jueves, 31 de octubre de 2013

Grant Lee Buffalo - "Jubilee", (1998) - Otro de esos ilustres olvidados.



Estos días todos andamos tristes y apenados por la desaparición física, que nunca artística ni emocional de Lou Reed, es normal, su música forma parte ya no solo de la historia de eso que tanto nos gusta que es el Rock & Roll, sino que ha contribuido decisívamente a que este sea mas grande, mas extenso, mas polifacético. Pero es que sus canciones han formado parte, además, de la vida de muchos de nosotros, quedando escarificadas en nuestro corazón e incrustadas en los pliegues de nuestro cerebro para siempre, y estas cosas terminan siendo tan importantes como lo realmente vivido.
Un grande Lou Reed que nunca ha caído en el olvido, nunca, y eso que ha tenido temporadas de bajón artístico y en especial mediático, su obra es demasiado grande, demasiado profunda, demasiado decisiva y contundente para caer en el olvido, justo y normal que el este nunca haya sido el lugar donde haya tenido que habitar Lou Reed, (parafraseando a Cortazar).
Otros artistas caen en esta amnesia colectiva de forma tan terca y silenciosa que uno  no puede por menos que preguntarse si su obra fue tan mediocre, rutinaria, o simplemente mala...para estar condenados a este amargo y desesperado final.
Si bien es, insisto, justo que Reed, y como el, otros que considero absurdo citar pues están en la mente y el corazón de todos, nunca y repito nunca caigan en el olvido, otros aunque con obras  mas modestas, creo que tampoco es justo que de la noche a la mañana se instalen en la desmemoriada habitación del vacío y dejen una obra suspendida en el abismo, en un negro abismo que no lleva a ningún sitio, únicamente a una negrura densa y silenciosa, desde luego no a algún valle en el que esta obra pueda demostrar, entre fresca vejetación y dulce sonido de arroyos, sus bondades, para que sean esparcidas y alcancen un merecido reconocimiento, nunca tan elevado como el de talentos portentosos como el recientemente alejado de la corteza de la tierra, pero si que en las condiciones receptivas adecuadas pueden hacer las delicias de muchos sensitivos melómanos dispuestos a entender que, como en la mesa no solo de delicatessen de finas texturas y acariciador aroma puede vivir el hombre, y que en ocasiones un plato de cocido o unos humildes huevos con patatas pueden resultar tan disfrutables como el mas delicado pescado bañado en deliciosas y sutiles salsas de embriagadores acentos que acarician el paladar. Lo mismo ocurre con la música, hay ocasiones donde un típico y tópico producto  nos llena mas que las mas consabidas y altarizadas POM.
Grant Lee Buffalo eran expertos en este tipo de obras, correctas, bien hechas, con momentos de elevada tensión que amenaza con abordar el barco del clasicismo y ocupar un camarote de lujo en la cubierta de los inmortales...pero siempre les falta algo, un toque indefinido, invisible e inexplicable que no consigue que la piel alcance el nivel de emoción necesario para encumbrar la obra en el dorado cetro de la corte de emociones incontrolables y elegidas de nuestros corazones de rock and roll.
¿Pero de ahí a caer en un olvido denso e incomodo, biscoso y perecedero como ocurre con muchos artistas responsables de muchos platos de alubias con sacramentos de la realidad común y proletaria de la música?...¡Que no!, que no es justo leñe...
Intentaremos hacer un poco de justicia con una de estas bandas, con la mencionada Grant Lee Buffalo.


Banda fundada por el trabajador, meritorio y perféctamente correcto Grant Lee Phillips, quien mantiene una mas que interesante y orgullosamente digna carrera en solitario con trabajos irreprochables y alguno francamente soberbio, (hablaremos de este gran artista en otra ocasión), banda fundada por éste, digo, a principios de los años 90 junto al bajista Paul Kimble y el baterista Joey Peters, reservándose para si la guitarra y las voces.
Pocos secretos se ocultan en la música de este terceto proviniente de Los Angeles...en su música encontramos pistas sonoras del inefable Neil Young, plasmada esta influencia en los temas mas combativos textualmente, proclamas políticas no faltan en sus canciones, aderezos folk en las acústicas y aires country en algunos temas mas rabiosos y de mordiente mas americana, la construcción de los temas esta siempre cuidada y ejecutada con elegancia, clase y sin pretensiones artísticas que pretendan petar ningún bafle al personal, trabajo digno, profesional y bien hecho, obreros del rock, pero de esos obreros que además de maña y conocimiento del oficio ponen el cariño y amor necesario a su trabajo para que los acabados no solo sean perfectos sino que también tengan el sello de la distinción.
Pop-Rock en muchos temas de fluido caminar lírico que se miran al espejo de otros combos como REM, de quienes fueron teloneros en la gira de estos últimos correspondiente a su Monster Tour de 1995,o también en menor medida de Smashing Pumpkies y otros orfebres poprockeros noventeros.
Cuatro discos dejaron para que el olvido se cebara con ellos desahogando su pérfida vilis de sadismo y crueldad en sus surcos y cerrándoles el paso a la memoria colectiva: "Fuzzy", (1993), "Mighty Joe Moon", (1994), "Copperopolis", (1996) y "Jubilee", (1998), en este último se encuentra su mayor acercamiento al éxito mediatico gracias al digerible tema de texturas folk "Truly Truly", que sonó bastante, en especial en la soleada costa este.



Y de este disco final, el que marco el adiós definitivo de la formación, la cual realmente, en la gestación de este "Jubilee", se tratba ya de un duo, pues tiempo atrás el bajista Paul Kimble ya había dejado el proyecto.
Un disco disfrutable, en el que nos encontramos un ramillete de bonitos temas finamente producidos y entregados al oyente con palpable ilusión e indiscutible competencia, recogiendo del folk y el country retazos de tradición y llevados en vehículos de elegante pop-rock pilotados por Grant Lee, quien poseedor de una preciosa voz, crea momentos de lirismo emotivo pero nunca empalagoso y enganchados siempre a unas pretensiones sónicas basadas en la vocación de acompañar las melodías y la voz, sin enriquecerlas ni edulcoraras, sirviendo de eso, de elemento bertebrador de unos buenos temas que solo tienen que fluir libre y naturalmente para demostrar lo que valen,
Temas que, dentro de una mas que regular selección, interesa desmarcar la intensidad guitarrera de "APB" con un envolvente estribillo cantado en falsete, el recuerdo vocal al Bowie mas acercado al folk de sus épocas mas de raíz en la aguerrida "Seconds" de interesante interacción entre guitarras eléctricas y acústicas.
Fluidez, estribillos dulces y de tonos poperos gracias a unos coros femeninos que dulcifican el producto en la interesante "Change Your Tune", interesantes guitarras como en el anterior corte, y en todo el disco, buen trabajo en las seis cuerdas...
Mas eléctrica y oscura en un interesante trabajo guitarrero en la excelente "Testimony" que da la entrada a "Truly Truly", principal éxito de los angelinos y que se trata de un agradable y vitamínico tema de texturas folk que entra con suavidad y deja un regustillo agradable.
Destacado uso del órgano en la experimental "Superslomotion", activa, rockera y sencilla con rearme emocional en el estribillo para la correcta y divertida "Fine How'd Ya Do" y vuelta al folk, típico sin sorpresas pero de inmaculada interpretación, con ajustadas cuerdas en las acústicas y las slides, para un muy buen tema como "Come To Mama, She Said", mas folk con ataques rockeros en las guitarras del estribillo de la destacada "8 Miles Road".
Tras la rutinaria y poco acertada balada "Everybody Needs a Little Sanctuary" viene la guitarrera y rabiosa "My My My", entretenida con su ortodoxia de guitarras, coros, estribillos y armónicas, predecible pero disfrutable. "Crooked Dice" es un tema de experimental uso de instrumentación pero que melódicamente no termina de progresar no consiguiendo ningún resultado destacable, y "Jubilee" es un aire pop-folk de estribillo un tanto amanerado, y que estropea una buena canción de rica instrumentación, pero es que ese estribillo...
Y finiquitamos este disfrutable y respetable disco con la aburrida y excesívamente lenta y autocomplaciente letanía pop-folk que es "The Sallow End", tema que parece sonar para si mismo.
Buen y recomendable disco, que hace las veces de la tortilla de patata, aportando sus dosis de felicidad y equilibrio emociocultural que precisamos, entiendo yo, y cuyo abono perpetuo en el cuartel de los olvidados entiendo injusto e injustificable. Doy una oportunidad a esta banda claramente noventera que puso su granito de arena en la transición musical que en aquella década se dio, y dudo mucho que sin la aportación de artistas como estos se hubiera alcanzado el auge que en la actualidad vive el southern, con su amalgama de folk, coutry, blues etc...
Igualmente recomendables me parecen sus anteriores trabajos, si os apetece sería interesante y creo que para muchos sorpresivo echarles un oído...Desde la pena y el dolor por la desaparición del juglar de la gran manzana, el poeta de los bajos fondos...reivindico a bandas como Grant Lee Buffalo porque no solo de genios vive el hombre...



