lunes, 29 de junio de 2015

Joan Manuel Serrat - "Mi Niñez" (1970), Discos en la lengua de Cervantes.


Nunca he tenido muy claro porque este disco se le llama: "Mi Niñez", también es conocido como el álbum blanco y en la portada no aparece ningún titulo, en el lomo del disco tampoco, únicamente: "Joan Manuel Serrat", no se si el catalán lo tituló así o el apelativo responde a que coincide con el primer tema del disco...no lo se.
El caso es que anécdotas aparte hoy me apetece hablar un rato de este disco, ayer tras comprar algunos vinilos de Serrat en el mercadillo de Pabellón-6 estuve escuchando un buen rato al barcelonés y se me ocurrió comentar en esta bitácora mis impresiones en torno a este maravilloso Lp de la primera época de la discografía del Dylan mediterráneo.


Es justo relatar mi historia con Serrat, a quien cuando el que suscribe lucia edad adolescente no podía aguantar ni un minuto, posteriormente con la juventud ya instalada en mis huesos, reconocía alguna letra realmente brillante pero me parecía que hablaba en lugar de cantar, por lo que tampoco conquisto mi mocedad, llegada la treintena empezaron a hacer mella en mi algunos de sus himnos, aunque insistía en su sosedad sónica y lo aceptaba para un rato...a mis cuarenta y pico simplemente digo a voz en grito que Serrat es un genio del tamaño de la Antártida, nos hemos hecho mas viejos y algo (no demasiado) mas sabios.
Siento una especial afinidad con este disco, además de ser uno de los Lps mas vendidos del artista, se trata de un disco que, a diferencia de otros de aquella primera época, no contaba con textos prestados por otros geniales poetas de la lengua de Cervantes, y todas las coplas están escritas por ese poeta que en nada debe envidiar a otros genios como Miguel Hernandez o Machado y que se llama Joan Manuel.
Además el álbum cuenta el trabajo en la dirección musical y los arreglos de Ricard Miralles, una labor absolutamente magistral, lo que hace que este disco suponga un salto incuestionable en el apartado musical con respecto a lo grabado hasta entonces por el cantautor.
Y claro, canciones, a cual mas sublime, desde la historia de recuerdos, de amores adolescentes, mascotas y veraneos de "Mi Niñez" que titula el disco ¿?.
Porta este trabajo varios clásicos por todos conocidos como: "Señora", hiriente retrato de una suegra facha vista con socarronería y mucha coña por un joven y rojeras yerno.


Excelente y no menos mordaz: "Muchacha típica" nos cuenta la absurda y anodina vida de una niña bien en aquella España en la que cuanto mas tenías menos libre eras (en cierto aspecto claro)...
Y "Fiesta", esa obra maestra tanto musical como poética en la que Serrat nos cuenta como en las fiestas de San Juan el alcohol y la alegría apartan a las venenosas circunstancias sociales, económicas y políticas de las mentes torturadas de los seres humanos, haciendo a todos iguales a la luz de la hoguera y la luna, para una vez desplazada ésta por el sol volver la cruda, fea y deshumanizada realidad poblada de prejuicios y maldades.


La alegría que emana "Fiesta" y que es la parte del tema con la que me quedo (porque quiero), se enfrenta a dos temas un tanto sórdidos en torno a la muerte del autor de los mismos, a mi me resultan un tanto dolorosos estos textos escritos por alguien tan joven como lo era entonces Joan Manuel (27 años), pero ambos son cortes de tremenda enjundia, en primer lugar la lírica y plácida: "Cuando me vaya" de impresionantes arreglos orquestales y "Si la muerte pisa mi huerto", mas rotunda y de arreglos afrancesados, muy folk de la época, también excelente aunque mas críptica y cáustica.


"Como gorrión" es una maravilla que nos cuenta la salida de una joven en pos de ganarse la vida en la ciudad como cantante (como gorrión), y "...De cartón piedra" es una bodevilesca canción de amor con inmenso trabajo de Miralles.
Precioso canto a los primeros amores en "Los debutantes" en la que siempre me ha parecido encontrar tonos blueseros y tangueros (cosas mías), preciosa.
Finiquita el trabajo "Amigo mio", un folk de aire juglar y medieval francamente encantador.


Disco absolutamente magistral, lleno de poesía, bellas melodías, y el canto emotivo y personal de Serrat de siempre, pero además en esta ocasión oímos unas prestaciones sonoras sobresalientes, Serrat sigue siendo un genio que domina los rudimentos de la obtención de la emoción por medio de sus palabras mágicamente ubicadas y ahora también por medio de la música, uno de los grandes episodios que nos ha dejado un genio inconmensurable que se llama Joan Manuel Serrat.

domingo, 28 de junio de 2015

Los domingos photosong - Stevie Wonder - "The Sunshine of my life"


Verano, calor, sol y la vida sonríe...es fácil imaginarse el mundo retratatado en los zigzagueantes trazos de plastidecor sobre el folio, en el dibujo de un niño, con un astro rey sonriendo a una casa de la que sale una sonriente familia mas grande aún que su casa...
Verano, calor, soy y la vida sonríe...apetece pasear cuando el rocio lucha contra el termómetro en plena ascensión, en pleno coito con el tiempo hasta que al mediodía alcancen éxtasis de grados, derramando sus bondades y maldades sobre una ciudad que parece derretirse pero que esparce a sus ciudadanos por las calles, las plazas, las terrazas y las playas, dejándose arrasar por el fuego...fuego de vida...vamos a la calle
Verano, calor, sol y la vida sonríe...es fácil sonreír, es fácil ver de forma natural la parte bonita y luminosa de la realidad pero hoy...hoy no importa el verano, el calor ni el sol, la vida sonríe igual porque hoy, aunque la nieve azotase la ciudad o la lluvia oscureciese la luz de nuestras miradas, hoy, hoy viene mi sobrinillo de visita y él solo trae el verano, el calor, el sol y las sonrisas...con solo ocho meses y haciendo milagros...



sábado, 27 de junio de 2015

And cine by Addison de Witt..."Sobran Las Palabras" (2013)


LOS QUE LA HICIERON:

Dirección: Nicole Holfcener (USA, color, 93 minutos, 2013).
Reparto: Julia Louis-Dreyfus, James Gandolfini, Toni Collete, Katherine Keener.
Guión: Nicole Holfcener.
Música: Marcelo Zarvos.
Fotografía: Xavier Perez Grobet.

LO QUE PASA:

Eva es una mujer de mediana edad, divorciada y con una hija a punto de iniciar sus estudios universitarios a varios kilómetros de casa lo que inquieta a la madre, que además de 'perder' a la hija presiente que verá incrementada su sensación de soledad.
Trabaja de masajista personal, acarreando su camilla de un lado a otro y compartiendo confidencias con una amiga psicoanalista que vive atrapada en una historia absurda con un marido al que no quiere.
En una fiesta conoce a Albert (James Gandolfini), con quien inmediatamente siente afinidad y simpatía y a Marianne (Catherine Keener), una poetisa atractiva con la quien también hace buenas migas y a quien entrega una tarjeta de visita a propósito de su profesión de masajista, lo que hace que por medio de los masajes intimen ambas mujeres al solicitar Marianne sus servicios.
En pocas semanas Albert se convierte en algo mas que un simpatico conocido y Marianne en una amiga con la que compartir confidencias y entablar conversaciones poco convencionales.
Ambas relaciones evolucionan por separado, con Albert el idilio se va convirtiendo en relación y Marianne empieza a narrarle su vida pasada con su marido, un auténtico capullo por lo que la poetisa cuenta.
Eva descubre un día que Marianne es la exmujer de Albert, desde ese momento la actitud de la masajista hacia su compañero cambia, envenenada por las críticas de la ex, lo que empieza a estropear la complicidad de la pareja, la amiga de su hija empieza a buscar en ella a la madre qu entiende que no tiene, pues se trata de una pija a la que detesta y con la que no tiene ningún tipo de intimidad, lo que la separa de su hija que cada vez esta mas cerca de abandonar el nido...



