sábado, 30 de junio de 2012

Wilco, Gira Española en Octubre

Los norteamericanos Wilco volverán a España el próximo mes de octubre de la mano de "Los Conciertos Sublimes", por lo cual la gira tendrá lugar en teatros, donde el público podrá disfrutar de un concierto cercano, íntimo y de calidad, nada que ver con los eventos programados en estadios o arenas.
Las actuaciones tendrán lugar además en marcos incomparables como El Palacio Euskalduna, El Palacio Vistalegre (aforado y decorado para la ocasión) o El Gran Teatre del Liceu.
Gran ocasión para asistir a una inolvidable actuación de una de las bandas mas emblemáticas del planeta de los últimos años, lo peor... quizás los precios.

Fechas y precios de Los Conciertos Sublimes de Wilco en España:


14 de octubre - Bilbao.
Palacio Euskalduna
Entrada: 32 a 100 € + gastos de distribución.

15 de ocubre - Barcelona.
Gran Teatre del Liceu.
Entrada: 35 a 120 €+gastos de distribución.

16 de octubre - Madrid.
Palacio Vistalegre (Aforo limitado, decorado para la ocasión)
Entrada: 38 € en pista, 70 € en palcos + gastos de distribución.


Fuente: http://www.efeeme.com/wilco-regresaran-a-espana-en-octubre/

jueves, 28 de junio de 2012

"Burning, Madrid", Nuevo libro sobre Burning

El próximo 4 de julio, a las 20:00 horas, en la sala Music Hall de Barcelona tendrá lugar la presenteación de "Burning, Madrid", un nuevo libro sobre la legendaria banda madrileña Burning escrito por Alfred Crespo y publicado por 66RPM Edicions
Según la nota de prensa, esta nueva publicación, segunda en poco mas de un año tras la fantástica "Burning Veneno del Rock", obra de Ricardo Moyano García y Carlos Rodriguez Duque, como decia, esta nueva publicacion se trata de: "Una biografia oral que repasa la trayectoria de una banda única en la historia de la música nacional".
El libro aporta numeroso material gráfico inédito, además de la participación en el mismo de amigos, productores, músicos o críticos que les conocen a la perfección y que ayudarán a comprender la importancia capital de los de La Elipa en la música rock de esta piel de toro.
Imprescindible para los fans de los Burning, entre los que me encuentro, y celebrado reconocimiento a una banda de rock and roll sublime, que como no podia ser de otra manera en este país, esta más que infravalorada, cuando no simplemente ignorada.

Y yo no me puedo resistir a poner algo de ellos, como por ejemplo esto...





Fuente: http://www.efeeme.com/llega-un-nuevo-libro-sobre-burning/

miércoles, 27 de junio de 2012

El Crack del Mes - Rory Gallagher (IV) - Junio 2012

Tras "Irish Tour' 74", Rory vuelve a ser requerido para colaborar en un nuevo proyecto por Muddy Waters,  y posteriormente a esta aventura, los Rolling Stones le eligen como sustituto de Mick Taylor como guitarrista de sus Satánicas Majestades, pero Rory hace oídos sordos a esta oferta, o ofertón, y decide viajar con su banda, a girar por Japón, Nueva Zelanda, Australia o Canadá, teniendo Jagger y compañía que buscar en otros sitios, pero esa es otra historia.
En este 1975, aparece también el disco "Against the Grain", un disco mas pausado que los precedentes donde insiste con la presencia de teclados y en el que conviven blues, folk, rock o country en un elegante y fino álbum que nos deja extraordinarias piezas como "Ain't Too Good"



En estos momentos Rory Gallagher se encuentra en la cima de su carrera, con discos excelentes que reciben favorables acogidas por parte de público y crítica, girando continuamente y con la agenda llena de proyectos. Es por ello que un año después, en 1976 decide grabar en Alemania y con la producción de Roger Glover, el gran bajista de Deep Purple el indispensable "Calling Card".


"Calling Card" (1976)


Co-producido por el propio Gallagher junto a Roger Glover, en una tarea que si bien artísticamente fue irrepochable, personálmente fue dura y de continuos enfrentamientos entre los dos músicos, de caracteres diferentes y encontrados.
El disco esta compuesto por temas de impresionante calidad uno tras otro, y con diversidad de estilos, todos   rubricados con maestría por el irlandés y su inseparable banda, que en todo momento supieron dar el color mas adecuado a cada corte, consiguiendo una perfecta conjunción de estilos que dieron como resultado un variado pero coherente disco.
Empezando por la rockera y preciosista "Do You Read Me", cuyo primer riff ya nos adelanta lo que nos vamos a encontrar: rock and roll clásico, apoyado en el blues de Chicago dentro de un ritmo bacilon y digerible, un tema eléctrico y grandioso.




Continua el disco con "Country Mile", otro tema de fuerte carácter, un rock endiablado en la dinámica y cantado con vehemencia, otro temazo.
"Moonchild" es una POM, lo mejor escucharla y flipar un rato con ella...