Un viernes mas esta aquí la última entrada que ha publicado el vejestorio de Addison de Witt en ZRS, para todo aquel que le interese puede acceder pinchando aquí.

2 x 1 - "Last Night I Dreamed That Somebody Loved Me" - The Smiths/Grant Lee Phillips.

Últimamente ando repasando la discografía del amigo Grant Lee Phillips, siempre me gustó este tío, y en solitario empecé a seguirle con cierta asiduidad, pero la verdad es que últimamente le perdí un poco la pista, pero a cuenta de escuchar su último disco, mas como un ejercicio de curiosidad y para recordar al tipo, que por auténtico interés, me volví a enganchar a su trabajo, porque es que el disco esta realmente bien, titulado "Walking in the Green Conrn",  lo recomiendo desde ya...


También su anterior formación ha pasado por mis orejos últimamente, Grant Lee Buffalo, y lo cierto es que sigue siendo aquella disfrutable banda que ponía su clase y elegancia al servicio de un mas que decoroso folk-country de texturas a veces poperas y otras, (las menos), rockeras, pero siempre dentro de una notable y destacada calidad compositiva y de producción.
Pero tras la disolución de la banda es cuando se desarrolla como compositor, escritor e interprete este artista, sus discos son ejercicios de sincera emotividad, nunca cursi ni excesiva, sensible que no plañidera, textos comprometidos que no rabiosos, melodías tristes a veces...que no lloronas.
Recomiendo el repaso de una mas que interesante carrera de este fenomenal Grant Lee Phillips.
Pero a lo que iba, repasando su discografía me he tropezado con una versión que ya en su momento hace algunos años me llamó la atención y me pareció interesante.


Versión de uno de los mejores temas del último disco de mis admirados e inolvidables The Smiths, "Strangeways Here We Come"...el tema versionado por Grant Lee: "Last Night I Dreamed That Somebody Love me".
Incluido en su fabuloso disco de 2006 "Nineteeneighties", que os recomiendo sin dudarlo. Escuchamos ambas tomas, la original y la versionada por Grant Lee.
Haber que os parece, saludos a todos.



martes, 29 de octubre de 2013

"One in A Milion", Nuevo sencillo de Ecoband correspondiente a su nuevo disco "Involution"


Volvemos a la carga con estos valencianos de los que me honro de poder contar con su beneplácito a la hora de tenerme en antecedentes de los derroteros que toma su carrera, incipiente pero forjando firmes y solidos cimientos que harán de la misma un seguro y disfrutable recorrido por el mundo, siempre atractivo y vocacional, además de enriquecedor del arte, del rock...de la cultura.
Se trata de un nuevo sencillo de los que aderezaran su nuevo trabajo "Involution", que cada vez promete mas y va dejando prueba sonora del avance musical, tanto técnico, como en cuanto a madurez, que esta representando frente a su anterior entrega, el meritorio y prometedor "Re-Born".
Es pues un placer y también una alegría para mi, poder presentaros en este blog este nuevo sencillo "One in a Milion" de Ecoband que no tengo ninguna duda de que os interesará.



Os dejo enlace para que podáis acceder a toda la información que deseéis sobre Ecoband en primera mano consultando su web, solo tenéis que pinchar aquí.

lunes, 28 de octubre de 2013

Good-Bye Lou, el Underground no será lo mismo...

Los Stones cantaban a la Reina del underground, lo que no decían es que hacía pareja, al menos en lo que a aristocracia se refería, con su esposo El Rey...y este era Lou Reed claro...


Ayer, cansado de tanto patear los bajos fondos, de tanto adecentarlos y presentárnoslos pulcros, emocionántes y estimulantes decidió iniciar un retiro mas soleado, alejado de los charcos de agua mezclada con alcohol de las últimas vomitonas y lejía de las desesperadas ráfagas de desinfección de las mangueras de los operarios de la limpieza...Harto de hacer equiulibrios en la cuerda del funambulista que cruza de punta a punta el último y humeante garito de la ciudad, ese que responde ante el mundo justificando su existencia, para lo cual solo utiliza una bombilla sucia y pintada de rojo, autoproclamándose local de cultura underground, quizás lo sea, y que es poblado por los vampiros de la creatividad lívida y decadente, brillante y mortecina...underground poblado por ese lobo de las madrugadas y su manada de solitarios que era Lou Reed, y que desde ayer no volverá a asomar por aquí, esta retirado, en algún lugar mas plácido, mas propio de alguien de su edad, en algún lugar soleado, cubriendo este, el sol, sus infinitas cicatrices, esas cicatrices de vida al límite, de arte sangrando por las costuras de un corazón destrozado, arte que nos llegaba en hemorragias de calientes y viscosas canciones que nunca, estas, como su autor, nunca morirán...
Adiós Lou, si algún día vuelves por el Underground pega un toque y lloramos un rato juntos ante un trago de vida amarga ...de vida underground.


domingo, 27 de octubre de 2013

"Songwritters", ¿Quiénes son?...Algunos discos recomendables...

Un songwriter es, si lo entendemos atendiendo a su traducción literal, un artista que compone, escribe y posteriormente canta canciones.


Esta claro el asunto, todo aquel que canta canciones previamente por el compuestas es un songwriter...¡pero no!, sabemos que no nos referimos a eso cuando hablamos de un artista al que se le ha aplicado de modo habitual el apelativo sonwriter.
Pues nadie considera, hasta donde yo entiendo, a Mick Jagger un songwriter, tal vez a las guitarras eléctricas no les sienta bien este adjetivo, o ¿Quizas es al rock  and roll en su forma mas tradicional y gamberra el que no casa con el palabro?, lo digo porque tampoco parece que otros como Ray Davis o John Fogerty sean músicos a los que se les haya aplicado el termino sonwriter a pesar de serlo...¿Y Young?, aquí estamos ante un caso diferente, pues cuando se trata del canadiense de seda, acústica sobre las rodillas y entonando tristes letanías románticas o de nostálgica remembranza biográfica extraídas de sus "Harvest" o "Come's a Time" por ejemplo, no creo que nadie dudase en llamarle sonwriter, ahora bien, este mismo sujetos cuando empotra el tormentoso y rabioso rugido de su Old Black en una de sus composiciones pasa a ser padrino del grunch o algún otro apelativo muy alejado del de songwriter.

Depende también de lo que se componga y escriba, pues el blues tampoco parece cuadrar demasiado con el termino, el soul tampoco, pues entiendo que sonwriters no lo son, a pesar de serlo desde el punto de vista gramático, ni Muddy Waters ni Lee Hooker...tampoco Ray Charles o James Brown suelen formar parte de la comunidad de reconocidos y reconocibles American songwriters...
En cambio el country si, esto es otra cosa, en especial cuando viene teñido del crepuscular quejido de una liturgia folk representada en pesarosas y melancólicas acústicas y áridos y emocionales suspiros vocales.
¿Qué es un songwriter, o american songwriter?...cojones pues un triste, un plañidero y quejumbroso elemento que vuelca sus tristezas en composiciones empapadas de nostalgias, que nos obsequia en cada disco con una nueva colección de fracasos amorosos, de perdidas románticas o historias de amor nunca comenzadas y sin embargo lloradas en tristes y, por regla general hermosas, tonadas acústicas.


