domingo, 31 de mayo de 2015

Los Domingos photosong - Doctor Divago - "Frunciendo el ceño"


Este no era el guión...la historia tenía un principio, un desarrollo y un desenlace diferente...no tenía que estar yo hoy con la cabeza del revés tras las emociones y los excesos de ayer, para que llegase el Mesi de los huevos y liase la que lió...
Resumiendo que hoy teníamos un concierto matinal de Doctor Divago largamente esperado y que nos iba a servir de celebración rockerofutbbolera tras el triunfo copero del Athletic...pero no.
Así que habrá que pasar al plan B, concentrarnos en un concierto de rock de Doctor Divago que ya es mucho, disfrutar un rato y procurar no frunicr el ceño.
A pesar de todo feliz domingo a todos!!!




viernes, 29 de mayo de 2015

John Hiatt - "Bring the Family" (1987)

"Bring the Family" es un disco tan grande que cuando lo escuchas por primera vez sabes que siempre te va a acompañar, nunca va ser una necesidad como otros, "Bring the Family" va a ser una elección que siempre va a estar presente, venciendo a muchos trabajos que ya no son tan necesarios, éste siempre va a ser una feliz decisión.
Son los mejores LPs, los que siempre están ahí, los que nunca cansan porque no son explotados, no han nacido para ese fin, menos inmediatos que otros discos, menos urgentes, pero con un sentido de eternidad que muy pocos álbumes poseen.
Es por eso que cada vez que me asomo a "Bring the Family" la escucha tiene algo de primera vez, como si algún momento se me había escapado hasta entonces, no entendiendo como tan exquisito detalle ha pasado desapercibido después de tantos años, después de tantos estremecimientos.
Los años van poniendo en un lugar cercano al que realmente merece a John Hiatt, digo cercano porque me temo que nunca le será impuesta la corona que realmente haga justicia a su realeza en el mundo de la música...¿Saben qué?...mejor.
Con este trabajo empieza todo y acaba mucho, empieza a ser reconocido su talento y termina un tortuoso pasado personal de triste poso que con estos temas parece catarsizar.


Así que como todos los discos especiales y mágicos, este fue construido en condiciones singulares, tan solo en cuatro días, gracias a la fe que en este grupo de canciones depositó el productor John Chelew, quien puso a disposición de las mismas y del autor de ellas un grupo de músicos de excepción compuesto por Nick Lowe al bajo, Ray Cooder a las guitarras y Jim Keltner a la batería.
El resultado es un delicioso muestreo de rock, folk, blues y mucho soul de intuitiva esencia, que cuenta con la voz excepcional de John Hiatt y la confluencia exacta de astros, actitudes, pesares y musas para crear una maravilla que nunca dejas de descubrir...y en tan solo cuatro días.
Por supuesto todos los temas se elevan al notable alto o sobresaliente, empezando por: "Memphis in the Meantime", tema de esencia rockera con salpicaduras blues y aire pionero.
"Alone in the Dark" es un tema de oscuridad y blues de doloroso pero sanador efecto en Hiatt y delicioso pase por oídos, entre el rock y el soul, con los consiguientes efectos blueseros se mueve la excelente: "Thing Called Love" que hiciese mas popular posteriormente Bonnie Raitt.



Absolutamente bonita y perfecta es "Lipstick Sunset", balada de sensaciones country, y que es imposible no emocionarse ante su belleza, cosa que evidentemente también ocurre con "Have a Little Faith in Me", uno de los temas soul mas definitivos que existen, perfecto de linea y celestial en interpretación, se trata de una de esas canciones que marcan una carrera para bien, y que además he tenido la suerte de escuchar cantar en vivo al maestro en uno de los momentos mas emocionantes que he presenciado en mi vida.



Con un pelotazo marca de la casa llamado: "Thank You Girl" da comienzo la cara B para que nada falte en esta obra única, mención especial merecen las guitarras delirantes de Cooder.
Vuelve el Hiatt melódico y dolido en la maravillosa balada acústica rellena de soul titulada: "Tip My Tongue" que hace de perfecto contrapunto al corte siguiente, mucho mas animado y rítmico, de efectivo estribillo llamado: "Your Dad Did".
Cantante de muchos quilates como demuestra en una balada marcada por el alcohol: "Stood Up" que nos conduce a la romántica y esperanzada: "Learning How to Love You" que cierra de forma inmejorable el disco, con broncíneos acentos vocales.



Un disco inigualable, de los mas destacados de la década ochentera, a espaldas de lo que el mercado delimitaba como vendible pero que gozó de considerable y merecido éxito, disco que hoy, como tantas veces antes, como tantas veces en un futuro, me ha vuelto a acompañar en un dulce viaje que os invito a iniciar.

Esta reseña esta dedicada a mi gran amigo Johnny JJ con todo el cariño para que se recupere pronto de su mala pata, porque la amistad, como este disco, es un concepto con vitola de eternidad.

jueves, 28 de mayo de 2015

Doctor Divago - "Especial de la Casa" (2015) - Discos en la lengua de Cervantes.


No creo que a estas alturas de la película ninguno de mis queridos lectores esté desinformado en torno a la efemérides que la banda valenciana Doctor Divago celebra este año, no será porque no soy pesado, pero por si acaso alguno ha estado despistado lo repito: 25 años en la pomada celebra la banda de Manolo Bertrán y compañía, y lo hacen con libro: "En tierra de Nadie", documental: "Los Tontos Buenos Tiempos", ambos más que recomendables, y el documental además se puede visionar en este enlace: https://www.youtube.com/watch?v=G_JO7r2IEUg; y un disco recopilatorio que es el que hoy traemos aquí: "Especial de la Casa".
Primero, un servidor no es de recopilatorios, segundo, sostengo que los Greatest Hits  casi nunca contienen los mejores temas de un artista o banda, tercero, este es otra cosa...¿porque?...porque se incluyen temas que no han sido (incomprensiblemente) éxitos por todos conocidos, y si un recuento de la discografía grande de los valencianos, hay canciones de todos sus discos en número parecido y poniendo de relieve todos los palos estilísticos manejados por el grupo a lo largo de estas dos décadas y media.


Resulta pues, un recopilatorio perfecto para aquellos que desconocen la discografía del Divago y quieren empezar, una toma de contacto fidedigna y nada engañosa, como es habitual en otros productos de este tipo, que perfectamente pone en contacto al oyente novel y al grupo, pudiendo hacerse el primero una idea exacta de la idiosincrasia de la formación en un solo disco, con dos temas inéditos además.
Como el domingo actúan en Bilbao en la sala Satélite T, creo que es un producto que puede servir de guia a aquellos que cometan el acierto de acercarse a Deusto, ver el bolo y tomarse un aperitivo (o dos).


23 temas nutren el disco, que recorren de forma completa y variada la discografía de Doctor Divago, empezaremos por los cortes inéditos: "Ligero Como una Pluma" es un tema de sonoridades duras y casi industriales, denso y de letra elaborada y sugerente, y "Hoy", precioso tema de esencia folk, metafísica y de melodía perfecta.
Y luego los temas viejos, los temas ya eternos, desde la cara B del single "Tirando a Dar" (2004) y que en mi opinión supera a la canción titular, el excitante rock and roll de chillonas guitarras que clama sesenteo y derrama jugo mod titulado: "Lo Que Me Desespera".
Y empezamos un rápido resumen por Lps, desde los primeros a los últimos; así empezamos por "Regalos Vivos" (1992) primer larga duración del que se extrae la excelente "Eva", auténtico torpedo de texto potente que ya avisa de lo que estaba por venir.



Del segundo disco: "Danzas de Moda" (1994) nos encontramos con "El Paraíso, (A dos metros de mi)", y de el fantástico: "El Loco del Chandal" (1997) tres auténticos pelotazos: "Clínica del Alma en Navidad", "Un Billete de 2000, (En otra canción)" y un trallazo titulado: "El Vertiginoso Atleta Moral", uno de los mejores discos de la formación.
Inician década, siglo y milenio con "El Cuarto Trastero" (2000), y de aquí sacamos dos temas como son: "Jugando a Pillar en el Limbo" y la deliciosa "Srta. Alfa" uno de mis temas favoritos de la banda.



