viernes, 28 de febrero de 2014

E.L.O. - "Time", 1981...Un Viaje en el Tiempo.


No soy ningún fan de la E.L.O. quiero que esto quede claro desde el principio, el rock progresivo nunca fue mi fuerte, siempre me ha dado una pereza tremenda acercarme a él, lo digo con respeto, pero también con franqueza pues es lo que hay.
Claro, la pregunta es evidente: - ¿Qué coño hace semejante sujeto hablando de este grupo y de este álbum tras semejante declaración? - Repuesta: - Pues que no obstante a lo dicho, conozco varios de los discos mas célebres de la banda de Jeff Lynne y que como se trata de hablar de vinilos, este precisamente, lo tengo en mi colección. -  ¿Porqué?...- Pues básicamente por dos motivos, primero porque contiene el tema "Hold On Tight" que además de uno de los mas populares del grupo, es un torrente de recuerdos juveniles para el que suscribe al sonar en multitud de ocasiones en la Jukebox de los billares que había junto al colegio y en los que pasé no pocas horas de adolescencia como ya he contado en alguna ocasión, la segunda razón es que lo encontré hace ya tiempo en la Plaza Nueva Bilbaína a un precio mas que provocador, por lo barato se entiende...el caso es que aquí nos hemos ahora mismo con el vinilo de los británicos girando en el plato y dispuestos a contar alguna cosita de él.


"Time" es un álbum conceptual que cuenta la historia de un fulano que viaja en el tiempo (tampoco es demasiado original la idea base), hasta el final del siglo XXI. Cuando llega a la coordenada espacio-temporal citada descubre las maravillas de todo índole que allí encuentra, los progresos y visiones futuristas lo deslumbran, aunque brevemente, pues no tarda en echar de menos lo que tenía en el siglo anterior y que ese impresionante futuro le niega, el amor pasa a segundo plano en este destino tan resulton que nos espera y empieza a no soportar la vida sin la mujer que dejó anclada al pasado.
Cierto que en el futuro, los encargados de patrocinar su viaje le facilitan la compañía de una mujer robot, que es el nuevo estilo de relación que se destila en ese final de centuria, pero no consigue ser feliz con esa solución, pues a pesar de la belleza y complacencia del autómata, este no es capaz de amar, tampoco nuestro protagonista es capaz de amar a un alienigena.


Decidido a volver a su tiempo, a pesar de que se le comunica de la imposibilidad del propósito, decide huir a su 1981 de origen, cosa que hace perseguido por quienes le posibilitaron la llegada al futuro, en dicha huida descubre que la única causa para la empresa que ha vivido ha sido la de ilustrarle a propósito de los pasos que el hombre esta destinado a seguir en los años venideros, finalmente regresa a su hogar, a su mujer y a su tiempo.
Alrededor de este argumento, bastante tópico y a juego con la moda futurista de aquellos últimos años setenta y primeros ochenta se desarrolla una colección de canciones, todas ellas compuestas y producidas por Jeff Lynne y tratadas con principios sónicos en consonancia con el momento histórico-musical de aquella época, sintetizadores, efectos sonoros de reminiscencias galacticas y elementos electrónicos que lo mismo modificaban voces asimilándolas a las de un robot, que difuminaban melodías haciéndolas retorcerse sobre si mismas o disolverse en una suerte de colada electrosonora.


Tras un prólogo que introduce al oyente en ambiente gracias a una melodía sintetizada de linea fácil y digerible sobre la cual una voz robotizada nos inicia en la acción brevemente unos sonoros teclados seguidos de una batería electrónica que redobla con inverosímil sonido entra la voz de Lynne conduciendo un bólido de melodía de fácil y rápida asimilación que juguetea con la electricidad y llega a un estribillo potente dominado por coros femeninos y masculinos en una suerte de disfrutable comienzo, se trata de la famosa "Twilight" que se enlaza al siguiente corte "Yours Truly, 2095" con un puente de extraños sonidos cibernéticos y que explota en voz distorsionada de un Lynne que desgrana otra agradable y digerible melodía rodeada de efectos futuristas y coros de celestial y artificial poso, mas mundana se muestra "Ticket To The Moon" con un piano que rodea una muy bonita melodía cantada a media voz y apoyada por un muro de sonido sintetizado, pero que no molesta, y un estribillo tecnopopero mucho mas comedido en fastos electrónicos, parecidos derroteros sigue la de reminiscencias folks (gracias a una acústica que juega a no serlo) "The Way Life's Meant To Be", la cual incluye incluso un breve solo guitarrero, muy Lynne melódicamente, vuelven las lineas difuminadas en embolventes lineas de sintetizadores e imposibles baterías en el aburrido instrumental "Another Hearts Break" que finiquita la cara A. Empieza el segundo lado del vinilo con la luminosa pero elemental y cursi "Rain In Falling" que marca el camino que habrían de seguir los pasos inmediátamente futuros de la actividad artística de Jeff Lynne.



Tecno discotequero y anticlimatico: "From The End Of The World" es un tema con artificial y prefabricado estribillo que nos lleva a unos ritmos reggae de imposible base sónica electrónica que no empasta con la melodía casi playera que transporta la bonita voz de Lynne, incomprensible tema para un servidor titulado "The Lights Go Down".
Manto sonoro y marcas horarias de las que suenan por la radio y euforia de sintetizadores, tipo Azul y Negro en el atascado y plastificado corte "Here's The News". Belleza en la voz emitida en falsete de un Jeff Lynne que transporta su entonación por una senda sonora impersonal y de desolada irrealidad con basamentos pop y Bowieanos en algún momento, no es este "21st Century Man" no obstante de los peores temas del disco, todo lo contrario. y tras esta bonita balada de inalcanzable descripción estilística, (como todo el disco para un neófito en estas lides como yo) llega mi "Hold On Tight"...y como aquí ya me importa un bleod todo el lío del viaje en el tiempo del fulano este, me dedico a hacer lo que siempre he hecho con este rock, disfrutarlo, bailarlo y cantarlo...y recordar un poco.



