viernes, 25 de septiembre de 2015

Destroyer - "Poison Season" (2015)


Dan Bejar no es un músico convencional, así lo atestigua su discografía y lo certifica su último disco de estudio para su proyecto Destroyer denominado: "Poison Season".
El décimo trabajo de la formación capitaneada por el artista de Vancouver me ha ido atrapando poco a poco, como una araña ha ido tejiendo su red con el sigilo de los cautos y los discretos, con el pulso firme que en su empeño ponen los artesanos, y con la fina decoración con que los elegantes se exhiben, la paciencia que empieza a ser virtud que ilumina mis pasos hizo el resto para finalmente sucumbir en la tela de araña, que más que una trampa hace de hamaca en la que descansar sentidos y dejarlos en manos de la música de este álbum.
No es este "Poison Season" un disco tipo cine de barrio, para la familia, no es un trabajo para escuchar entre algarabías ni en compañías alegres y desenfadadas, la verdad es que este no es su hábitat, se trata de una obra para la soledad y el silencio, para la noche y el sillón de orejas, para el humo de un último cigarro o el gusto arrebatado que deja el último sorbo de licor en la laringe.


La textura ochentera se impone con una fórmula a base de soul, blues, música de cabarét humeante y orquestaciones de estilo casi barroco, con esa voz tersa que parece más colocada que emitida, con esa melodía que se difumina entre los juegos de cama entre vientos y cuerdas, que se deja besar por las teclas de hammonds y pianos, que se adapta a un conjunto sónico que parece que se pulveriza y flota de forma grácil y casi invisible.
En las primeras notas que diluyen teclas en cuerdas se nos pone sobre la pista de lo que ofrece este catálogo, un finísimo trabajo de arquitectura orquestal para el tema central del disco: "Times Square, Poison season I".
En "Dream lover" nos sorprenden y casi sobresaltan un ejercicio de vientos al más puro estilo Springsteen de la era "Born to run" que dan cobijo a un encendido tema de elegante soul blanco de salón.


"Forces from above" es un funky de textura hipnótica y brillantes vientos y cuerdas, las cuerdas son también protagonistas de la hermosa "Hell", en concubinato con los vientos, un tema barroco y bohemio que me atrapa especialmente.
Uno de los cortes más redondos es: "The river", con el piano como hilo conductor y una secuencia de orquestación soulera divina, que se ve interrumpida por guitarras, para que el whisky no queme tanto...o queme más.
Romántica, nocturna, solitaria y triste es: "Girl in a sling", un paisaje arrebatador de asfalto y farolas parpadeando, cuando los neones se apagan en la superficie líquida de los charcos.


Más terrenal aparece "Times Square", con unas acústicas que esbozan sonrisas y señalan al glam como punto de encuentro, con ese piano subrayando y el saxo de oro rubricando
El interior del cabarét esta en su momento álgido cuando suena "Archer on the beach", con piano y saxo haciendo flotar el humo entre las sillas llenas de soledades acompañadas.
Me gusta y mucho: "Midnight meet the rain", ochenta hasta los tuétanos de las guitarras que rugen y la percusión que replica espitosa y demasiado alegre.
Como si de Tom Waits se tratase, "Solace's bride" encierra un drama, una mala idea nocturna, en cambio "Bangkok" se me asemeja a un Bowie perdido en la noche del downtown neoyorquino, hermosa, intensa y glamourosa.


La noche no se despeja, y la luz no termina de vencer a pesar del título del tema, guitarras y fraseo a lo Elliot Murphy y mucho asfalto en: "Sun in the sky".
Fin se la sesión nocturna con el leit motive del disco: "Times Square, Poison Season II" en una nueva revisión con prominencia de pianos y cuerdas, dulce despedida y el sueño se mezcla con la voz de Bejar...
Difícil catalogar este disco de Destroyer, pero no hace falta, es cuestión de plantarle cara a Morfeo, sentir los párpados temblar al son de las cuerdas y el corazón henchirse con el sobrecogedor bramar de los vientos para terminar cayendo en la tela de araña que sigilosamente teje Dan Bejar para deleite de aves nocturnas melómanas, inténtenlo.

6 comentarios:

  1. Pues qué quieres que te diga... ni idea.

    Sonido atrayente, brother. Me ha gustado.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que últimamente me ha dado por los discos complicados jajaja...son discos que no entran a la primera pero que una vez los asimilas resultan excelentes.
      Un abrazo y feliz fin de semana.

      Eliminar
  2. No es fácil pero va entrando, y cada vez más. Bien, mysuperfriend. Gran artículo y gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un disco fácil, pero como bien sabes muchas veces estos son los que se vuelven eternos,
      Feliz fin de semana amigo and family.

      Eliminar
  3. Curioso cuanto menos...no conozco a este tipo..pero me ha despertado la curiosidad
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Necesita tiempo, pero puede hipnotizar, me parece un disco delicioso.
      Un saludo.

      Eliminar