"Versión 5.0" es un recopilatorio con versiones renovadas y canciones inéditas que grabaron en 2001 y que aquí es representado por: "No Tan Bueno" que abre el disco, y con el frenético rock: "No Necesito mas Reproches" tema de una fuerza irremisible que contiene frases de pop sixtie intercaladas, formando un tema magnífico, imposible que no enganche.
Es posible que la madurez como banda empiece en 2003 con otro de los discos mas destacados de los valencianos: "Un Minuto Antes de la Realidad", álbum que aporta tres canciones excelentes: "Tirando a Dar", la supersónica y cinematográfica: "Taxista de Memoria Fotográfica" y una maravilla como: "Un Minuto Antes de la Realidad".
"Revuelta Elemental" (2006) es uno de mis dos discos favoritos (dentro de que no hay disco Divago que no me guste) de los chicos, a falta de MI CANCIÓN: "El Vagabundo de las Azoteas", nos encontramos con la increíble: "Los Tontos Buenos Tiempos" que a mi madre le encanta, y la preciosa balada: "Con Tanto Amor".



Otro discazo es: "Las Canciones del Año que Viene" (2008), y de este artefacto suena la perfecta melodía de "La Habitación de Charo" y la infecciosa: "Frunciendo el ceño".
Mi otro disco favorito del Divago es: "La Belleza Muda de los Secretos del Mar" (2010) y como en éste todas son buenísimas, pues han elegido dos que son eso...buenísimas: "Silencio" y "Los Amantes Faquires" (casi ná)...y para finalizar su último disco de estudio es el sobresaliente "Imperio" (2013) del que se extrae la sublime y noir: "Gracia Imperio" y la preciosa y extraña "Sonaba Julio Galcerá".


En resumen, que éste es un documento excepcional, que relata como una travesía por el paraíso la grandeza de un grupo que lleva 25 años haciendo música de una calidad enorme, que empata en grandeza con cualquier banda patria de los últimos 40 años y que están celebrando su cuarto de siglo a lo grande, sin grandes fastos pero con la admiración de los que hemos tenido la suerte de conocer su arte, el domingo sonará alguno de estos temas en Bilbao, lo viviremos y lo contaremos.

Página del grupo: http://www.doctordivago.com/
Enlace con el bolo de Bilbao: https://www.facebook.com/events/1429556994030726/

miércoles, 27 de mayo de 2015

Black Mountain - Rock y Psicodélia en directo para el ARF (viernes)


Confieso que me ha llamado la atención la programación de esta banda en horario estelar para el viernes askenero, su actuación no será en el escenario principal, denominado este año, como no podía ser de otra manera B.B. King, sino en el segundo, el dedicado a Bobby Keys, pero no es menos cierto que empieza a las 22:50 horas, con el escenario central vació, y ocupando la franja que dejan las actuaciones estelares en el grande de Television (21:45 horas) y ZZ-Top (00;00 horas).
Es por ello que les toca a los de Stephen McBean lidiar con un espacio (el de la cena) con mucho publico, cuyo ánimo oscilara entre la excitación pasada tras vibrar con "Marquee Moon" y la adrenalina haciendo de las suyas esperando a los barbudos texanos y su corrosivo blues-rock.
Esta banda de Vancouver ofrece un producto sónico que combina guitarras de poderoso sonido con unos teclados que tiñen de psicodelia el rock aportado por las primeras, la voz de McBean se ve salpicada por los sonidos femeninos aportados por Amber Webber, creando una curiosa dualidad, una base rítmica de evidente peso y unas baladas que juegan con acústicas folks, todo ello le da al conjunto un empaque de rock psicodélico de evidente sello progresivo que a muchos puede gustar.
Con cuatro trabajos discográficos en la calle, el último álbum largo data de 2010 "Wilderness Heart", desde entonces silencio en cuanto a material nuevo con la excepción de algún single.
Confieso que sus grabaciones me resultan excesivamente suntuosas, de calidad y enjundia sónica pero carentes de pálpito y no muy digestivas, se mezclan temas realmente interesantes con cortes aparentemente demasiado pretenciosos.
Sus discos me resultan algo irregulares y con poca sal, pero no es menos cierto que es un grupo que oferta un conjunto sonoro que invita a la escucha en vivo, si la banda funciona sobre el escenario no es de extrañar que el resultado sea mas que notable, si consiguen sonar menos envarados, y el calor propio de la adrenalina derramada sobre las tablas traspasa la frontera del borde del escenario y llega al respetable podemos presenciar un magnífico bolo que haga de puente ideal entre dos primeras espadas.
Confieso que es un misterio para mi lo que este concierto pueda suponer dentro del presente festival, pues aunque conozco a la banda, no me engancha de veras ninguno de sus discos, comentaremos ese vivo que entiendo que puede prometer.
Nos quedamos con alguno de sus temas.




martes, 26 de mayo de 2015

Jimbo Mathus - "Blue Healer" (2015)


Con un riff poderoso, rockero, stoniano ...uno de esos cañonazos sonoros y distorsionados que tanto encienden las mechas de nuestro mecanismo interno, un torrente sónico contundente y devastador...así da comienzo el nuevo disco de Jimbo Mathus de titulo: "Blue Healer".
Tras esta tormenta eléctrica y ronca se extiende un tema que es rock and roll puro y duro, con todos los accesorios, baterías inquietas, pianos incendiarios y una voz arenosa que rasga el aire como una cuchilla, electricidad y apoteosis, punteos dementes y actitud a raudales en: "Shoot Out The Lights", delirante primer tema de este duodécimo álbum del carismático Jimbo Mathus, sin contar sus trabajos con los Squirrel Nut Zippers u otros proyectos.



Tipo trabajador donde los haya, raro es el año que nos deja sin nuestra porción de rock sureño, bueno rock... y folk, y blues, y country, y todo lo que musicalmente se cocina en su Mississippi natal, ya venga de procedencia blanca y vaquera, o de de las frondosidades boscosas pobladas por blueseros negros de racial esencia.
Es por tanto este "Blue Healer" un nuevo conjunto de canciones que se adhieren fielmente a estos estilos comentados, y que dejan constancia del evidente talento del bueno de Jimbo en cada nota del trabajo.


La música de Jimbo Mathus me suena real, sincera, sin pliegues ni trucos en su construcción melódica y con honestidad en los textos, de enraizado espíritu y humilde vocación.
Disco variado y en el que la luz domina sobre las sombras (cosa que no creo que ocurriese con su antecesor), nos encontramos pelotazos rockeros (aparte del comentado inicio de "Shoot Out The Lights") como la Springsteeniana: "Ready to Run", auténtico tónico para activar la alegría rockera; "Bootheel Witch" goloso tema de delicado piano, guitarra aulladora, coros exquisitos y lujuria melódica; un tema de autopista y cemento como: "Waiting on the Other Shoe Fall" que hace imposible no desear bailarla, y el robusto y sudoroso: "Save for the Highway" de puntiagudo sonido guitarrero.



El country de sonidos fronterizos lo encontramos en la evidente: "Old Earl", los sonidos mas cabareteros repletos de pianos con la denominación de origen del gran Jerry Lee Lewis en: "Love and Affection" que cierra el trabajo y las notas lisérgicas selladas al country en la formidable: "Coyote".



Momentos acústicos de ecos folk en la divertida: "Mama Please" donde Jimbo intenta redimirse de su pasado canalla ante su madre. También "Sometimes I Get Worried" es un bonito tema mas voluptuoso sónicamente pero de delicada melodía; y en "Thank You" el juego de acústicas tejen una tela de araña en la que se balancea la voz de Jimbo desgranando un bonito corte nostálgico.