Que nos plantea una pesimista pero sincera postura ante la vida, la naturaleza y el desesperado combate que el ser humano libra en su interior contra los demonios del mundo y que pronto perderá, aunque siempre deja ese deje de esperanza, pues tras varios siglos, el combate sigue en tablas, incluso con ventaja de blancas por parte del ser humano...El songwriter finalmente permite que la esperanza tenga un hueco, que de una pincelada de color en su pesar, en su ánimo en blanco y negro.
Pero el songwriter transmite sinceridad, honestidad y cruda exposición de sentimientos, opiniones y principios que son llevados a la práctica de forma pública y activa cuando la situación política o social lo exige, el songwriter no duda en salir armado con su guitarra a hacer la guerra contra la injusticia o el pecado de poder, de exceso de poder.

Al songwriter no le es ajeno el éxito de masas, aunque siempre ocasional y esporádico, no suele además serle ventajoso, pues siempre termina achacándose al songwriter triunfador en las listas y FMs de traidor a su causa, aunque raramente esta traición, que realmente es éxito, ha sido buscada, planeada o premeditada.
Los discos se sucedena a lo largo de su carrera y son esperados con ansia creciente por sus seguidores, y aunque con los años se terminan confundiendo las canciones a la hora de ubicarlas en tal o cual disco, pues la evolución sónica, melódica o textual no suele ser característica definitoria del songwriter, con los años ha terminado dejandonos un ramillete de maravillosas composiciones, de momentos siempre emocionantes y líricos, de épicas proclamas políticas cantadas con lágrimas en los ojos y corazones con la carne de gallina...¡Que nos gustan los songwriters coño!!!
Y no quisiera terminar esta reseña sin citar a alguno de mis favoritos, obviando me váis a permitir a los obvios, valga la redundancia.

No hablaré pues de Dylan, ni de Cohen, Taylor, Mitchell, Baez, Diamond...y menos aún de otros también frecuéntemente incluidos en la lista como Springsteen o Cave,
No, voy a citar un grupito, reducido, no pretendo ser chapas, de artistas que se adaptan perféctamente al termino y que pertenecen a ese grupo en la reserva del batallón de los triunfadores de las Hit-Lists, de los que pasan las noches en hoteles de aseada pulcritud pero con lujos de cartón piedra, sin acaparación de estrellas en sus no demasiado brillantes carteles de entrada, pero que les ofrecen un merecido descanso tras la actuación en esa sala pequeño, pero repleta de emocinados seguidores, que a pesar de la economía de neones y prudencia de decibelios, ofrecen lo mejor de si mismos al artista que responde en consonancia estableciéndose momentos mas vividos, intensos y reconfortantes que los artificiales y coregrafiados instantes de calculada y anticlimatica emoción planeada en los guiones de las grandes actuaciones en arenas y estadios.
Por citar algunos, que acompañare de una recomendación, (si me la permitís), de un disco destacado, o que a mi personálmente me lo parece y cuya escucha recomiendo, empezamos:

1- Gene Clark: no tengo muy claro que deba ser incluido en este listado, aunque en muchos momentos de su impresionante y nunca comprendida carrera su actividad encaja como un guante en la definición que hemos hecho de songwriter.  

Disco recomendado: Difícil, tiene muchos, pero adaptables al termino hoy comentado, dos:

   - "Gene Clark With Gosdin Brothers", (1967).
   - "White Light", (1971).


2- Jerry Jeff Walker: "Songwriter" de libro, de los que habitan en las orillas del country, sus nostálgicas y etílicas peroratas son acariciadas por banjos, ukeleles y slides, mas que recomendable.    

Disco recomendado: En una ocasión le acompaño el éxito mediatico, fue con un magnífico y mágico trabajo:

   - "Mr. Bojangles", (1992).

                                                
                                                                                                                                                             
3- James McMurtry: Mas tendencias rockeras que el anterior, su hábitat natural esta formado por las barras de los bares, acodado en las mismas dando la espalda al mostrador, con la cerveza en las manos y observando como bailan, country of course, las damas casaderas del pueblo...

Disco recomendado: Su debút coincide con su obra mas conocida, el éxito le ha sido esquivo, pero creerme, la calidad de sus discos es notable, aún así, nos quedamos con ese debút.                                                                                                                                                              
   - "Too Long in Wasteland", (1992).      


4- Turner Cody: Al loro con este sujeto...Dueño de un local donde se junta lo mas estrafalario de la ciudad de los rascacielos que le vio nacer, este songwriter underground tiene en la calle en torno a la decena de elepés, casi todos autoeditados, con escasa o nula distribución comercial y dados a conocer por el boca a boca, cuidado con el, puede deprimir, volver loco al oyente y despistar, pero lo hace todo envuelto en hermosas evocaciones acústicas de agobiante parsimonia melódica y convincente vocalidad, merece la pena asomarse a la mente de este tipo.

Disco recomendado: Confieso que solo conozco tres, pero el último me fascina y un poco hipnotiza, atreveros con el:

   - "Last of The Big Time Spenders", (2013).


4- Jesse Winchester: Sobre este canadiense he escrito hace poco, si no os importa os remito al post que en su momento hace apenas un mes escribí tanto aquí como en ZRS, y lo único que puedo decir es que me reafirmo en lo dicho entonces, accedéis si lo deseáis al mencionado post pinchando aquí.

Disco recomendado: : Si en el post de hace unas semanas recomendaba el imprescindible y hermoso "A       Touche of A Rainy side", (1978). hoy me decanto por otro, su debut, brillante y bella coleccion de         canciones acusticas y nostalgicas, descudas y entregadas...

   - "Jesse Winchester", (1970).

                   

5- Jonathan Edwards: Con este acabamos por hoy, es posible que haya segunda parte, pero creo que este maravilloso compositor de tonadas folk y country de entregada pasión canora, sencillo y básico ofrecimiento sónico, que se mueve en la mas rutinaria y a la vez maravillosa ortodoxia, es el último que he conocido y me ha encandilado con sus temas directos y diáfanos, su voz débil, como desarmada, como indefensa, pero que proclama lo que desea proclamar sacando fuerza y convicción del núcleo mismo del espíritu, songwriter de manual....

Disco recomendado: No conozco profundamente su obra, pero su último disco me tiene cautivado y lo recomiendo sin paleativos:

   - "My Love Will Keep", (2011).



Bueno, pues hasta aquí, ya os he aburrido bastante para ser domingo, esto del cambio de hora me ha afectado al sueño y me temo que al coco también, ojalá os guste este pequeño y humilde repaso que hemos hecho con cariño al tema de los songwriters, y os deseo, en cualquier caso, que paséis una feliz semana.


                                                                                                                                                                                                                                            

   

sábado, 26 de octubre de 2013

Radio Futura - "La Ley del Desierto, La Ley del Mar", (1984).


En 1983 la música se nos venía prometiendo ser ofrecida a los voraces adolescentes musiqueros de la época en forma de vídeo clip, tanto era así que empezaba, en las inversiones y cábalas de los grupos y discograficas, a pesar mas el vídeo clip que la mismísima música. No hace falta dejar claro que finalmente el supuesto nuevo orden de distribución musical no cuajo y todavía por unos años, hasta la actual incertidumbre sobre el futuro de la continuidad del soporte físico de almacenamiento de canciones, fue el disco, y mas tarde CD el modo mayoritario e incluso casi monopolizado de distribución.
Era entonces frecuente encender cualquiera de los dos únicos canales de TV que existían, para nuestra suerte, y encontrar la emisión de clips, que servían lo mismo para un roto que para un descosido, ya que se fue haciendo evidente que servían a los programadores para rellenar huecos entre programas de forma barata y además moderna y aceptada por el público mas melómano, encima coincidiendo con la efervescencia de la movida.