Y con el feliz regreso del viajero a la tersura de la piel de su esposa y al calor del lecho y del hogar termina, con un epílogo que suena igual pero diferente al prólogo este viaje en el tiempo al que nos invita la banda británica Electric Light Orchestra.
Disco que no empasta para nada con mis gustos, pero que si he de ser sincero cuenta con alguna bella melodía, sutilmente cantadas por Lynne y que no molesta demasiado sónicamente a pesar de la empalagosa proliferación de artefactos electrónicos que no siempre le resultan muy musicales a quien suscribe y que cargan de manera innecesaria el entorno de una melodía bien construida.


Uno de los últimos trabajos de enjundia de la banda que afrontaba su recta final con este trabajo que tiene la pretensión por bandera y  que he de admitir resuelve el tema argumental de forma bastante efectiva y que supuso un experimento sónico que tubo repercusiones en parte de la década que comenzaba, aunque nunca será un disco de referencia para quien ha escrito esta crítica.
Buen fin de semana a todos.

Primeras Incorporaciones Confirmadas para el próximo Azkena Rock Festival, 2014


Último día de febrero, y a falta de menos de cuatro meses para la apertura de puertas, el ARF-2014 lanza su primera batería de incorporaciones para el evento, que este año cumple 12 años y que se celebrara en los próximos días 20 y 21 de junio, como siempre, en Vitoria/Gasteiz.
Ahora, como cada año, comenzará el debate, que si el cartel esta a la altura o no, si tal banda repite y aquella otra debuta, si este tío es rock o es otra cosa y no empasta con el espíritu del festival...lo de todos los años.
Yo os adelanto las incorporaciones y cada uno os hacéis una composición de lugar propia:
Blondie, celebra cuarenta cumpleaños y presentará disco, próximo a publicarse el 17 del mes de marzo que mañana comienza: "Ghost Of Download", se supone serán uno de los dos cabezas de cartel.
Wolfmother repiten tras 2008 y traerán a Mendizabala su tercer disco, el gran Seasick Steve, unos tal Unida que no tengo el placer, Joe Bonamassa que ya lo vimos hace dos ediciones, entonces con BCC, traerá su blues virtuoso y frío al festival, Turbowolf estrenando disco y Violent Femmes; además pasearan su arte por el verano vitoriano unos tal Bombus, Rotal Thunder y 13 Left To Die, completan la lista de primeros nombres Kadavan y Niña Coyote eta Chico Tornado.
Y eso es todo de momento, presiento que la alegría no va a inundar a los Azkeneros que tras la espera, intuyo esperaban algo mas, ese, al menos es mi caso, pues de lo anunciado Seasick Steve es el único que realmente me motiva ha hacerme con un carné que por primera vez en muchos años estoy cuestinando seriamente no adquirir, esperaremos noticias.

jueves, 27 de febrero de 2014

Michael Katon - "9 Loud Ones", 2013...Aprovechando que esta por aquí...


Aprovechando que se encuentra por aquí de gira, me ha parecido buena idea comentar el último disco de este cantante y guitarrista de blues natural de Michigan.
Michael Katon es uno de esos artistas que da la sensación de que se dedican a esto por necesidad, como si en algún momento de su adolescencia, en la etapa anterior al envenenamiento al que la vida nos somete antes o después, y que destruye la gloriosa inocencia con la que venimos al mundo, a golpe de malas experiencias, a base de dosis de realidad cruel y descarnada, en esa época en la que todos somos felices y a la vez nos mostramos sin saberlo indefensos, alguien, algún discípulo de Robert Johnson, allá en el innombrable lugar en el que parece que se encuentra, sometiese al americano a un hechizo, mágico y demoníaco que desde ese día condeno al joven Michael a permanecer atado a su guitarra, sentenció a su garganta a pasar sus días con la seca e incomoda mezcla de saliva y arena que es necesaria para cantar las canciones que ocupan su envenenado corazón


Y es esta la sensación que da no solo oyendo su música, un blues real y tópico, en carnal concubinato con el boogie y en adultera y traicionera relación con el hard-rock, sino también, observando su actividad, siempre de escenario en escenario, de sala a bar, de bar a festival, de festival a habitación de hotel a descargar un poco de la ponzoñosa maldición que envenena su alma pariendo alguno de los temas mundanos y pecaminosos que luego, en el estudio, son domesticados para formar parte de su legado discográfico, para seguir con la rueda y empapar de veneno los oídos de otras inocentes criaturas que desconocen la peligrosidad que supone acercarse a discos como este "9 Loud Ones", última inyección de luciferina pócima que trata de inocularnos este artista.
Pócima concentrada en los nueve cortes que componen este disco de adictivo y peligros blues y boogie de afilada distorsión guitarrera, arenosa expresión canora y sonidos asperos y de ferocidad natural, silvestre y como digo, aparentemente hecha para la supervivencia del artista.
No obstante para los que llevamos años infectados por el blues y por el hard y por el boogie y por todo lo que lleve una guitarra en su ADN sónico, este disco servirá para disfrutar de una de esas dosis que ocasionálmente necesitamos para calmar nuestra depravada necesidad de distorsión blusera, de tóxico y polvoriento sonido de riffs tronando y haciendo temblar los bafles del equipo.





Y de eso no falta en este disco que nos saluda dejando claras sus intenciones desde el segundo uno: "Boogie Whip" nos enseña las cartas con las que juega Katon rápidamente, guitarras fibrosas en los riffs, voz aspera que canta con febril fe en si misma y base rítmica poderosa, un buen tema para empezar un recorrido lleno de trallazos guitarreros que continúan con el blues contagioso que combina distorsión guitarrera hard con armónica blusera en una letanía de melodía rutinaria y primitiva, es decir un temazo que se titula "Tight White Pants" y que es poseedor de un poderoso y pegadizo estribillo.
"I Ain't Ready To Go Steady", boggie menos agresivo y mas melódico, machacón ritmo a lo ZZ-Top y estribillo nuevamente de pegadizo trazo, intercalada una guitarra que electrifica aún mas el corte, fantástico. "Roadhouse 69" es el corte mas largo del disco, R&B en el ritmo, Hard-Rock de bluseras convicciones en las guitarras y ritmo bailable desprovisto de filigranas y centrado en el disfrute de un tema de esos que te hacen mover la cabeza hasta dislocar el cuello, una gozada de canción tan tópica como eterna.
Adictivos y nerviosos sones guitarreros en un boogie de libro titulado "Boogie Is My Bussiness",un tema, rápido y directo para dar paso al mas introvertido "Boogie Man", con unas guitarras que se enredan entre ellas hasta que un riff que nuevamente nos recuerda a los que dispara el indomable Billy Gibbons, así como el estribillo, nos pone en nuestro sitio, mi tema favorito en este disco, se trata de un corte de irreparables efectos secundarios en mentes aún no mortificadas aún por los sonidos peligrosos del averno.
Blues mas cálido, con sonoridades mas cercanas al Delta en la fabulosa y terrenal "Burn Me (With Electricity)" dotada nuevamente de un contagioso estribillo y seguimos con el blues germinal y de visceral procedencia, suena a Chicago este romántico y carnal, de guitarras preciosistas y bellas en color, blues titulado: "Love Stepped In My Way".