LO QUE PIENSA ADDISON:

Cada vez me gusta mas la gente, creo que el mundo se alimenta de gente, de personas, nuestra vida es plena y tiene sentido cuando hay gente con quien compartirla, y los recuerdos son una estructura cimentada por personas, por seres humanos, tal vez sea por eso que el éxito o el fracaso en la vida venga dado de como negociamos las relaciones con nuestros semejantes.
Esta película habla de personas, de gente y de como se relacionan entre ellos, hay amistad, resentimiento, amor, familia, rutina y esperanza.
Todo esto se refleja en un guión de Nicole Holfcener (Sexo en Nueva York) lleno de diálogos brillantes, divertidos e incluso frívolos pero con mucha sustancia, las conversaciones entre Eva y Albert son hilarantes y a la vez íntimas, tiernas y románticas pero no ñoñas ni empalagosas.
Las hijas de ambos son diferentes, pero ambas viven la misma situación de empezar a vivir solas de manera inminente, dejando un poco mas solos a sus padres que cada vez sienten mas necesidad de compartir lo que les queda de vida.
La amistad se refleja en las relaciones de Eva con Marianne, la nueva amiga, de tóxica y pedante actitud que la convierte en un ser triunfador en lo profesional y perdedor en el resto y con su amiga de siempre con la que la rutina termina siendo el mejor de los escenarios.
Y el miedo, ese cabrón que atenaza con sus dedos fríos y fuertes nuestros actos, haciéndonos creer que la prudencia siempre es lo mejor, dejando caer sobre nuestras conciencias la sombra de la sospecha, el miedo...a que Albert sea como dice su exmujer, a que la hija no sea feliz a varios kilómetros de casa, a que el fracaso en lo personal vuelva a golpear...miedo, este es el centro de la acción desembocada tras el fresco y divertido inicio cómico.
James Gandolfini esta brillante, espitoso y divertido, seguro y tierno, realmente excelente, Julia Louis-Dreyfus esta magnífica en su papel de asustada mujer madura aun atractiva, que nada entre varios temporales sin terminar de lanzarse a asirse a las tablas que el océano pone a su disposición para que su lucha contra la tempestad se vea convertida en un dulce mecer en el mar, estas tablas son su hija y Albert...pero el miedo.
Dirigida con mano firme y camara suelta, en idioma casi televisivo y con una bonita partitura musical.
Pero es que además hay comedia, de la buena, de la que esconde una trascendencia ineludible tras las sonrisas que despiertan sus diálogos, hay romanticismo bonito, maduro e iniciativo que termina siendo el mas adolescente y juguetón que imaginarse pueda y hay unos personajes con unas vidas normales, una película encantadora, ligera pero con peso, un film que habla de gente, de personas, de vidas normales...me ha encantado "Sobran las Palabras".



viernes, 26 de junio de 2015

Danny & The Champions of the World - "What Kind of Love" (2015)


No es frecuente en los tiempos que corren, que ante la aparición de un disco deseado de forma intensa, se tenga la paciencia de esperar a que éste se encuentre en casa en formato físico, teniendo ocasión de escucharlo con anterioridad a que este hecho se produzca por los innumerables cauces de que se dispone. Si como en este caso, el disco ha sido solicitado por internet, en vinilo, y tarda varios días en llegar, el esfuerzo de disciplina es mayor aún si cabe.
Pues por una vez y sin que sirva de precedente, un servidor ha acometido tal hazaña ante la primera escucha de este: "What Kind of Love", el esperadísimo nuevo trabajo de Danny Wilson, tras el maravilloso "Stay True" que a tantos encandilo hace dos ejercicios.
Y es que a pesar de las grandes expectativas depositadas en él, que estas se venían convirtiendo en realidades a tenor de lo comentado por amigos que ya lo habían escuchado y que lo elogiaban sin amago de duda, y que los temas (excelentes) adelantados hacían mas lujurioso el deseo de echarse el artefacto a los oídos, termina venciendo en mi el oscuro interés en cazar el disco en primera escucha por medio de aguja y surco, en casa, de forma virginal, como la primera noche de amor compartida por dos amantes aún sin mácula de pecado en sus cuerpos y almas.
Y justo es decir que el estreno no pudo resultar mas placentero y candoroso, desde el primer contacto se impuso el exquisito tacto instrumental de los maravillosos sonidos que visten unas emotivas composiciones, sonidos confeccionados en base a una compacta y deliciosa sección de viento formada por el Champion of The World: 'Free Jazz' Geoff Widdowson (saxo) y los excelentes músicos acompañantes: Gram 'Canyon' Trelford Davies (trombón) y Kris Jones (trompeta y flugerhorn) y un equipo coral de primer orden, además de la consabida sapiencia de aroma soulero de los virtuosos: Chris Clarke (bajo), Paul Lush (guitarra), Steve Brodkes (bateria), y Henry Senior jnr (pedal steel guitar), que conforman junto a Danny Wilson y el ya mencionado 'Free Jazz' a los impresionantes Champions of the World, responsables de la maravillosa brisa de latidos elegantes y emocionantes que rememoran a Ottis o Cooke, y que empastan con la voz quebradiza, agridulce, hermosa y honrada de del jefe de forma natural y casi mágica para crear esos momentos sublimes que se incrustan en almas y corazones, moldeando penas y acariciando sentimientos.


Y es que todo el disco es un escaparate de bonituras, de suspiros hechos corcheas y sentimientos que se extienden sin vergüenza de mostrarse en su apabullante desnudez.
Desde las engalanadas voces de viento que nos dan la bienvenida en ese canto primaveral mojado de rocío que es: "Clear Water" y que firma una declaración de intenciones que no se traiciona en ningún momento del álbum.
"Precius Cargo" es romántica y presenta una paleta tan repleta de matices que se adaptan intuitivamente los unos a los otros, que el cuadro resultante es delicioso, colorista y en pastel, voces, latidos, un saxo que resurge de un mar de guitarras y aullidos de steels...escucharla es sentir el aliento de lo bonito de la vida.



Una balada soul que se deja amar por el rock nocturno y lírico de los songwriters bohemios de otros tiempos, hablo de: "This is not a Love Song".
Cohesión de una banda que demuestra un impresionante dominio del espacio sónico en la fabulosa versión: "Can I change my Mind" de Tyrone David.
Y termina esta primera parte del vinilo con el corte que titula el disco, una arenosa voz desglosa palabras en idioma canoro Dylaniano mientras steels comparten besos orquestales con acústicas y teclas, preciosa.