Gracias a los vídeo clips muchos de los chicos de entonces tuvimos nuestro primer contacto con innumerables bandas, tanto patrias como internacionales.
Y así, por este procedimiento conocí a Radio Futura...era frecuente la emisión de dos vídeos del grupo de los Auseron, los correspondientes a "Dance Usted" y "La Estatua del Jardín Botánico".
La banda no terminaba de cuajar, crítica especializada hablaba maravillas del grupo que había sido llamado a abanderar la movida, pero lo cierto es que comercialmente no enganchaba con un público que se decantaba por otros proyectos, unos mas osados y provocadores como Kaka DeLuxe, Alaska y Pegamoides, otros mas románticos y aseados como Secretos o Nacha Pop...incluso se podía incorporar una sección mas rockera, o rockabilliera como Gabinete Caligari Loquillo, recién llegado de Barcelona y que pegaba fuerte en su emparejamiento artístico con Alaska.
Quedaban los personales y difícilente calificables proyectos de Radio Futura en una suerte de tierra de nadie de la que no parecían capaces de salir, lo que origino problemas con Hispavox, que tenían poco menos que retenido al grupo, sin grabar nuevos temas a la espera de un cambio de tercio en unas predilecciones del público que le fueran favorables a los Auseron, Sierra y compañía.


Consiguieron escapar del sello patrio y desebarcar con sus nuevas canciones en la discográfica, entonces en plena expansión, Ariola, quienes confiaron en los madrileños dándoles la posibilidad de grabar un disco que parecía llamado a ser el ultimo cartucho que le quedaba a la banda para seguir en el mundillo musical y no tener que disolver sus fuerzas en busca de proyectos de otra índole.
Así, entre los meses de diciembre del 83 y febrero del 84, se gestaría en los míticos estudios Doublewtronic de Madrid, el disco definitivo de Radio Futura: "La Ley del Desierto, La Ley del Mar".
No era yo, ni mucho menos, fan de la banda del posteriormente conocido como Juan Perro, entonces Santiago Auserón, me parecían aburridos y atonales, pero entonces, otra vez vía vídeo clip, descubrí un tema que no necesita presentación: "Escuela de Calor"...y señores el tema no dejaba de sonar, al final en lugar de tener que esperar a que las circunstancias generales miraran a Radio Futura fue Radio Futura la que modifico las circunstancias generales del mercado que se tubo que arrodillar ante la abalancha de críticas favorables cosechadas por el álbum.


Lo queme vía radio, pues fueron muchos los temas que se hicieron populares en las emisoras de FM, aunque el espaldarazo definitivo lo recibió con la publicacion del segundo sencillo, la imprescindible y iniciatica "Semilla Negra".
Y es que "La Ley" nombre acortado del disco, era un trabajo con una diferenciación clara entre las caras A y B, cada una capitaneada por un tema que ha sido santo y seña de la música popular hispana.
La cara A, era la de "La Ley del Desierto" y contenía "Escuela de Calor", cara mas rockera, seca, árida en las letras, mucho mas introvertidas y misteriosas, también mas sugerentes quizás, este lado del vinilo es tan perfecto que en si mismo se trata de una obra completa.
Además de "Escuela de Calor" nos encontramos en esa travesía por el desierto con la rockera y guitarrera "Tormenta de Arena" ochentera, con la latosa sonoridad de una batería electrónica muy de la época, la elegante y fluida "Hadaly", la versión instrumental de "Escuela de Calor", que la verdad es que no aporta nada al disco y es el único corte prescindible de toda la entrega.
Finiquitan la desértica cara A dos temas excepcionales, la refrescante y hiriente "Historia de Play-Back" que esta dotada de unas personales y geniales guitarras del recordado Quique Sierra, y "La Ley", un nervioso y jugueton tema de vitamínico estribillo cantado con inusitada entrega por el gran Santi Auseron.
La cara B, si bien es cierto que baja en calidad con respecto a la A, tiene la importancia histórica de suponer el primer paso definitivo a la forja de un estilo que en años sucesivos sería importante, en especial económicamente, pues en lo que a calidad se refiere no termino de dejar grandes cosas, el Rock Latino...aquí, en esta cara encontramos las primeras pistas que seguirían grupos como El Ultimo de la Fila para crear un estilo que para bien o para mal haría historia.


Letras mas obvias y directas, menos sesudas aunque con mas sustancia ideológica se dan cita en temas como la oscura "En Portugal", la rítmica de pegadizo estribillo "Un Africano por la Gran Via" o la estimulante "Oscuro Affaire" de histriónica interpretación canora por parte de Santi y nuevamente apabullantes guitarras de Quique.
Mas comercial si cabe, y de disciplinado desfile melódico, en la ligera "La Secta del Mar"; ni las sugerentes y definitivas guitarras de Sierra salvan la aburrida "El Nadador" que da paso al final de este grandioso disco, y ese final es la impresionante "Semilla Negra"...adictiva, tóxica en su enfermizo discurrir sónico, iniciatica, latina y definitiva, sigue sonando como hace 30 años, como una suerte de fiebre veraniega, una especie de contaminación psicológica, desembocando en una epidemia de ritmo latino y de desesperado frenesí, una obra maestra señores/as.


Un disco clave en la música hispana, una obra que marca un punto y a parte en la concepción de sonidos nuevos, aperturistas y abiertos a sugerencias, una actitud sónica valiente y generosa, un disco que compre por el ridículo, desde el actual posicionamiento, precio de 650 pts. que conservo bastante estropeado, pero que escucho amenudo, y siempre le descubro, tras varios cientos de escuchas, algún detalle que me había pasado desapercibido.
Creo que es un buen disco para iniciar mi participación en esta bitácora, a la que honrado y orgulloso tratare de hacer justicia.
Agradecer a RockologiaTwit las facilidades que me ha dado para entrar en este genial experimento y por la confianza...
Nos leemos.
Addison de Witt

Desde esta semana Addi escribira todos los viernes un post contando sus impresiones en torno a un vinilo de su colección en las páginas de este blog mediatico llamado: "Comunidad del #FFVinilo" al que podéis acceder con solo pinchar en el enlace.
Mi debút ha sido con este discarrazo de RadioFutura y los sábados aparecera en esta casa que es la vuestra, como hacemos con lo publicado en ZRS, si queréis visitar y soportar esta reseña en su lugar original lo conseguiréis con facilidad pinchando aqui, asi, os pegáis un homenaje visitando el blog, os aseguro que merece la pena, me tenéis hasta en la sopa jajajaja...
Gracias y un abrazo a todos/as.

jueves, 24 de octubre de 2013

Pero ¿Quien es Paul Roland?..."Motel Bates", (2013) - Paul Roland.

Creo que es una buena pregunta, ¿Quién es este tal Paul Roland?.


Procuraremos contestarla brevemente, cosa no demasiado sencilla dado el perfil personal y artístico del personaje, pero lo intentaremos, para ponernos en situación antes de comentar, también brevemente, su último disco.
Dice la biografía oficial de este tipo que nació en 1959, detrás del escenario de un pequeño teatro en el Reino Unido durante una representación de "Hamlet" en la que su madre interpretaba a Ofelia.
Madre, por tanto, actriz y padre escritor de guiones y relatos, parece ser que este último acostumbraba leer al joven Paul relatos fantásticos todas las noches, historias que flotaban en la mente del muchacho mientras caía presa de Morfeo entre ecos de leyendas medievales y seres mitológicos, dormía cada noche pues en una nebulosa de magia y misterio.
Este echo, sumado a la influencia de su madre para acercarlo al mundo de la escena, el vestuario y la interpretación, hicieron de Roland un joven distinto, mal estudiante, solo pensaba en historias legendarias y fantasías imaginativas y épicas, su interés por la música vino de la mano de Mark Bolan,encandilado por la obsesión del Rey del Glam por todo lo fantástico y mitológico.
Finalmente tras el visionado de "El Exorcista" en 1973, la afición de Roland por los mundos de fantasía y las letanías románticas y medievales empieza a mutar en una suerte de obsesión por lo sobrenatural, lo esotérico y lo relacionado con el mas allá.
A los catorce compró su primera guitarra, la influencia de Bolan sobre el es fuerte, y esto unido a su obsesión por todo lo fantasioso y esotérico crea en Paul Roland un caldo de cultivo que nesesita ser evaporado de alguna manera, y la música tiene el fuego suficiente para provocar el hervor necesario para esta combustión.
Cierto que su fama es mas como escritor, hoy en día se trata de uno de los mas afamados escritores que sobre estos extraños temas escriben, contando en la actualidad con mas de una treintena de libros sobre magia, ciencias ocultas, brujería, criminología...Además de ser autor de una interesante biografía sobre Mark Bolan.
Como músico cuenta también con una importante y extensa obra que comienza en la banda de juventud Weird String, poco después rebautizada como Midnight Rags, en esta época edita algunos sencillos que no llegan a ningún sitio, pasando desapercibidos.