En "Calling Card" se mezcla el jazz con sonidos propios de cabaret y un aire crooner de glamouroso sonido, un tema que vive ajeno al rock and roll y que es puro Rory. Con "I'll Admit You'e Gonne" llegan las acústicas y las slides en un tema de vocación folk, y de deliciosos trazos acústicos slide. "Secret Agent" es otra POM, un autentico zapatazo contra el suelo, riffs, guitarras desgarradoras y voz rota para un fortísimo tema en el que se mezcla el rock y el blues en frenética intensidad.



"Jack Knife Beat" es un relajado y bucólico corte con un piano jazz que marca el ritmo de la preciosa y expresiva strat de Rory, un tema perfecto. "Edged in blue" es simplemente una preciosa balada dotada de un melancólico solo de guitarra que te lleva a una lejana juventud justo antes de empezar el ritmo festivo que anuncia el mas fluido y popero tema del disco, estribillo pegadizo incluido, pero dentro de un tratamiento de la composición perfecto, otro temazo.



"Barley and Grape Rag" es un divertimento etílico y country, pero puramente irish, que cierra de forma festiva esta obra maestra que es "Calling Card", y que diré, por mojarme un poco, que es mi disco favorito del gran, grandisimo Rory Gallagher.


Tras "Calling Card" llegó mas actividad, colaboraciones con Albert King entre otros, una nueva gira por Estados Unidos y después los cambios. Rory decide volver a su antiguo formato de Power-Trío, por lo cual además de renunciar a los teclados, decide también sustituir a su baterista Wilgar Campbell por Ted McKenna, manteniéndose en el bajo el habitual Jerry McCavoy.
Con esta formación grabaría su nuevo disco, el novedoso y espléndido "Foto Finish".

"Foto Finish" (1978)

Grabado en Alemania vería la luz el 1 de octubre de 1978 y se trata de la obra mas alejada del blues de todas cuantas hizo Rory Gallagher, aquí, en formato trío de nuevo, nos encontramos con un Gallagher mas guitarrista que nunca, mas virtuoso, en ocasiones mostrandose en temas mas amables que en anteriores entregas, haciendo de sus solos ejercicios de genialidad como siempre, pero aquí esta genialidad suena mas limpia, menos furiosa, menos blues en definitiva.
La colección de temas, nuevamente no tiene desperdicio y conforma un disco extraordinario, en el que se aprecia la mas amplia paleta de colores que pudiese utilicar el genial guitarrista para teñir el lenguaje de su guitarra.
Desde la poderosa y clásica "Shin Kicker", a la festiva y acústica, arrimada al country, y al rockabilly incluso "Cruise on Out".  Sin olvidar la oscura, y distorsionada, adelanto de algun tema de los mismísimos AC/DC, "Cloack & Dagger" y destacando la intrépida y sublime "Shadow Play", o como no, la no menos extraordinaria y ligera "Fuel To The Fire". Un magnífico disco en definitiva, que se aleja del concepto musical que hasta entonces había abrazado Rory, pero que nos descubría a un artista capaz de adentrarse en otros sonidos y de evolucionar como escritor con otras composiciones menos influenciadas por el sonido americano y mas personales.










La década acabaría para Rory Gallagher con la grabación de "Top Priority" (1979), un disco continuista del anterior aunque en el que se evidencia un ligero bajón de calidad que se vé reflejado en las ventas, no obstante el de Cork no para de girar, y en el escenario es donde su fuerza se hace evidente e irrefrenable, como lo demuestra el magnifico directo "Stage Struck" (1980), que cierra de forma brillanet y vibrante una década de auteéntica ensoñación que cimentase la leyenda de este cantante, compositor y guitarrista de auténtica excepción que fue Rory Gallagher.





lunes, 25 de junio de 2012

Los Lunes al "Song" - "Get It Hot" - AC/DC

Es verano y ha llegado el calor, este es un momento controvertido, porque claro, hay quien se alegra y mucho, pero también hay quien no es amigo del calor, y está que trina, confieso que yo me encuentro entre los primeros, me encanta el calor, me da fuerza y vitalidad, si, aunque parezca raro.
Lo cierto es que en el año tiene que haber momentos para todo, frío, calor, lluvias, nieves... para todo. Ahora le toca al calor, y algunos estamos felices... que se le va ha hacer.
De todas formas allá va este tema tan "caliente" para animar a unos y a otros y desearos que paséis una buena semana, cada uno sobrellevando el calor como buenamente pueda.
¡Feliz Semana a todos!

domingo, 24 de junio de 2012

Somos FUENTES, Somos LO QUE MANAMOS.

