viernes, 2 de enero de 2015

Algunos discos "En Vivo" menos famosos - Bob Seger With The Silver Bullet Band - "Nine Tonight" (1981)


Tras unos días viviendo en esa espiral irreal que es la navidad y su correspondiente año nuevo, volvemos a la realidad diaria, que aunque con todavía unos días de vacaciones por delante en mi caso, se agradece como si de una novedad se tratase, al final parece que la rutina es parte necesaria para nuestro correcto y pacífico funcionamiento.
En cualquier caso, lo que los dígitos del año en curso no consiguen modificar por mucho que estos avancen, es el amor por la música, por el rock y por los vinilos...eso me temo que no hay guarismo que pueda alterarlo.


Así que aquí seguimos, un nuevo año y como si nada hubiese cambiado, con el equipo quemando watios y los amplis escupiendo rock, el plato girando y el vinilo dejándose la piel al arañazo de la aguja para que podamos disfrutar de "Nine Tonight", el discarraco en directo que grabase Bob Seger en junio de 1980 con su Silver Bullet Band en el Boston Garden de la ciudad de Massachusetts y en el Cobo Hall de Detroit.
El disco esta formado por un repertorio extraído de sus tres últimos discos de estudio: "Night Moves" (1976), "Stranger in Town" (1978) y "Against the Wind" (1980), y representa una perfecta continuidad en vivo de la excelsa dicografía del rockero oriundo del estado de Michigan tras su no menos excepcional: "Live Bullet" (1976) que presenta con toda la potencia de su directo la primera parte de la excepcional producción del Seger en la década de los setenta.
Da por terminada la década Seger y sus chicos con este planeta sonoro poblado por energéticos temas de esencia rockera y virtuosismo orquestal gracias a la pericia de la mítica Silver Bullet Band y que cuenta con la espectacular voz de Bob, caracterizada por la belleza de un timbre carnoso y de aterciopelado color y la radiante energía de una emisión que se vuelve feroz en el fraseo y dramática en los agudos rasgados y arenosos, si añadimos una colección de temas impolutos en las melodías y en las actitudes nos encontramos ante un directo de muchos, pero que muchos quilates, de esos que nunca te cansas de escuchar una vez tras otra durante años y años.


Tanto la banda, como el cantante de Lincoln Park se encuentran en un momento de forma espectacular, las guitarras de Drew Abbott suenan a gloria, como rasgando el aire con la ligereza de una cuchilla acariciando seda, los pianos del gran Craig Frost están en donde deben, mirando a las sacudidas Honky-Tonkianas o embelesando baladas con susurrantes frases, el saxo ruge insuflado por la energía del torrente que nace en el pecho de Alto Reed y el corazón latiente desborda salud gracias a las precisas palpitaciones que golpean los tambores de David Teegarden y los envolventes bramidos del bajo de Chris Campbell...coros que tanto son miel como hiel y Seger haciendo el resto...conclusión: una tempestad de rock que truena bajo el vendaval de juventud y velocidad en carreteras secundarias que se ve apaciguado por románticos sones dolientes a la mortecina luz de la luna.
En cuanto al repertorio poco o nada que decir, temas conocidos y amados por esclavos del rock de medio mundo, baladas que se quejan con la testa alta y los pies dubitatibos por el alcohol que se avinagra en un corazón que sufre, euforia juvenil mientras las puertas del salón se sacudan tras el paso arrasador de unos jeans gastados dispuestos a dar guerra una noche mas...sudor, gasolina, moteles de carretera...todos los ingredientes que pueden hacer de un concierto de rock and roll algo inmortal, la estación intermedia entre dos apeaderos separados apenas por un pase de baile protegido por unas botas, la estación que se ve asolada por el huracán de rock que se establece entre las vecinas cielo e infierno, la estación en la que reposan los sueños eternos de los que evocan el rock and roll way of life como quimérica forma de vida...un directo absolutamente arrasador.
Genial para empezar un nuevo año.







8 comentarios:

  1. Discazo en toda regla. Lástima no haber tenido nunca la oportunidad de verlos en directo.
    Feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, un disco inconmensurable, no volvería la carrera de Seger a rallar a tal altura como en aquellos 70, pero su directo tengo entendido que nunca ha dejado de ser bestial, no se prodiga por este país, como otros muchos, una pena.
      Feliz año y un saludo.

      Eliminar
  2. Joder, joder...me da un poco de pena este post...Ahora y tras su último trabajo, queda claro que no podrías escribir un post con estaa dosis de pasión por uno de los músicos más influyentes de rock americano. Ahora más bien lo influyen a él...Y no lo digo por las cover de Hiatt y de Earle, sino por la diferencia de nivel entre este directo y su trabajo del 2014. Una pena pero gran recuerdo a uno de los discos claves de mi vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si quieres que te sea sincero Jose no he escuchado el último disco de Seger, lo tengo en el disco duro hace un monton de meses y aun no le he abierto, por algo será.
      Pero entonces era enorme.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Genial entrada, Addi (esos jeans "dispuestos a dar guerra" jejeje). Con este disco me pasa que el Live Bullet es tan bueno que nunca me da por acercarme a él y el repertorio tiene que ser de traca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me parecen igual de buenos, igual de gran repertorio y sonido igual, no te pierdas este Coop, te aseguro que es tan bueno como "Live Bullet".
      Abrazo.

      Eliminar
  4. Y tanto que es un discazo a mi gusto incluso superior al Live Bullets y es que la trilogia en la cual se centra es insuperable

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los temas de los tres discos de estudio contenidos aquí son la pera limonera, de lo mejor del rock americano de siempre, y con un sonido de ensueño.
      Abrazo.

      Eliminar