Finalmente en 1980 Midnight Rags publica su primer disco, se une a la banda Robyn Hitchock e incorpora saxos y violines al sonido de los temas, dando lugar todo ello a la publicación de su primer larga duración: "The Werewolf of London".
El disco, a pesar de contar con algunos buenos temas como "The Werewolf of London", "Blades of Battenburg" o "Lon Channey" no satisface a Paul y reniega de el. Han sido de echo sus seguidores quienes finalmente por medio de una fuerte presión sobre el artista en la red, consiguieron salvar el disco del olvido, y de echo termino reeditado en 2007 con temas desestimados en su día.
Durante los próximos años continua grabando discos ya firmados como Paul Roland, nunca llegan al éxito de masas pero si se crea a su alrededor un grupo interesante de seguidores que le son fieles y un importante sector de la crítica inglesa que se interesa y valora su música, etiquetada por el propio artista como "psych-pop", aunque justo es decir que en sus discos encontramos retazos rock, folk, glam y un tinte barroco y medieval que en los ochenta termina germinando en un sonido propio del artista, que ya asentado musicalmente y tras varias experiencias vitales como escritor y periodista, apartado temporadas de la música, decepcionado por el escaso éxito de sus trabajos, termina creando un muy buen disco titulado: "Burnt Orchids" en 1985.


Tras este disco considerado por muchos como uno de los mejores del año, encadena un buen número de álbunes de contrastada y sincera calidad: "Danse Macabre", (1986) y dos acústicos realmente brillantes "A Gabinet of Curiosities", (1987) y "Confesions of a Opium Eater", (1988), discos aderezados con barrocas y medievalistas secciones de cuerda que provocan un resultado ciertamente efectista a unos muy buenos temas, cimentando finalmente una reputada carrera musical siempre en la tercera linea de la parrilla. Sigue grabando discos durante las últimas décadas y escribiendo libros que comerciálmente siempre funcionaron mejor que sus discos, entre lo publicado en estos años destacan algunos discos, francamente notables como: "Duel", (1989), "Masque", (1990), "Roaring Boys", (1991) y varios directos que demuestran su destreza también sobre el escenario.




Tras siete años de descanso de la actividad musical vuelve en el nuevo siglo con discos realmente interesantes como "Musette", (2004) o "Re-Animator", (2005)...y así hasta este 2013 que nos trae a Paul Roland con su nuevo trabajo: "Motel Bates".


Y se trata este "Motel Bates" de una nueva entrega de este peculiar artista, como siempre llena de misticismo pop aderezado con aires medievales, salpicaduras barrocas o góticas y un tono parcialmente rockero y parcialmente folk, todo ello realizado con elegancia sonica, contrucciones melódicas firmes, seguras y competentes, en las que la perfección geométrica gana a la capacidad emotiva pero que agrada la escucha, relajada y serena de unos temas correctos y que dotan al disco, debido a la diferencia de formato sonoro, de una variedad estilística muy de agradecer.
Así nos podemos encontrar en este disco dosis dediferentes texturas.  Rock con golpes glam de la magnífica "I Was A Teenage Zombie" que abre el disco a golpe de riff sonoro y poderoso, ritmo frenético y sonoridades glam en las guitarras.
Similares derroteros sónicos encontramos en las también eléctricas: "How I Escaped From Devil's Island" y la enigmática "Tortured By The Daughter of Fu Manchu".
Ritmos ligeros y nerviosos en disfrutables cortes de base acústica en temas como la susurrante "The Wailing Well" y la juguetona "Katmandu".
Atmosférica y misteriosa se presenta "Kali" la cual cuenta con la adición de sonidos psicodélicos y una turbadora interpretación vocal, un copcepto interesante de canción que merece la pena investigar en tiempos de ortodoxia como los actuales.
Rock melódico y de oscura sonoridad con acentos progresivos en la fantástica "Bates Motel" o la menos conseguida pero también meritoria "The Light of Life Drains Out of Me".



Digerible balada acústica de vocación folk, nuevamente con Bolan y sus T-Rex en el punto de mira, en la bonita: "Cain". Completan este interesante y diferente disco, además de diverso, la estimulante "Promised Land", con un mas que interesante trabajo de órgano y la rutinaria y aburrida, el peor tema del disco en mi opinión "Crazy".
Nadie habla de Obra Maestra ni tópicos ultramanidos como este, se trata de un disco diferente, con un concepto muy definido y personal, realizado gracias a la madurez de un artista que es eso, personal y definido, y también valiente.
El disco hay que entenderlo como lo que es, un disco de rock suave, con retazos folk y algún toque sinfónico en las teclas, con aires oníricos y barrocos en algún corte y con la sombra de Mark Bolan sobrevolando el conjunto, disfrutable y entretenido, y lo mas importante, se sale un poco de los cánones establecidos en la actualidad, donde cada banda o artista juega un papel asignado a fuego como si de un juego de rol se tratase el mundillo musical actual; es por ello recomendable acercarse, sin espectativas demasiado sesudas ni pretenciosas, a este buen músico, y porque no, empezando por este, su último trabajo.

Como cada jueves os recuerdo la posibilidad de ver cada miercoles una nueva entrada del ínclito Addison de Witt en ZRS, un día despues la podréis ver aquí, en casa. Esta semana el prota ha sido este peculiar artista británico: Paul Roland y su último trabajo "Motel Bates"... Si alguien desea visitar esta crónica en ZRS y de paso dar un vistazo a lo que hay por allí, todo de interes, solo tiene que pinchar aquí.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Bienvenido Diego, ahora somos uno mas...mas esperanza en el depósito y mas amor en la escopeta

Hoy mis primos/amigos Esther y Claudi nos han hecho un obsequio que no tiene precio, a todos, a toda la humanidad, pero me vais a permitir que os diga que un poco mas a nosotros, a sus seres mas cercanos y queridos.


De forma un poco sorpresiva, adelantado a lo inicialmente establecido ha llegado Diego, una nueva persona, todavía personita, que nos ha llenado de felicidad, y también de esperanza, avituallamiento para el alma, gasolina para el ánimo y, como digo, esperanza para el corazón, pues una nueva vida es siempre una nueva opción de que algo puede cambiar, de que algo puede, de la mano de mi primo/amigo Diego, dar un giro que dulcifique, aunque sea un poco el mundo...¿porque no?.
El mundo al que acaba de llegar Diego conduciendo ese formula-1 que es la inocencia, es una jungla, parece que cada vez mas oscura y con arboles mas siniestros y amenazadores, pero nuestro nuevo amigo no me cave duda de que conseguirá que los veamos con otros ojos a poco que tenga en su ADN la magia de su mama y la honestidad de su papa y sepa como ellos, esparcirla, cual polvo de estrellas, entre los que les rodean.
El único pero...que necesitamos mas reservas de amor para repartir, pues Diego nos va a exigir de eso también y es justo además que reclame su dosis, así que toca hacer un esfuerzo para que no falte en la escopeta del amor cartuchos suficientes para disparar a Diego en todos y cada uno de nuestros encuentros unas cuantas ráfagas de amor y cariño, alegría y paz...
Diego, Bienvenido a esta jungla...



Ya se nota tu influencia en el ánimo, que de repente se ha vestido de domingo.
Besos y abrazos para mis queridos Esther y Claudi.

John Fogerty y Billy Gibbons cantan juntos en un concierto en Tulsa...¡Casi Ná!!!