Algunas veces, por algún motivo que no llegas a saber realmente cual es, te vienen a la cabeza pensamientos que aunque están ahí, perpetuos, no terminan de aflorar a la realidad de tu interior, o no permites, inconscientemente, que afloren.
Realidades que no siempre es cómodo, o agradable auto-revelártelas como tales, pero que realmente es positivo tenerlas claras, porque teniéndolas claras es cuando puedes aprender a vivir mejor, a pesar de ellas, y gracias a ellas.
Hoy es un día de esos que sientes que algo bulle en el interior de tu cabeza, una voz que intenta decirte algo y que tu tratas de ignorar, poniendo en funcionamiento esa especie de inhibidor de frecuencias incómodas que debemos tener instalado en el cerebro y que no es otra cosa que cobardía, que miedo.
Finalmente he decidido hablar claro con esa voz.
Me decía algo sobre compartir, o mas exactamente sobre compartirnos, compartirnos con lo demás, no lo que tenemos sino lo que somos, o realmente lo que manamos, y digo lo que manamos porque somos lo que manamos, somos fuentes y en el fondo solo tenemos el líquido que manamos, y eso es lo que merece la pena compartir, ese liquido que sale de nuestro interior y que nos define, nos clasifica o nos elimina como seres humanos, el sabor de ese brebaje, la dulzura o el amargor, los poderes terapéuticos que tiene para los demás y para nosotros mismos, la calidad de nuestro néctar reflejado en los tragos de nosotros mismos que podemos dar a los demás, eso es realmente lo que somos.

Claro que otra opción es ignorar ese elixir, no regalarlo, no beberlo por miedo a desperdiciarlo, quizás así pensemos (ignorantes y cobardes) que viviremos mas, no malgastando ese agua, no repartiéndola con nadie, quedandonosla toda. ¡Que error!, no nos damos cuenta que de la fuente brota el liquido elemento sin cesar, que todo lo que no bebemos, o no dejamos que los demás beban, o no ofrecemos y repartimos con los demás se pierde irremediablemente, en el suelo, bajo nuestros pies, filtrándose al subsuelo, pudriendo la hierba que nos rodea, oxidandola,  convirtiendo la tierra que nos sustenta en barro, convirtiendo nuestro entorno en un barrizal sucio, blando, árido, feo, triste y desolado, un paisaje al que nadie se quiere acercar, solo insectos y roedores, terminamos siendo fuentes solitarias, con mas agua de la que podemos administrar, pero agua estancada, pútrida y hedionda, agua de mala calidad, mal sabor y mal olor, repelente hasta para nosotros mismos.
Nacemos y el grifo se abre, y sin darnos cuenta ese mismo día empezamos a secarnos, empezamos a consumir nuestro interior, nuestro líquido, como lo administremos dependerá de nosotros, como lo repartamos y con quien, porque ese líquido llegará un día que se acabará, y la fuente sera solo eso, una fuente seca en el camino, un recuerdo para alguien o una antigualla llena de musgo y humedad, oxidada y olvidada en el mundo.
Nuestra vida, nuestra actitud con el mundo y con nosotros mismos es la que ira conformando el sabor, el olor y la calidad de ese agua, para que los demás vengan a beberla contentos de hacerlo y nosotros felices de tener con quien beber, porque beber solo es muy triste.
Mientras nos secamos es irremediable que algo de agua se caiga fuera de nuestro alcance y del de los demás, y ese desperdicio creara el jardín de nuestro entorno, el que nos rodee en nuestra vejez, cuando de nuestro interior solo salga ya un hilillo de liquido que apenas llega para auto-sustentarnos. Si el agua de vida que manamos ha sido de calidad la derramada habrá creado en la tierra que nos sujeta un jardín, según nuestra calidad (humana) un jardín mas o menos bello, o habrá creado un zarzal, o como decía mas arriba, hemos podido crear a nuestro alrededor un barrizal, un lodazal, o un pútrido y fantasmagórico pantano.

Al final depende de nosotros mismos, hoy siento que aun mano mucha agua, y creo que he desperdiciado demasiada, aun estoy a tiempo de que mi entorno, el paisaje de mi futuro tenga al menos alguna que otra flor que de color a los días en blanco y negro que seguramente me esperan, de crear un jardincito, sin grandes pretensiones, un lugar soleado y con flores que den color y olor a mis días futuros, para que no me sienta demasiado solo.
Espero tener la calidad humana suficiente para ser capaz de compartir mi agua, mi liquido, mi elixir con la gente importante, la gente que me importa, la gente que quiero o puedo llegar a querer, y sobre todo la gente que quiera beber conmigo.
Este post esta dedicado a la gente que me importa, ellos imagino que saben quienes son, los que vienen a beber un trago de mi licor, y a todos los que me soléis visitar en este rincón, y que día a día siento que gustáis de echar un trago conmigo, y que os estáis convirtiendo en importantes comensales a mi mesa.
Un sincero saludo a todos y perdón por la txapa... (Me he puesto tonto hoy)