Con ímpetu en percusión, hammonds pidiendo protagonismo y guitarras soul-blueseras nos recibe la cara B con la bailable y mas eléctrica: "Words on the Wind" que nos lleva a los brazos de otra bonita balada de acentos cabareteros y suntuosos vientos titulada: "Just be Yourself".
Seca y sureña, con un aire que me suena muy "Dixie", muy The Band, muy seria pero amiga, otro tema de impronta genuina con un solo de guitarra definitivo y que recibe como título: "It's Be All Right in the End".



Otro canto fresco como  la primavera, feliz como la sonrisa de un niño es: "Thinking About my Friend", nuevamente cantada con linea y voz inconmensurables como si Otis dejase su podio en el cielo para tocar la garganta de Danny.
Y nos dicen adiós estos tipos con otro soul de dorado cuño, mas costa oeste, mas soleado y cálido, nuevamente cantado con linea impoluta y timbre dulce, nos dejan los campeones con "The Sound of a Train".



Auguro que este disco será uno de los álbumes del año para muchos, por bonito, por emocionante, por candoroso y por que es una obra exquisita de sensibilidad, riqueza sonora y adhesión de componentes sónicos de irresistible sensualidad de las que no se dan siempre, en el caso de estos señores la costumbre empieza a hacerse ley, que siga.

jueves, 25 de junio de 2015

Sam Outlaw - "Angeleno" (2015)


No es una figura demasiado conocida este Sam Outlaw, de hecho mucho me temo que si no es gracias a Bernardo de Andrés que presentó en la blogosfera a este joven (pinchar para acceder a la reveladora crónica de MTD), seguiría siendo un total desconocido, al menos para mi. Ahora que lo conozco y tengo encima un par de docenas (por lo menos) de escuchas de su primer larga duración, debo decir que me siento feliz de esa costumbre adquirida hace ya tiempo de intentar no perderme reseña y propuesta que don bernardo entregue en su inefable: Mi Tocadiscos Dual.
Alegría que deseo compartir con todos aquellos que se adentren en estos párrafos, pues sospecho que ese desconocimiento que aún parece el joven Sam no tardará mucho en mutar en prestigio (ya empieza a sentir el cálido pero pesado efecto de este adjetivo) y fama, al menos en el país del Tío Sam, donde el estilo por este artista practicado es de mayor predicamento que por estos lares.
No hay mucho que contar a este respecto, Sam Outlaw es un songwriter que practica un country-rock que recoge sutiles pero evidentes detalles de estilos afines como el folk, el country californiano de amarillos horizontes nublados por el asfalto humeante de la carretera, vientos de letanía mariachi, orquestación no menos californiana que recuerda a los Flying Burrito Bros. mas dulces, o melancólicos cuentos para adultos engendrados en la nocturna soledad del desierto.
Es por todo ello fácil ver en este chico un reflejo actual del inolvidable Gram Parsons...y algo así es lo que ha debido advertir en las canciones que llevaba tiempo paseando por el sur y la costa oeste nuestro amigo un tipo como el legendario Ry Cooder para lanzarse a producir este debut en álbum largo sin pensárselo un minuto (ya dispone de un EP de 2014 de título homónimo), y poner además a su disposición una batería de contrastados profesores, eruditos todos ellos de los estilos comentados y que a tenor de los resultados se emplearon con su sapiencia consabida y con no poco empeño y emoción en las sesiones de grabación de este irresistible "Angeleno".


Esta banda esta compuesta entre otros por el hijo de Cooder: Joachim (batería), el teclista de My Morning Jacket: Bo Koster o el guitarrista de Dawes: Taylor Goldsmith.
Y ¿qué quieren que les diga?...más que novedades estilísticas que paralicen el mundillo cowboy, el trabajo lo que ofrece es un ramillete de canciones a cual mas perfecta desde el punto de vista melódico, ofrecidas con dulce declamar vocal, equilibrio en la producción, finura interpretativa de bucólicos y líricos sentimientos, todo bastante ortodoxo y encajable pero absolutamente maravilloso.
Basta entender lo que digo con poner un poco de atención a lo que suena tras el PLAY, que comienza con un grupo de mariachis dirigidos por Jesús 'Chuy' Guzmán que dulcifica la deliciosa melodía de: "Who do you think you are?".
Los fiddles continúan en la fronteriza: "Keep it interesting" poblada de steels y percusión de seco tono casero.


Folk y remembranzas a Gram Parsons en la deliciosa: "I'm not jealous" y las teclas del wurlitzer copulan con cuerdas y mecen un precioso estribillo en "Love her for ta while".
Tonos acústicos y arenosos en "Angeleno" con aparición de banjo y los impertérritos violines.
Romántica y con un acompañamiento mas tenue a la arcillosa voz de Sam, basado en guitarras con algo de corriente eléctrica en el solo en: "Country love song".
Tema country de libro, inmortal y sublime: "Gost town", tradicional y de aulladoras steels...y así hasta doce, sin bajar el pistón de la excelencia ni un solo segundo.



Dice bernardo en su reseña que es uno de las más agradables sorpresas countrys del año y estoy de acuerdo, ningún fan de este género debe perderse este disco, la delicadeza y ensoñación de esta colección de canciones no se da todos los días y me temo que estamos ante uno de esos discos que dan pistoletazo de salida a un artista llamado a hacer cosas grandes, espero no equivocarme, esta maravilla no puede ser casualidad.
Tema olímpico

martes, 23 de junio de 2015

Azkena Rock festival - 2015, Sabado 20/06/2015


Segunda jornada de festival y desde la mañana decidimos tomar la calle, desayunar, poner los coches a resguardo de multas de aparcamiento, y lanzarnos a la plaza de la Virgen Blanca y alrededores a degustar refrescantes cervezas y nutritivos pintxos con los que almacenar reservas energéticas para lo que estaba por venir, lubricar organismos previniendo a los mismos de problemas derivados del calor que azotaba Gasteiz el sábado y alegrar espíritus que ya demostraban alegría por la presencia del rock and roll alrededor sin necesidad de mayor ayuda líquida, pero por si acaso.


Y pronto llegó la primera oportunidad de demostrar lo oportuno de tales decisiones con la llegada de Sven Hammond al escenario callejero público de la celebre plaza de la Virgen Blanca, los holandeses nos ofrecieron un recital excelente, lleno de soul, funk, blues y rock sabiamente combinado y acertando con la formula para hacerlo llegar al público gracias a la energía de la banda liderada por Sven Figee  y las extraordinarias dotes comunicativas del frontman Ivan Perotti, que cuenta encima con un impresionante instrumento, desgranaron temas principalmente de sus dos últimos trabajos e insuflaron de energía, buen rollo y una pizca de sana y divertida locura al respetable, que termino ocupando el escenario junto al grupo en la interpretación de uno de los últimos temas.
Tras el bolo decidimos comer a base de pintxos (y cañas), lo que produjo un cierto estado que hubo que solucionar con una reparadora siesta que nos impidió ver a Josh Homme al mando de su otro proyecto: Eagles of Death Metal, la verdad es que no he leído ni oído nada de este concierto, cosa que me parece un tanto extraña.


