domingo, 20 de octubre de 2013

Israel Nash - Sala Askena, Bilbao - 19/10/2011 - Las dos caras de una misma moneda...

Confieso que pocos eventos esperaba tanto en este 2013 que poco a poco esta llegando a su fin, como el nuevo trabajo del norteamericano Israel Nash Gripka, ahora sin el Gripka, se hizo esperar y eso que nos fue alimentando la ansiedad con pequeñas dosis melódicas en forma de adelantos por medio de vídeos y temas en la red.
Pronto, tras la escucha de estos aperitivos que debían de ser el preámbulo de ese gran banquete que se suponía tendría que ser el último y esperado disco del artista de Missouri, un rumor de duda empezaba a sonar en el el fondo de mi, como una letanía de desesperanza traída por algún desagradable pájaro de mal agüero.

El caso es que finalmente, tras mucha espera, el disco, "Rain Plans" vio la luz y tras la primera escucha es justo decir que los peores augurios que acosaban a mi esperanza se hicieron reales, palpables, lo que esperaba con pesimista paciencia, se materializo cruelmente, el disco no funcionaba.
Desde las primeras escuchas de los sucesivos adelantos había algo que me golpeaba la sien, estos temas no funcionan, carecen del gancho y el punch de los que hicieron las delicias de muchos en su anterior entrega, el fantástico "Bam Doors and Concrete Floors", y el disco resulta, finalmente aburrido, y creo que esa es la palabra, aburrido, por varios motivos, instrumentalmente es impecable, mantiene ese delicioso aire folk, esa delicadeza en las guitarras y esa letanía de leyenda en las letras, romanticismo y lirismo y una construcción sónica portentosa.
¿Cual es el problema entonces?, muy sencillo, dos problemas básicamente, las composiciones, mucho menos inspiradas melódicamente a las de su predecesor, y una suerte de autocomplaciencia desde el punto de vista instrumental, una excesiva sobre-exposicion de los temas que los hace largos, excesiva e innecesáriamente largos y esto, claro, unido a la falta de enganche lírico hace del conjunto un disco pesado y aburrido, a pesar de ciertos aciertos básicamente en tres o cuatro temas como el que abre el disco o el que le da título, además de aquel adelanto titulado "Through the Door".


Esperaba con sentimientos encontrados la actuación del ahora conocido como Israel Nash, a secas, el año pasado se salio en el Azkena Rock y ahora le tocaba en otro Askena, la sala bilbaina sita en la calle Ibañez de Bilbao.
El planteamiento del concierto es el que sigue: interpreta el último disco entero, si señores si, entero y verdadero, sin posibilidad de sorpresa, en todo momento eres consciente de cual va a ser el siguiente tema, demasiado rígido y predecible, no es un planteamiento que me guste demasiado aunque no es la primera vez que lo veo, ahora, si el disco me gusta reconozco que lo veo menos inconveniente que en el caso de ayer, pues si bien es cierto que la banda rayo a una altura excepcional, sonaron a auténtica gloria, con una base rítmica de autentico lujo, excepcional el baterista, en mi opinión lo mejor sobre el escenario.
El propio Israel se mostró pletórico de voz, poniendo toda la carne en el asador y demostrando que esta dispuesto a defender estos temas con uñas y dientes, lo que me parece loable y entiendo dice mucho del cantante, buenas guitarras, un poco bajas en ocasiones pero efectistas e inmaculadas en cuanto a la ejecución, pero...El mismo inconveniente que en el disco, composiciones carentes del gancho deseable, alargamiento instrumental innecesario de algunos temas cuya enjundia no merece tal auto-contemplación y tedio tras los primeros temas, pues el desencanto y la rutina se hicieron rápidamente con el personal que no llenaba la sala pero si presentaba una buena entrada, se mascaba el aburrimiento en algunos momentos del bolo, demasiada gente de cháchara apoyada en la barra y poco ambiente de expectación tras los temas, la actitud seria y no demasiado comunicativa de Nash no ayudaba tampoco, aunque en este aspecto se fue animando poco a poco.
Tras el último tema del disco, llega el momento de recordar los temas pretéritos, bastan unos pocos acordes del primer tema elegido de su anterior entrega para que se operase un cambio radical en el respetable, las cabezas empezaron a moverse ante mi, las cámaras y móviles empezaron a luchar en las alturas por conseguir una instantánea que dejase impronta de eternidad en las pantallas y recuerdo de algo mejor de lo visto realmente en las memorias...
De aquí al final todo cambió, empezó el disfrute el gozo y el deleite ha hacerse con la situación, los pies empezaban a responder a los estímulos, los párpados a vibrar de emoción ante las puñaladas de crepusculares cadencias de aquellos maravillosos temas que redondeaban y glorificaban su anterior entrega, a partir de aquí empezamos a ver lo que deseábamos ver, a escuchar lo que hace año y pico escuchamos en Vitoria, un gran artista, armado con una mas que competente banda y endulzando el espacio con la interpretación de unos temas excepcionales llenos de lirismo folk, de glorioso hermanamiento melódico y sónico con el mas acústico Neil Young...una gozada de concierto.


