pueda encontrar nada que resulte refrescante o relajante, todo lo contrario, si tendría que poner sobre la  mesa algún adjetivo que definiese el sonido y atmósfera de este disco, éste sería claustrofóbico, como permanecer en un espacio pequeño, rodeado de aparatos eléctricos despidiendo calor y un manto de sudoroso hechizo lumínico que penetra en cuerpo y alma; un aislamiento espacial (evidente influjo de la odisea llevada al cine por Kubrick un par de años antes), se impregna en textos y ruidos que aderezan las canciones, y en la base los principios básicos del rock y el rhythm & blues al servicio de unas melodías de corte pop y unos arreglos en muchos casos barrocos y densos, en definitiva un disco excitante como una luz roja sobre la cama de unos amantes veteranos.


A todo esto contribuyen decisivamente Tony Visconti, productor del trabajo y Roy Thomas Baker, ingeniero, además por supuesto de las sublimes composiciones del imborrable Marc Bolan.
Sin complejos define el sonido del disco el primer corte, el denso y oscuro "Mambo sun", una especie de funky eléctrico, en él se ponen sobre la mesa las cartas con las que va a jugar la partida este guerrero eléctrico, los coros, las baterías y el sonido de las guitarras, todo viscoso y sugerente, rodeado de fantasía y el modo sensual de catar de Bolan, con este tema se puede explicar todo el trabajo.
Pero es que además de este excepcional inicio, los influjos galácticos nos llegan con la genial "Cosmic dancer", bonita melodía y tremendo trabajo de teclados, cuerdas y batería.
"Jeepster" viene pegada a un riff y un ritmo que es puro rhythm & blues pero ácido y con etiqueta propia. Vuelven sonidos cósmicos, coros de gracia, ritmo seco y guitarras infectadas y delirantes con "Monolith", gran melodía y otro tema perfecto.
Más bues, este menos disfrazado y sin apenas maquillaje para cerrar la primera cara con "Lean woman blues".





El comienzo de la segunda cara estalla con la inmortal "Get it on", con ese riff árido y esos vientos, los teclados de Rick Wakeman, con el susurro tóxico en la voz de Marc y el estribillo que se clava al cerebro, un clásico que marca el núcleo del glam.
Sigue la onda espacial en "Planet queen", y llegamos a la balada del disco, acústicas para variar, una melodía irresistible, una vocalidad etérea..."Girl" es  una canción maravillosa.
Guitarras mas claras y abiertas en un tema de sencilla aceptación melódica, bailable y suntuosa: "The motivator", que conduce a otro tema sugerente y bonito que sería punto de encuentro de temas posteriores: "Life's gas" es otro tema de corte futurista inmenso.
Rabiosa, adictiva y casi punk "Rip off", el guerrero nos despide con ferocidad eléctrica y derroche de teclas, guitarras y amígdalas.




"Electric Warrior" es, bajo mi prisma, una obra maestra total, iniciática, un disco que se escucha y se siente en la piel, los poros no pueden permanecer ajenos a su deflagración sónica y la influencia que ejerció hizo que muchos vampirizasen partes de su contenido, pero esto ya hemos dicho que no nos apetecía debatirlo otra vez.

jueves, 13 de agosto de 2015

William Duke - "The Dark Beautiful Sun" (2015)


Este fin de semana pasado lo he aprovechado entre otras cosas, para pinchar uno de los discos que tenia en la lista de pendientes, recomendación de don Bernardo de Andrés Herrero, lo que hacia del artilugio en cuestión de obligatoria escucha, le he dado salida pues a: "The Dark Beautiful Sun" de un tal William Duke.
Venía precedido de elocuentes y mas que elogiosas palabras por parte de Bernardo en su crónica (pinchar) y desde luego no le falta razón.
Poca información se puede encontrar de William Duke, pero el disco habla en boca del interfecto, se trata de un trabajo encantador, primaveral y absolutamente delicioso; no hay rincones oscuros ni asomos de introversión en los surcos de este disco, todo (o casi) es luz, candor sonoro y fluidez melódica.


Sin sesudas pretensiones sónicas, las influencias de bandas californianas (el autor es de San Francisco) es evidente, se nota en la luz a la que hacía referencia y el poso folk-pop que bendice estos temas hace de ellos delicatessen para los oídos, que se ven glorificados con tan hermosos sonidos.
Desde CSNY pasando por The Byrds en temas corales como el que da titulo al Lp, las guitarras recuerdan también a los McGuinn, Clark y compañía, sin poder pasar por alto remembranzas a Big Star o a formaciones country tonales como America o Poco, francamente excelente.