Curiosamente el tema que menos me gusta es el que da título al disco, un tanto fuera de tono con el resto de canciones, se me escapa su producción como alejada del aire analógico del álbum, no obstante es una canción correcta que para nada enturbia el fabuloso resultado critico que merece este Lp, que no es otro que el de excelente, sincero y en clave de lo que Mathus sabe hacer y muy bien además.
Un seguro de vida que unas veces brilla mas y otras menos, pero nunca decepciona, este "Blue Healer" no es la excepción.

domingo, 24 de mayo de 2015

Los domingos photosong - Bob Dylan - "If You See Her, say Hello"

Esta semana pinché el "Blood on the Tracks", para cambiar de aires auditivos y lo que son las obras maestras amigos, a pesar de haber escuchado esta magna obra un millón de veces, fue pincharlo en una sola ocasión y pasar tres días sin dejar de recorrer sus surcos una vez tras otra, incluso me lancé a escribir una de esas reseñas que tenía pendientes conmigo mismo desde hace tiempo y que publicamos el jueves.
La cosa es que no podía ser otro el disco que protagonizase hoy esta sección, el problema era elegir el tema de las diez maravillas que porta el vinilo.
Mi amigo Gonzalo en los comentarios a dicha reseña me sacó de dudas, como a mi, él también se estremece con esta: "If You See Her, Say Hello", así que la traemos aquí y así nos estremecemos todos en este día de elecciones, para que si con los resultados nos tenemos que volver a estremecer que al menos nos pillé entrenados.
Sea como sea, ¡Feliz domingo amigos!!!


sábado, 23 de mayo de 2015

10+1 Canciiones de Doctor Divago (Iniciando la marcha atrás)...


Dentro de una semana el Doctor Divago paseara sus palmitos y sus canciones por Euskadi, años hacía que no sonaban sus temas en directo por estos lares, el viernes 29 será en Donosti en la sala Dabadabada y el domingo en Bilbo en Satelite T.
Tengo unas ganas locas de plantarme ante el escenario y disfrutar de su directo. Este año ha sido el de la eclosión definitiva de la banda valenciana en mi vida, conocidos y apreciados en los últimos años, el interés por sus discos ha ido creciendo y en este año 2015, año en el que como todos sabéis celebran los 25 años sobre las tablas con gira, disco recopilatorio: "Especial de La Casa", documental: "Los Tontos Buenos Tiempos" y libro (mas que recomendable): "En Tierra de Nadie" escrito por Mariano Lopez Torregrosa, era el momento indicado por el destino para hacer realidad el primer bolo bilbaíno de la formación.
La mejor manera de hacer mas llevadera la espera se me ocurre que es con música, con canciones, las de Doctor Divago, claro.
Se me han ocurrido 10+1, que no diré que las mejores, pero si las que mas me tocan, lista confeccionada sin pensarlo demasiado ni estrujarme la cabeza, que sino no es divertido, en fin, haber que os parece, es una escusa como otra cualquiera para pinchar unos temas de Doctor Divago, lo mismo el 31 escuchamos alguno de estos.
Contando los minutos...

1. El Vagabundo de las Azoteas (Revuelta Elemental):




2. Srta. Alfa (El Cuarto Trastero):




3. Los Tontos Buenos Tiempos (Revuelta Elemental):




4. Las Mentiras del Tiempo (La Belleza Muda de los Secretos del Mar):




5. La Habitación de Charo (Las Canciones del Año que Viene):




6. Gracia Imperio (Imperio):




7. Cuando Perdimos el Rumbo (Las Canciones del Año que Viene):




8. No Necesito Mas Reproches (Versión 5.0):




9. El Paraíso (A Dos Metros de Mi):




10. La Deriva Continental (Imperio):



10+1. Un Minuto Antes de la Realidad (Un Minuto Antes de la Realidad):



Dejamos alguno enlaces para todo aquel que este interesado en grupo, discografía y gira, que mejor que la página web de la banda:

viernes, 22 de mayo de 2015

Bob Dylan - "Blood on The Tracks" (1975).

Poco me he prodigado en escrutar la obra del gran Bob Dylan desde que decidí abrir este espacio. Desde luego no es porque no me guste el genial trovador de la gélida Minnessotta, todo lo contrario, el señor Zimmerman es uno de los artistas, (en toda la amplitud del término) que mas admiro y respeto.
Y posiblemente este respeto sea el que haya retraído a mis dedos para que recorriesen con mayor frecuencia el teclado, desglosando lo que la  música del genial Bob hace sentir y creer a un servidor, que es mucho, pueden creerme.
También, porque negarlo, el complejo ha acobardado en no pocas ocasiones a esas falanges miedosas y amedrentadas, complejo ante la magnificencia de los análisis que a la inconmensurable figura de Dylan dedican algunos amigos de los que además de admiración saliente, he practicado magisterio entrante, y a cuya comparación poco o nada puede aportar un humilde servidor, (léase cualquier reseña que con respecto a Bob Dylan haya escrito mi amigo Joserra en su impecable Land, para entender mi reticencia).
En cualquier caso hoy me ha dado por pinchar por enésima vez este disco, el sobrecogedor: "Blood on the Tracks" para poner un contrapunto sutil e infalible a mis últimas escuchas, escoradas hacia otros universos sonoros, y me he visto sorprendido una vez mas por la magia y el cortante soplo de realidad, de drama expresado a flor de piel, por el glosario de literatura febril y desbocada de esta obra maestra de la música, de la poesía e incluso del teatro.
Este disco es como la recreación de un capitulo de: la vida real enfrentada a un hombre, atacándole y venciéndole pero no consiguiendo hacerle hincar la rodilla, esta obra, logra que el artista se reponga y consiga permanecer en pie al gong del último asalto, presto para acometer cual ecce homo los nuevos avatares de esa vida que se retira victoriosa pero con una lección de hombría aprendida.
Las canciones son un retrato de esa lucha vital de que hablaba, en la que son protagonistas las armas utilizadas por el destino vital contra Bob: la soledad, la ira, el desamor o la angustia son pintadas con pulso de maestro pictórico gracias a la tensión que la inevitable separación de su esposa Sara Lownds impregnaba a sus pinceles,repletos de ahogo y (claro) sangre.
Se dice que Mike Bloomfield se negó a grabar ese conjunto de canciones por diversas razones, (siempre me han parecido bastante inexplicables las argumentaciones del genial guitarrista de Chicago), que tras mostrarle su trabajo a Young, Crosby, Nash, Ttim Drummond o Stephen Stills tampoco acabó convencido con sus opiniones, y finalmente decidió olvidarse del disco eléctrico que tenía en la cabeza y grabarlo con Phil Ramone como ingeniero de sonido y algunos músicos que fue cambiando de un día para otro, quedandose únicamente con el bajista Tony Brown y el teclista Paul Griffin como unicos miembros fijos en la banda.
Tampoco las sesiones de grabación en los estudios A&R en New York fueron fáciles, según parece la actitud anárquica y cambiante de Bob con respecto a la forma de grabar los temas, e incluso a la configuración musical de los mismos convirtió el trabajo en un vía crucis, martirio que termino a finales de 1974, no sin antes regrabar algunos momentos del álbum en los estudios Sound 80 de  Minneapolis con músicos locales contratados para la ocasión.
El resultado fue lo que se ve y oye, una catedral sónica, un deleite melódico, un portento interpretativo de inigualable fraseo, de intencionalidad dramática sin parangón que hace de este uno de los discos mejor cantados de la historia.
Del tracklist poco se puede decir, no es que no haya tema de relleno, es que no hay segundo que sucumba a la tensión inabordable alcanzada desde los instantes iniciales de "Tangled Up in Blue", momento cubista inigualable de la historia del rock. Además "Simple Twist of Fate" o como explicar la perdida de lo amado, "You're a Big Girl Now" es un tema que casi duele, es tan íntimo que da pudor escuchar a Dylan cantar como un titán, un titán angustiado pero un titán...





Uno de los temas regrabados en Minnesota fue este sublime "Idiot Wind" que nos retrotrae a los años felices del ecuador de los sesenta, cuando el amor no viajaba a lomos de un amor idiota, el impagable órgano de este corte lo hace inabarcable para los sentidos. Se llega al descanso con el folk breve y evocador: "You're Gonna Make me Lonesome When You Go".