Pero si llegamos a una de las citas marcadas con una X bien gorda en el programa, la que teníamos con los californianos Cracker, lejana su anterior visita a ARF, venían con el imponente doble Lp: "Berkeley to Baskerfield" publicado en los últimos guarismos del calendario de 2014 y que consiguió hacer que muchos nos rindiésemos (una vez más) ante la evidencia de la extraordinaria calidad de la formación de los excelentes: David Lowery y Johnny Hickman, ambos demostraron en la agradable tarde del sábado sus cualidades con un bolo magnífico, pletóricos de pureza sónica, Hickman es un guitarrista absolutamente monstruoso, Lowery un gran cantante y un músico versátil y talentoso, se acompañaban además de una banda de gran enjundia y ofrecieron un repertorio en el que brillaron sus armas musicales, country, rock soleado y de son californiano, sonido de carretera en un entorno de clase y lucimiento musical, realmente grandiosos.


Ultimo suspiro de los Cracker y a la carrera a por Reigning Sound que actuaban a continuación en el escenario pequeño, era otra cita esperada con emoción, su último disco: "Shattered" es de lo mejor que se pudo escuchar el pasado curso y había ganas de ver a la banda con estos temas...nos quedamos un poco con las ganas, pues no tubo especial protagonismo este álbum, el mas soulero de su trayectoria, un tanto alejado de sonidos garajeros de anteriores entregas es lo que muchos esperábamos escuchar, no fue así y los de Greg Cartwright optaron por resaltar su pretérito sonido grasiento y underground, típico  del garaje, ofrecieron no obstante un concierto excelente, de gran cohesión sónica y prestancia, con momentos en los dos primeros tercios del mismo realmente gloriosos, aunque tal vez una excesiva fijación en cuanto al sonido dejo una sensación un tanto monocorde y repetitiva que lo acuso la actuación en sus últimas canciones, de todas formas otro gran concierto.
Mientras dábamos cuenta de la cena se escuchaba a Mastodon, no opino porque no estuve ante el escenario y lo que escuche no me dijo nada, no era este grupo objetivo de mis orejas la verdad.


Tras la cena, vuelta al escenario chico donde hacía aparición a las 23:30 el menudo John Paul Keith, en formación de trio y con ajustado traje negro se le veía elegante bajo los focos, este tipo nos regalo un concierto absolutamente memorable, rock and roll vintage, pionero, con influencias rockabillys y countries, esencias ragtime y mucha actitud, sonido impecable, haciendo que su telecaster llenase el espacio abierto como si de una sala se tratase, una panzada a bailar y disfrutar en el concierto (junto al de Cracker) del festival.
Se iba terminando la fiesta con un nada convincente concierto de unos mermados Ocean Colour Scene que además de breves se les noto un tanto pasados, y que no convencieron a casi nadie, en especial a sus fans.
Últimos coletazos por la campa, saludos y despedidas, y poco a poco a sobar, comentando la jugada, contentos por lo visto, escuchado y  vivido, de notable alto en casi todos los casos y con algún sobresaliente, gran festival, de los que años después recuerdas y sonríes al contar .
Mención aparte al recuerdo que guardaré del festival con todos aquellos con los que compartí momentos del mismo, amigos y camaradas que dan sentido a ese rock and roll way of life del que hacemos humilde gala y con quienes siempre es un gustazo estar, comentar sensaciones y bailar unos temas.
Recuerdo especial por supuesto al gran Savoy Truffle con el que he tenido el honor de compartir este fin de semana entre risas, anécdotas y conversaciones musiqueras, disqueras y concierteras, un placer de los gordos.
Y punto, de nuevo en la rutina, el recuerdo en el corazón y los sones de lo escuchado en el cerebro, el año que viene mas y (ojalá) mejor.

lunes, 22 de junio de 2015

Askena Rock festival - 2015, Viernes 19/06/2015


Cada año cuesta un poquito mas, el aliento empieza a tener problemas en los últimos bailes de la noche, y las piernas piden auxilio en el camino de madrugada hacia el hotel, camino que se va adelantando en el reloj, pero lo cierto es que seguimos aguantando el tirón con buena disposición, entereza y la actitud de cuando jovencitos y eso hace que me sienta contento.
Un par de días para purgar pecadillos y algún exceso que de momento no me están haciendo la tarea diaria y de rutina demasiado cuesta arriba, es posible que aún tengamos mas cuerda de la que pensamos.
Pero vamos al lío, al festival. Resumen general más que positivo, me sentí en Mendizabala como en las mejores citas del festival, buen ambiente y un cambio de ubicación que el primer día me dio algún problemilla sin importancia, pero si de cierto despego con mi casa rockeroveraniega por excelencia, en la jornada del sábado ya estábamos aclimatados a la nueva decoración y todo fue como la seda.
Las habituales colas para colocar pulseras, aunque menos que en otras ocasiones, cierto que entré algo mas tarde que en otras citas, me perdí a Sven Hammond consciente de que el día siguiente era el encargado de musicalizar el aperitivo en la Virgen Blanca me fui directo a por The Dubrovniks, se notaba que estábamos ante los primeros momentos del festi, gente con la excitación dibujada en los rostros, primeros cachis de cerveza, equipos poniéndose a tono, y poco a poco se va entrando en materia, y los australianos fueron unos introductores más que notables, fueron, como los nervios de la parroquia, asentándose según avanzaba su actuación, para culminar con una fantástica recta final de recital, me gustaron y bastante, tenía ganas de conocerles en vivo.


Me tengo que ausentar a buscar al que sería mi camarada de festival y me pierdo a JD McPherson, otra vez será, llegamos para la que estaba llamada a ser una de las grandes citas, Television interpretaba el mítico "Marquee Moon", expectación y nervios, suenan las primeras notas y los temas se suceden, sonido claro, muchas similitudes a la obra magna tal y como salió de los estudios en 1977, cohesión, y las obras maestras son eso, obras maestras, final de ensueño con "Marquee Moon", un tanto estáticos pero perfectos de interpretación, un pelín mas de improvisación y hubiese sido perfecto, pero la música es tan grande que el resultado mereció la pena y bastante, de todas formas se le vio bien de forma a Verlaine y los suyos.


Bocata mientras sonaba Black Mountain, escuché buenas cosas a algunos y no tan buenas a otros, a mi no me gustó, pesado y aburrido, tampoco puse demasiada atención.
Y llegaron ellos, los ZZ-Top, riffs, bajo tronador, ritmo seco, mucho desierto, carretera y el espíritu libre y fronterizo que caracteriza el rock blues de los tejanos barbudos, simpáticos y haciendo su rollo de siempre, me divertí y disfrute, la voz de Gibbons no es lo que era pero sus dedos no han perdido facultades en la doma de su guitarra, espectáculo, repertorio: sota, caballo y rey, mucha presencia del último álbum: "La Futura"... y casa, me lo pase bien de verdad..
Matamos la noche con L7, fiereza, actitud y poderío, muchos saltos en estas féminas absolutamente disolutas y felinas que demostraron que la energía y el punk adrenalítico y salvaje también es cosa de chicas, gustaron.

Foto cortesía de Savoy Truffle

Fin del primer día, a casa, a dormir que al día siguiente nos esperaba una serie de acontecimientos que relataremos mañana, esto empezaba y lo hacia más que bien.

viernes, 19 de junio de 2015

Hoy empieza el ARF - Lee Bains III & The Glory Fires...¿El tapado del festival?