No perderse nadie las voces que recorren las corcheas de temas livianos y deliciosos como: "The golden ring", "Sons and daughters", "Just lookin' for some sleep" o "Summer side of life", en todas ellas se podrán apreciar los aspectos señalados más arriba con claridad y deleite.
Las especias mas country son esparcidas con sabiduría sobre cortes fronterizos y frescos como "Many years away" y la magnífica "The great scape".



Los únicos claroscuros se aprecian en dos temas pop también esenciales como: "The truth comes out at night" y "Your laughter fills the roof" de una mayor vocación sónica y vocalmente mas pesadas.
Completan este hermoso trabajo dos instrumentales, el breve y prescindible "Kyoto sunrise" y el enraizado "1977" con el que concluye el disco.
Más que recomendable la escucha primero y disfrute después de este Lp de William Duke, tipo desconocido para mi que posee un hermoso instrumento vocal y que nos ofrece esta dulcinea a precio muy económico en su bandcamp.

miércoles, 12 de agosto de 2015

2x1 - "Beside You" - Van Morrison - "T.B.Sheets"/"Astral Weeks"


Retomamos la sección 2x1 con un tema en dos versiones diferentes como siempre, aunque en esta ocasión hay una diferencia, esta estriba en que las dos versiones pertenecen al mismo artista, al gran Van Morrison y el tema es uno de mis favoritos de todos los que grabó el León de Belfast.
Conocí a Van Morrison con el disco "T.B. Sheets", un trabajo poco habitual para entrar en la discografía de Van The Man, pero parece ser que el destino quiso que fuese así.
Después conocí la realidad de este disco que fue iniciatico para mi, grabado en 1967, incluía primeras grabaciones y temas incluidos en su disco debut: "Blowin' your mind" de 1967, además también aparecían las primeras grabaciones de dos temas que un año después formarían parte del legendario "Astral Weeks", ambas canciones son maravillosas, una era el célebre "Madame George" y la otra este "Beside You" que fue el primer corte de Van al que me enganché febrilmente, sigue siendo un favorito absoluto para mi.
Este disco no fue publicado tras su grabación, lo fue en 1973, sin autorización del artista, es por ello que Van Morrison no lo incluye en su discografía, pero en mi opinión no deja de ser un grandioso Lp, y por supuesto para mi un tanto especial, el primero y el que me convirtió en fan delirante del irlandés.
Aunque reconozco que la versión del "T.B. Sheets" tiene un componente sentimental del que carece la posterior, entiendo que es un ejercicio interesante intercalarlas, pues no tienen demasiado que ver entre ellas y ambas me parecen soberbias...¿qué pensáis vosotros???

Empezamos con la grabación de "T.B. Sheets"



Y a continuación el cover de "Astral Weeks".



martes, 11 de agosto de 2015

Cinco divas ochenteras que enamoraron al adolescente Addison...


Addison de Witt también ha sido adolescente, de eso hace ya bastante, fue en la década de los ochenta, cuando las televisiones empezaban a ser en color y los recién llegados vídeos permitían inmortalizar en formato Beta las actuaciones de las bandas de la época en programas como Tocata, La Edad de Oro o Aplauso.
Alguno de estos grupos portaban señoritas en sus filas, jóvenes que rompían con la sobriedad decente y de colegio de monjas de sus madres y hermanas mayores, despeinaban sus cabelleras y coloreaban sus mejillas, vestían como querían y se atrevían a hacerlo, y bailaban, cantaban y provocaban con lasciva actitud y evidente hambre de libertad e igualdad...¿saben qué?...aquellas chicas se lo merecían, merecían ser divinas, divas y diosas.
Coincidieron aquellas heroínas con el tránsito de mi pubertad hacia el estado siguiente, hacia la adolescencia, derroche de testosterona y deseo que dificilmente puede ser reprimido o controlado, muchas hicieron soñar a aquel adolescente y todavía verlas en reportajes o You-Tubes de la época provoca cierto cosquilleo en servidor.
Inspirado en el regusto por el deseo y la excitación que provoca la belleza y la lujuria que tan bien registra el rey del morbo blogero Pupilo Dilatado, aunque sospecho que con menos chicha en mi verborrea, me lanzo a enumerar cinco de las damas que hicieron soñar a aquel Addison joven de incipiente regusto por el morbo y el lado sexy del género humano.