Dos caras de una misma moneda, la cara es la ofrecida durante el último tercio de la velada, el Israel Nash de los primeros ataques discográficos, aquel que nos conquisto a muchos a base de dentelladas a los sentidos, dentelladas propiciadas por hermosas y perfectas canciones, la cruz, el último disco, que así como no funciona su escucha en casa, en la tranquilidad del hogar, tampoco lo hace en directo, copiando exactamente lo ofrecido en la grabación sin ningún tipo de adición extra que modifique el planteamiento de los temas, cometiendo los mismos errores y finalmente dejando que el aburrimiento se haga dueño y señor de la sala, una pena.
No obstante estoy seguro de que esto solo es un tropezón, sigo creyendo firmemente en este artista, ofreció una interpretación impecable técnicamente, defendió los temas con fe y convicción y mostró una actitud de entrega y amor a la música realmente elogiable, además talento no le falta, así que seguiremos esperando lo nuevo de Israel Nash, un gran músico que ha tropezado, siempre bajo la humilde opinión de quien suscribe, en un último no demasiado acertado álbum, pero que su carrera nos depara muchas, pero que muchas alegrías, otra vez será.

10 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, así lo expresé en mi reseña...Saludos...
    http://www.ruta66.es/2013/10/vivos/israel-nash-band-rocksound-barcelona/

    Saludos!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Pues yo lo ví en Rocksound y me pareció un concierto excelente. Sonido profesional y calidad en los temas. Estoy de acuerdo en la reiteración y en que no llegan tanto como los del disco anterior. Quizás también les falte originalidad, suenan a unos Crazy Horse muy bien barnizados y pulidos.Pero reconozco que disfruté mucho el concierto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. manel: Si, ya había leido tu crónica y la verdad es que no me hizo ningun favor jajaja, lo digo porque esperaba con ganas el bolo y tu reseña vino a confirmar lo que esperaba, y el bolo anoche termino de certificar.
    Otra vez será, aunque creo haberte leído en alguna ocasion que Israel no es demasiado santo de tu devoción, no se igual estoy equivocado, de todas formas otra vez tocara la de cal.
    Saludos afectuosos.

    josanpero: Pues me alegra de verdad que disfrutáses del concierto, insisto creo que es un gran músico y el último tercio del bolo anoche fue de antologia, a mi me falla el disco y su traslado al vivo, porque no cambia nada, en el anterior tambien sonaban a Young, pero los temas eran mejores, yo lo veo asi de facil josanpero, pero es mi opinión y el debate es genial y siempre didactico, insisto, me alegra de verdad que te gustase el concierto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Pues por motivos complejos, no pude ir al concierto, muy, muy, muy a mi pesar. Pero soy de esos que adora el nuevo disco, y empiezo a pensar que soy de los pocos...

    ResponderEliminar
  5. Es verdad que es un disco algo"aburridillo", esperaba este trabajo con ganas,mira que hablamos el ir a verle a la Azkena pero al final lo dejamos correr y casi que me alegro, lo dejaremos para el próximo disco, y los siguientes conciertos.
    Un besazo para ti y otro para tu gente!!

    ResponderEliminar
  6. No pude ir a verle aquí en Madrid al final, pero el último disco me gusta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. P.D.: Esa foto de los Stones con Richards en primera plana me mola mazo, pero mazo mazo... me la pasas?

    ResponderEliminar
  8. Cuando un disco no funciona, no funciona. Y además es complicado defenderlo en directo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. A mí el disco sí que me gusta y creo que gana con sucesivas audiciones pero tampoco es que me mate, my grandfriend. Ahora bien, entiendo perfectamente tu postura y la de cualquiera al que no le guste o se sienta decepcionado. Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Red River: Come te he comentado por ahi, (no me acuerdo donde con tanto lío jajaja) se te hecho de menos, te busqué, hubieras disfrutado amigo, te gusta el disco y la verdad es que la interpretación integra del mismo fue absolutamente impecable, volverá...
    Abrazo fuerte.

    Carol: Pues eso de dejarlo correr cuando de venir a bilbo se trata que sea la última vez eh???jajaja.
    El mono de amigos habla por mi.
    Super abrazo y besos por contenedores.


    Savoy: Pues te digo lo que a Red River, gustando el disco el tío hace un bolazo, porque la banda y el mismo lo interpretan de lujo.
    Abrazo.

    Evánder: Buen Evánder, ya ves que hay personal al que si le gusta, realmente al que no le funciona el disco es a mi...
    Pero el último tercio del concierto merecio la pena el esfuerzo y el aguante jajaja
    Un fuerte abrazo tío.

    Johnny: No si al final me quedo solo jajajaja...Te digo lo que a Paco, el último tercio me merece la pena por todo el disco.
    Un abrazo master.

    ResponderEliminar