La cosa fue que ambos artistas, actualmente de gira, coincidieron en Tulsa, (Oklahoma) la semana pasada, (joder que putada para la gente de Tulsa...que putada mas rica, claro), y en el concierto de el de la Creedence en el Hard Rock Casino, no se le ocurrió a este otra cosa que invitar al de los ZZ-Top a subir al escenario a tocar un par de clásicos, uno por banda, el resultado...pues imaginaros en la piel de cualquiera de los asistentes.
Tanto como en la piel no nos vamos a poder poner, pero al menos la actuación si que la vamos a ver y a escuchar, ¡ay!, que cosas le pasan a algunos afortunados musiqueros/concierteros en el país del Tio Sam...como aquí.
No nos quejemos y disfrutemos del arte de estos dos monstruos...






martes, 22 de octubre de 2013

Ahora si...¡Llega lo nuevo de burning!!! - "Pura Sangre", a partir del 05/11/2013.


Ahora si, y parece que ya es definitivo todo, el titulo del disco, "Pura Sangre", la fecha de lanzamiento en las tiendas, que definitívamente será el próximo cinco de noviembre, e incluso la publicación, un poco antes, online, el día 29 del presente mes de octubre.
Tenemos además adelanto sonoro del elepé por medio del nuevo single del mismo, que lleva por título "Tu te lo Llevas Todo" y que suena francamente bien, muy castizo, muy rockero, muy urbano y polvoriento...muy Burning vaya.


Al disco le seguirá sin duda una gira extensa por toda la geografía de la piel de toro para presentarlo, lo que me hace augurar un 2014 empapado de los castizos sones y los stonianos riffs versión La Elipa de Johnny y sus ardientes camaradas, cosa que me podéis creer, me hace inmensamente feliz.
Doy efusívamente la bienvenida a este disco y a los Burning al ruedo discográfico, eran demasiados años sin material nuevo desde aquel lejano "Altura", (2002).
Aquí os dejo el adelanto del disco, el mencionado "Tu Te lo Llevas Todo".



domingo, 20 de octubre de 2013

Israel Nash - Sala Askena, Bilbao - 19/10/2011 - Las dos caras de una misma moneda...

Confieso que pocos eventos esperaba tanto en este 2013 que poco a poco esta llegando a su fin, como el nuevo trabajo del norteamericano Israel Nash Gripka, ahora sin el Gripka, se hizo esperar y eso que nos fue alimentando la ansiedad con pequeñas dosis melódicas en forma de adelantos por medio de vídeos y temas en la red.
Pronto, tras la escucha de estos aperitivos que debían de ser el preámbulo de ese gran banquete que se suponía tendría que ser el último y esperado disco del artista de Missouri, un rumor de duda empezaba a sonar en el el fondo de mi, como una letanía de desesperanza traída por algún desagradable pájaro de mal agüero.

El caso es que finalmente, tras mucha espera, el disco, "Rain Plans" vio la luz y tras la primera escucha es justo decir que los peores augurios que acosaban a mi esperanza se hicieron reales, palpables, lo que esperaba con pesimista paciencia, se materializo cruelmente, el disco no funcionaba.
Desde las primeras escuchas de los sucesivos adelantos había algo que me golpeaba la sien, estos temas no funcionan, carecen del gancho y el punch de los que hicieron las delicias de muchos en su anterior entrega, el fantástico "Bam Doors and Concrete Floors", y el disco resulta, finalmente aburrido, y creo que esa es la palabra, aburrido, por varios motivos, instrumentalmente es impecable, mantiene ese delicioso aire folk, esa delicadeza en las guitarras y esa letanía de leyenda en las letras, romanticismo y lirismo y una construcción sónica portentosa.
¿Cual es el problema entonces?, muy sencillo, dos problemas básicamente, las composiciones, mucho menos inspiradas melódicamente a las de su predecesor, y una suerte de autocomplaciencia desde el punto de vista instrumental, una excesiva sobre-exposicion de los temas que los hace largos, excesiva e innecesáriamente largos y esto, claro, unido a la falta de enganche lírico hace del conjunto un disco pesado y aburrido, a pesar de ciertos aciertos básicamente en tres o cuatro temas como el que abre el disco o el que le da título, además de aquel adelanto titulado "Through the Door".


Esperaba con sentimientos encontrados la actuación del ahora conocido como Israel Nash, a secas, el año pasado se salio en el Azkena Rock y ahora le tocaba en otro Askena, la sala bilbaina sita en la calle Ibañez de Bilbao.
El planteamiento del concierto es el que sigue: interpreta el último disco entero, si señores si, entero y verdadero, sin posibilidad de sorpresa, en todo momento eres consciente de cual va a ser el siguiente tema, demasiado rígido y predecible, no es un planteamiento que me guste demasiado aunque no es la primera vez que lo veo, ahora, si el disco me gusta reconozco que lo veo menos inconveniente que en el caso de ayer, pues si bien es cierto que la banda rayo a una altura excepcional, sonaron a auténtica gloria, con una base rítmica de autentico lujo, excepcional el baterista, en mi opinión lo mejor sobre el escenario.
El propio Israel se mostró pletórico de voz, poniendo toda la carne en el asador y demostrando que esta dispuesto a defender estos temas con uñas y dientes, lo que me parece loable y entiendo dice mucho del cantante, buenas guitarras, un poco bajas en ocasiones pero efectistas e inmaculadas en cuanto a la ejecución, pero...El mismo inconveniente que en el disco, composiciones carentes del gancho deseable, alargamiento instrumental innecesario de algunos temas cuya enjundia no merece tal auto-contemplación y tedio tras los primeros temas, pues el desencanto y la rutina se hicieron rápidamente con el personal que no llenaba la sala pero si presentaba una buena entrada, se mascaba el aburrimiento en algunos momentos del bolo, demasiada gente de cháchara apoyada en la barra y poco ambiente de expectación tras los temas, la actitud seria y no demasiado comunicativa de Nash no ayudaba tampoco, aunque en este aspecto se fue animando poco a poco.
Tras el último tema del disco, llega el momento de recordar los temas pretéritos, bastan unos pocos acordes del primer tema elegido de su anterior entrega para que se operase un cambio radical en el respetable, las cabezas empezaron a moverse ante mi, las cámaras y móviles empezaron a luchar en las alturas por conseguir una instantánea que dejase impronta de eternidad en las pantallas y recuerdo de algo mejor de lo visto realmente en las memorias...
De aquí al final todo cambió, empezó el disfrute el gozo y el deleite ha hacerse con la situación, los pies empezaban a responder a los estímulos, los párpados a vibrar de emoción ante las puñaladas de crepusculares cadencias de aquellos maravillosos temas que redondeaban y glorificaban su anterior entrega, a partir de aquí empezamos a ver lo que deseábamos ver, a escuchar lo que hace año y pico escuchamos en Vitoria, un gran artista, armado con una mas que competente banda y endulzando el espacio con la interpretación de unos temas excepcionales llenos de lirismo folk, de glorioso hermanamiento melódico y sónico con el mas acústico Neil Young...una gozada de concierto.


Dos caras de una misma moneda, la cara es la ofrecida durante el último tercio de la velada, el Israel Nash de los primeros ataques discográficos, aquel que nos conquisto a muchos a base de dentelladas a los sentidos, dentelladas propiciadas por hermosas y perfectas canciones, la cruz, el último disco, que así como no funciona su escucha en casa, en la tranquilidad del hogar, tampoco lo hace en directo, copiando exactamente lo ofrecido en la grabación sin ningún tipo de adición extra que modifique el planteamiento de los temas, cometiendo los mismos errores y finalmente dejando que el aburrimiento se haga dueño y señor de la sala, una pena.
No obstante estoy seguro de que esto solo es un tropezón, sigo creyendo firmemente en este artista, ofreció una interpretación impecable técnicamente, defendió los temas con fe y convicción y mostró una actitud de entrega y amor a la música realmente elogiable, además talento no le falta, así que seguiremos esperando lo nuevo de Israel Nash, un gran músico que ha tropezado, siempre bajo la humilde opinión de quien suscribe, en un último no demasiado acertado álbum, pero que su carrera nos depara muchas, pero que muchas alegrías, otra vez será.

sábado, 19 de octubre de 2013

The Flying Eyes - "Lowlands", (2013), Sonidos para valientes.