Hoy empieza el ARF, uno de los mejores carteles que un servidor recuerda y buenas previsiones en cuanto a la climatología, todo parece positivo y seguro que así será, no obstante unas últimas semanas no demasiado favorables no me permiten afrontar el festival con la ilusión de otras ocasiones, espero que al volver a pisar el firme de la querida campa de Mendizabala las sensaciones vuelvan a ser las acostumbradas y los biorritmos pongan el piloto en modo: festival.
El que más y el que menos ya tiene confeccionado un boceto de recorrido o yincana festivalera que llevará su esqueleto de uno a otro escenario en busca de lo mas deseado por una parte, y la sorpresa del festi por otra.
Viene siendo tradicional la figura del tapado del festival, aquel artista o grupo del que nadie habla y que esta destinado a dar el pelotazo entre los que atinen a fijar como interesante su actuación, además esta suele ser en un entorno relajado y perfecto para el visionado por tratarse de un bolo limitado en cuanto a la concurrencia, lo que permite un disfrute del recital a placer y sin apreturas ni voces interferenciadoras.


Como tapado de este año tengo puesto el 1X2 en mi quiniela a Lee Bains III & The Glory Fires, Lee Bains es un tipo que practica un contundente rock sureño, poderoso en guitarras y distorsiones, de fuerte pegada rítmica y textos de inapelable tono político y social, estos siempre están orientados a la temática sureña, reaccionando contra un par de siglos de taras que sufre la zona confederada y de la que él da replica, señalando los nuevos tiempos que vive el sur.
Se hace acompañar de The Glory Fires, fogoso acompañamiento (como no podía ser de otra manera) que da compacta replica decibélica e impenitente desde el punto de vista sónico a la incisiva vocalidad de Bains, y junto a la que el pasado año fabrico un disco excelente: "Dereconstructed" que llegó demasiado tarde a mis dominios y que el tiempo (o la falta de él) no me ha permitido reseñarlo como es debido y merece el artilugio.


No lo haré ahora, con las pinceladas apuntadas más algún tema a modo botón de muestra creo que nos podemos hacer una idea de lo que esta formación puede ofrecer esta tarde-noche a partir de las 22:50 en el escenario Kim Fowley, el mas txiko del festival (el de las sorpresas agradables).
Todo preparado, en unas horas rugirán las guitarras, aullarán los órganos, salpicaran los bajos y las baterías en sísmica actuación y bramaran las voces, en unas horas empieza el ARF.





jueves, 18 de junio de 2015

Solera - "Solera" (1973), Discos en la lengua de Cervantes.


Tal vez la famosa reedición de Chapa haya desembocado en un torrente de recuerdos en un servidor, tan proclive por regla general a la nostalgia. El caso es que primero me reenganché al mítico: "Fiebre de Vivir" del argentino Moris, reseñado aquí, y ahora bebo los vientos por otro disco setentero español, aunque éste ajeno al sello rockero-urbano por excelencia.
Solera es una de esas formaciones que vive un injusto olvido en la música de este país. Siempre remembrando y recordando las gestas de los mismos, se tiende a dejar en un segundo, o tercer plano a muchos conjuntos que en su día ofrecieron material, que hoy recordado, sorprende a mas de uno por la exquisitez y calidad que alberga. Esto que supone doble pecado, y tedio también por sufrir dejadez por parte de gran parte de prensa mediatica de masas, siempre concentrada en viejas glorias venidas a menos hace décadas y en la música chicle de fugaces resultados comerciales y nulos méritos artísticos. Pero algunos Robinsones aguantamos bajo el sol inapelable e invasor de la música basura y guardamos, a la sombra de algún cocotero en nuestra isla, algunas gemas que administramos con mimo.


Una de esas gemas es este "Solera" que grabasen en 1973 cuatro músicos indispensables en la historia de la piel de toro y que bautizaron su unión igual que su disco debut: Solera.
Formación compuesta por los hermanos Martín, José Antonio y Manuel, extraordinarios y locuaces compositores que venían de grabar algunos discos folk como dúo; Rodrigo García, guitarrista de Los Pequeniques y colaborador de los hermanos Martín en sus últimos discos, también excelente compositor, cantante sensitivo, y multi-instrumentista, en otro país sería una leyenda de su música nacional, aquí evidentemente no lo es.
Y José María Guzmán completa el cuarteto, éste algo mas joven conoció al resto del grupo igual que Rodrigo en la grabación del último disco de Jose y Manuel (el grupo de los hermanos Martín) "Pronto Amanecera" (1972), ya era un reputado músico de estudio, en especial bajista, después sería un excelente cantante, compositor, productor, actor de musicales...en fin...además un tipo muy majo al que tuve ocasión de saludar recientemente en Madrid en una konvención sobre The Kinks.



Cuatro elementos como estos solo podían grabar una delicatesen como ésta. A la altura de cualquier disco folk tonal al estilo Crosby, Stills & Nash (&Young), repleto de armonías vocales antológicas, melodías de ensueño, letras excelentes, historias cotidianas sobre personas normales, cercanas, diarias, encantadoras.
Grabado por el enorme productor Rafael Trabuccelli que consigue un disco muy costa oeste americana, poblado de idílicos sonidos de cuerdas, evocadoras guitarras acústicas, ronroneantes eléctricas, pianos coquetos y que se apartan de las auténticas protagonistas del disco, las voces y las melodías, insuperables.
No me quiero extender en los temas del tracklist, todas y digo todas son excelentes, pero si quiero destacar alguna por suponer en opinión de quien suscribe obras maestras de la música folk que merecen mucho mas reconocimiento del que tienen, que es casi ninguno, incomprensible.
Empezando por "Noche tras noche" un tema de pop absolutamente apoteósico, melodía inigualable, la voz de Guzmán es clara, hermosa, guitarras beat, coros de ensueño...una puta obra maestra, que tengo entendido que recientemente se ha encargado de destrozar cierto grupo, y que me niego a escuchar y nombrar a los responsables.



No menos sublime es "Linda prima", tema compuesto y cantado por Rodrigo y que es la que mas sonó en su día (no fue un gran éxito el álbum). Lo apuntado en la anterior canción es aplicable a esta, con unos vientos campechanos y letra melancólica, romántica y con un toque costumbrista, igualmente sublime.
También Rodrigo, en esta ocasión junto a Guzmán componen "Volverás", precioso tema cantado con una sensibilidad exquisita, aire cantautor Serratiana, otra perla folk-hispana.
Y precisamente Guzmán demuestra su influencia popera en la mas eléctrica "Tiempo perdido" de aire Beatle, grandes voces como en todo el disco.