Da pena despedirse de este catálogo de litúrgica ceremonia musical a la que nos somete Michael Katon, dándonos lo que necesitamos, lo que queremos tanto los feligreses mas entregados a la fe bluesea como los advenedizos que empiezan a dar sus primeros pasos en esa cofradía del pecado que es el rockandbluesandboogie de febril núcleo, "Proud To Be Loud" es la encargada de decir amén.
Nada nuevo bajo el sol de este LP, ni falta que hace, música de la de toda la vida, llena de viscerales intenciones, como decía música que parece hecha por necesidad, recomendable disco, como todos los de Katon, y mas que recomendable bolo.
Adjuno enlace con el blog de Addi donde aparece cartel de la gira con fechas y salas, pues alguno aún esta a tiempo de no perderse a este beato del blues.
http://rockmorebyaddisondewitt.blogspot.com/2014/02/esta-semana-visita-espana-michael-katon.html
Si alguien prefiere ver la entrada en la edición original en ZRS pinchar el enlace...

Benmont Tench - "You should Be So Lucky", 2014. ¿Porqué Sr. Tench?


¿Porqué?...Es la única pregunta que se me ha ocurrido hacer, no ya a Benmont Tench, sino al cielo, al aire, o a Dios...¿Porqué?
¿Porque nos ha hecho usted esperar cuarenta años para regalarnos un disco con su firma?, cuarenta desde aquellos Mudcrutch con los que debuto a principios de los setenta y que fueron precursores de los posteriores Heartbreakers que vienen acompañando al rubio Tom Petty desde hace 38 años...¿Porqué nos ha sometido a esta espera Sr. Tench?



Que nadie piense que estoy enfadado, no, en modo alguno, es mas, no creo que sea posible estar enfadado después de escuchar algo tan delicioso como este "You Should Be So Lucky" que hace solo unas semanas publicaba el sello jazzistico Blue Note y que como he dicho lleva la rúbrica del magnífico teclista de Tom Petty & The Heartbreakers: Benmont Tench.


Cierto que reducir la carrera de tan excelente músico a teclista de Tom Petty & The Heartbreakers es poco menos que un insulto, pues hablamos de uno de los mas indiscutibles pianistas que ha dado el rock en los últimos cuarenta años, requerido por innumerables artistas para que su arte a las teclas diese lustre a sus trabajos, así ha contribuido a engrandecer discos de gente tan incuestionable como The Rolling Stones, Johnny Cash, Elvis Costello, John Fogerthy, The Jayhawks o Warrren Zevon...casi nada.
Pero el hecho es que ha sido ahora, en estas primeras semanas de 2014 cuando ha visto la luz del debut en solitario de este gran teclista. Y es un debút algo mas que feliz, es un milagro sonoro, una de esas ocasiones en las que la escucha de un disco hace que el tiempo se detenga, que la paz domine las terminaciones nerviosas del oyente y que hasta lo mas pútrido de la actualidad que nos azota sin piedad pierda importancia e influencia en los ánimos de los pobres humanos que vivimos bajo el inmundo hedor que despide tanto detritus que nos rodea y mangonea...lo dicho...un milagro.
Estamos hablando de un disco dibujado con un gusto delicioso, dominado cada segundo del mismo por una suerte de tacto de seda sobre el oído, con momentos de acariciante pop con discretas pretensiones jazzisticas, instantes de rock de una sonoridad tan relajante, sin perder esencia rockera, que no se puede resistir el emocionarse y gritar: ¡¿Porqué???!.


Además del piano, que es protagonista de varios de los 12 temas del disco como era de esperar, sorprende la susurrante y segura fragilidad de la voz de Tench, fina y pequeña pero bella de color y aristocrática de fraseo, como si el canto no significase un ejercicio de expresión artistica sino como una natural manera de comunicación, innata e inconsciente.
Además el álbum cuenta con la colaboración de amigos del artista que imagino no podrían resistirse a formar parte de este sublime producto artístico como Ryan Adams, Ringo Starr, Gillian Welch y por supuesto Tom Petty.
Dos versiones de temas de Dylan: "Corrina Corrina" y "Duquesne Whistle", ambas bordadas en la visión personal de Tench: fina, sedosa y elegante, compitiendo en belleza con la que el año pasado firmó Boz Scaggs en su fabuloso "Memphis" la primera y correteante por las venas del jazz cabaretero de nocturna vocación la segunda, con piano a lo Tom Waits, referente ese piano en gran parte del disco, exquisita versión.
Este piano del que hablo se hace el protagonista de la instrumental "Ecor Rouge" en la que las teclas de Tench sobrevuelan los lindes entre el jazz y el swing apoyada por una delicada linea de cuerdas y una guitarra que intercala lacrimosas notas doradas, un maravilloso y emocionante corte.
La emoción no falta en temas tan nocturnos y embolventes como discretos en prestaciones sónicas como la bella "Hanna" que deleita con un hermoso sonido de órgano que se enreda con las cuerdas, emoción que tampoco esta ausente en otros momentos de íntima inspiración melódica como: "Why Don't You Quit Leaving Me Alone" o "Today I Took Your Picture Down", ambas constituyen sendas raciones de ambrosía en su trabajo al piano.
The Heartbreakers aparecen en el espíritu de "Veronica Said", tema conducido por una guitarra que gira redonda y juguetona con una base rítmica simple y animada, un tema de rock del de toda la vida, fantástico y de lujosa factura, y The Byrds hacen lo propio en el ADN del fantástico corte "Like The Sun", de deliciosa evocación sesentera, melodía de sencilla linea y nuevamente trabajo sónico de elegancia fácil de digerir, excelente trabajo en unas gloriosas y felices guitarras.
El rock en su vertiente mas desbocada se muestra, desprovisto de fiereza y rencor en la fabulosa "You Should Be So Lucky" de exquisito estribillo y en la segunda instrumental del LP, mas pionera y country en su estructura: "Wobbles" con el piano nuevamente dominando la atmósfera y una guitarra que a servidor por momentos le recuerda a los momentos mas líricos de The Shadows.
Acústicas y amabilidad melódica en la cadenciosa y bonita "Blonde Girl, Blue Dress" y la sombra del Tom Waits mas nocturno e intimo en la polvorienta pero lustrosa "Dogwood", de vocalidad Dylaniana o Dylanita como diría un amigo mío.





