miércoles, 31 de diciembre de 2014

¡feliz 2015!!!...Con música.


Definitivamente se queda atrás este 2014, un año que llegaba repleto de incertidumbre tras dos ejercicios extraños y no demasiado afortunados para mi, raros por los cambios de mis circunstancias personales, y marcados por dificultades en cuestiones de salud, tampoco el equilibrio fue lo deseable durante aquellos meses de 2012 y 13.
Hace ahora un año las cosas parecían que se acercaban con mejor cara, la esperanza, que realmente nunca abandono mis pensamientos ensañaba sus galas de domingo a mi futuro, y el inicio del 2014 aparecía soleado y con un horizonte claro, las brumas parecían haber pasado.
Y esa ha sido la realidad, este último curso ha venido marcado por la recuperación de la normalidad y el sentido, los nubarrones aparecen en el retrovisor y no parece que se vislumbre tormenta en el horizonte, por lo cual la llegada del nuevo año se espera con mas tranquilidad y paz que en anteriores nocheviejas.
Es por ello que la euforia, tan dada a esta fecha en tiempos de juventud, deja hoy paso a la tranquilidad y a la esperanza, a la alegría y a la fe.
Eso es pues lo que os deseo a todos, a mis amigos, que en este rinconcito virtual acostumbran muchos de ellos ha echar un parrafito con este escriba, deferencia que nunca agradeceré lo suficiente, a los que visitan en silencio, que no se les ve ni lee pero se les siente desde el otro lado de la luz que escupe el portátil, a mi familia y allegados y a todos los seres que a diario se incorporan con el deseo de vivir en paz y aportar su granito de arena; a mi gente vaya...Estos deseos sinceros de tranquilidad, alegría, esperanza y fe.
Un deseo sincero es que la gente que sufre vea mejora en los próximos meses, que se solucione la situación de todos los que padecen injustamente, y que empeore en términos de enormidad la de toda la calaña que hemos tenido la desgracia de encontrar en nuestro camino, que desaparezcan por erosión, que su propia mediocridad les lleve a un oscuro olvido encerrados, además de en celdas, en su vomitiva mezquindad, respirando el tufo de su hedionda putrefacción humana, me refiero a los que ya conocemos, y a toda aquella bestia que cubre de oro su miseria interior participando de las mas sucias y repelentes prácticas.
Y que haya música, canciones y sobre todo esperanza.
A todos los que quiero y que, al menos me aprecian un poco...unas canciones y un deseo:
¡Feliz 2015!!!











domingo, 28 de diciembre de 2014

Cracker - "Berkeley To Bakersfield" (2014). Mi priera buena voluntad para 2015.



Mucho tiempo llevaba sin acercar mis orejas a la música de Cracker, a todas luces demasiado, tanto es así que hacía meses, incluso puede que años que no los recordaba…jugadas de la memoria, traiciones infringidas por la tramposa inmediatez con la que vivimos esta fiebre que siempre da calentura a nuestros corazones que es la música, un vértigo, una sucesión de temas, discos, vinilos, youtubes y spotifys que desfilan ante nosotros tentándonos cual sirenas de Ulises, cegando nuestro sentido común y no permitiéndonos ejercer el necesario ejercicio de mirar hacia atrás para mantener un ancla imaginaria pero fuerte como el acero incrustada a  lo que siempre está ahí, a esos discos y artistas que se instalaron en la suite de nuestro corazón musical, y que poco a poco vamos mudando de cuarto, hasta casi dejarlos acabar en los calabozos del olvido.

Que esto es una vergüenza es evidente, pero que no se hace con mala fe también, y si alguien llega a tiempo de rescatar a artista condenado al olvido y a melómano acuciado de amnesia por empacho de archivos y voracidad estúpida de músicas, pues entonemos un humilde mea culpa, apurémonos a desfacer el entuerto y procurar propósito de enmienda, que llega buena época para ello, la ideal para apostar por los buenos propósitos para el futuro inmediato.