También destaca la idílica: "Calles del viejo París", melodía de cristal de bohemia, inspiración, estribillo, es para quedarse sin palabras.
Los hermanos Martín nos dejan melodías sin par en: "La Tempestad" o "Tierra Mojada", pero mi favorita es la copla folk de fina orquestación, trabajo grandioso de Trabucchelli, titulada: "Juan" que habla de un hombre que vive un día mas, tan sencilla y sin nada especial, que es eterna e inmortal.
Hay más temas, y todos de similar calado, un disco que en mi opinión es uno de los monumentos melódicos y vocales mas impresionantes que jamas se han grabado, y no hablo solo de España. Me encantaría saber lo que dirían muchos cronistas si este disco lo hubiese grabado alguna formación californiana o de las praderas americanas.
Los que lo conozcan imagino que coincidirán conmigo, los que no, ya están tardando en hacerse con él.



miércoles, 17 de junio de 2015

Los discos destacados del año pre-ARF del 2015

El ARF es algo mas que un festival de rock para mi, es una tradición, un stop durante el año para deslizarme a una órbita paralela de sensaciones, y una forma de desapego de la rutina, un finde rockerofestivalero, mucha gente odia los festivales, para mi el ARF es otra cosa, unas vacaciones en las que tocan grupos, rock and roll mientras vacaciono del año...un paréntesis anual que necesito y me gusta.
Además tiendo a colocar este fin de semana como el ecuador musical del año, me gusta hacer un repaso de lo que discográficamente esta ofreciendo el curso y empiezo a hacer unos primeros bocetos de los discos que merecerán figurar en el: "Lo mejor de".
Este no esta siendo un mal año, la verdad es que esta siendo más que notable, hay discos y bastantes que me han gustado, además hay variedad, mas que los años precedentes en los que siempre un género eclipsaba un poco a los demás.
Cierto que no he establecido, a estas alturas nunca lo hago de forma estricta, un orden real, así que los discos están colocados un poco a la buena de Dios, según me han ido viniendo a la cabeza.
Además hay mucho material pendiente de ser escuchado, así que de aquí a final de año la cosa puede cambiar y seguro que cambia bastante.
Pero vamos allá, con la lista Pre-ARF de discos curso 2015.

- MONOPHONICS - SOUND OF SINNING.


Uno de los discos que mas he escuchado y que mas me gusta, soul, psicodelia y funky bien combinados y con gran enjundia en las composiciones.
(Reseña Monophonics).

- THE LONDON SOULS - HERE COMES THE GIRLS.


Este disco ha sido una sorpresa que llego de casualidad vía bandcamp, un disco  que llego y tiene claro que no se marcha: pop beatlemano, blues guitarrero poblado de riffs, armonías vocales y melodías pegadizas y contagiosas...todo ello esta en este Lp.
(Reseña London Souls).

          
- DIAMOND RUGS - COSMETICS.


Por el autopista galáctica que conecta esta casa con el Espacio WoodyJaggeriano arribó derrapando este disco adictivo, garajero y luminoso que me enganchó a la primera escucha y que sigue sonando...y mucho.
(Reseña Diamond Rugs).

- THE WAVE PICTURES - GREAT BIG FLAMINGO BURNING MOON.


Al igual que el anterior Johnny fue desde su Espacio VoodyJaggeriano quien hizo de presentador oficial de esta banda a gran parte de la parroquia blogera entre los que me encuentro, creo que todos coincidimos en que será uno de los discos del año.
(Reseña Wave Pictures).

- THE CRIBS - FOR ALL MY SISTERS.


Era esperado por mi este disco, los hermanos Jarman ya no contaban con la compañía de Johnny Marr y hacía un tiempo que guardaban silencio, pero han sorprendido con su mejor disco hasta la fecha, tiene todo para agarrar al oyente mas desgarramantas gracias a una esencia lúdica y pasota que embelesa, de lo mejor del año.
(Reseña The Cribs).

- RYAN BINGHAM - FEAR AND SATURDAY NIGHT.


Sobre este disco hay una importante disparidad de opiniones, en mi opinión me parece de lo mejor de Bingham y desde luego sigue sonando en casa, a pesar de ser el primero que ocupo mi atención este 2015.
(Reseña Ryan Bingham).

- COURTNEY BARNETT - SOMETIMES I SIT AND THINK, AND SOMETIMES I JUST SIT


Uno de los últimos en llegar, tras recomendación una vez mas de Johnny JJ, ha sido el último reseñado en Rock and More y en dicho post queda claro mi opinión en cuanto a lo que disco y artista respecta, conclusión presente y parece que futuro.
(Reseña Courtney Barnett).

- AMERICAN AQUARIUM - WOLVES.


Banda que hace tiempo que me gusta, grandes canciones en cuanto a melodía y actitud muy sureña, tipos de carretera y garito, pero les faltaba hacerse un hueco desde el punto de vista sónico, coger un lugar estilístico y hacerlo suyo, lejos de influencias evidentes, en este disco lo consiguen plenamente, su mejor trabajo hasta la fecha,
(Reseña American Aquarium).

- GRAHAM PARKER - MYSTERY GLUE.


Un nuevo pelotazo powerpopero y pubrockero de Graham Parker que demuestra estar en perfecta forma creativa y física, lo mismo es aplicable a The Rumour, excelente una vez mas.
(Reseña Graham Parker).

- GURF MORLIX - EATIN' AT ME.


Gurf Morlix es un grande entre grandes, no suele fallar este semidesconocido pero genial compositor, nuevamente nos regala un disco lleno de bonitos temas firma de la casa.
(Reseña Gurf Morlix).

- TWO GALLANTS - WE ARE UNDONE


En mi opinión excelente disco, siempre me han gustado los galantes pero creo que en este "We are undone" alcanzan una cohesión y personalidad que da empaque al trabajo sin privarle de ese aura indie y libre que tiene su música.
(Reseña Two Gallants).

- EMMYLOU HARRIS & RODNEY CROWELL - THE TRAVELING KIND.


No hay demasiados misterios en este trabajo, dos amigos que disrutan cantando viejas y nuevas canciones, haciendo lo que mejor saben hacer con amor y pasión, un delicioso trabajo de dos leyendas del género.
(Reseña Emmylou & Rodney).

- POKEY LAFARGE - SOMETHING IN THE WATTER.


No era fácil superar el anterior disco del rey del vintage, y no diré que lo consigue, pero si iguala anteriores prestaciones con otro disco lleno de ragtime y mucho aire retro a borde de un vapor por el Mississippi musical, otro que sigue sonando tras varias semanas.
(Reseña Pokey LaFarge).

- JIMBO MATHUS - BLUE HEALER.


El camarada Jimbo es otro que no suele fallar, trabajador incansable que en esta ocasión yo diría que si que supera su anterior disco, mas luminoso y con las credenciales southern de siempre suena, como acostumbra, genial el amigo Jimbo.
(Reseña Jimbo Mathus).

- THE WATERBOYS - MODERN BLUES.


Confieso que es mi primer disco de los de Mike Scott siendo fan de ellos, el resto han sido adquiridos a posteriori, este es por ello un poco especial, otro gran disco que sonó mucho las primeras semanas y que tal vez quemé un poco.
(Reseña The Waterboys).

Hay mas, y no digo nada los que me quedan por catar, lleva toda la mañana sonando el vinilo de Danny and The Champions of the World, que recibí ayer y pronto estará en los primeros puestos del año (sospecho tras tres escuchas de la cara A), pero podrían estar aquí y es posible que a final de año estén: Sufjan Stevens, Robben Ford o Blackberry Smoke ya se verá.
Pero además de Danny Champ tengo en lista de espera a The Sonics, Matthwe E. White, Bih Bihman, Sam Outlaw, Shmohawk, Josh Rouse, Mikal Cronin, Minus 5, Alabama Shakes...y falta por llegar Jason Isbell, Neil Young, Frank Turner...y sin entrar en terreno local patrio, que eso da para otro post y grande...
Resumiendo, que llega el ARF, se empiezan a alborotar las hormiguitas del estómago y el año sigue entregando discos de todo tipo, aquí alguno de los destacados, otros han sido lo contrario, igual otro día hablamos de ellos.

lunes, 15 de junio de 2015

Courtney Barnett - "Sometimes i sit and think, and sometimes I just sit" (20159


Hace ya unos dos meses que me ví sorprendido por una elogiosa reseña de este disco y de su creadora en el Espacio WoodyJaggeriano que pilota el inigualable Jhonny JJ.
El motivo de la sorpresa no fue otro que mi total desconocimiento de este asunto, ni conocía a la artista ni evidentemente su obra, leyendo el artículo descubrí que realmente se trata de su debut en disco larga duración, aunque atesoraba singles y EPs anteriores a la publicación de este: "Sometimes I sit and think, and sometimes I just sit" de hace unos meses.
Y como a estas alturas de la película ya nos conocemos todos, y las opiniones de Johnny merecen tenerse muy en cuenta, apunte el álbum como imprescindible cuando tuviese un lapso de tiempo de calidad para darle cancha al mismo, otras opiniones favorables que fueron apareciendo por la blogosfera y redes sociales como la de mi bro Joserra me terminaron de convencer.