Se abre la cara B con el blues denso y de sugerentes guitarras en orgiástica prestación de: "Meet Me in The Morning", que la sigue la extensa y discutida: "Lily, RoseMary and The Jack of Hearts", historia con diversos personajes cuyo auténtico origen y propósito no ha sido aclarado por el autor, y sobre el que se barajan varias teorías no ratificadas, se han iniciado dos guiones cinematográficos basados en la historia que cuenta el corte, aunque no han fructificado en películas.
Un tema precioso sobre el amor perdido, sobre el perdón, o mejor dicho el no perdón, bella, cantada de forma apasionada y de sutil entrega casi salvaje, enorme tema: "If You See Her, Say Hello".
La enorme "Shelter From Storm" nos lleva al discurso eterno, siempre he pensado que Bob habla diréctamente a todo aquél que quiera escucharle, un ejercicio de magia musical en clave de desahogo emocional o filosófico.




Y cierra esta obra magna el blues: "Buckets of Rain", tema con acústicas claras y bajo parlanchín, directa y orfebre en construcción e intensa en drama, como todo el trabajo.
Disco de esos, de esos...escucharlo es redescubrirlo, independientemente de las veces que hayas sometido su piel a la violenta mancillación de la aguja sobre la misma...imposible escucharlo una sola vez, imposible no estremecerse cuando adviertes que el mundo ha parado y solo queda activo Bob y su lucha contra la vida. Obra Maestra.

jueves, 21 de mayo de 2015

¿Otro actor de reparto para el ARF?, The Dubrovniks - "Medicine Wheel" (1994).


Ya que hemos empezado con el repaso de los nombres menos glamourosos del cartel que ofrece este año el festival rockanrollero por excelencia del estado, vamos a dar hoy cancha a una de las bandas que menos comentarios me da la sensación de que ha despertado, tal vez el haber sido uno de los primeros grupos en ser anunciados ha hecho que poco a poco estos The Dubrovniks hayan ido cayendo en la oscuridad que la alargada sombra de otros nombres mucho mas impactantes han proyectado sobre muchos de los participantes del evento.
Pero yo me veo en la obligación de señalar este concierto como uno de los, cuando menos mas ilusionante a priori, de los que se celebrarán el próximo mes de junio en Gasteiz.
Esta banda australiana que vio la luz comerciálmente hablando, en el impás que separó las décadas de los 80s y los 90s, tubo la desgracia de acometer un estilo que nadaba algo alejado de las aguas que arrastraban los corales mas lúcidos de aquellos primeros noventa, las del grunge. Esto hizo que los chicos de Baker , Sujdovic y Radalj nunca consiguieran alcanzar las cotas de popularidad y reconocimiento que su música merecía, tras cuatro discos excelentes deciden abandonar la aventura en  1995, tirando cada uno por un lado tras el disco que hoy comentamos aquí, este: "Medicine Wheel" que dio carpetazo a la actividad discográfica de la formación.


Si bien queda claro que el sonido de The Dubrovniks no era grunge, ¿qué era para no cuajar del todo en aquellos rebeldes y distorsionados principios de década noventera?...Pues el grupo se servía de las sonoridades de algunos paisanos oceánicos como: Kim Salmon, quien lideraría a los estupendos Beasts of Boubon o The Sciencists, de  los intrépidos Hoodoo Goorus, y los ochenteros The Church.
Su oferta era un rock de fuerte impacto sónico, melodías directas e incisivas y ritmos de vigor extremo, histrionismo instrumental, sensaciones power-poperas y energía de esas que nacen de las tripas y se propagan como bacterias, rasgando el aire según avanzan las canciones como si de puñales se tratasen.
He elegido su última entrega, no por ser la mejor, no creo que como colección de composiciones supere los dos primeros trabajos del grupo, pero si por la cohesión que alcanza aquí el sonido, la ecléctica oferta instrumental se llena en este Lp de detalles, y la madurez hace gloriosa aparición sin derrocar por ello a la frescura del paquete, cosa que tan a menudo ocurre, echando a perder no pocos discos.
En Mendizabala estará la formación original al completo y sería mi deseo que en el setlist aparezca alguna canción de este excelente disco, sin demasiadas preferencias y para no ser pesado, creo que podría firmar por alguna, no muchas pues como en anteriores ocasiones debemos aceptar que la duración también aquí será limitada. Pero se me ocurren entre otras: la serpenteante, pero de luminoso estribillo: "Pass On By", la gótica y sugerente: "Holly Town", el susurrante y embaucador pop: "Hold On To Your Dreams", la carraspeante toxicidad de: "Out of Bed" o la intrincada delicadeza orquestal de filigranas y voluptuosidades de: "Never Get That Far".






Excelente grupo que su incursión en el plantel de este ARF ha tenido un doble efecto positivo, recuperar sus discos, un tanto olvidados, y tener la oportunidad de degustar sus canciones en vivo, aunque no sea todo el rato que yo hubiese querido, ¿otro actor de reparto decisivo???.

miércoles, 20 de mayo de 2015

20 de mayo de 2015, Un Día sin Música, Por un IVA justo para la música y la cultura en general.


Hoy día 20 de mayo de 2015 os invito a pensar un momento en un mundo sin música, sin arte, sin poesía y sin todo lo que esto acarrea.
La cultura nos hace libres, nos educa en la actitud de la creatividad sin vergüenzas ni tapujos, en el respeto a las sensibilidades ajenas, individuales y colectivas, y ayuda a educarnos y a educar a nuestros niños en la creencia de unos valores justos que miran a la educación, a la belleza y a la libertad.
El actual gobierno ha castigado esa libertad mimetizando sus auténticas intenciones en la crisis, aplicando a la cultura unos recortes que solo pretendían alejar al pueblo de las posibilidades enormes que la cultura en cualquiera de sus disciplinas pone a disposición de todos, intentando alejar a nuestros hijos de que gracias al arte, y a las enseñanzas que trae adheridas, así como al entrenamiento para el cerebro y la autoinvestigación, tengan la posibilidad de convertirse en afiliados a la estirpe que ellos mas temen, la de librepensadores.
La música evidentemente no ha sido una excepción, por su difusión, esta es un vehículo impagable de pensamiento, además de emociones, alejarla de los jóvenes, a los que esta casta ve como futuros esclavos ideológicos al albur de politicastros mediocres y comunicadores vendidos y fariseos que solo intenten, consiguiendo al carecer estos de formación cultural y de carácter, dirigir sus pensamientos, actos, opiniones, reacciones y votos en la dirección que desde que el mundo es mundo ha interesado a los de siempre, este es el principal de los motivos de ponerla fuera del alcance económico de la mayoría, es decir a aquellos que por causas obvias no están, gracias a los priviliegios de su cartera, bienavenidos con castas políticas y económicas.
El día de hoy es para la reflexión y la acción, siempre pacífica y democrática, tenemos la oportunidad de que se oiga el silencio de unos medios sin música, y de que el sonido de ésta se vea, por un día sustituido por el del trajín que las protestas ocasionen en las blandas mentes de los mezquinos.
Os dejo el manifiesto de este 20 de mayo - Un Día sin Música, y a web donde podéis firmar la petición y difundirla si aún no lo habéis hecho.
Yo no me puedo imaginar un mundo sin música y me niego a aceptar que el disfrute de la misma (como de cualquier otra expresión artística) se vea circunscrita al poder económico de unos pocos.
Un abrazo a todos.