Esto me ha ocurrido con Cracker, demasiado tiempo sin recuperar sus bombazos del pasado, demasiado material de menor enjundia que el de los californianos haciendo fantasmagórico eclipse a sus obras incontestables…pero ha llegado el auxilio, los compañeros de la blogosfera colocando el último disco de éstos en lugares prominentes de sus listas me han hecho ver mi error y lanzarme a pinchar este doble disco que supone la vuelta tras cinco años de la banda capitaneada por David Lowery y Johnny Hickman, que además se hacen acompañar para dar latidos a sus creaciones de David Faragher (bajo) y Michael Urbano (batería), quienes ya pusieron en funcionamiento el corazón latente y rítmico del mítico “Kerosene Hat”.




Y desde la primera pinchada te das cuenta que el arte al final tiene una especie de coordenada especial donde solo se saben ubicar unos pocos, y cuyo camino hacia ella no está dibujado en mapas ni aparece en GPSs, no se aprende en escuelas, ni se hereda, se nace con el camino aprendido y se encuentra únicamente haciendo canciones de forma natural, como si se comiese o se amase…esa cualidad la tienen estos tipos, como lo demostraron en sus anteriores nueve trabajos y lo vuelven a hacer en este décimo.

Y es que este décimo es soberbio, y te das cuenta como digo desde la primera escucha, dividido en dos discos, un primero: “Berkeley”, dominado por los ritmos ásperos, húmedos y con cierta grasa en algunos casos, palpando las suntuosidades resbaladizas del rock, del punk y de ese sucio country-rock garitero que emana tanta emoción como furia.

Letra que es un terremoto avanzando sobre una delicada piel acústica para la bonita “Torches and Pitchforks”, propuesta de justicia que explota en un pegadizo estribillo, como también hay proclamas en el no menos pegadizo aunque más electrificado de la polvorienta “March of Billionaires”.

Como una especie de mezcla entre el punk y el Dylan más áspero, eeso me parece encontrar en el coctel de la magnífica: “Beautifull” y rock de reptantes gemidos y perezoso ritmo cruzado por guitarras que flagelan con acidez, coros y excelente letra para: “El Comandante”.

Homenaje a la ciudad de “El Cerrito” con CCR en el horizonte y desierto en la temperatura agobiante de este corte que lleva el título de la localidad homenajeada, a este le sigue la sorprendente y desorganizada actividad de “Reaction”, y guitarras, ritmos y voces que miran a la costa del San Francisco más añejo musicalmente, aquel que hermano impresiones con Woodstock cuando el reclamo era el amor, la dura: “You Got Yourself Into This”, vertiginosa y sublime. Que continua de forma perfecta con la de aire glam “Life in Big City”, coros plásticos y piano honky-tonk escondido tras guitarras rugientes.

Y matamos el primer disco con la extraordinaria melodía de suntuosidades vocales y guitarras escondidas entre la espesura del bajo y la dictadura de la batería, un tema que suena a eternidad, el grandioso: “Waited My Whole Life”.




En el segundo: “Bakersfield” nos ofrecen country, de alta temperatura, contemplador de atardeceres y adormeciéndose en hamacas hiladas con los cabos que lanzan llorosas steels, propuesta más lineal, más cálida… igual de excelente.

Evidente el espíritu de Gram Parsons en sus días de capitán de los Flying Burrito Brothers para desenvolver este segundo vinilo con “California Country Boy”, luz que se convierte en primeras sombras de la tarde para la cautivadora “Almond Grove” repleta de encantadores detalles.

Y para encantadora la tela de araña de cuerdas de oro que elevan cual alfombra mágica el tema a los cielos, cantado con insolente naturalidad, un temazo titulado: “King of Bakersfield”. Tristezas nocturnas y susurradas con feliz encuentro de guitarras, pianos y steels, se trata de “Tonight I Cross The Border”.