Cuando uno se choca contra los primeros segundos de un disco como "Lowlands" de los norteamericanos The Flying Eyes tiene, en principio, dos alternativas:
Una es temblar como una hoja en medio del temporal, apagar el aparato reproductor y huir lo mas lejos que sean capaz de llevarte tus pies, presa de un pánico atroz a lo que puedan esconder esos sonidos, pánico que no puedes controlar por lo que, de oscuros y amenazantes tienen esas roncas guitarras que mas que dar la bienvenida a su disco parecen querer espantar a todo aquel que ose visitar estas latitudes sonoras.
La otra es subir el volumen, clavar los pies en el suelo y no perder detalle del mensaje que sin duda esconden tan tenebrosos riffs, desafíándolos, retándolos a rugir mas fuerte, a hacer que The Doors parezcan claros como una rociera mañana de julio, provocando a la furia eléctrica que destila la música, negra como sombra de la muerte, que fabrican a fuego lento los miembros de The Flying Eyes.


Sé que los que aquí soléis acercaros tomareis la segunda de las posibilidades, y os aseguro que haréis bien, no os arrepentiréis y saldréis victoriosos del envite. ¿El premio a tan épica victoria?...Muy sencillo: Los nueve temas que conforman este disco, y que tras la primera impresión, como de intento de invasión de las tropas del infierno a este acobardado planeta, empezará a mostrar su cara mas amable, dentro de una ferocidad insistente, luciferina y chorreando sangre caliente y biscosa, pero una cara que hará hueco en el cerebro y que se terminará dejando doblegar por oyentes como nosotros, osados y hambrientos de sonidos nuevos, que rellenen nuestras cada vez mas exiguas reservas de capacidad de sorpresa, y una vez doblegada la voluntad sónica de estos temas humeantes y amenazadores, entonces, llegará el disfrute, el sentirse diferente en la escucha de tan expresivas y adictivas composiciones.


Y es que, en esencia, este último trabajo de The Flying Eyes es un compendio de blues, psicodelia, hard-rock y ritmos sureños siempre bajo la influencia de la cara mas oscura y febril de Jim Morrison y sus compadres, aquella cara oscura y enfermiza que adopto la banda angelina en discos como "Nothing Like The Sun", poblados por guitarras que parecían dotadas para dar sonido a las pesadillas mas enfermizas.
A eso suena la guitarra que da comienzo al disco, una especie de rugido agorero y espeluznante que poco a poco va transformándose en un rítmico tema de inspiración sesentera donde se mezcla el blues con el grunch mas abismal, "Long Gone" es el tema, un comienzo que es toda una declaración de intenciones.
Si sus guitarras son indispensables para que funcione su concepción sónica, la voz del vocalista Will Kelly es fundamental, enérgica, ágil y con capacidad de penetrar en las mas férreas voluntades psicológicas, sus interpretaciones canoras son directas y afiladas, recordando la personalidad desbordante de Morrison, cantante de absoluta excepción; no es menos importante la base rítmica, el ritmo es de una contundencia terrible, parece un eco que viaja por el espacio desde las calderas mas escondidas del averno, reparar en la rotundidad del ritmo poderoso de esta banda.
Este ritmo queda de manifiesto en la blusera y por momentos hardrockera "Under The Iron Feet", castigador tema de regusto liségico, fantástico.


Continúan los sonidos oscuros, que atenazan los nervios, que a la espera de la siguiente inflexión, sufren de ansia de mas sonido, empiezan a ser domesticados estos hijos de Satan, así "Rollin' Thunder" pasa mas fluida por nuestro circuito nervioso, los pies empiezan a asimilar como cercanos estos sonidos hasta hace poco aterradores,  y empiezan a moverse al latido de un corazón de necesita ser amado u odiado pero no obviado.
"Smile" es The Doors, aquellos de su ocaso, aquellos que ocultos en la tempestad entonaban como una letanía "The End", desparramando incertidumbre por doquier, así suena esta magnífica composición.


Sonidos tenues y una acústica, voz cálida y profunda y el bajo empieza a marcar su terca dictadura, psicodelia en las guitarras, melodía de belleza vestida de negro, de bruja, y de repente...lirismo, genial tema que responde al titulo de: "Alive in Time".
Guitarras mas caseras, relajadas y reconciliadoras, ritmo clásico de nuestro viejo amigo el rock, calma y emoción en "Lowlands", no dura mucho el tiempo para el relajo y un ritmo vivo y bailable da brío a nuestra conciencia ya dueña y señora del sonido de estos cuatro caballeros de Mariland, nos divertimos con "Eye Of The Storm", nuevamente se junta el rock con la psicodelia.
Volvemos a 1967, The Beatles visitan el infierno, al menos las estancias de The Flying Eyes y les dejan apuntes de psicodelia, "A Day in The Life" parece jugar al escondite con los acordes ideados por el grupo para conformar la extraordinaria y Beatlemana "Comfort Machine".




Y para cerrar el disco y terminar con la liturgia mortecina del sonido negro y contaminado de estos tipos, ¿que mejor que una mirada a The Who?, guitarras que son trallazos y voces corales que fluyen como una plegaria al todopoderoso, y es que claro, el tema se llama "Surrender"...¿Quiere decir esto que se saben vencidos?, pues no, aquí vencemos todos, pero vencemos por valientes, por enfrentarnos a los fantasmas sónicos que propone esta joven banda, que deja sus cartas boca arriba para que todos veamos su juego, eso si, hay que bajar hasta los infiernos del blues, de la psicodelia, acercarse demasiado a los actuales aposentos de Jim Morrison cuyo influjo tiñe de profundidad sónica este fenomenal y distinto, a la vez de tópico, disco.

viernes, 18 de octubre de 2013

North Mississippi All Star - WOP-Festival-2013 - Sala Santana-27, Bilbao. 11/10/2013

Con un esperado, pero no por eso menos lamentable, descenso en la oferta, variedad, duración (de dos días a uno) y aforo (del pabellón de La Casilla a la Sala Santana, mucho mas pequeña aunque con mucha mejor acústica), y con la consiguiente disminución de recaudación, tan importante para cumplir el objetivo de ayudar en la investigación de enfermedades extrañas, daba comienzo el viernes día 11 de octubre a las 19:00 el WOP-2013.
Ignoro el porque de este descenso en la envergadura de este festival, que en sus dos anteriores entregas se convirtió en un éxito absoluto tanto en cuanto al nivel artístico como en lo referente a su propósito benéfico y de divulgación de este tipo de enfermedades, en especial cuando atañen a niños.
No me fue posible presenciar los primeros conciertos, llegue a la Sala ubicada en Bolueta con la participación de Capsula recién iniciada, no comentaré por lo tanto mas que la traca final de la velada, el show estrella: North Mississippi All Star.


Estaba prevista la introducción al bolo de los Dickinson de su nuevo componente, un tal Lightinin Malcom, que sustituía al inmenso, y no solo de tamaño Chris Chew, que enfermo no puede acompañar a los hijos de Jim Dickinson en esta nuevo periplo, y es justo decir que su actuación, que daba oportunidad de tomar contacto con el, nos dejo a los allí presentes con la boca abierta y ganas, muchas ganas de mas.
Oficiando de hombre orquesta, sentado, con la guitarra sobre las rodillas y embolado de percusión a sus pies, dio muestras mas que evidentes de un virtuosismo delicioso y técnicamente perfecto, mini-bolo empapado de blues y boogie, amenizado con temas de rabiosa fuerza interna y desbocada irradiación de esencia sureña deleitó y honró los muros de la sala y a los allí presentes, dando además muestras de una capacidad comunicativa que a todos nos hizo hermanarnos con el sencillo pero superdotado músico.
Fin de la introducción y entrada en escena de los hermanos Dickinson para formar la que era de esperar que formarian...es decir: La Marimorena...




No soy admirador de su último álbum, pero lo que sonó de este me gusto mucho mas que lo escuchado en el disco, mas natural y directo, mas de verdad, este hecho, sumado a la adición de otros temas, mas de un clásico, y la consabida interactuación de los componentes, totalmente anárquicos a la hora de coger y dejar instrumentos, nos hicieron pasar una hora y cuarto de ensueño, de diversión y de blues, boogie y rock correteando por nuestras venas en un total desparrame de libertad escénica por parte de los chicos de NMAS, Luther con sus guitarras, se atreve con el bajo, la batería, el bombo y lo que haga falta, su hermano Cody salta por encima de su batería y se cuelga una de las guitarras de su hermano o enfundado en una mascara de carnaval recorre con sus compañeros la sala, armados con elementos de percusión los tres músicos haciendo sonar aquello como si la gloria se hubiera apoderado de la sala
Comunicativos, poderosos y clásicos, una auténtica delicia estar ante ellos y entre ellos, dignifican la música actual y su directo, aun con la falta de Chew, perfectamente sustituido por Malcom, sigue siendo de lo mejor que se puede escuchar en la actualidad.