sábado, 23 de junio de 2012

Obras "Menores" de Artistas "Mayores" - "Back to the Egg" (1979) - Wings

El pasado 15 de marzo, el amigo Evánder saco del Baúl de su desván, (imprescindible pasar por ese desván y solazarse con las maravillas que Evánder saca de su enorme, y yo creo, que mágico baúl), a lo que iba, sacó de su gran baúl un disco de Wings que tenía casi olvidado: "Back to the Egg" (pinchar para acceder al magnifico post que nos regaló el maestro Evánder). Este es el último disco de aquello que se dio a llamar Wings, y que un servidor no ha tenido nunca demasiado claro que es, ¿una banda?, ¿un juego de Macca?... La verdad, no se si alguien considera que Wings fue alguna vez un grupo con personalidad propia mas allá de Paul McCartney, o si la creencia general es que es simplemente un apelativo que utilizo Paul McCartney para firmar algunos de sus discos sin incluir su nombre vaya usted a saber porque razón, yo personálmente todos los discos de Macca los he considerado siempre, y nombrado como discos de Paul McCartney, y ni se me ocurre decir el disco "Tal" de los Wings, no se si me explico.
Sea como fuese este es el último disco que Macca decide firmar como Wings, y la verdad esta un poco olvidado, yo el primero que lo tenía en el olvido.
De este olvido me arranco el post de Evánder, desde entonces lo he escuchado en varias ocasiones, y debo decir que me ha sorprendido, ¡caramba con el álbum!, significa un giro de 180º a lo que venía haciendo Paul en los últimos tiempos y tampoco tubo ninguna continuidad con lo que haría después en los ochenta, la cosa es que me gusto y ahora debo decir que me gusta, y que considero injusto el olvido en el que vive, con el peso sobre sus espaldas de disco "menor", pues señores, creo que no es tan "menor" este disco, vamos a hablar un poco de él.
El disco, producido por el propio Macca en colaboración con Chris Thomas, productor a quien conoció años antes en las sesiones de grabación de "The White Album" de The Beatles, pretendía significar una vuelta a los orígenes, al rock and roll germinal, a los ritmos mas salvajes, primarios y guitarreros, alejándose del edulcorado sonido de alguno de sus últimos discos como el flojo "London Town" (1978), que además no habían cosechado un éxito demasiado significativo.
Para lograrlo Paul decide hacer cambios en la formación de Wings, así sustituye al guitarrista Jimmy McCulloch y al baterista Joe English por Laurence Juber y Steve Holley respectivamente.
Y ciertamente el disco consigue una mordiente y dureza desconocida en los últimos tiempos en la discografía del exBeatle, logra sorprender con explosiones guitarreras como el comienzo del fantástico "Getting Closer" sin perder el hilo melódico que caracteriza a Macca, siempre fluido y lírico, pero con fuerza en los cannons e intensidad en sus últimos suspiros en los que un muro de sonido eleva la graduación del tema hasta el infinito antes de morir. No le va a la zaga en cuanto a intensidad y velocidad la cuasi punk "Spin It On", que nos recibe con un oscuro riff de guitarra que no apartará su sombra del tema hasta las últimas consecuencias del mismo. Con convinación de guitarras y teclados en lo que a un servidor recuerda a los temas contemporáneos a este de la ELO, da inicio la descarnada "Old Slam, Sir", en la que Macca demuestra que su voz a veces puede sonar como rebozada en arena, y que en su música también hay sitio para guitarras extremas, gran tema de machacona linea musical. En "To You" se vuelven a rasgar guitarras dando entrada a que Paul desarrolle vocalmente un tema intenso y de fluida melodía que convina la lírica típica de su escritura con el sonido que nos lleva a un rock setentero mas comercialoide."So Glad To See You Here" es un tema que juega a disfrazar en un rock desagradable un simpático tema pop, no lo consigue, pero termina resultando un bailable y disfrutable tema que cuenta nuevamente con el infinito talento de Paul para hacer que las melodías viajen por el tiempo y el espacio con libertad y delicadeza, que bárbaro...







Pero no podemos olvidar que estamos hablando de un disco de Sir Paul McCartney y eso significa algo, eso significa que tiene que haber, por muy rockero y encuerado que se ponga, un reducto para esa infinita vena melódica que no tiene parangón en la historia de los escritores de tonadas, y así nos obsequia con temas de bella factura y lírico arrojo.
"Winter Rose"/"Love Awake" son dos ejemplos de esto, dos milagros de la melodía, de esa melodia que llena, como si fuera gas, el espacio, dotándolo de un color bello y evocador, dos preciosos temas que suenan ligados, siempre juntos, como la voz y la linea melódica lisa y fácil de las baladas de Macca.



"We're Open Tonight" es un breve monologo de Paul con una acústica que parece que ocurre ajeno al paso del tiempo a su alrededor, una bella tonada de menos de dos minutos.
Al amigo Macca siempre le han gustado los crooners de los cincuenta, y en varias ocasiones lo ha demostrado, aquí lo demuestra con uno de sus mejores temas en estas tesituras, la formidable y melosa "Baby's Request" que recientemente a revisitado en su último disco "Kisses on the Botton" en una, en mi opinión, inferior versión a la original.