La bailable y desenfada “Get On Down The Road”, nuevamente teclas encendidas y efectivas, lanza la intensa y adherida a tierra y sangre, a país y hombre, a tiempo y dolor…a recuerdo y esperanza, una maravilla titulada: “I’m Sorry Baby”.

Todos a bailar al granero con la orgía de cuerdas campesinas y frenesí de “The San Bernardino Boy”. Y nuevamente ecos de la pradera que trae nostalgias y pesares de un tiempo que no volverá, aunque las steels pretendan que sí, bella y cargada de emoción: “When You Come Down”.

Y como todo se tiene que acabar, mejor hacerlo sumergidos en la sedante y narcotizante interacción de instrumentos de mágica actividad, en la vaporosa sonoridad de cuerdas, ritmos y teclas de “Where Have Those Days Gone”.




Oro, como el horizonte que se despereza en las primaveras de la California que protagoniza este disco enorme, oro como las notas, las steels, los pianos y las voces de Hickman y Lowery, oro inyectado a vinilo para deleitar y dar color y valor a un disco de esos que sorprenden, aunque dada la categoría de los responsables no debería, por los quilates que atesora.

Prometo no volver a olvidarme de Cracker, una de las grandes formaciones de las últimas décadas, primera buena voluntad para el 2015.

sábado, 27 de diciembre de 2014

Los mejores del 2014 - Del 10 al 1 (Internacional).

Y por fin hemos llegado al final, o al principio, depende de como se mire. La lista ha quedado como sigue, los diez primeros son los que son y como decía en la primera parte de la lista el orden es bastante aleatorio, los siete u ocho primeros son intercambiables aunque también quiero dejar claro que algo me ha motivado a ordenarlos así, no a sido un año al uso, empezó mal, fue mejorando y ha terminado siendo un gran año, esperemos que nos depara el 2015 que esta agazapado a la vuelta de la esquina.
Un honor gigante, gracias y os deseo a todos un feliz año 2015 a rebosar de rock&roll.

1. REIGNING SOUND - "SHATTERED".

Poco me queda por decir de este disco, presente en casi todas las listas y en puestos de privilegio, por algo será, creo sinceramente que es uno de los artefactos no solo ya de este 2014 sino de toda la década.
Reseña:
http://rockmorebyaddisondewitt.blogspot.com.es/2014/09/reigning-sound-shattered-2014.html



2. MALCOLM HOLCOMBE - "PITTIFULL BLUES".

Este veterano rockero errante es de los que nunca falla, no acapara titulares ni arrastra comentarios tras de sí, pero su música tiene la autenticidad que también tiene el pecado, y la emoción que solo esta contenida en el dolor y la soledad, como digo nunca falla y este año además ha confeccionado uno de sus mejores discos en mi opinión.
Reseña:
http://rockmorebyaddisondewitt.blogspot.com.es/2014/08/malcolm-holcombe-pitiful-blues-2014.html


3. GLEN DAVID ANDREWS - "REDEMPTION".

Otra tremenda sorpresa fue la escucha, casi de casualidad de este disco hace muchos meses, este joven trombonista de Nueva Orleans nos ha obsequiado con un disco en el que los elementos tradicionales del blues y el soul hacen migas con el gospel y el jazz pantanoso de su ciudad creando este excelente y refrescante disco, a pesar del tiempo transcurrido sigue muy presente en mis escuchas.
Reseña:
http://rockmorebyaddisondewitt.blogspot.com.es/search?q=glen+david



4. MARK BROUSSARD - "A LIFE WORTH LIVING".

Desde el Tocadiscos Dual de bernardo llegó este pedazo de disco de un artista que ha sido clave en este 2014, pues no ha parado su disfrute con este fenomenal disco, macedonia dulce y de rotundo sabor aderezada con rock, soul, folk y funk sino que hemos auscultado su discografía disfrutando de pretéritos lanzamientos de similar categoría.
Reseña:
http://rockmorebyaddisondewitt.blogspot.com.es/2014/08/marc-broussard-life-worth-living-2014.html