No quiero dejar sin mencionar la magnífica, por adecuada y emotiva, simple y evocadora, producción de Glyn Johns, quien fuese ingeniero de Rolling Stones o The Beatles realiza un trabajo impagable para cuadrar un disco que ha tardado cuarenta años en llegar y que ha servido para que descubramos que Benmont Tench no solo es un gran teclista sino también un compositor y cantante excelente...pero ¿Poqué Sr Tench?...¿Porque ha esperado tantos años???.
De todas formas os aseguro de que la espera ha merecido la pena.

miércoles, 26 de febrero de 2014

Barricada - "Rojo", 1988 - Discos en la Lengua de Cervantes...



Durante muchos años mantuve con Barricada una relación extraña, ambigua, un relación de Amor/Odio que se prolongó durante años, en especial en la segunda mitad de los ochenta.
Y lo cierto es que conocía sus discos, incluso asistí a alguno de los conciertos que la banda ofrecía entonces por los pueblos de Bizkaia con cierta asiduidad.
Además aquel directo con el que se cerraban los ochenta y se inauguraban los noventa no paraba de sonar en un célebre garito de la calle Barrencalle del casco viejo Bilbaíno, (garito que aún hoy existe), haciendo de banda sonora a la caliente actividad de las bocas sedientas de sensaciones de una pareja que sentada en la esquina del banco corrido junto a la ventana buscaba con sus lenguas lo que las neuronas aún sin domesticar por la edad les exigían, los riffs de Boni y Alfredo Piedrafita daban valor a unas temblorosas manos que exploraban cual novato arqueólogo la femenina piel adolescente que se estremecía bajo una, hoy desfasada, blusa con las inefables hombreras de la época.

Y aquellos textos del Drogas que incendiaban las conciencias, excitadas por los porros y el kalimotxo, juveniles y sugestionables de una cuadrilla de jóvenes de barrio, de un barrio como Chantrea por ejemplo.
En cambio había algo, no se qué, que evitaba que otorgase a los navarros el mismo respeto que sentía por Leño, Rosendo, Baron Rojo o Los Suaves...Algo que ponía un freno en la aceptación de que los pamplonicas se habían ganado un puesto mas que respetable y por supuesto propio en el escalafón de bandas rockeras patrias.
Los noventa pasaron por carreteras paralelas entre Barricada y un servidor, hasta que ambos senderos se bifurcan y encuentran en una intersección y todo cambia, vuelta atrás al rodillo de la memoria y repaso a los discos mas representativos de la banda y caída en la cuenta del error, o medio error cometido durante años, re-escucha de discos y respeto que llega tarde pero llega y aún hoy esta, como y donde siempre debió estar.


Y de todos los trabajos de Barricada me apetece hablar de este de 1988: "Rojo", disco en el que da la sensación de que los componentes de la banda se han hecho mayores, que no viejos, pero si que son mas sabios, que saben lo que quieren, musical e intelectualmente y lo consiguen transmitir de forma directa y mucho mas diáfana sónicamente, mucho mas elaborada melódicamente y de forma mas madura e inteligente, pero sin perder las señas de identidad de la formación y sin variar sus principios musicales basados en un rock como siempre, urbano, sucio en las guitarras que atruenan con distorsión de asfalto y cristal, excesivo y árido en la voz del drogas que sigue emitiendo verdad con aliento de brea y contundente en la base rítmica, incisiva como el despertador que con su alarido rompe la madrugada y el sueño de los condenados a vivir de su trabajo en la ciudad, machacón como el traqueteo posterior del metro que les ha de llevar a la servidumbre de sus empresas.

En este álbum se oficia un cambio destacable, Rosendo, cuya producción en pretéritos trabajos del grupo resulta decisiva para la formación sónica de la banda deja su labor en manos de Dennis J. Herman que insufla al sonido del disco un aire mas moderno, menos a local y mas a espacio abierto, mas europeo.
No obstante la gran diferencia entre "Rojo" y sus predecesores se oficia en los temas, mejor construidos melódicamente, de lineas mas suaves pero no menos contundentes en fondos, dotados de textos mas definitivos, y sin embargo mejor contados, mas elegantes, y sin embargo mas afilados y mordaces.
El track-list es una sucesión de clásicos de la banda, empezando por la nerviosa y rápida "Rojo", con luminosas guitarras y vocalidad de agresivo tono, un comienzo que va derecho al grano.
En "¿Quién Es?" aún se detectan las decisivas enseñanzas del Sr. Mercado en el discurrir de las guitarras y en los coros, cortos y secos del estribillo. Tendencias rockeras mas amables en los primeros sones de la famosa "Obsesión", nuevamente vocalidad de clara intencionalidad dramática en el fraseo del Drogas y estribillo contagiosos y oxidado, un gran tema que da paso a la contaminada y embolvente atmósfera guitarrera de la violencia melódica de "En el Suelo", tema de evidente influencia punk.
Sucia y pegajosa resulta "Abrir y Cerrar", texto de actitud peleona y de aguerrido tono social y justa rebeldía, tema que pierde el freno melódico y se lanza cuesta abajo en un torrrente de distorsión y ritmo que termina con un excelente solo guitarrero.