1. CORAL ALONSO - AEROLINEAS FEDERALES.
Con el permiso de todas las reinas de la época, es necesario, si quiero hacer justicia a mi memoria y a los sueños que aún alberga la misma, reconocer que Coral no tiene rival en esta lista, todas son especiales, todas tenían una fuerza y provocaban un frenesí en la zona metálica de mis pantalones de mucha consideración, pero Coral era (es) especial, y la verdad es que no se porque.



2. VICKY LARRAZ - OLÉ-OLÉ.
Uno de los grupos que musicalmente más abominables me han parecido de este país y aquella década, pero tienen dos cosas que me gustan, y ninguna es Marta Sanchez, la canción "Voy a mil" y su primera cantante: Vicky Larraz, no quiero ser desagradable, pero el morbo de aquella señorita destilaba vicio y acción lujuriosa sin límites, o eso me parecía a mi, lo cierto es que viendo el vídeo sigo teniendo el mismo sentimiento.



3. MARIA TERESA CAMPILONGO "RUBI" - RUBI Y LOS CASINOS.
La mezcla de ternura, romanticismo y deseo que producía en aquel chico la argentina Rubi era terrible, ese aspecto de fragilidad y lirismo, ese aura de chica empollona que escondía un monstruo debajo del vestidito de rallas...y cantando aquello del novio que tocaba en un conjunto bip estaba increíble...y cantando esta no te digo nada...



4. LUZ CASAL.
Había sido corista con Leño, más tarde acompañó a Miguel Ríos y los propios Leño en la gira del Rock de una noche de verano, y se lanzó con sus primeros discos, entonces era rock lo que volaba por sus arterias, el peligro estampado en un hielo que provoca quemaduras de primer grado en la entrepierna, la fogosidad de una mujer fatal fría como los glaciares, una voz acerada, y siempre de negro, amenazando a las costuras de los vestidos que portaba o a las tiranteces del cuero...rock hecho mujer, era una diosa peligrosa y distante...brutal!!!



5. TESA ARRANZ - ZOMBIES.
Imposible olvidarla junto a Bernardo Bonezzi bailando de una forma nunca vista antes, jamas repetida por nadie después, vocalista pero mucho mas, una nota de diferenciación, un punto en el que fijar la mirada y que resultaba imposible retirar, tal era su presencia, su carisma...daba la sensación de que todo era posible junto a ella, que la diversión y la locura estaban garantizadas...y además producía esa sensación de que necesitaba un héroe que la salvase de los malos...y claro ese héroe era Addison, divina del tó.



lunes, 10 de agosto de 2015

Richard Thompson - "Still" (2015).


Estoy un tanto sorprendido conmigo mismo, este verano me encuentro en una forma escuchadora que hacía años (muchos) que no sentía, además de escuchar discos sin pausa, siento que los asimilo a toda velocidad, además los mantengo durante semanas y semanas sin dejarlos aparcados en el olvido, de hecho sigo pinchando continuamente Lps del año pasado que me gustaron, y también de cursos anteriores, me siento tan abierto a todo que no me produce vértigo escuchar durante jornadas discos garajeros o post-punk y luego pasarme un par de días con southern o con soul, asimilo de igual forma discos pretéritos como los comentados últimamente de The Chills o The Libertines que tienen su sitio en mi memoria que enfrentarme a la primera escucha de discos recién salidos del horno.
Así que no siento ningún tipo de reparo al lanzarme a opinar sobre todo lo que entra por mis orejas, pues de inmediato lo siento como mío (o en otros casos lo rechazo) y tengo la sensación (por no decir certeza) de que lo entiendo de forma exacta.


Todo esto esta muy bien, pero no es aplicable al último disco de Richard Thompson, ¿porqué?...pues muy sencillo, porque el último ramillete de canciones que ha reunido el viejo sonwriter londinense es tan fantástico y ofrece tan poca resistencia a la reticencia que desde la primera escucha es aceptado como lo que es, una recopilación de temas hermosos, de fino folk, con exquisiteces en las seis cuerdas de esas que viene ofreciendo el maestro Thompson desde hace más de cuarenta años, letras llenas de recuerdos, amor, lírica y homenajes y una madurez que se entiende como el estancamiento definitivo en una juventud compositora e interpretativa que causa auténtica envidia y admiración.