5. CHUCK PROPHET - "NIGHT SURFER".

Otro disco del que poco queda por decir, el impacto que su lanzamiento supuso en los días finales del verano ha sido tal que se despertó un revuelo de elogios mas que merecidos, llegando a su éxtasis con su visita a España, no falla el sr. Prophet, que empieza a estar dotado de vitola de leyenda.
Reseña:
http://rockmorebyaddisondewitt.blogspot.com.es/2014/09/chuck-prophet-night-surfer-2014.html



6. DOUG PAISLEY - "STRONG FEELINGS".

Otro de los discos que mas escuchas han recibido por un servidor, disco bonico del to, parafraseando a mi querido Niko, cuenta con el gusto en arreglos y claridad en el sonido de las teclas del profesor Garth Hudson, y eso, cuando de jugar con melodías tan hermosas se trata, marca diferencias, un disco inmortal.
Reseña:
http://rockmorebyaddisondewitt.blogspot.com.es/2014/04/doug-paisley-strong-feelings-2014.html



7. LUCINDA WILLIAMS - "DOWN WHERE THE SPIRIT MEETS THE BONE".

Otro álbum que levantó un mas que comprensible revuelo, discazo de Lucinda, completo y coherente, doble y sin embargo ameno.
No esperaba demasiado después de sus últimos trabajos pero me rindo ante este disco de la dama de Luisiana.
Reseña:
http://rockmorebyaddisondewitt.blogspot.com.es/2014/11/lucinda-williams-down-where-spirits.html



8. ROBBEN FORD - "A DAY IN NASHVILLE".

Posiblemente este sea el disco que antes fue publicado de todos los que aparecen en la lista de este año, aparecido cuando aún nos golpeaba el invierno le doy el enorme mérito de no haber dejado de sonar en todo el año, es un elegante trabajo de uno de los guitarristas mas infravalorados del mundo. Realmente un disco que no entiendo que haya pasado desapercibido.
Reseña:
http://rockmorebyaddisondewitt.blogspot.com.es/2014/02/robben-ford-day-in-nashville-2014-una.html



9. MICKY & THE MOTORCARS - "HEARTS FROM ABOVE".

Si he disfrutado con un disco este 2014 ha sido con este despelote de ritmo, rock, y actitud que firman Micky & The Motorcars, trepidante, repleto de melodías pegadizas y contagiosas de buenas vibraciones, una gozada no exenta de calidad, mas que recomendable.
Reseña:
http://rockmorebyaddisondewitt.blogspot.com.es/2014/08/micky-motorcars-hearts-from-above-2014.html



10. JOHN HIATT - "TERMS OF MY SURRENDER".

Algo mas abajo que otros años, el último disco de mi John Hiatt se hizo de rogar, me costo encontrar empatía con él, tuve problemas para encajarlo sonoramente pero al fin me convenció, se trata de un giro de tuerca mas a una carrera impoluta, tal vez me sienta mas cómodo con el Hiatt mas vocal y luminoso pero el intento y la innovación se agradece y causa admiración.
Reseña:
http://rockmorebyaddisondewitt.blogspot.com.es/2014/09/john-hiatt-terms-of-my-surrender-2014.html




Como siempre ni están todos los que son ni son todos los que están, algunos se han quedado fuera por poco, podrían estar pero no lo estan, pero como se trata de discos que también me han gustado, tanto como muchos de los que estan incluidos, creo justo mencionarlos.
Estos se han quedado a las puertas de la lista.