Web de la propuesta 20 de Mayo 2015 - Un Día sin Música.: http://undiasinmusica.org/

MANIFIESTO

“Sin música la vida sería un error”
Friedrich Niestzsche (1844 – 1900) Filósofo alemán.
Tras más de dos años sufriendo un abuso fiscal injustificado, en forma de un IVA del 21%, y el abandono histórico que las administraciones públicas han mantenido sobre la música en directo – el subsector cultural menos subvencionado en nuestro país – es el momento de reafirmar lo que valoramos y por lo que trabajamos:
  • Valoramos el carácter universal de la música como una de las formas de expresión y comprensión más antiguas- posiblemente la más antigua- de la humanidad, capaz de unir y emocionar a las personas, más allá de su origen, condición cultural y/o social.
  • Valoramos que la música, y particularmente la música popular en directo, es Patrimonio Cultural de todos los ciudadanos.
  • Valoramos la capacidad de nuestro país para producir nuevos contenidos musicales convertibles en riqueza y empleos sostenibles.
  • Valoramos la aportación social y cultural de todos los conciertos en directo y la importancia de tener un mercado competitivo para los más grandes con el fin de conseguir traer a nuestro país el mayor número posible de ellos.
  • Valoramos a los empresarios establecidos y a los emprendedores en sectores determinantes para la creación de imaginarios culturales propios, como es el mundo la música.
  • Valoramos las salas y locales donde se apuesta por programar música en directo y la importancia de que puedan ofrecer precios accesibles a todos los estratos sociales.
El deterioro de estos valores es vertiginoso y la música en vivo corre el peligro de desaparecer de nuestro país.
A la vista de la situación, exigimos al Gobierno una inmediata y significativa reducción en el tipo impositivo que actualmente grava el consumo final de música en vivo en nuestro país, y que nos coloca en una posición de extrema debilidad frente al resto de los principales países de la Zona Euro, que aplican a la música un impuesto del valor añadido reducido, para favorecer el consumo y la reinversión en talento.
Es por ello que los que suscriben este Manifiesto, se adhieren a la jornada de protesta convocada, por nuestras asociaciones, el próximo miércoles 20 de Mayo, día en que la música en vivo –y esperamos que también la que no es en vivo- callará totalmente, dejando salas y locales de conciertos en silencio, como muestra del vacío hacia donde nos lleva ser el país con el IVA sobre la música más alto de toda la Unión Europea.
Pedimos la adhesión a este Manifiesto al conjunto de todos los ciudadanos que consideran la música como algo fundamental en sus vidas y que, sin saberlo, están pagando y sufriendo las consecuencias de tan disparatada medida gubernamental.
En definitiva, seas quien seas y estés donde estés:
el 20 de Mayo apaga la música, para que en el futuro pueda sonar





martes, 19 de mayo de 2015

The White Buffalo - Mas actores de reparto para el ARF/2015 - "Once Upon a Time in the West" (2012).


Los mas cinéfilos coincidirán conmigo en la importancia de los actores de reparto en el cine, todos aquellos roles que apenas contaban con la bendición de un primer plano convenientemente aderezado de luz, maquillaje, peluquería e impacto musical para proyectar sobre lienzos y cerebros el heroísmo de un momento, la lírica de una situación romántica, el dramatismo de un latido compulsivo bajo el !Bomb! de un fogonazo sonoro orquestal...aquellos personajes siempre escuchantes de las peroratas sensacionalistas de galanes, héroes, mujeres de belleza imposible, antihéroes convenientemente ataviados de simpatía facilona y cercana, mujeres fatales de lánguida mirada...siempre observando las poses bajo los focos de los protagonistas...siempre en su lugar, siempre actores de reparto, secundarios.
Pero la importancia a la que me refiero la da el recuerdo de aquel film, los momentos estelares que se disuelven con otros similares de otras películas, con los mismos actores principales bajo otras pieles, en otros trajes y bajo diferentes parámetros, ese recuerdo que hace de aquella película inolvidable lo marcan los actores de reparto, aquellos que deciden suertes de deslumbrantes estrellas de ojos vacíos, que con un gesto cambian trayectorias argumentales, que dejan heridos corazones con decisiones pequeñas que vistas en la perspectiva de los años son las auténticas señas del héroe, del de verdad, aquellos roles que deciden filmes, marcan masterpieces, dejan hendiduras en memorias y corazones...
En los festivales no es demasiado extraño que ocurra algo parecido, que tras los fastos multitudinarios de las grandes bandas, alejados de los primeros planos, de la franja horaria estelar, de las letras grandes en los carteles decidan, y dejen marca en corazones y memorias, todos esos actores de reparto, todos aquellos que en los escenarios mas pequeños, a primera o última hora, cuando el respetable aún esta desperezándose de la siesta, o con el combustible vital del día en la reserva, ponen toda la carne en el asador y terminan decidiendo el festival, el fin de semana, terminan siendo el recuerdo bonito de tal o cual edición, el momento que te hace decir que mereció la pena el festival...los grandes actores de reparto.
Recuerdo con ilusión alguno como Mike Farris, JJ Grey & Moffo, The Sheepdogs, Walking Papers, Dirty York, M. Ward, Pontus Snibb 3, Israel Nash Gripka, The Union, Rival Sons...
El otro día, y con respecto a la edición de este año comentábamos el presumible paso fugaz y sin focos sobre él de John Paul Keith, paso que algunos no nos perderemos y que seguro que queda marcado en mas de uno como momento clave de la edición. Otro paso fugaz y sin demasiada trascendencia en cuanto a público y prensa será el de The White Buffalo, cantante y compositor que bajo este apelativo esconde su verdadera identidad: Jake Smith, y que practica el género americana puro y duro, asentada su actividad sobre típicas pero bien construidas melodías, con deleite de acústicas, aullidos esporádicos de steels, ritmos vaqueros y voces quebradizas que nos llevan a paisajes bucólicos y fronterizos, que nos cuentan historias de chicos y chicas, de recuerdos dolorosos y vidas paisanas y sencillas repletas de las intrépidas aventuras de la cotidianeidad, un muy buen cantante que como John Paul Keith tendrá un paso por las campas de Mendizabala alejado de fastos, en horario extremo y seguramente de escasa duración...pero que puede suponer un momento de encanto, bajo el sol, cuando los corazones van poniendo biorritmos a tono para eventos venideros de mayor enjundia sentimental, llegando a convertirse en recuerdo perdurable de un rato de buenas canciones, de carenciosos movimientos de caderas, y de lástimas por haber terminado tan pronto el bolo.


Yo, como afín que soy al género, The White buffalo me gusta, creo que tiene una serie de discos mas que agradables, de bonitas canciones, poéticas letras de lo de siempre, crepusculares letanías sentimentales y líricas semblanzas en clave de nostálgica canción de hamaca y botella de whisky, esperando que el sueño llegue evitando el dolor de otro amanecer en soledad...bonitas canciones de americana, folk y country.
Así lo demuestra en su tercer disco de estudio y penúltimo hasta la fecha: "Once Upon a Time in the West" que grabase en 2012 y que supuso la prueba definitiva de su estabilidad artística, cosa que se ha visto certificada con el cuarto disco de 2013: "Shadows, Greys and Evil Ways" y las canciones compuestas para series como: Sons of Anarchy o Californication.


Para aquellos que no conozcan al interfecto y deseen acercarse a su obra, o símplemente tengan curiosidad me permito recomendar como escucha este "Once Upon a Time in the West", fabuloso disco de tono melódico y fronterizo con preciosos cortes como: "Ballad of a Dead Man", "One Lone Night", "I Wish It Was True" o "I Am the Light"; bailables countrys taberneros como: "How The West Was Won", "BB Guns & Dirt Bikes" o "The Witch"; sin faltar countrys de aullantes steels como: "The Pilot" o la extraordinaria: "The Bowery".
Recomendable disco y discografía para los amantes del country, del folk y del americana en general que seguro que en su paso por el ARF deja impronta de su buen hacer con un bucólico concierto típico de actor de reparto.






lunes, 18 de mayo de 2015

"Something More Than Free", lo nuevo de Jason Isbell a la venta el próximo 17 de julio


La carrera de Jason Isbell es hasta la fecha intachable, ya su aportación a Drive By Truckers resultó decisiva para la consolidación de la banda de Athens a mediados de la primera década del pasado decenio, cosa que quedó patente tras la marcha de éste en busca de un periplo en solitario que se vio definitivamente consolidado tras el anterior y excepcional: "Southestern" publicado en 2013.
Disco aclamado por crítica y que encandiló a casi todos, era preceptivo repetir fórmula, y así en este "Something More Than Free" que verá la luz el próximo 17 de julio, el de Green Hell (Alabama) vuelve a poner al mando de los controles a  Dave Cobb con la esperanza de repetir los extraordinarios resultados de hace dos años.
Muchas esperanzas tengo depositadas en este trabajo, espero que repita las prestaciones de álbumes pretéritos y que no decepcione, para quien pueda interesar adjunto enlace a la web del artista donde se puede reservar el disco y conocer mas a propósito del mismo.
http://www.jasonisbell.com
Queda también esta versión del adelanto: "24 Farmes" en una toma en vivo de hace unas semanas.