Acordes de rock mas tradicional en "Bajo Control" que alcanza su cenit con un adictivo y protestón estribillo, de fuerte carga emocional y pesimismo léxico social, otro hit del grupo.
Insinuante melodía y guitarras de agresividad esquiva en la sugerente "La Hora del Carnaval", coros y riffs marca de la casa para "El Último Vagón", tema de atmósfera mas madrileña que norteña, Burning y Leño escondidos en los oscuros rincones de este espeso y nebuloso corte.
"Tiempos que Arden" es la encargada de lanzar el sprint final del disco, fuerte y desbocado ritmo, angulosa vocalidad en biscosa letra, funciona perféctamente como lanzadera de lo que esta por venir, a pesar de un estribillo demasiado fácil y un tanto insípido.
Lo que esta por venir empieza con la lasciva y erótica "Animal Caliente", tema total de romanticismo rockero, evocador de sexo sucio de vaqueros desgastados y minifaldas de cuero mezclándose en el sucio suelo del asiento de atrás del coche heredado de los viejos, todo al amparo de una melodía de indestructible estribillo, temazo!!!.
Agresivo, amenazador y cortante todo lo que tiene que ver con la violencia intrínseca que destila "Cuidado Con El Perro", otro tema con ínfulas punk y arrastrada vocalidad, característica y febril su linea de bajo que parece predecir el peligro, y extremo y desesperado su solo de guitarra, un clásico más de los de Chantrea.



Y final de fiesta, coros que invitan a ser entonados en etílica camaradería cuando la madrugada se muestra dispuesta a prolongarse hasta que la fiesta acabe en un ahogarse de vivir con la juventud por bandera, estribillo coral de pegadizo y eufórico efecto, nos vamos de fiesta al son de "Esta Noche".


Autentico discazo de Barrricada con los que, en parte, saldo mi deuda de indiferencia injusta e inexcusable por parte del que suscribe, que hoy se rinde a los discos de este mítico y definitivo grupo de la historia del rock facturado en la lengua de Cervantes.

martes, 25 de febrero de 2014

Vuelta al Día a Día - Alguna canción sobre la cotidianidad

Después de que ayer alguna suerte de destino quiso que no me fuese a la cama con la cabeza como un bombo y harto del mundo, gracias al premio, a uno estas cosas le hacen mucha ilusión, no lo puede evitar, es como un niño, después del buen sabor de boca que ha as el lugar en el que mas cómodos y seguros nos encontramos, no se si esto es bueno o no, pero al menos en mi caso es así...
Unas canciones que reflejan este "A diario", esta rutina y este pasar la semana con la vista fija en el finde que es la cotidianidad, ese pasar la vida con sus cosas buenas y malas...

Os propongo unos pocos temas:

1. Los reyes de lo cotidiano son The Kinks, en especial en ese mágico y sublime canto al ciudadano de a pie que es el tremendo disco: "Arthur or The Decline and Fall of The British Empire".


Otra POM de los de Ray Davies, otra que suena a estación de tren en hora punta y uele a te y donuts de la cafetería junto al andén, la gloriosa "Waterloo Sunset" en una curiosa versión de The Fortunes.


Esta habla de un día perfecto, que también los hay, ojalá fuesen un poco mas habituales, aunque a veces la perfección esta mas cerca de lo que creemos o imaginamos.


Días cotidianos, simples y sencillos, quizás diseñados para personas simples y sencillas, tal vez y sin saberlo creados para la gente que realmente es feliz en su simple y sencilla existencia llena de cosas simples, sencilla y en cambio bellas, reales y de verdad...un mundo para hombres sencillos.


Si decíamos que The Kinks eran los reyes de lo cotidiano, especialmente en "Arthur", que me decís de los de Liverpool, alguno de sus temas parecen engendrados en autobuses con olor a tartera cuando el sol aún no ha vencido a la oscuridad de la madrugada...Que me decís de este tema...


Otra forma de ver la realidad de un hombre, una realidad mas difusa, mas introvertida...varios tipos de cotidianidad, lo cotidiano en la vida de este hombre delgado


Y es que cada día al final no dejar de ser uno mas, un día en la vida...


Y como siempre un par de aportes en la lengua de Cervantes, a ver que os parecen estos:




Resumiendo señores, que volvemos a la feliz y segura cotidianidad, que siempre te sorprende la vida con algún sobresalto, a veces bueno y otras no tanto, las emociones, finalmente, las llevamos alojadas en el corazón y esas aprovechan cualquier estímulo humano para salir y liarnosla...

Buen día a todos!!!

lunes, 24 de febrero de 2014

The Versatile blogger Award, mas que un premio una alegría y un honor


Algunos días las cosas no salen bien, parece que todo empieza torcido desde que pones el pie (ya sea el derecho o el izquierdo) en el suelo, son esos días que aún no ha legado la hora del almuerzo y sientes en la cabeza y, lo que es peor, en la moral y el animo, el peso de todo un mes de desatinos, que el humor siente cansancio acumulado equivalente al de una semana de lluvia y frío, que a la hora de comer ya estás hasta los coj...
Francamente, hoy era uno de esos días, todo salía mal, problemas de índole personal y encima toca sufrir las consecuencias de la torpeza institucional y burócratica que hace que pierdas tiempo y alegría.
Cansado, intentando relajarme, me siento delante del ordenador a escuchar algo de blues, (santa medicina) y me encuentro con que un par de amigos y colegas, (admirados colegas añado) blogeros me honran con un premio, con el: "The Versatile Blogger Award", premio que tiene la grandeza de que lo dan colegas blogeros, eso vale mas que todos los premios grandilocuentes del mundo, lo recibo con orgullo y alegría, me siento agradecido y honrado y con el día mas que reparado.
Gracias a los grandes colegas y veo que también amigos:

- Living at 33 rpm, responsable del magnífico: http://livingat33rpm.wordpress.com/
- Rockologia, quien dirige el no menos excelente: http://rockologia.wordpress.com/

Ni que decír tiene que recibo agradecido y honrado el premio y paso a enunciar los compromisos que adquiero a aceptarlo:


1. Mostrar el premio en su blog.
2. Anuncia tu premio con una entrada y agradece al blogger que te nominó.
3. Nominar a 15 blogs.
4. Poner un enlace a los blogs nominados y comunicárselo con un comentario.

5. Comentar 7 cosas sobre ti.

Paso por tanto a anunciar mis blogs elegidos, (en orden totalmente aleatorio por supuesto), para compartir conmigo esta, espero, alegría también para ellos:
Podría mencionar otros 15 sin pensarlo demasiado pero como solo son 15, pues 15.
Se quedan fuera los dos camaradas que me han votado para que no haya sombra de pasteleo aunque aseguro que son tan merecedores como cualquiera de los elegidos, también ZRS y La Comunidad del FFVinilo quedan excluidos ya que al colaborar en ellos no queda, digamos elegante, elegirlos como orgulloso miembro de ambos.
Deseo resaltar porque me jode que no esten, no estan por falta de sitio, Against The Cierzo, TSI NA PAH, Corazón de Rock and Roll, Historias de Rock and Roll, PaulaMule, Piltrafilla o Musicae Memorandum, Simpatia por la desafinación, Rock and Roll Outlaw o Hombre de Ninguna parte entre otros...