  • Jimbo Mathus - "Dark Night of the Soul".
  • Adam Eckersley Band - "The first Album".
  • Dean Wareham - "Dean Wareham".
  • Brandon Clark - "Burn".
  • Gravel Project "The Gravel Project"
  • Aaron West & The Roaring Twenties - "We Don't Have Each Others".
  • Temples - "Sun Estructures".
  • Imelda May - "Tribal".
  • Old Crow Medicine Show - "Remedy".
  • Seth Walker -  "Sky Still Blue".
  • Nick Waterhouse - "Holly".
  • Nasville Pussy - "Up The Dosage".
  • The Baseball Project "3rd".
  • Natural Child - "Dancing With Wolves".
  • Conor Oberst - "Upside Down Mountain"

viernes, 26 de diciembre de 2014

Los Mejores del 2014 (nacional)

Una de las características que marcan este 2014 como un año diferente es la escasa escucha de la lengua de Cervantes en ámbitos musiqueros que he consumido.
Es raro, soy defensor de los artistas y grupos patrios de siempre y me he solazado en la escucha de la música facturada en la piel de toro desde joven, pero este 2014 no ha sido así.
Y la cosa es que ha habido material, me han llegado recomendaciones que o bien ha faltado tiempo para atender o bien he olvidado, es extraño en mi la verdad.
Pero para dejar constancia de unos pocos discos ha llegado y no quiero faltar a la tradición de hacerlo, aquí van pues los discos nacionales mas destacados de este año:

1. BANTASTIC FAND - "STRONG ENOUG TO REFUSE".

Ha llegado a última hora, pero su llegada ha sido arrasando, un disco del que oí hablar al profesor Joserra Rodrigo por primera vez, hecho este que ya daba certificado de confianza en el artefacto y claro, no ha defraudado, imprescindible y como todo el mundo comenta: Increíble que este disco haya sido facturado por un grupo español, es el número uno.



2. THE FAKEBAND - "SHINING ON EVERYONE".

Año The Fakeband sin duda, he visto gestarse el disco desde hace meses, he sido testigo de su puesta de largo en directo e incluso he tenido la ocasión de conocer en persona a la banda, ahora y gracias al empeño de mi bro Joserra hemos conseguido que sea posible en breve su edición en glorioso vinilo, además he comprobado como el album ha ido haciéndose grande y mas grande encima del escenario, tras varios conciertos del grupo debo decir que recientemente en el WOP se salieron defendiendo los temas en el contenidos de forma absolutamente impecable...pero es que además es un disco cojonudo.
http://rockmorebyaddisondewitt.blogspot.com.es/2014/02/the-fakeband-shining-on-everyone-2014.html



3. SEX MUSEUM - "BIG CITY LIES".

El conglomerado sónico que define a los madrileños se vuelve a dar en la argamasa que edifica este nuevo disco de Sex Museum, y funciona como un tiro, como siempre, suena a garito y a nocturna efervescencia rockera, garajera y con toques poéticos, el disco me atrapo en la primavera y ahora lo estoy recordando en navidad, banda que siempre esta ahí.



4. GASTELO - "CON EL VIENTO DE CARA".

Me gusta la cántabra Vicky Gastelo, y me gusta desde que la ví en Sos del Rey Católico junto a Quique Gonzalez hace ya unos años, en el añorado Luna Lunera. Este año nos vuelve a obsequiar con una colección de bonitas canciones, plenas de poesía, muy particular y nada sensiblera, muy Gastelo, muy urbana y romántica realista, otro delicioso trabajo, recomendable también para rockeros. (como yo).



5. JULIAN MAESO - "ONE WAY TICKET TO SATURN".

Otro disco que ha llegado casi al ocaso del año, pero que ha sido en buena hora, pues es el disco negroide patrio del año, robusto y de calidad, ha sido lamentable perderme el concierto que el pasado jueves (creo) ofreció en Bilbao y del que oído hablar genial, el curro este año me ha chafado varios bolos y el último ha sido este, pero me resarciré escuchando una vez mas este "One One Ticket to Saturn" que cierra esta breve lista.


jueves, 25 de diciembre de 2014

Vic Ruggiero - "This" (2014)...Seguimos saldando deudas.