domingo, 17 de mayo de 2015

Los domingos photosong - Los Elegantes, "Guitarras Son Cuchillas"


Siempre que me asomo a un concierto de rock and roll percibo la sensación que este tema de los madrileños Elegantes trata de transmitir, la fiereza de la garganta de las guitarras, el desgarrado sonido de su discurso, la adictiva sensación de cortarse con esas cuchillas, el satisfactorio efecto de cortar y rasgar al ritmo de sus aullidos, lo imortantes que son para el rock and roll, lo básicas que son para nosostros, resumiendo coño, que me encanta este tema de rock y de guitarras.
Que me encantan Los Elegantes.
¡Feliz domingo!!!



sábado, 16 de mayo de 2015

Guadalupe Plata - "Guadalupe Plata" (2015), Discos en la lengua de Cervantes.


No puedo decir que no estaba avisado, y desde luego mucho he demorado la escucha de este disco, tercero de los ubetenses Guadalupe Plata y primero mío.
Me entero de que bautizan sus discos con su propio nombre, difiriendo unos de otros únicamente por el año de publicación, quiero decir que ni siquiera aplican el dos o tres tras el nombre de la formación, curioso. Pero dejando a un lado detalles menores como éste, se hace urgente la entrada a saco en el análisis de lo que en las entrañas de este "Guadalupe Plata" (2015) se macera.
Porque la sensación que uno tiene (los habituales ya conocen las extravagancias de quien suscribe), es que la música que engendra este trío esta en pleno proceso de maceración, o si lo prefieren fermentación...que es una criatura en la que se produce algún tipo de proceso vital, eso si, me refiero a una vida de cierto carácter infeccioso, bacteriano...adictivo.


Humedad casi sólida, pantanosa, de ciénaga calenturienta, así es la espiral sónica en que se desarrollan los textos, febriles, reptantes y como de extramundo que evocan asesinatos (infantiles en origen), animales expectrales como ratas, serpientes, perros o gatos (negros claro), aguas que no respiran e incluso al príncipe de las tinieblas que se hace camino por entre vísceras humanas.
El sonido de las guitarras parece provocado por el nocturno encuentro entre la corriente del cable del ampli en su confrontación con el líquido de un charco venenoso y maldecido, todo entre vapores y azuferinos aromas, fantasmagórica carencia en ritmos paridos de baterías y bajos escondidos tras agoreras sensaciones de tono bluesero/mefistofélico...En resumen, una auténtica pasada, febril, oscura y humeante....pero una pasada oigan.
Estas guitarras en plena espiral psicótica se escuchan en: "Tormenta", frenético y sinuoso tema que inicia esta aventura, este descenso al núcleo incandescente del blues.



Continúan en "Huele a Rata", donde se incorporan unas teclas que pretenden iluminar las sombras rojas de electricidades y voces (extraordinario interprete Pedro de Dios), todo a ritmo de blues sombrío, En "Calle 24" se apropian del germen mas oculto del clásico himno infantil, haciéndolo renacer para niños raros, y en "Hoy Como Perro" invaden de acidez eléctrica una copla que se pega a la parte mas abyecta del cerebro, cosa que también ocurre con "Serpientes Negras", tema desértico de fácil identificación con los Doors mas desquiciados, mi favorita con su permiso.
Hacen de nexo las intrincadas sensaciones del refulgente instrumental: "Filo de Navaja".
Parece que la luz se quiere abrir camino con "Mecha Corta", un rockabilly de subsuelo absolutamente genial, "Agua Turbia" nos lleva a pasear por parajes desolados y además de turbia este agua es silenciosa de palabras y burbujeante de ebullición.
Atrapan oídos y voluntades las opresivas y sudorosas guitarras de "Hueso de Gato Negro" que narra una delirante historia cantada de forma extrema.




Otro encuentro con las sombras en boca cerrada con "El Paso del Gato" que nos prepara para el final, litúrgico, como no podía ser de otra manera tras la ceremonia de humos colorados y temperaturas perturbadoras a la que estamos asistiendo entre asustados y encantados, "Tengo el Diablo en el Cuerpo" da sublime carpetazo a uno de los discos mas arrebatador que he escuchado en tiempo, realmente sofocante en temperatura, doloroso en intensidad, apretada la sonoridad sobre sienes y humeante como la pócima del caldero de las brujas que auscultaban a Macbeth, es una gozada comprobar como en este país, y encima en castellano, se producen trabajos como este, que de haberse cocido (a fuego lento y mágico) en los pantanosos páramos de Nueva Orleans nadie dudaría en ensalzar como sin duda merece, lo único que siento es no haber podido asistir al bolo que el jueves celebraron en Bilbao por cuestiones de currelo. A la próxima nos bautizamos con agua hirviendo.

viernes, 15 de mayo de 2015

Monophonics - "Sound of Sinning" (2015).


Monophonics es una de esas bandas que están muy férreamente ubicadas tanto estilística como anímicamente, diría incluso que temporalmente, es decir que ocupan unas coordenadas espacio-temporales muy delimitadas y evidentes a tenor de lo que su música indica.
Y las coordenadas a las que nos conduce su música nos marcan el San Francisco del legendario verano del amor, aquel dominado por el sonido psicodélico, aquel que aceptaba cualquier influencia, cualquier sonido étnico o local, tradicional o vanguardista, urbano o tribal, blanco o negro...lo que fuera con tal de experimentar y transmitir artísticamente un estado de ánimo basado en el amor, y su consiguiente trasfondo traducido en esperanza, fe y paz.


La banda californiana basa su sonido en el soul, salpicado de fosforescencias psicodélicas, con guiños febriles al funk, rocosos al rythm & blues o incluso en clave de preciosismo melódico al pop sixtie del otro (este) lado del charco.
Su sonido resulta calenturiento y frondoso, húmedo y sensual, denso pero de fácil paso melódico, adictivo y anfetamínico, soul limpio pasado por el caleidoscopio de Lennon.


En este cuarto álbum: "Sound of Sinning", la banda certifica la madurez que ya empezaba a ser visible en su predecesor: "In Your Brains" (2012),  y consigue redondear su disco mas compacto y rico en matices, gracias a sutiles, moderados y acertados aportes estilísticos perfectamente dosificados por una impresionante labor de producción a cargo de: Kelly Finnigan (voz y teclas) y Ian McDonal (guitarras).
Acompañan a las dos cabezas mas visibles en el que según las crónicas es un apabullante directo: Myles O'Mahony (bajo), Austin Bohlman (batería), Ryan Scott (trompetas y percusión), y sin pertenecer a la formación un refuerzo en vientos formado por Nadav Niremberg e Ikebe Shakedown.
Pero vamos con el disco, si a ustedes gustan las ardientes y anfetamínicas proclamas de individuos como Sly o Ike, los sonidos efectivos y envenenados de Santana, y se sienten atraídos por el pop lisérgico de The Zombies, The Beatles o The Beach Boys, sin hacer ascos por esto al  quimérico pero embriagador espíritu de Janis and company en aquel verano del amor del 67, dejenme recomendarles este disco, bueno este discazo descomunal que se han marcado estos Monophonics, si no lo conocen les gustará (sospecho).
Si ya hemos comentado la enjundia del sónido, no es menos cierto que la palabra para calificar la construcción melódica de todas y cada una de las canciones es impecable, no falta ni sobra una nota, y desde luego la ejecución es impoluta, perfecta.
Esto queda patente desde el principio, con la ácida y lujuriosamente bailable "Lying Eyes", tema que engancha y te deja atado a lo que resta de disco.