Addison de Witt es:
  • Amigo
  • Sincero
  • Rockero y bluesero
  • De izquierdas
  • Lector y re-lector
  • Cinéfilo, (osea un intenso de cojones)
  • Y creo que buen tipo.

Esta semana visita España Michael Katon

El cantante y guitarrista norteamericano Michael Katon visita España esta semana, para quien no le conozca, pues no se trata de un artista demasiado conocido por estos lares, decir que se trata de un cantante y guitarrista de blues y boogie básicamente, que utiliza su instrumento con virtuosismo y fiereza a partes iguales, que tiene una base caracterizada por un blues sólido, sin concesiones al delta y que mira al hard-rock de cara, haciendo con este buenas migas en muchas ocasiones.
Tiene una amplia y nada desestimable discografía formada por una quincena de álbunes que os aseguro que pueden hacer las delicias de los que mas apego sienten por las guitarras bluseras con ascendentes hard y las distorsiones fibrosas pero sutiles, vocalidad silvestre y de aparente improvisación visceral y una banda con fama de ser una auténtica bomba de presión sonora.
Si os pilla cerca de casa y vuestros gustos coinciden con las características de este tipo natural de Michigan y que lleva ya 30 añitos haciendo temblar la tierra bajo sus pies con su guitarra, no os perdáis el concierto porque seguro que vais a disfrutar con este veterano y esplendido Michale Katon.

Cartel de la gira con locales y fechas:




domingo, 23 de febrero de 2014

Las Estaciones y Los Trenes en el Cine y En La Música..."Las Noches de Insomnio de Addison"

Que romántica puede resultar una estación...romántica y triste, y solitaria y amenazadora...incluso dramática en una pantalla de cine...


Mientras todo París se pelea por subir a un tren que les aleje de la ocupación nazi, Rick ve diluirse entre lluvia y lágrimas las últimas letras que le unen a su chica, bajo el aguacero los nazis han pasado a un segundo lugar, el dolor del abandono es el único sentimiento que golpea el corazón en el cínico héroe de Casablanca mientras a empujones es introducido en el tren salvador por Sam, tren salvador y definitívamente separador...


Como pesa la soledad, cómo golpea, mas que el sol del desierto el silencio en aquella estación a la que llega Spencer Tracy en Codigo de Silencio, estación amenazadora, hostil...le condena y será su salvación...que película aquella de John Sturges.

¿Y aquel tren clavado en el congelado corazón de los Balcanes?...Aquel en el que la muerte comparte vagón con unos personajes atados a un pasado, a un muerto y a los que Hercules Poirot tratará de desenmascarar antes de que el rompehielos les libere de su presidio de hielo...nunca nadie llevó al cine a Poirot como Lumet en aquel tren de misterio y crimen que es Asesinato en el Orient Express.


Pero mi favorita es aquella estación pequeña, de fugaces cafés en el bar, cafés y trozos de tarta esperando el siguiente tren, estación de cercanías que es testigo de una sucia y culpable relación de miradas, de frases sin terminar entre dos maduros y demasiado buenas personas, y demasiado casadas también...el fuego y el miedo se mezclan y crean un estado de enamorado sufrimiento frente al humeánte café, con la vista perdida en el bar, temerosos de ser vistos, de ser interrumpidos en su sufridor encuentro semanal, de ser descubiertos en su torpe e inofensivo adulterio...esa estación oscura, triste, muda...romántica, la estación de Breve Encuentro, glorioso debut de David Lean.


Trenes asaltados por ladrones polvorientos que cubren sus rostros con pañuelos anudados en la nuca. Trenes con la exclavitud viajando en su interior, atravesando el abrasador verano del sur americano mas racista o el helador invierno centro-europeo con el campo de Krakovia como última parada, última y definitiva parada...
Desde un plano picado corto y desesperado empieza a subir la cámara, a subir, subir, subir...hasta que la mas tremenda panorámica de la historia del cine nos muestra la estación de Atlanta convertida en hospital de campaña, en cementerio y en anden de horrores, de lloros de padres, suspiros de dolor o alegría de novias y esposas, de hijos con dientes apretados taponando a fuerza de orgullo los lacrimales mientras con el rostro crispado juran vengar a su padre o hermano caído...El fin del quimérico y orgulloso, no, soberbio sueño confererado plasmado con cruel realidad por Fleming en Lo Que El Viento Se Llevo...



Trenes que separan amantes, amantes que corren desesperados por el andén, aferrándose a la que en el fondo saben que será ultima mirada, el último beso lanzado al aire antes de que el tren coja velocidad y solo quede esperar a que el olvido cure las heridas...
Los padres, orgulloso el, con el pañuelo arrugado en las temblorosas manos ella, llorando la partida del hijo que va a buscar fortuna, que sube al tren que habrá de llevarle a un futuro mejor...¿que encontrará?.
Y la estación que devuelve a Vito Corleone a Sicilia a rubricar su vendetta en la segunda entrega de El Padrino,  la navideña  y llena de falsedad estampa de la alta sociedad franquista reflejada en aquella estación en Plácido del gran Berlanga y...tantas estaciones...
Que maravillosos son los trenes y las estaciones en el cine, que líricas y emotivas, que bellas y tristes...

Y la música, las canciones, tampoco ellas se han podido abstraer de la magia hipnótica y épica de los trenes alejándose, de la dolorosa soledad de una estación vacía en la madrugada, el denso silencio roto por el paso de algún tren de mercancías que como un buque fantasma de los mares atraviesa la noche en fantasmagórico  y herrante recorrido por la llanura rodeado de negrura y desolación.
Como no recordar aquel último tren que cogieron los chicos de Jeff Lynne en su célebre "Last Train To London"...ELO.



Y que me decís de aquel tren de largo recorrido de los setenteros Doobie Brothers que acaloraba la sangre con sus guitarras cimbreantes y su melodía contaminantemente contagiosa...