Danny Layne colabora también con la pegadiza "Again, and Again, and Again", que parece que cuenta como principal fuente de inspiración al propio Paul McCartney, y es que tenerle al lado tiene que dejar impreso en el corazón algo, de sabiduría, de talento o simplemente de admiración. En cualquier caso es un bonito tema, aunque un tanto inofensivo, que pasa por los oídos dejando una dulce sensación de bienestar y optimismo, un buen tema.



El álbum lo completan otros temas de menor enjundia pero que no hacen palidecer en exceso el resultado y entre los que sobresale el instrumental "Rockestra Theme", en el que participan algunos de los legendarios músicos de la época como Pete Townshend, David Gilmour, John Bonham  o John Paul Jones entre otros.
En resumen, un magnifico y disfrutable disco de Paul McCartney o Wings, que no tubo demasiada fortuna comercial en su momento y que hoy en día no es precisamente de lo mas comentado en torno a la impresionante carrera del genial exBeatle y que sin embargo es un refrescante disco, lleno de buenas canciones interpretadas con energía juvenil y descaro instrumental que bien merecía otra suerte comercial en aquel 1979 y que gozase de un justo juicio crítico en la actualidad,.
Desde aquí me animo a reivindicar este disco en la creencia de que es mucho mas de lo que se ha dicho, un muy buen disco de ese genio de la música contemporánea que es Sir Paul McCartney.

viernes, 22 de junio de 2012

Azkena Rock Festival - 2012, Sábado - 16/06/2012 - Vitoria Gazteiz. Ultimo día, conclusiones.