El tema que da titulo al trabajo es un corte mas lisérgico y funk, lleno de ataques cítricos de tono setentero y lascivo, en cambio "La la la Love Me" es un soul húmedo y con romántico olor a salitre, típico Cisco, puro muelle, terrible hammond, embelesadores coros.

Trallazo de colorista funk blanco de tonos fosforescentes y un estribillo irresistible, excelente tema "Promises". Calma y letargo de temperaturas y ansias con la solemne y pantanosa "Falling Apart", todo pasión, todo soul, todo fuego, no se la pierdan...



Invitación a bailar con la suculenta colección de sonidos orquestales de aire cool, coros celestiales y pose tradicional, terciopelo y dorados en el alma de un tema genial como este: "Hanging On", y tras el baile un cinematográfico corte de exquisita orquestación, estribillo que te atrapa como en una espiral de vientos y coros, se trata de "Strange Love".



El tema mas pop y digerible es "Find My Way Back", aunque el soul pone sus reglas y la voz de Finnigan sangra de dulce aspereza, otra joya total que nos empuja para caer en un agujero negro de peligroso sonido lisérgico de oscuras guitarras e infecciosa melodía, se cierne sobre nosotros los ecos de un ácido pasado comandado por la lujuria sónica y la concupiscencia llamado: "Holding Back Your Love".
Preciosa y vaporosa "Too Long Feat", dificilmente se puede escuchar hoy algo que suene tan profundo, tan racial, tan bello, tan pasional, imprescindible la aportación del francés Ben L'Oncle Soul, de portentosa materia vocal y sentida actitud interpretativa.
Y cierra el disco "Everyone's Got", un experimento coral, donde dan rienda suelta a la multi-instrumentalización de que hace gala su delicado, enfermizo y suntuoso sonido.
No  se si este sera uno de esos discos que guste a todo el mundo, yo tengo claro que será uno de mis favoritos en este ejercicio, por probar no se pierde nada, yo lo escucho y viajo de la más alarmante promiscuidad al mas aterrador deseo de descoyuntar huesos bailando, a una infinita necesidad de contemplar el mar desde el muelle (de San Francisco claro).


jueves, 14 de mayo de 2015

John Paul Keith - "Memphis Circa 3 AM" (2013), Los otros del ARF/2015.

El cartel del Azkena Rock que en algo mas de un mes dará comienzo en las campas de Mendizabala esta dominado, desde el punto de vista glamouroso por un conjunto de bandas de esas llamadas "Cabeza de Cartel", o también "De relumbrón", habrá opiniones para todos los gustos pero la buena acogida de este plantel de artistas ha sido, a diferencia de otros años, muy buena por casi todos.
Las bandas mas importantes y esperadas creo que están en mente de todos y su repertorio es conocido, o al menos el repertorio mas cercano en el tiempo. Es por eso que me ha parecido interesante hacer un breve repaso a otras opciones que aunque conocidas por muchos, despiertan menos interés general, digamos que un calentar el festival un poco.
Yo inmediatamente veo un nombre que me resulta un poco raro que no haya despertado mas reacciones, me refiero al artista oriundo de Knoxville (Tennessee) aunque afincado en Memphis: John Paul Keith.
Ignoro si tendremos oportunidad de degustar temas inéditos en el setlist que ofrezca el artista, por la frecuencia de sus lanzamientos toca disco en este curso 2015, no obstante ninguna noticia tengo al respecto así que nos centraremos en lo ya editado, y en especial en su tercera entrega, este: "Memphis Circa 3AM".



Me temo que el bolo nos sabrá a poco, pues por lo abajo que aparece en el cartel me imagino un concierto, a hora lejana de la franja share, de unos 45 minutos, en los que en caso de no haber temas nuevos es posible que predominen estos que rellenan este vinilo, mas que nada por ser lo último que ha publicado.
Joh Paul Keith es un músico que mira hacia atrás en la tradición americana, pero lo hace con un toque particular y moderno, asentada su estructura compositiva y también interpretativa sobre los cimientos del rock cincuentero y actualizando la construcción de su estilo con la adición de iniciativas setenteras del omnipresente rock, y también del country, el soul, el blues e incluso los sones de bodevil, creando un compacto y coherente trabajo de variedad estilística y enjundia sónica y compositiva notable.
Dominando la voz, excelente y rica de color de John Paul sobre el conjunto, este nos ofrece un sabroso plato lleno de tradición y sabor, genuino y enraizado.
Este menú fue cocinado en los estudios de Sam Philips y saciará a cualquier amante de lo ya expresado con platos fuertes rockeros como: " You Really Oughta Be with Me", "True Hard Money" cincuentera y de esencia boogie con un incendiario piano Honky-Tonk, o el garaje: "Baby Where a Bad Idea" dotada de un inflamable soplido de órgano y una infecciosa guitarra y que cierra el disco por todo lo alto.


También las melodías mas mimosas y orfebres se destacan, como los entremeses mas cool y virtuosos, en cortes como la preciosa: "Everything's Different Now", la mas campestre e igualmente pegadiza: "Walking Alone the Lane", el tema de caricias souleras y dulce estribillo: "New Years Eve", o la deliciosa: "If If You Catch Me Staring", que casi parece que se puede romper cual cristal de bohemia de delicada y frágil que se insinúa su melodía popera, si el señor Keith quiere hacer feliz a este mortal, que la toque en Gasteiz, sin olvidar la Beatlemana: "She's Almost You".


Además postres, cafés y espirituosos de aromas countrys de la factoria Cash como: "There's a Heartache Going 'Round", teclas de saloom en el bodevil que parece  hacer bailar a los viajeros del vapor que surca el Mississippi y que lleva por título: "Last Night I Had a Dream About You", las turgencias húmedas y oscuras de la sinuosa: "We Got All Night" y el encendido country: " Ninety Proof Kiss".
Un concierto que merece la pena no perderse, esta certificada la pegada en vivo del señor John Paul Keith, también la calidad de sus canciones, no solo estas aquí comentadas, sus anteriores trabajos igualan a éste en enjundia, el único pero, el formar parte de la batería de conciertos de perfil bajo que redundará en la corta duración del mismo, lo que hará que nos sepa a poco el ágape, pero de momento nutrámonos con este sabroso: "Memphis Circa 3 AM".

martes, 12 de mayo de 2015

The Creeps - "Enjoy The Creeps" (1986)


Este 2015 viene caracterizándose por el retorno en mis escuchas de los sonidos mas desordenados y grasientos del abanico estilístico que habitualmente he manejado. Si el año pasado fue el folk y el country los géneros que destacaron sobre los demás, este esta siendo la metralla sónica del garaje o el post-punk lo que esta avivando mi ánimo, mas proclive según parece a los rincones oscuros de geografías y psiquis.
Así que solo era cuestión de tiempo que recordase este clásico impepinable que en 1986 grabasen los suecos The Creeps y que constituye uno de los artefactos mas emblemáticos e inconmensurables del garaje-rock...me refiero por supuesto a "Enjoy The Creeps".




El sonido del órgano de Hans Ingemansson y la viril y entregada voz de Robert Jelinek constituyen el leit motive de las canciones de este estupendo grupo, aunque la base rítmica es de una voracidad apabullante.
Disco maestro desde el primer acorde de órgano para el inmortal: "Down at the Nightclub", frenética muestra de histrionismo y aceleración melódica y sónica, donde se certifica el infeccioso y arrebatado sonido de la banda.


Además de ese órgano impenitente, el fuzz es otra característico del elemento sonoro de las canciones, acercamientos a un soul de espacio cerrado en la excelente: "Ain't No Square".
Rock y cierto lirismo en "Come Back, Baby" de tonos cincuenteros, y vértigo surfero en la instrumental "Rattlesnake Snake" en uno de los inicios de Lp mas encendidos que se pueden escuchar.


Pero que nadie piense que hasta aquí llegan las bondades de este disco irresistible, eléctrica, feroz y punkarra suena la asfáltica: "City of People" y como un mod yé-yé sesentero y envenenado: "Just What I Need" de diabólico ritmo.
El ecuador lo marca la armónica y los ritmos blueseros, la voz arenosa de Jelinek,  y la locuaz batería de Patrick Olsson en "The Creep".