Se habla mucho de la producción de Jeff Tweedy, francamente no me parece que sea un asunto definitivo en el devenir del disco, el líder de Wilco no realiza un trabajo de los suyos al mando de los controles, básicamente deja que las canciones se desarrollen solas, sin demasiadas incursiones que puedan entorpecer el vuelo limpio y natural de las melodías y la sutil y emotiva interpretación de Richard tanto vocalmente como pilotando su guitarra, no es esto un mal comentario a propósito del trabajo de Tweedy, todo lo contrario, creo que es lo mas oportuno dado el género que tenía, pero entiendo que cualquier productor menos mediatico hubiese ejecutado su labor de forma similar.
Descubrir a Richard Thompson a estas alturas se me antoja innecesario, este "Still", (que es como se titula este ramillete de canciones) es su disco numero 42 y despues de mas de cuatro décadas en el negocio toda presentación es pueril.
Solo queda por tanto comentar alguno de los temas que ennoblecerán los oídos de aquellos que se decidan a pinchar tan delicioso trabajo, empezando por la dulce y acústica balada que abre el disco, y que responde al hermoso título de "She never could resist a winding road", un folk con toques eléctricos y una acordeón de encantador tono, estribillo de ensueño y mucha tierra británica en su textura...y las guitarras de Thompson, sublime.
En las mismas tesituras folk e idénticas coordenadas de esencia melódica nos ofrece el canto al recuerdo: "Beatnik walking".



Mas rockera y con unas guitarras que elevan el espíritu en su aterciopelada electricidad y un estribillo irresistible no pierde tiro "Patty don't you put me down".
Llegado a este punto me parece oportuno y de justicia resaltar las deliciosas voces femeninas que acompañan a Thompson y que corresponden a Liam y Lisa Cunningham.
"Broken doll" es mas oscura y mas Tweedy, mas sombras que luces y producción atmosférica pero resulta hipnótica, y el primer single: "All buttoned up" es un rock de luces y esencia genuina y pionera que late con fuerza y embauca gracias a un estribillo con gancho y unas guitarras virtuosas y cercanas.
Pura lírica de acústica y poesía, con poso folk británico, "Josephine" es una enraizada balada de sentida actividad canora.





Y el rock británico que recuerda a los Dire Straits más inspirados llega con la historia de "Long John Silver" con la que cerramos una apertura de siete temas consecutivos que suponen una secuencia dificilmente superable en el presente ejercicio.
Esto no quiere decir que no sean buenos temas el folk de campiña y aldea "Pony in the stable" o la balada eléctrica de sabor ochentero y de cierta orientación pop "Where's your heart", ambas son excelentes, pero los siete primeros cortes...
Folk-rock de alto octanaje y ritmo contagioso en "No peace, no end" que incita al baile y más invitaciones a susurrar un pop de sabroso estribillo con "Dungeons for eyes".



Termina el álbum con otro pelotazo, en "Guitar heroes" el señor Thompson homenajea a algunos de sus héroes del mítico instrumento de las seis cuerdas imitando el estilo de virtuosos como Django Reinhart, James Burton o Hank Marvin mientras intercala solos y estrofas, una canción imprescindible y además divertida, la mano del maestro.
Otro de los discos que se decanta como posible disco del año, algunos artistas nunca fallan, están acomodados en la eterna juventud madura y la música forma parte de su naturaleza.
Espero mantener esta forma asimiladora de música, cierto que este disco tan magnífico lo asimila a la primera escucha hasta un niño de teta. Seguimos informando.

domingo, 9 de agosto de 2015

Los domingos photosong - "Al calor del amor en un bar" - Gabinete Caligari.



Los que me conocen saben que soy fan de antiguo de Gabinete Caligari, tampoco ignoran que su disco de 1986 "Al calor del amor en un bar" es uno de los trabajos que más me gusta del grupo.
Por otro lado me considero admirador de El Hortelano, personaje sin par de la movida que como sabéis destacó como lo que actualmente es, uno de los artistas plásticos mas importantes de los últimos lustros en este país, pintor excepcional, autodidacta y creativo su obra me encanta, y el tipo ademas, desde la distancia logicamente pues no tengo la suerte de conocerle, me cae de puta madre.
El pasado jueves 6 de agosto fue el cumpleaños del maestro, así que este domingo quiero aprovechar para felicitarle, y que mejor manera que con música (yo con lo del lapiz y el pincel soy un desastre), aprovechando que Gabinete y El Hortelano funden sus talentos en este trabajo, pues la sublime portada de este disco es obra del valenciano, pues el tema esta claro, cancion Gabinetiana y foto con la portada obra de El Hortelano, asi que felicidades al artista y feliz domingo a todos los colegas que os pasáis por aquí.