Pero amigos míos para trenes aquel que evocaba Robert Johnson en la cruel y sufridora letra de esa POM por tantos intentada, por tan pocos conseguida que es "Love In Vain"...el tren que la aleja ...


Incluso los mas cañeros han sucumbido al embrujo de los trenes, a la lírica y atrayente belleza de las estaciones, hasta los mas duros del barrio...



Y Springsteen nos regalo aquella bonita balada en su célebre y no por todos amado "Born In The USA", se titulaba "Downbound Train".


Hoy mi colega y amigo Evánder nos recuerda una genial y olvidada de Eagles: "Train Leaves Here This Morning" en su maravilloso desván, no os la perdáis pinchando aquí lo que no salga de ese baúl...

Y también la piel de toro ha sido mancillada por las lágrimas que huían por la ventanilla de un tren que atraviesa, poblado de dolor la madrugada, que me decís de...




Por supuesto hay mas, estas son solo unas pocas, se me ocurre ahora mismo aquella tan bonita de "EL Chacacha del tren", pero mejor no jodemos el domingo que es el día del señor y de las señoras...espero que lo disfrutéis.

sábado, 22 de febrero de 2014

The Fakeband - Kafe Antzokia 21/02/2014 - Cuando el corazón no sabe a que carta quedarse...


Si alguno de vosotros queridos amigos espera una sesuda y pseudointelectual lectura del concierto que ayer los getxotarras de Fakeband ofrecieron a una numerosa parroquia, dadas las circunstancias por el overbooking de bolos que ayer saturaban la capital bizkaina, estáis a punto de llevaros una decepción de considerables dimensiones.
Ayer lo que ocurrió durante unas horas fue un espeso conglomerado de circunstancias, todas ellas hermosas y emocionantes, el corazón, pobre corazón, no sabía a que carta quedarse, no sabia a quien o a qué dedicar sus latidos...


Que podía hacer el pobre si solo late de forma continuada una vez cada segundo, o menos, bueno por ahí...
Allí se presentaron mis grandes amigos Joserra, quien dio entrada al concierto con un breve y emotivo comentario de presentación, y Red River, junto a ellos disfrutamos, mi corazón y yo, de la mayor parte del concierto, brillante, vibrante, de fina y emotiva interpretación por parte de la banda, quienes demostraron su virtuosismo en bases rítmicas, acordes, solos de guitarra y voces (¡joder que voces!), desglosaron su fantástico nuevo disco y lo hicieron sonando como lo que ya son, una banda de rock de tremenda enjundia que cuenta con la ventaja de tener a su disposición un catálogo de temas buenos, muy buenos, para lucirse ellos y hacer justicia a ese arte que a todos nos tiene en común y adictiva vida que es la música.


Pero es que además allí se congrego medio Frías, un placer supuso compartir trozos de bolo y agradable cháchara con Don Juan de Leciñana y con algún ilustre ciudadano de la bella e inolvidable villa burgalesa...
No digo nada lo que supuso ver aparecer por la puerta del bar de enfrente (siempre los bares...) del Antzoki a Lu, se vino junto a Emilio desde Sevilla, mas remembranzas de Frías y el mítico fin de semana de este pasado verano...intercambio de mensajes con mi compadre Evánder que ama a Fakeband y que por motivos de kilometría no pudo asistir al evento sin duda en contra de sus deseos...y los míos.


¿Por quien latía mi pobre corazón?...por la música, os aseguro que lo hizo, por el encuentro con los buenos amigos, casi se rompe en los abrazos de reencuentro...por la aparición de esa entrañable pareja que vino del sur, no paro de hacerlo en toda la noche...cuando, después del concierto charlamos e intercambiamos impresiones con la banda, gracias por las firmas y la chachara...idem, latidos compartidos entre todos...
Pero es que además tubo que dejar algún latido para los ausentes, y es que no se pudo evitar echar de menos a aquellos que dejaron a mi pobre patata arañada y herida de amor de por vida, a la gente que disfrutó del bolo de los getxotarras en el Rust Fest interpretando temas de Neil, de nuestro Neil...¿Como no dejar algún latido a modo de brindis por todos ellos?...que genial hubiese sido que estuviesen ayer allí...
Resumiendo que no me voy a dedicar a diseccionar el concierto, a analizar lo que ya tenéis en el disco ni ha hacer exhaustivo comentario de set-list ni de entrega escénica...ni de actitud, no, porque todo fue cojonudo, fue un bolazo, la banda se salió y toda la parroquia congregada lo pasamos de miedo, fue, lo dicho, un BOLAZO!!!


Una noche de las que reafirman en quien suscribe su fe en la humanidad, en la vida y en este mundo que parece que se desmorona pero no, la gente, el arte y la emoción que sale de las vísceras, del alma no permite que se termine de ir al carajo el tema...y el corazón, ese corazón que late para darnos vida y también emoción, ilusión y esperanza y que anoche, al menos el mío, trabajo a destajo el pobre...
Enhorabuena a la banda por el disco y por el magnífico bolo de ayer que seguro que mis amigos y colegas diseccionan con elegancia y tino.


Quiero dedicar esta entrada a los amigos ausentes ayer, hubiese sido de ensueño que hubiesen estado allí, con todo mi afecto dedico este comentario a Arthur, Ana, Hector, Juanjo, Paco, otro Paco, Gonzalo, Carlos, Iñaki, Niko y cualquier otro que en el pasado verano tuve la suerte de conocer en Frías y que lamento omitir, que me disculpe.
Buen fin de semana.

viernes, 21 de febrero de 2014

Paul McCartney - "Off The Ground", 1993. Perdido en la memoria.

Hay cosas que por lo que sea son borradas del inventario que tu cerebro mantiene vivo en el archivo de primera instancia de la memoria.
Ocurre con recuerdos, personas, operaciones matemáticas, datos de cualquier índole, libros y también, ¿porque no?, discos.