No ha sido fácil dar con ese lapso de tiempo que comentaba, el momento ha llegado hace una semana mas o menos, y hoy, tras bastantes escuchas debo decir que unos y otros llevaban razón en lo elogioso de sus comentarios.
Esta australiana de tan solo 26 años ya sorprendió en 2013 gracias a dos EPs mas que notables y a una impostura en directo que llamo la atención de mas de uno.
Cantante, guitarrista y compositora viene con una propuesta bajo el brazo basada en un sonido underground de guitarras que cortan como navajas, una vocalidad lineal pero efectiva, un rock de suciedad y elegancia bien compaginadas y unos textos personales y directos, resumiendo, metan en la olla a la Velvet, Patti Smith y ciertas sonaridades grunge noventeras del indie de verdad, pónganlo  a hervir y el caldo resultante tras la reducción puede ser algo muy parecido al viscoso y energetizante caldo sónico de esta chica.


El disco, producido por ella misma, destaca entre otras cosas por el equilibrio logrado en sonidos, textos, y ritmos, sonando todo el disco de una pieza pero sin resultar monótono, todo lo contrario.
Mas que interesante la voz y el canto, las guitarras de contundencia y prestancia y el ritmo sucio y desgarbado que facilita esa anarquía que tan bien le sienta a ciertas canciones.
Y en las canciones continua el equilibrio, aunque hay detalles y matices entre ellas, desde el contorneo con el pop de "Debbi Downer" a baladas como "Depreston" de aire ausente y frío, pero hermosa (tal vez mi preferida) o la no menos bonita aunque menos carnal y si mas oscura y mística: "Boxing Day Blues".


Del rock acerado y que suelta a chorro limpio  del primer single: "Pedestrian at best", o la juvenil actitud de: "Elevator Operator" que suena a madrugada, garito y bailes indecisos a la contundencia rockera mas clásica de un pelotazo titulado: "Nobody really cares if you don't go to the party", o al medio tiempo cadencioso y con gancho de: "An illustration of loneliness (sleepless in New York)", velvetiana y profunda (otra de mis preferidas).


Tampoco falta la luz del neón que despide el sonido de los neoyorquinos de la banana en las tremendas: "Small Poppies" y "Kim Karavan".
Además nos pega un cabezazo powerpopero-garajero con la inapelable: "Aqua profunda!" y nos enloquece con las hipnóticas guitarras underground nocturnas de la Reediana: "Dead fox".


Todos los que nos encontramos a gusto bajo los neones humeantes de las madrugadas lluviosas e infecciosas de los sonidos de Patti, Blue Oyster Cult, VVU etc...creo que hemos podido encontrar una nueva musa que ponga BSO a nuestros sueños mas peligrosos, siempre es  bienvenida una dosis de juventud y actitud a pesar del DNI y de que veamos los toros ya casi siempre desde la barrera, de momento tenemos este disco para disfrutarlo.

domingo, 14 de junio de 2015

Los domingos photosong - George Harrison - "I'd have you anytime"


Hoy me he levantado un poco mas tarde de lo habitual en mi (de natural madrugador), he desayunado y me he sentado frente al ordenador, por la ventana entra el sol, me ha gustado el tacto del astro rey en mi rostro, pero algo perturba la calma dominical, alguien en la enorme esplanada rodeada de ventanas y balcones interiores tiene puesta música a todo volumen, no es que me moleste, creo que es Julio Iglesias, un tipo que me importa tan poco que me es indiferente, pero me ha animado a hacer girar mi plato para terminar de redondear tan cojonudo estado mañanero solo perturbado por la voz de Julito.
¿Que pinchar???, esto es Bilbao y el sol se cotiza a la alza todo el año, justo es hacerle un homenaje, la primera opción era evidente "Here Comes the Sun", no la voy a presentar a estas alturas del partido. solo hay un problema, no tengo "Abbey Road" en vinilo, solo en CD y se supone que esta es una sección de discos en el legendario formato.
Bueno, pues otra de George....¿cual???, seguiremos tirando del sol, lo que mas me gusta del sol es su efecto sobre la piel, yo soy muy de caricias...y de susurros, así que un tema del mas joven de los Fab Four que sea una caricia aunque no aparezca el sol...muchas caricias musicales (y susurros) esconde esa POM que es "All Things Must Pass" (que si tengo en vinilo), pero la que hoy mas me apetece es la que abre el disco, una caricia, un susurro y un beso en la garganta cálida y deliciosa...
Lo siento por Julio Iglesias...
¡Feliz domingo!!!




sábado, 13 de junio de 2015

Emmylou Harris & Rodney Crowell - "The Traveling Kind" (2015)



Reconozco que cuando me pongo puedo ser obsesivo con una canción, la que encabeza esta reseña es una de esas canciones.
Tema que En 1979 Rodney Crowell compuso para Rosanne Cash y Bobby Bare y que en este 2015 ha recuperado para interpretar junto a su amiga Emmylou Harris en esta segunda grabación que ambos artistas han facturado en un par de años, y que responde al título de: "The Traveling Kind".
En mi opinión supera esta versión a la anterior por lirismo y tacto, por la fina linea de steels y cuerdas, porque lo que toca Emmylou lo transforma, como una especie de reina Midas de la garganta y el susurro que es, en oro. Y a lo que iba con lo de la obsesión, solo por escuchar este deleite una vez tras otra el dispendio de adquirir el álbum esta mas que sobrádamente justificado y por supuesto emocionalmente amortizado.


Pero el disco ofrece más, bastante más, una colección de temas profundos, perfectamente construidos melódicamente y con una interpretación por parte de ambos firmantes de autentico deleite, ese gusto que se alcanza de forma natural y espontánea tras años de cantar, componer y compartir tablas, de sentir los alientos ante los micros con amor por lo que se hace, y porque Rodney Crowell es un compositor definitivo y excelso, que siempre ha vivido con sus musas en el semi-anonimato y Emmylou es una deidad, una reina de esto.


Juntos componen varios temas con colaboraciones de Cory Chisel y Will Jennings, como la que comparte título con el Lp y que se trata de una hermosa balada regada con todo el zumo que extraen los dulces frutos del country de toda la vida,  néctar que también se usa para edulcorar la hermosa: "You can't say we didn't try", donde ambas voces no dejan hueco de vacío en su perfecto acoplamiento, preciosa de verdad.