sábado, 8 de agosto de 2015

The Bankers - "Intolerable" (2009)


Entre el insomnio y el trabajar de noche, es habitual que en ocasiones recurra a la televisión en busca de hacer trampa al tiempo que nos ataca con esa duración extra que otorga a las horas nocturnas.
Casi todas las emisoras programan conciertos o vídeo clips, el jazz suele ser un género recurrente, interpretado en recitales íntimos y muchas veces sin publico, en la 2 de TVE además son históricos los conciertos de Radio 3 en los que han participado no pocos grupos importantes de la música española, de esos que no tienen acceso a radio-formulas ni otros medios mas accesibles al gran público para promocionarse.
También en cuatro suelen pasar conciertos de grupos españoles en el espacio Puro Cuatro. Precisamente el otro día quiso coincidir en la misma coordenada espacio-temporal mi vigilia por motivos laborales con un bolo de los baleares The Bankers en este espacio de Cuatro.
Era una redifusión de una actuación acontecida en 2012, el caso es que por una vez y sin que sirva de precedente la tele cumplió con el objetivo que me había fijado cuando la conecté y consiguió que durante el tiempo que duró el concierto los minutos volasen...cierto que el merito realmente corresponde al grupo.


Al día siguiente me lancé al ordenata a buscar información sobre estos tíos, no tuve demasiada suerte, pues no hay mucho donde coger datos, pero dí con su Facebook y con la bandcamp, algún blog que hablaba de ellos (bien), y poco más.
Según parece debutaron en disco con "Intolerable" en 2009, entiendo que único larga duración publicado por la banda hasta la fecha (ignoro si siguen en activo) además de algunos singles. Todo este material esta disponible en su bandcamp en descarga gratuita (yo no  me lo pensaría).
¿Y qué hacen estos The Bankers?...buena pregunta, se comenta de ellos que si practican un rock hedonista (ni idea de que es esto), que si le dan al tema garaje...Yo diría que son una banda de guitarras, con un ritmo básico y contundente que funciona, que no le dan muchas vueltas a sus pretensiones sónicas y que si cuidan en cambio la distorsión justa de sus instrumentos, los punteos incisivos, y  las voces corales para estribillos pegadizos, además cuentan con baladas de hermoso paso melódico, en resumen un rock con clase y desparpajo, con algún acercamiento al garaje y al pub-rock y un frontman excelente, tanto en su actitud sobre las tablas como en el barniz de su voz y lo suelto y chulesco de su fraseo.
El disco no puedo sino recomendarlo, por eléctrico y poblado de rocks optimistas y vitaminados, por su espíritu gamberro y disoluto, porque las dos  guitarras dan leña de lo lindo y las melodías son efectivas y enganchan, y porque cuando acaba el cancionero apetece volver a empezar.
Cantan en ingles eso si...no se pierdan "Rockabilly", tema frenético, de viril presencia vocal y melodía inmediata, estribillo que secuestra los oídos y guitarras juguetonas y descaradas.
Pero antes nos encontramos con el tema que inaugura el tracklist, un power-pop con toques glam y abierto sentido del humor, buenos coros y un titulo delirante: "Why is there a fly in my soup".
Inspiraciones mas contundentes de poso mod en "Deaf and dumb" y unas guitarras luminosas que rodean la voz reptante de This-Banker, apelativo del frontman, en "Fears".
Encantadora y popera con suntuosas distorsiones: "Hazlitt's Hotel", nuevamente gran trabajo de los coros.
Caña en cuestiones rítmicas y guitarreras con acompañamiento de acordeón para la breve y urgente: "Who kills the stars".
"Badulake" es un tema de grasientas guitarras y esencia rockera...además otra dosis de adrenalina en el híbrido ye-ye y punk-ska bien titulada como: "Crazy", completa la colección de rugidos deliciosos "Shining" y "Social healer of love".
Pero que a nadie se le escapen las dos baladas del disco, la preciosa: "Wasted time" que lo cierra y en la que cuentan con la voz de Adela Peraita, tema de aire folk y vocalidad oscura y engolada; y una maravilla que sonríe con la ternura de los bebes antes de la siesta: "Garden of love", un tema precioso que me evoca a aquellos inolvidables Modern Lovers.
Estos tipos telonearon hace unos años a Franz Ferdinand y para la grabación de este disco contaron con la producción de Jaime Gª Soriano, a muchos de los que por aquí soléis pasear me consta que os gustará este trabajo.