Esto había ocurrido con este vinilo que hoy traigo aquí, "Off The Ground" de Paul McCartney, cuya existencia simplemente se había borrado de mi memoria, su existencia como pieza que formaba parte de mi colección e incluso su existencia como disco un día grabado por el ingles.
Tras unos ochenta zigzagueantes en los que Macca combina éxitos como "Growing Up", incompresible para el que suscribe la repercusión de este tema, incluido en un flojo álbum como "McCartney II", sus colaboraciones con Steve Wonder y Michael Jackson en "Ebony & Ibori" del correcto "Tug Of War" (1982) y "Say, say, say" del comercialoide y fabricado de descartes "Pipes Of Peace" (1983), que ocuparon las mas altas posiciones en las listas de medio mundo a pesar de formar parte de discretos albunes, en especial en el caso del "Pipes Of Peace", flojo de veras.
Un fallido proyecto cinematográfico y discográfico también con el coverado disco "Give My Reggards To Broad Street" (1984), que compartía titulo con la película, horrenda y que paso desapercibida por las pantallas, salvó, no obstante, el hermoso single "No More Lonely Nigts" el lustre comercial de la empresa.
Tremendamente deficiente el discotequero y tecnopopero "Press To Play" (1986), una recopilación rutinaria y predecible de temas ultracomerciales que no cuentan ni siquera con la mítica inspiración melódica propia del ex-beatle y finalmente un respetable "Flowers In The Dirt" (1989) que funciono bien en lo comercial y que contaba con algún meritorio corte gracias en parte a la colaboración en el mismo de Elvis Costello que firma junto al de Liverpool los mejores momentos del disco.
Vuelta a las giras y triple en directo que vuela en las listas de ventas, y como todo había salido bastante bien en los últimos años pues tocaba disco nuevo con el mismo equipo que había obrado el milagro.
Y bajo estos antecedentes y en base a esta estrategia de producción nace este "Off The Ground" que hacía años que moraba, como diría Cortazar, Donde habita el olvido.


Lo vuelvo a pinchar con curiosidad y, para ser sincero sin esperar nada especial, y este último presentimiento no tarda en hacerse realidad, el disco no tiene absolutamente nada de especial, ni tampoco posiblemente de meritorio.
Continua con la temática sonica de su antecesor, basada en sonidos amables de fácil asimilación. Con melodías como de Macca, osea, sencillas, fluidas y tan naturales que parecen no precisar de ningún esfuerzo por parte del autor para ser concebidas, como si naciesen de la tierra, como la hierba, este es el gran e inmortal talento de Paul McCartney, y las canciones de este disco no son excepción a esta constante.
Son estas melodías recubiertas de un sonido fino, sin complicaciones ni pretensiones, dando a cada nota lo que de forma comercial y en esencia casi científica precisa.
Lo que resulta de este perfecto trabajo de producción buscando la sonoridad digerible y preciosista propia de los ochenta es finalmente un manto de eclecticismo sónico que no aporta absolutamente nada a unas buenas construcciones melódicas, un inofensivo apartado instrumental que en ocasiones resulta frío y distante.

A parte de la exitosa "Hope Of Deliverance" que escaló hasta los primero puestos de las listas gracias a una grácil melodía tratada con mimo comercial y dotada de un estribillo pegadizo y sonoro, el disco da comienzo con unas esperanzadoras guitarras que rugen en un riff oscuro pero que unas palmas discotequeras y una voz, bella, emitida con natural y sofisticado fraseo pero empalagosa en el decir da al traste con todo lo que prometía, hasta que llega el estribillo, brillante y caluroso, de los que se adhiere al cerebro pero que se ve franqueado por unos cursis coros y que late al son de las iniciales palmas y llega al supuesto cenit con un uperisado solo de guitarra que suena falso, artificial...una pena este inicial "Off The Ground".



Y lo cierto es que la sucesión de temas no hace que la cosa mejore, siempre se terminan salvando los cortes gracias a las melodías perfectas y a la labor de bella linea canora de Paul, dotado de una de las voces mas hermosas de la historia de esto.
"Looking For Changes" mantiene los principios de su antecesor, aunque sus guitarras suenan mas mordaces y la melodía es un poco mas agresiva, la batería sigue sonando falsa, metálica, como de juguete.
"Mistres and Maid" es un juego entre ritmo y melodía cantada con perfección por el de Liverpool, melodía que corre por los conductos auditivos como agua por un barranco, de lo mejor de disco a pesar de cierta pesadez rutinaria, similares parámetros se dan en la ligera y de enérgico estribillo "Biker Like An Icon".
Tres baladas sustentadas en acústicas de sonoridad folk británica o sobre un piano puramente McCartiano, o incluso Beatlemano se intercalan en el track-list: "I Owe It All To You", dotada de un típico estribillo marca de la casa, imposible que no guste con su contagiosa acústica, aunque tampoco aporta nada, es la mejor de las tres, geométricamente perfecta resulta "Golden Earth Girl", cantada en falsete con detalles de vientos y maderas bastante sinsorgos, aburrida. Y no menos tediosa resulta la que cierra el disco, la grandilocuente pero en el fondo vacía "C'mon People", dotada, como no, de una fácil y agradable linea y una apoteósis instrumental mas de laboratorio que de instinto musical de desbocada pasión.
"The Lovers That Never Were" es un medio tiempo impersonal y aséptico que no dice nada y "Peace in The Neighbourhood" es un intento de rock que juega con las guitarras, que se enredan con un piano pero que en conjunto no termina de fucionar por lo pasiva y conservadora de su procucción.
Lo intenta y parciálmente lo consigue la rockera y cantada con cierta furia "Get Out Of My Way", la cual al menos cuenta con guitarras que chillan por primera vez en el disco, la base ritmica es viva y cincuentera, puro y clásico R&B pionero, aunque las baterías siguen sin sonar a baterías y unos vientos inapropiados estropean un poco el tema, aún así de lo mejor del LP sin duda.




Y solo nos queda comentar la anodina "Winedark Open Sea", con una acústica que se acerca al folk y sonidos de lejana letanía celta, melodía como siempre fluida y estribillo que recuerda al Boss mas plomizo, tampoco es una canción destacable que da por terminado el recorrido a este fallido, ramplón y excesívamente sobreproducido producto que permanecía en el cuarto de los invitados olvidados del hotel de mi memoria y me temo que ahí va a seguir.
Algún día me armare de valor y escribiré lo que realmente pienso de ese genio indiscutible que es Paul McCartney, de la realidad y la ficción de su discografía, de lo valorado atendiendo a la justicia y de lo que esta incomprensiblemente bien valorado, y me temo, que ese día se monte un poco de jaleo, pero...
Os deseo a todos un fantástico fin de semana.