La segunda parte es coser y cantar, empujados por la inercia de los primeros siete cortes no hay impedimento para introducirse en la espiral del fulgurante remolino de lo que queda de disco, la de esencia rockera y teenagger: "Darling", la áspera rotundidad de los riffs y la gorgojeante actividad canora de: "Hi, Hi Pretty Girl", la electricidad húmeda y el blues contaminado de: "Maintaining My Cool"...
Mas órganos adictivos, aires cincuenteros, sensaciones ye-yés, y garajeo a diestro y siniestro en pelotazos como: "She's Gone" de contundente estribillo, la anárquica electricidad punk de: "Out of My Mind" de febril guitarra o la envolvente y mod "Magic Girl".



Llegó "Enjoy The Creeps" y vaya si lo hemos disfrutado, como ya lo habíamos hecho tantas veces, como lo haremos tantas veces mas, porque hay cosas que nunca mueren, tienen demasiada conexión con la vida para desaparecer, para dejar de latir, siempre es genial recordar el quizás "mejor disco de garaje de la historia".


domingo, 10 de mayo de 2015

Los somingos photosong - Burning - "Dieron las Diez"


Burning ofreció anoche el concierto de celebración de sus 40 años en esto del rock, como me hubiese gustado estar allí...y no por los fastos organizados, por el ruido mediatico que ha habido estas últimas semanas ni por el lustre de muchos de los invitados que iban a acompañar a los chicos...no, me hubiera gustado estar allí por ellos, por los Burning, por celebrar los cuarenta años sobre las tablas de la banda de rock and roll que mas me gusta, la que mas me ha transmitido e influenciado de todas cuantas han existido en este país, por recordar con Johnny y sus secuaces todos estos años, rendir homenaje a los que están y a los que ya no, me hubiera gustado estar para ver mi tropecientos concierto de Burning, hoy vienen a los domingos photosong, porque anoche no pude estar allí.





sábado, 9 de mayo de 2015

The Beatles - "Help!" (1965) - Obras menores de artistas mayores...


Vuelvo a la dorada década de los 60's y lo hago con un disco de The Fab Four de esos considerados menores, claro que el término menor cuando se habla de los melenudos de Liverpool es cuando menos, un palabro de usar y tirar.
Pero es que "Help" cumple años, cincuenta en este 2015, casi ná, o como decimos los mayores: Cómo pasa el tiempo...
Tras dos años instalados en la Beatlemania, haber conocido el éxito en USA, cosa prácticamente inédita para todo artista no nacido en el país del Tío Sam, experimentar el éxito cinematográfico tras el filme de instantáneo éxito "A Hard Day's Night" realizado por Richard Lester, patear medio mundo  y sufrir el delirio de fans como nadie había sufrido (tal vez Elvis), el 65 se presentaba como un año para el continuismo, los planes eran seguir explotando la gallina de los huevos de oro, así tras un innecesario: "Beatles For Sale" (no digo malo, sino innecesario desde el punto de vista comercial y artístico, pues la banda lo que necesitaba era descansar), rápidamente embarcan a los chicos en una nueva película: "Help", de nuevo con Richard Lester haciendo sonar la claqueta.


El film necesitaba canciones, pues The Beatles fue y seguía siendo un grupo de música, y su fuerte eran las canciones, por lo que se eligieron siete y se colocaron (cual puzzle en blanco) en la película de la manera mas aparente que se pudo, la película no supera la anterior, pero el disco les quedo algo mas que menor, visto hoy es una obra maestra con varios aspectos a destacar en mi opinión.
Aquí se ve de forma clara, ya se había sospechado en "A Hard Days Night", que no estábamos ante un grupo de jovencitos vendecidos por el favor de las fans adolescentes que se morían por sus huesos y los Djs radiofónicos enloquecidos con sus pegadizas y alegres tonadas aprovechando para hacerse ricos y famosos, no, estos individuos tenían proyectos, influencias musicales serias y determinadas y talento para reciclrarlo todo y hacer algo propio, con personalidad y que les defina como ente musical creativo, al que el éxito es una consecuencia de su paso por el mundo, pero no un resultado musicomercial diseñado para engordarlo artificialmente.


Su vida empieza a verse reflejada en los temas que resultan de la primera cara del vinilo, (los siete cortes que aparecen en la película), "Help" es una canción que compuso John Lennon mientras atravesaba una depresión, no fueron pocas las que se cruzaron por su camino y se catartizaron en canciones tan geniales como esta, un tema cósmico de pop, de melodía casi mágica y actividad de auténtico frenesí.



También John pone de manifiesto la influencia que en aquellos tiempos imponía Bob Dylan sobre él con el folk de metafísica letra: "You've Got to Hide your Love Away", esta influencia también esta presente en Paul McCartney, quien lo canta de forma admirable en la maravillosa e hiper-fluida melódicamente "I've Just Seen a Face", aunque esta en la cara B, y fuera del tracklist del film.



Además John canta y compone la controvertida: "Ticket to Ride" absoluto trallazo que el propio John califico como el primer heavy metal de la historia, cierra la cara A del disco y fue nº 1 en casi todos los sitios.



Paul nos deja constancia de su vena rockera y bluesera en: "Another Girl", otro corte sublime con intrépidas guitarras por parte de George, y demuestra que el terciopelo de su voz puede empaparse de arena en el rock golpeado por el piano eléctrico de John: "Night Before".
"I Need You" es un romántico corte compuesto y cantado por Harrison que no desmerece nada a las creaciones de sus compañeros mayores, y completa la cara A con: "You're Gonna Lose that Girl" de nuevo con John en la voz principal.



En la cara B, además de la ya comentada "I've Just Seen a Face", nos encontramos con el excelente country: "Act Naturally", el tema, popularizado por Buck Owens se pensó que era ideal para la voz silvestre y amable de Ringo y la verdad es que acertaron.
He oído comentar que John odiaba el segundo tema de la cara B: "It's Only Love"...a mi siempre me ha parecido una bonita canción, con letra intrancesdente pero de melodía dulce.
La segunda aportación de George es: "You Like me too Much", un tema que deja ver la producción compositora que caracterizaría al guitarrista en un futuro próximo, un excelente tema de acción melódica fulminante que siempre me ha parecido injustamente ignorado.



El disco se cierra con el tremendo cover del rock & roll de Larry Williams: "Dizzy Miss Lizzy", cantada por John y con una contundente respuesta instrumental por parte de la banda, fue grabada en la misma sesión que "Bad Boy", tema del mismo artista y aparecida en "The Collection of Beatles Oldiers".



Y nos quedan dos cortes que cuentan con el protagonismo de Paul, "Tell Me What You See" es un tema que presagia claramente lo que será sónicamente "Rubber Soul", y en el que se ve claramente la evolución que el grupo estaba experimentando ya, aunque nos podemos retrotraer a las sesiones de grabación de "A Hard Day's Night" para evidenciar las inquietudes artísticas de los cuatro jovenes.
Y como no, "Yesterday"...la verdad es que me niego a repetiros la historia del sueño de Paul y que se levanto con la tonada en la cabeza, las miles de versiones existentes y demás cosas que ya sabéis, la escuchamos (una vez mas) y punto.



Siempre marcamos "Rubber Soul" como definitivo lanzamiento creativo de los Fab Four, cierto, de hecho tras "Pet Sound" de The Beach Boys, disco de fuerte impacto sobre Paul en especial, se produce la definitiva deflagración artística de la banda, pero aquí ya había empezado todo, se empieza a gestar en "A Hard Day's Night" y aquí sin saberlo ellos (quizás), empiezan a priorizar música, letras, grabaciones sobre películas o televisiones, hoteles con mil fans a sus puertas o coches esquivando jovencitas, para iniciar el abordaje a la nave de la inmortalidad musical en la cual siguen viajando por el cosmos a día de hoy, cincuenta años después de la gestación de este inmortal "Help".