La única pega, la escasa duración del concierto, apenas hora y cuarto que a todos nos supo a poco.
Reconciliado con los hermanos Dickinson, quienes a pesar de haber grabado un disco menor bajo mi modo de ver, siguen demostrando que encima de un escenario tienen poco rival hoy por hoy, fantásticos realmente.
Y fin del WOP, me congratula el éxito que otras iniciativas tubieron y que quiero pensar que ayudarian a conseguir una buena recaudación para el justo y noble objetivo que vive dentro de este festival, imagino que la fascista ley sobre los impuestos en la cultura algo habrá tenido que ver con lo que a ocurrido, aquí y en general, pues la bajada de bolos internacionales este año ha sido mas que evidente, espero que esta lamentable situación se corriga lo antes posible y que el año que viene el evento vuelva a alcanzar las cotas de éxito a todos los niveles que merece.

jueves, 17 de octubre de 2013

Gov't Mule - Shout!, (2013)

Vuelta a la arena discográfica de Warren Haines y sus chicos tras la publicación el año pasado de "The Georgia Bootleg Box" trabajo compuesto por seis CDs que repasaban una serie de noches de concierto en las ciudades de Athens y Macon, después, a tomarse unos meses sabáticos, claro que esto es un decir, pues no faltaron proyectos para estos señores de culo inquieto, sin ir mas lejos Warren nos regalo un agradable y ligero disco titulado "Man in Motion" que hizo las delicias souleras de mas de uno.
Vuelta a la carretera en este 2013 y cambio de estudios para la grabación de lo nuevo de este cuarteto de virtuosos instrumentistas, hiperdotados para la concepción musical, en especial, para aquellos sonidos arrancados a la tierra cálida y reseca de los sombríos caminos que forman el aparato circulatorio de ese ser voraz y con vida propia que es el Sur de los Estados Unidos.


Finalizan así la relación que venían manteniendo con los estudios de Willie Nelson: Pedernales Studios, en cuyos locales se forjó su anterior entrega bajo tapado: "By a Thread" y el mencionado "Man in Motion" de Warren solo. Fin a Pedernales y hola al sello Blue Note Records.
Y el debút con el nuevo sello se interpreta con un gusto dulce y agradable a la primera toma de contacto, pues Shout! es, a primera vista un disco que aporta todo lo que se puede esperar de la mula, es decir, ardorosos sonidos de inevitable poso sureño, interpretados con maestría, dando ejemplo claro e irrevocable de como deben sonar unos temas que nacen de las entrañas de un cuerpo curtido por los veranos áridos que llevan el polvo del desierto disuelto en una brisa que empapa el aire con ese salitre salado y envenenado del Mississippi, filtrando en los rostros de los lugareños toda esa amalgama de agua y polvo, tierra y río que pasa a depositarse en los filtros del organismo, filtros en los que crea su caldo de cultivo con la sangre sureña que libre y pesarosa recorre los órganos febriles de todos los que desean desahogar parte de ese caldo a base de caceroladas de rock, blues, funky, jazz...
Y todo esto esta presente en este disco, distribuido en once cortes en los que estos elementos se sienten libres de decir lo que piensan, siempre bajo la moderación sabia de Warren Haines, brillante como no puede ser de otra manera a las seis cuerdas, un magisterio de ardoroso sentido de la interpretación de todas y cada una de las notas que esperan su libertad enredadas en las cuerdas de su Gibson Les Paul.
Ritmo ajustado y demoledor, poderoso y sutil, como siempre ardiente en su actuación, por parte de los fantásticos Matt Abbs y Jorgen Carlsson a la batería y el bajo respectívamente, y todo rejunteado por las teclas de ese excepcional músico que es Danny Louis, gran teclista y multi-instrumentista cuyo sentido musical y su lectura melodica es un auténtico ornamento para el rock polvoriento y pantanoso de la mula, (obsérvese la aportación, tímida y discreta, como escondida con vergonzoso y encantador decoro tras el rugido de la guitarra de Haines en el fabuloso "When the World Gets Small").


Y por supuesto no se me olvida mencionar ese segundo disco, formado por los mismos 11 cortes pero versionado por diferentes artistas que acompañan y dan replica a los originales firmados por la mula.
Mucho he leído a propósito de este experimento, yo que queréis que os diga, no me parece mala idea, el elenco de artistas es evidentemente de altura, y unos aciertan mas y otros menos, en opinión de quien suscribe evidentemente, vamos a ver, yo entiendo que el disco es el formado por los cortes interpretados por quienes firman el disco y que lo otro es una curiosidad, que aporta una visión divertida y resulta un interesante experimento, pero no creo que la idea sea escuchar un tema con su par sino escuchar el disco y tras tenerlo mas o menos asimilado, probar que se siente con cada una de las versiones, este sentimiento lo dejo al libre albedrío de cada cual, pues insisto, entiendo que el disco es lo firmado e interpretado por Gov't Mule, sin invitados, como información indicar que las versiones son realizadas por nombres de tanto lustre y brillo como: Ben Harper, en la fabulosa entrada "World Boss", Elvis Costello en la nerviosa y saltarina "Funny Litle Tragedy", inquietante tema de accidentada melodía que alguien explicara porque se salda con solo de Danny Louis, no parece demasiado comprensible pero bueno. El Dr. Jones da replica a Warren and company en la correcta y oscura "Stoop So Low", Jim James hace su aportación a "Captured", se trata de un muy buen tema, muy mula, con ese Warren que tanto nos gusta, ese que juega con el fuego del sonido de su infectada guitarra, dispersando azufre sonico por doquier.
"Wishper in your soul" es un enigmático tema, que cuenta con la cadenciosa actuación rítmica del combo formado por Matt Abbs y Jorgen Carlsson, clareando el ambiente en el estribillo, tenso y extremo, un gran tema que cuenta con la fantástica colaboración en el segundo CD, (no quería decir nada, pero esta es en mi opinión la mejor versión y no he podido evitarlo) de Grace Potter, oscura y misteriosa, tremenda.
Aburrido corte en mi opinión "Scared to Live", tema reggae plomizo y rutinario, que no mejora demasiado con la aportación de Toots Hibbert.
Fabulosos temas me parecen, "No Reward" y "When the World Gets Small", vivos y cálidos, horneados a fuego lento en las brasas del infierno, interesantísimas aportaciones además de Glenn Hughes y Steve Winwood respectivamente.




Tanto "Forsaken Savior" como "Bring on The Music" son temas correctos, en especial el primero que dan lustre a este buen disco y que cuentan con las aportaciones en el segundo CD de Dave Mathews y Ty Tylor.
Tema de inspiracion Zeppeliniana en la atascada desde el punto de vista melódico, aspera y no muy comprensible "Done Got Wise", no me aporta nada y es junto a esa suerte de reggae titulado "Scared to Live" lo peor del disco, en este Zeppeliniano tema colabora en la versión anexa Myles Kennedy.
Un buen disco de la mula, no se si es de recibo compararlo con trabajos pretéritos pero creo que es un disco suficiente, disfrutable y con algún corte de auténtica enjundia, buenas guitarras y que además cuenta con ese curioso y divertido añadido del CD2 que nos da la oportunidad de jugar un poco con las canciones y en alguna de ellas incluso volver a disfrutarlas, pues si en las revisitaciones de todo hay, entiende un servidor que alguna supera al original.
Buen debút en el nuevo sello de Warren y sus chicos en este nuevo y mas que correcto Shout!, recomendable.

Nueva entrada también disponible desde ayer en ZRS, si alguien, aprovechando la ocasión quiere pasarse a verla por este fabuloso blog y asi darse un vueltita por allí, aqui tiene el enlace.