Y por fin llegamos al sábado. después del imperdonable desayuno, por fin pasé de la tortilla y me decante por una sencilla tostada, y de dar un paseo por Vitoria, mi hermano y yo nos encaminamos a la plaza de la Virgen Blanca dispuestos a tomar unas cervecitas y disfrutar del show que tenía preparado el alemán Dick Brave & the Backbeats.
La predicción meteorológica anunciaba cambio y ya se veía venir a la hora del bolo en el corazón de Vitoria aunque el amigo Dick Brave consiguió pronto que pasásemos del tiempo y nos concentremos en disfrutar de su vitaminado rockabilly de factura clásica que nos hizo disfrutar con su optimista actitud y vocación de entretener, divertida y agradable mañana una vez mas en el bolo de la Virgen Blanca.
Comida en el restaurante de todos los años, este año no hubo que esperar cola como los precedentes para sentarse, la verdad es que este año apenas ha habido colas, la crisis de los huevos. Un café en una terraza y prontito para Mendizabala que hoy lo bueno empezaba pronto, muy pronto.
Y nada mas pisar las instalaciones Azkeneras al escenario 2-Adam Yauch a esperar que los hermanos Dickinson hicieran acto de presencia ante el respetable que en buen número les esperaba. No se hicieron esperar y a la hora señalada empezaba el bolo. Desde los primeros acordes a golpe de Gertsch se intuía que la actitud de Luther Dickinson no tenía nada que ver con la que el día anterior mostró su compañero de los Crowes Rich Robinson, Luther, armado con una sonrisa y un curioso surtido de guitarras a cual mas extraña, y acompañado por el poderoso ritmo que su hermano Cody ponía a todos y cada uno de los temas, propios o versiones, que iban desgranando con virulencia guitarrera, genuino sabor americano y perfección de maquina de vapor, como aquella que movía los míticos y hermosos barcos de su querido Mississippi, al que recurren con orgullo nada disimulado y que en parte es culpable de ese duende sureño que empapa cada interpretación del, ayer, dúo. Ni se noto la ausencia de un bajo, tan completo fue el buen hacer de Luther a las seis cuerdas y de Cody a las baquetas, aires húmedos provinientes del Delta del Mississippi que nos transportaron a las cálidas orillas que en tiempos recorría Tom Sawyer y su inseparable Huckleberry Finn. Gran recital que como suele ocurrir en estos festivales se hizo corto, cortísimo y que nos dejo con ganas de mas guitarras, mas ritmos indómitos y mas sonrisas de los hermanos Dickinson, brillantes.
De Frank Turner se dice que su música es Folk-punk, bueno etiquetas raras al margen, a mi el tipo me gustó, su folk es interpretado con una energía inédita en este acústico estilo musical y su simpatía en el escenario hace de él un tipo atrayente y gracioso, echó el resto y ofreció buenos momentos de hiperactividad musical y gestual sobre las tablas del escenario principal de Mendizabala, con una solvente banda que responde al nombre de The Sleeping Souls. Mas que correcta actuación y un nombre que habrá que tener en cuenta de ahora en adelante.
Este bolo hizo que nos perdiésemos el de Sallie Ford and the Sounds Outside, he oído hablar bien del concierto y de Sally, nuevamente los solapes haciendo estragos.
Y pasadas las 20:00 horas el que aparecía por el escenario 2 era M. Ward, quizás el concierto que mas ganas tenía de degustar en este ARF-2012, y debo decir que no me decepcionó, justo es decir que este artista es para verlo en sala, en un espacio íntimo, como intima es su concepción musical, concepción de sonido esponjoso, voz meliflua y musicalidad delicada y frágil en apariencia. Desgloso varios temas sin solución de continuidad de sus últimos discos, y lo hizo con una clase grandiosa, manejando la guitarra con sabiduría y talento, fraseando como si estuviese en un salón ante la aristocracia (y así era), pulsando cada inflexión que la melodía le permitía y demostrando una personalidad musical impresionante, no era el lugar idóneo para el y lo sabía, aún así salió airoso del quite, la próxima en sala, donde promete ser difícilmente batible en lo suyo, un bolo delicioso, desubicado pero delicioso.
Llegaba el momento de Lynyrd Skynyrd, los solapes hicieron que nos perdiésemos a Lee Fields & The Expressions, una desgracia tener que elegir entre artistas de esta calidad, elijas a quien elijas pierdes, no quiero ser pesado, pero esto de los solapes es para que se lo hagan mirar con urgencia.
Cuando aparecieron los caballeros del sur en escena ya nadie pensaba en los ausentes, allí estaban los Skynyrds, lo que queda de ellos, lo que hay. Y claro, una banda apoyada por un repertorio así no puede, no debe fallar, y no lo hicieron, ignorando casi por completo sus últimos lanzamientos discográficos, poco interesantes y frustrantes, tiraron de clásicos y la gente se dejo llevar por la corriente de esta legendaria formación, que ha decir la verdad sonó como se le supone, sin centrarse en esas actitudes heavys de las que a veces han abusado y haciendo que su música sepa a lo que tiene que saber... a licor de zarzaparrilla y mazorca de maíz. Emoción en "Simple Man", desbocado ritmo en el fogoso riff de "I Ain't the One", disfrute en el country cervecero y bailable de la extraordinaria "Gimme Three Steps" y todos a rockear con "Call Me The Breeze" versionando al gran J.J. Cale. Y aún quedaba el momento para la historia, el momento que no te puedes creer que estas viviendo, el mundo se detiene con los primeros acordes de "Sweet Home Alabama", y  ¡A cantar! y ¡A Bailar! y ¡A Vivir! que estamos ante un himno, estamos ante lo que nos hace ser mas felices que al resto, estamos ante la esencia pura del rock and roll, ante la bárbara dictadura de su ególatra postura de altiva grandeza musical, y sin tiempo para recuperarte llega "Freebird", con su melodía de ensueño, y con ese punteo que te hace perder el sentido de la correlación musical, y miras al cielo, Ronny desde allí, entre las nubes, dirige la orquesta de desharrapados trovadores sureños mas grande de la historia, con permiso de ABB y alguno mas, (algún día veremos a la hermandad del sur), y de repente todo se acaba, dolorosamente bello como empezó con aquel "Workin' For MCA" hace poco mas de una hora... tan corto, tan intenso....
Todo Mendizabala hablando de los Skynyrd, todo el mundo sonriendo, todo el mundo pleno, la invencible grandeza del rock and roll, la fertil semilla de felicidad que crece en los corazones de todos los que hemos sido tocados por esta maldición llamada música, música en vena, en arteria, en pliegue cerebral.
My Morning Jacket apareció en el escenario con su propuesta de evidente calidad e incuestionable personalidad, no me concentraba en sus sonidos, Freebird aun hacía mella en mi interior, y para que engañarnos el rock progresivo nunca ha sido lo mío, resumiendo que presentamos nuestros respetos a los de Louisville y nos fuimos a comer algo.
Y mientras nos envenenábamos con un aciago bocadillo nos tropezamos con un sonido que venia del escenario 3 y que nos condujo hacia el como himnotizados, se trataba de la banda The Union, otras victimas de los solapes, y que estaban dando un bolo de contundente, guitarrero y elegante rock, con un sonido que por un lado mira hacia el hard rock y por otro al blues, con un aire a "British Pop" que en conjunto me estaba interesando, y mucho. Lo terminamos de ver con atención y un poco flipados, pues no teníamos ninguna credencial de esta banda y nos interesaron mucho, a investigar se ha dicho.
Y por culpa de The Union llegamos tarde al escenario 2 donde Hank 3 estaba en acción, pero lo que habia allí, aquello era la fiesta del pueblo en plena verbena, la carpa hasta atrás, imposible entrar allí, o al menos imposible con mi edad actual, el personal bailando al ritmo de "Rebel Within" y el controvertido Hank, sonando con energía y rabia, realmente bien, pero era imposible verle, estábamos a un kilómetro del escenario, no se oía casi, era una pena...
Le propuse a mi hermano acercarnos al escenario 3 a ver a Charles Bradley and His Extraordinaires que el no pudo ver el día antes en la Virgen Blanca, y para allá que nos fuimos, yo repitiendo, Arthur debutando, y Mr. Bradley reiterando íntegramente el bolo que diera un día antes, nuevamente fantástico.
Una vueltita para ver que hacían The Darkness y sin esperar mas dimos por finalizado el ARF-2012, con pena pero con buen sabor de boca, pues el sábado, que estaba señalado en rojo en el calendario no decepciono y nos dejó en el recuerdo un buen número de momentos inolvidables, de estremecimientos con carnes de gallina y lágrimas acercándose a los abismos de las cuencas temblorosas de emoción, de risas, de cervezas, de gusanillos haciendo de las suyas en las tripas y de buen rollo general entre los freakys que allí nos concentramos un año tras otro como si de una peregrinación se tratase, el año que viene mas y mejor, si Dios, quiero decir, y Elvis, Jimmy, Buddy, Rory, John, George, Graham, Janis, y todos los demás quieren.