Por una vez debo decir que bendigo al insomnio y a la caja tonta que me ha presentado a estos The Bankers.
Dejo enlace con su actuación en Puro Cuatro para quien pueda interesar.

viernes, 7 de agosto de 2015

The Chills - "Brave Words" (1987)


Si el otro día la vuelta a la actualidad discográfica de The Libertines me retrotraía a los primeros años del presente siglo, para recordar con satisfacción el mítico: "Up the bracket" (pinchar), hoy me pone frente al monitor un asunto similar, y es que la noticia de un nuevo disco programado para el próximo mes de septiembre de la banda neozelandesa The Chills, que responderá al título de "Silver Bullets" y que será su primer trabajo con temas nuevos desde mediados de los noventa, ha excitado mi memoria haciéndola retroceder a 1987, año en el que la banda de Martin Phillipps edita su segundo disco con tal nombre: "Brave words".


The Chills es el nombre que durante años usó, y hoy sigue usando Martin Phillipps para sacar adelante sus proyectos musicales, hablar de grupo es un tanto relativo teniendo en cuenta que el auténtico alma de la formación es Martin, y que junto a él han desfilado infinidad de músicos, y que ninguno ha ejercido influencia de ningún tipo sobre los temas que terminaban grabándose y por supuesto ni uno solo de estos profesores ha aguantado más de dos discos al bueno de Phillipps, que como digo acapara todos los elementos que conforman la realidad del grupo.
Considerados como pioneros y uno de los principales exponentes del estilo conocido como Dunedin Sound, en este palo se aprecian influencias jangle-pop, psicodélicas, garajeras y powerpoperas vistas desde una óptica cercana al Lo-fi.
El sonido de las canciones de The Chills se cimenta en el protagonismo claro de los teclados, estos dominan a los bajos sinuosos y las baterías que dan un aire muchas veces fantasmagórico a la actividad rítmica, quedando las guitarras en un segundo plano; la textura del sonido resulta brumosa, como desenfocada, y la voz de Martin resulta grave y gaseosa.
Con este disco consolida la formación oriunda de Dunedin (Nueva Zelanda) el éxito alcanzado con el anterior: "Kaleidoscope world", que realmente se trataba de una recopilación de singles que andaban sueltos y deslavazados, y que con este disco se les daba unidad en un soporte único.
La escucha de este Lp tras años de olvido me ha resultado agradable e interesante, muchos de los temas del disco siguen funcionando a la perfección dentro de las características ya comentadas, éstas no propician una excesiva animosidad, ni están diseñadas para el bailoteo, con excepciones como la escurridiza y vital: "Look for the good in others and they'll see the good in you" que otorga buenas porciones de guitarreo, ritmo machacón y metálico, y actividad en teclados entre la electrónica de campamento y la cabra, y una suntuosidad gótica y progresiva, mi canción favorita del disco.



Acercamientos a tendencias mas siniestras ochenteras en las bonitas: "Wet blanket" y "Brave words", ambas por debajo de los dos minutos, sonido en teclas casi circense con estridente y desordenado estribillo en "Living in a jungle".
Claro que desde el principio quedan claros los conceptos que dominarían el sonido del álbum en "Push" y la popera: "Rain".



Además las efectivas y efectistas: "Speak for yourself" y "Dan Destiny and the silver dawn".
La versión CD incorpora además el single que apareció anexo al disco: "House with 100 rooms"/"Party in my heart", realmente con esta adición el trabajo gana mucho, pues se trata de dos excepcionales cortes.



El resto del tracklist mantiene el nivel alcanzando el número de 15 temas en la modalidad CD.
Un disco que puede resultar un tanto lineal, con prominencia de teclados y segundas voces, atmosférico, de cierta ambigüedad sónica pero con notables melodías y mucho interés, otro disco que celebro recordar y que me invita a acercarme al nuevo lanzamiento dentro de pocas semanas de Martin Phillipps y sus The Chills.