Y hay un tercer tema que componen ambos, junto a Will Jennings en esta ocasión, el soleado y pegadizo: "Le danse de la Joie" y todos a bailar al granero para despedir el disco.
La pareja sola en labores de escribientes se orillan a los sones mas  rockabillys en "The weight of the world".
Sin la dama componiendo, Rodney nos ofrece la mas enraizada y bluegrass: "Bring it on home to Memphis", y junto a Will Jennings de nuevo, una maravilla titulada: "Higher Mountains" en la que Emmylou Harris demuestra porque lleva mas de cuatro décadas siendo un referente en esto de cantar, de hacer bailar sentimientos con la emisión de su voz. Con la ayuda de Mary Carr, Crowell compone la bonita copla de eterno sabor campestre y crepuscular melancolía titulada: "Just pleasing you" adquiriendo el gentleman un mayor protagonismo vocal.



Sólo se queda Rodney para escribir la sensacional y de esencias mas country-rock firma Gram Parsons: "If you lived here, you'd be home".
Y por si a alguien le parece poco, este par nos regala dos versiones extraordinarias, en primer lugar el tema de Lucinda Williams: "I just wanted to see you so bad", otra deidad, ésta con menos esencia angelical pero igualmente maravillosa, y en segundo término el delicioso: "Her hair was red" de Amy Allison, al que por supuesto hacen total justicia.
Grabado en pocos días bajo la oportuna y lógica producción de Joe Henry, se nos plantea una ocasión única de ver este trabajo vestido de fiesta, en vivo el próximo mes de julio en el Huercasa Country Festival de Riaza, yo desde luego no me lo perderé.
Los inmortales demuestran en tantas ocasiones que la grandeza puede encontrarse con un despliegue de medios limitado, utilizando  el alma para crear y dejando que todo fluya, vuele, acaricie...

viernes, 12 de junio de 2015

Moris - "Fiebre de Vivir" (1978), Discos en la lengua de Cervantes.


Hace unos días comentábamos la reedición dentro de unas semanas de algunas referencias del catalogo del legendario sello Chapa en formato vinilo, entre los primeros Lps se encontraban algunos de los mas míticos trabajos paridos por el rockerío setentero nacional como: "El Limpiabotas que quería ser torero" de Cucharada o "Coge al Tren" de Mermelada que difícil veo que no terminen en la estantería de los vinilos de casa, pero también se encontraba en el listado este: "Fiebre de Vivir" que el argentino Moris grabase en 1978, y este me parece absolutamente imposible que no termine en la mencionada ubicación.
Pero el primer efecto de  la noticia ha sido volver a pinchar el histórico disco del Bonaerense, hacía mucho tiempo que no sonaban los tesoros que contiene este "Fiebre de Vivir", demasiado tiempo.
En la primavera de 1978 Moris ya llevaba prácticamente tres años afincado en España tras abandonar por causas políticas Argentina, fue en esos días cuando Vicente Romero le seduce para que grabe bajo su producción y en unos pocos días el inconmensurable cancionero que encierran estos surcos, cosa que finalmente se hizo, con los chicos de Tequila como banda de acompañamiento en los estudios Audiofilm.
El álbum es un ejemplo de todo lo que el rock and roll debe ser, desde el punto de vista musical, sónico y en cuanto a textos y actitud.
Además de los ingredientes habituales, el trabajo se ve decorado por un deje de rock-pub que recuerda a Dr. Fellgood, destacando el uso del pedal Flanger en muchos de los cortes.
Una vez superada la tormenta rockanrolera de los tres temas iniciales, es inevitable ya dejarse llevar por las arterias del disco como si un coche desbocado nos transportase de forma onírica por las calles de Madrid, pues la capital del reino es gran protagonista del disco, recibiendo por parte de Moris un homenaje impresionante y poético que a un servidor recuerda a aquel que con imagenes en lugar de canciones unos años después dedicase a la ciudad Jose Luis Garcí en "El Crack".



Estos tres indómitos trallazos, imposible de no ser bailados, son la archiconocida: "Sábado a la Noche", rock and roll en la onda de Bob Seger con inquieta base rítmica a cargo de Manolo Iglesias y Felipe Lipe, quienes daban latidos al rock de Tequila, un piano Honky-Tonk absolutamente inflamable que golpéa sin piedad durante todo el álbum José Torres, y el uso comentado del pedal Flanger.


En esta catedral del rock patrio, Mauricio Birabent nos viste con la piel de un joven en plena década de los setenta, de clase trabajadora, con todo el rumor del pasado inminente aún pegado en el cerebro, y un futuro dubitativo que se alza en un horizonte poco claro, detrás de los obstáculos que la contaminación, la oscuridad y la apocalíptica situación política internacional pone ante los ojos juveniles, ansiosos de otear paisajes mas amables, dentro de esa piel, que ya no nos quitamos en todo el disco, Moris nos arrastra por los barrios de Madrid, por sus bares, sumergidos en los humos de locales nocturnos de marginal honradez que son escena idílica de las poses de los personajes que habitan en estas canciones, los neones de las madrugadas, las mañanas ante un café antes de enfrentarse a un curro sin futuro, o tal vez con demasiado futuro...y los periódicos atestados de noticias, las noticias del nuevo mundo...son elementos con que nutrir estas historias, junto a las chicas, el amor y la nostalgia, como en todo disco de rock and roll que se precie.


Esas noticias son las que estremecen meninges en el segundo pelotazo del disco, el impresionante rhythm & blues: "Rock de Europa", letra que desgraciadamente pasa perfectamente por actual, el tercer bombazo de este comienzo que comentaba es la nerviosa y pionera en formas: "Balanceo del Rock" de sutiles coros que corren a cargo de Alejo Estivel, Julián Infante y Ariel Rot, quien también toca guitarras junto al propio Moris.
Magnificas versiones de dos clásicos de gran enjundia como la célebre: "Zapatos de Gamuza Azúl" de Carl Perkins y el impagable blues teñido de rock: "¿Qué dije?" que corresponde al conocido "What'd I Say" de Ray Charles.


Mas rock de inapelable factura en "Hoy como Ayer", y testosterónica, de blueseras guitarras y efervescencia en el canto la estupenda: "Rock del Portal".
Y el sentimiento claro, agarrado al alma, historias nocturnas, urbanas, canciones que viven sobre los adoquines de Madrid, alumbradas por las farolas de las avenidas, cuando todos duermen los rockeros como Moris sueñan, aun a sabiendas de que los sueños de madrugada son quimeras que se diluyen con los primeros rayos polvorientos del sol, pero yo me apunto al sueño despierto de: "Para tí una Mentira", los gloriosos retratos del Madrid nocturno y controvertido de barrios y avenidas en las sublimes: "La Ciudad no tiene Fin" y "Balada de Madrid".
En "Tarde en el Metro" el maestro deja marcado, cual Pulgarcito, el sendero mojado de melancolía que seguiría Joaquín Sabina en aquellos primeros discos que le hicieron cronista de Madrid, antes de que le tratasen de maestro.


Y "Nocturno de Princesa" claro, con esa guitarra que se ve invadida por los silbidos de la vida, el canto glorioso de Moris, con ese fraseo franco, esa intencionalidad abierta y entregada, con esa emoción...un canto a la noche, a la música y a una princesa, un tema emocionante.


No tengo dudas, absoluta obra maestra del rock mundial, que el sello Chapa y Vicente "Mariscal" Romero nos regalo hace casi cuarenta años y que ahora serán de nuevo puesta en circulación en glorioso vinilo, no veo el momento de tenerlo en casa.