Y como colofón que mejor que una listita con los 10 bolos que mas me han gustado de esta edición, yo no soy muy de listas pero... que coño!!! son entretenidas, allí va...

  1. Israel Nash Gripka: Impresionante artista dotado de una musicalidad tremenda y con un estilo limpio y bello, un Neil Young moderno.
  2. North Mississippi Allstars Duo: Tremendos y raciales los hermanos Dickinson, inundaron la seca Vitoria con los aires manchados de salitre del Delta del Mississippi.
  3. M. Ward: Se impuso en un territorio hostil, y lo hizo con sus armas, talento, clase, personalidad y temas de autentico perdón, le espero en sala...
  4. Lynyrd Skynyrd: O lo que queda de la leyenda, momentos para el recuerdo eterno, sollozos del alma ante la grandeza de una música que hiere, a pesar de todo, inolvidables.
  5. Charles Bradley and His Extraordinaires: Por alma, voz, entrega, ternura y capacidad para soñar, emocionante bolo en la Virgen Blanca.
  6. Status Quo: Maquinaria perfectamente engrasada para hacer rasgar esas guitarras que nos vuelven locos, mas de 45 años tienen que valer de algo, míticos.
  7. Pontus Snibb 3: Por sonido, actitud, ritmo y descaro rockero. Nos trajo a los ZZ-Top a Vitoria y nos enseño la otra cara de AC/DC, enérgico bolo bajo el sol, que tubo que rendirse ante Pontus.
  8. Blue Oyster Cult: Demasiado pronto llegaron y se marcharon, pero... el que tubo... retuvo
  9. Twisted Sister: Porque el rock and roll tiene muchas caras y muchos estados de animo, Dee Snider hace de su capa un sayo y en el mete a todos los que se atreven a acercarse a su propuesta y dejarse llevar por su enérgico e hilarante Glam-Metal, eso también es R'n'R.
  10. The Screaming Tribesmen/The Union: Dos bolos excepcionales que me dejo medio en el tintero por culpa de los solapes, creo que no los disfruté completamente por motivos ajenos a mi voluntad, llegar tarde, con el concierto empezado, en el fragor interno del bolo que acaba de terminar hace minutos... una pena, creo que ambos fueron momentos mejores de los que yo conseguí captar, y me jode.

miércoles, 20 de junio de 2012

Azkena Rock Festival - 2012, Viernes - 15/06/2012 - Vitoria Gazteiz


El viernes era el día marcado como "peor" de los tres del festival, en primer lugar me quedaba solo toda la mañana, pues mi compañero de siempre, mi hermano Arthur tenía que ausentarse por unas horas de Gazteiz porque no le quedaba otra que trabajar y me las tenía que arreglar solo por Vitoria por unas cuantas horas, por otro lado, el elenco del día no contenía precisamente lo mas apetecible para mi de todo el cartel y además estaba el tema de Ozzy, que aun no se me había pasado el malestar por como se había resuelto la historia tras la suspensión de Black Sabatt.
Pero como todo tiene solución y con buen talante todo se puede sobrellevar, me puse en plan positivo y me levante con mi hermano, desayunamos y encaré Vitoria como si no la conociera. Volví a desayunar, me estafaron, en parte por mi culpa, mi puta manía de pedir tortilla de patata en los bares cuando tengo mas que demostrado que en la inmensa mayoría de estos la tortilla es infumable, así que culpa mía. 
El día era buenísimo y me dedique a pasear, luciendo camiseta de The Who, gafas de sol modelo Graham Parker y botas, vamos todo un freakyrockero pasando un fin de semana festivalero, con un par...
Unas cervecitas en la Virgen Blanca con unos chicos de Fuengirola que conocí muy majos y concierto soul con un tal Charles Bradley & His Extraordinaires.
Y con este Charles Bradley empezaba el día en cuanto a lo musical, los bolos de la Virgen Blanca me encantan, es una especie de extensión del festival a la ciudad que hace de anfitriona del mismo y que allí, antes de comer, nos sirve como aperitivo un canapé musical para hacer boca a la gran comilona que vendrá por la tarde, además de brindarte la ocasión de encontrarte con conocidos y amigos con los que comentar como va el festival, un buen rollo total el que se respira en las mañanas festivaleras en esta bonita plaza. Pero si además lo que pasa en el escenario merece la pena, pues entonces miel sobre hojuelas, y así fue el viernes con la actuación de Charles Bradley, personaje excesivo en gestos y ademanes sobre el escenario, con una voz clásica, de ecos puramente souleros y acentos melancólicos, acentuados por una historia personal de lucha y sinsabores siempre en busca de un sueño que hoy a sus, digamos, unos cuantos años, empieza a hacerse realidad.
 El señor Bradley derrochaba, además de voz, humanidad, ternura e ilusión, sinceridad en sus agradecimientos y en el lastimero sonido de su voz, excesiva como el, pero extraordinaria, secundado por una banda formada por unos jóvenes y blancos músicos que sonaron perfectos, conjuntados y perféctamente compenetrados con el divo, que nos ofreció un recital que fue de menos a mas y termino metiéndose a los allí congregados en el bolsillo, gracias a su voz, su sincera y emocionante forma de cantar, sus ganas arrasadoras de agradar y la belleza de varios de los temas que interpreto, destacando una magnífica versión del "Heart of Gold" del gran Neil Young, que convirtió en un soul de preciosos ecos campestres. Fantástico este entrañable Charles Bradley and his Extraordinaires.