El travieso cierzo, que como todos sabéis es un viento que acostumbra a orear las benditas tierras de Aragón y Navarra, tiene entre otras características, la de ocasionalmente, saltar la valla que delimita su tradicional área de acción para, cual paloma mensajera, portar buenas nuevas a los foráneos de tan afortunados lares, nuevas que vienen con remite del gran profesor Jesus, responsable del impecable Idiot Cierzo, quien haciendo gala de su célebre generosidad carga al viento de sus amores con melodías y sones que así comparte con los que vivimos ajenos a las inspiraciones propias de las caricias eólicas de la mencionada brisa, y que tenemos la dicha de contar con su amistad.
Y lo último que he descargado de las alforjas de este bienaventurado airecico ha sido este trabajo titulado: “This” y firmado por un tal Vic Ruggiero del que hasta hace unos días no tenía noticia de su existencia.
Conociendo el gusto exquisito de nuestro Jesus y que por ello, el fallo en cuanto a la calidad del artefacto es una cuestión estadísticamente insignificante, enchufo las orejas al disco y busco información referente al sujeto responsable del mismo.


Me encuentro con que el tal Vic Ruggiero es un artista polifacético, que plasma su sello en varias disciplinas y que en lo musical su currículum le presenta como cabecilla de una formación demoninada The Slackers y que practican una música que se mueve entre el ska, el reggae, e incluso el punk. Me preparo pues para entregarme a esos parámetros sónicos, pues eso es precisamente lo que espero escuchar en este “This”, pero no…de ska nada, de punk menos aún…en este “This” lo que nos encontramos es una cuidada y limpia mezcolanza de estilos que van del folk al rock, con un fino aire americana e incluso elementos típicos del garaje, todo enredado alrededor de unas melodías notables que transportan sobre sus lomos conmovedores relatos sobre la vida, el amor, la pérdida o la lujuria, cantados con terapéutico fraseo, totalmente exento de crispaciones, todo concretado en la cuidada y elegante producción de Bruce Witkin y Ryan Dorn.
Un Hammond, uno de los muchos instrumentos en los que destaca el amigo Ruggiero, nos da la bienvenida sonora, “Taking Care of Business” es una idílica melodía que fluye con ligereza flotando sumergida en el conocido sonido del órgano y cabalgando al ritmo de una incisiva batería, un tema inmejorable para dar comienzo a un álbum.



Uso de unas guitarras, rasgadas con mimo e intención para ir desglosando el medio tiempo rockero titulado: “Oklahoma”, tema fino y de dorados acentos.
No llega a los tres minutos la bonita balada “Vacant Stare”, de atinada elección instrumental, en cuerdas y un delicado piano.
Un acento más genuino y pionero domina el rock germinal de: “New Jersey Story” y huellas de grasa garajera en la latente y excelente “Neatly”, uno de los cortes que más me gustan del trabajo.
Llega el piano, sublime, recordando las amarguras nocturnas del Tom Waits mas extraviado, jazz de garito, y voz que se arrastra como un reptil, hablamos de un tema excepcional, el lento y bohemio “This”.





Armónicas y ritmo sincopado para un rock que empieza a azotar guitarras, base rítmica palpitante, el divertido y clásico “Clandestine” que empalma en personalidad guitarrera con la más relamida y melódica “Parking Lot” aderezada con coros y nuevamente la broncínea calidez de la armónica. Vuelven ritmos de ortodoxia rockera de antiguo cuño, pionero pasaje de excitante estribillo con pinceladas rockabilly denominado: “Mean and Nasty”.
Nuevamente el piano hace su aparición para detener el tiempo en torno a un blues dominado por teclas y besos sonoros al rock, se trata de otro temazo (y van…) que se titula: “Don’t Give Your Love” y que es la antesala a la despedida a ritmo de un country-folk de melancólico poso vocal: “If This Night”.




No tiene desperdicio este disco, no es ska, ni mucho menos punk, es un disco excelente que viene a cerrar este año de manera excepcional y por todo lo alto.
Agradecer a Jesús su deferencia y señorío al compartir tantos documentos como cree merecedores de ser escuchados y admirados con sus amigos, desde luego es de agradecer y de alabar la grandeza humana del señor del cierzo.
P.D. No os perdáis “This”, un discazo de Vic Ruggiero.