Llegó mi hermano, comimos, descansamos un rato y de vuelta a Mendizabala, tras cambiar euros por tickets, el día antes nos bebimos todos los que sacamos, decidimos empezar por Pontius Snibb 3, como no, en el escenario 3 -"Robin Gibb". 
El sueco Pontius Snibb con su actual proyecto, este power-trio, llegaba a Vitoria con evidentes ganas de agradar y de demostrar de lo que es capaz, es decir, ofrecer un recital pleno de fuerza, hard rock compacto y sin fisuras que recuerda a ZZ-Top o a AC/DC, que huye de virtuosismos innecesarios y se centra en la coherencia sónica de unos temas disfrutables y bien escritos, si a esto unimos una actitud sobre el escenario de encendida actividad y un gran acompañamiento en la base rítmica terminamos recibiendo del escenario un gran concierto como así resulto este de los nórdicos Pontius Snibb 3, un concierto que se cerro con el lider, el propio Pontius, mezclándose con el personal que allí nos congregamos, sonriendo a diestro y siniestro y sin dejar de tocar la guitarra, una Gibson SG que nos hacia recordar mas aún a Angus Young y sus AC/DC, disfrutamos de lo lindo con estos chicos, a pesar del sol.

Para hacer tiempo hasta el bolo de Rich Robinson, nos pasamos por el escenario 2 para hacer los honores a Gun, banda que pronto abandonamos, no nos gustaron y probamos suerte con The Amazing. Los suecos practican un folk-rock aburrido y lineal, con ciertos momentos tonales, pero que resulta demasiado místico e intenso, al menos para un servidor, que tras ese misticismo no ve absolutamente nada a lo que asirse, no me gustaron, lo siento, así que pudimos ir con tiempo a coger sitio para el siguiente bolo en el escenario dedicado a Levon Helm, que no era otro que el de "El Cuervo", Rich Robinson.



Rich Robinson es un músico talentoso, con una clase evidente y un dominio preciso de su instrumento, una bonita voz, y que además traía bajo el brazo un fantástico álbum aun calentito y que responde al título "Through a Crooked Sun" que presentaba en directo en esta piel de toro, en definitiva, que todo hacía prever un gran bolo. Pero no fue así, fue un buen bolo, pero no un gran bolo, decepcionó Rich Robinson, y decepciono por actitud, o sosería, no se, posiblemente porque no transmitió.
Nada achacable a su sonido, ni a su banda, ni a los temas elegidos, quizás sobró la versión del "Station Man" de Fleetwood Mac, a la que no hizo justicia al no adaptarse demasiado a la propuesta sonora que proponía el propio Rich, finalmente tras tres o cuatro temas en los que todo parecía demasiado lento, demasiado tranquilo, empezó a emanar algo de vida el escenario y la segunda parte del show mejoró.
Breve repaso por el mencionado álbum destacando la deliciosa "Standing in the Surface of the Sun". Poco ambiente frente al escenario hasta el último tema, nuevamente hacía su aparición el inconmensurable Neil Young, como por la mañana, en esta ocasión para cerrar el concierto del hermano pequeño de Christ (quien lo diría), sonando en la revisitación del cuervo de su clásica "Cinnamoon Girl", que despertó al respetable e hizo cantar ese vibrante estribillo y bailar al ritmo de su fibroso riff. Fin, Rich Robinson abandono el escenario sin ruido, igual que lo abordó, dejando vitola de ser un gran guitarrista, pero que bien haría en dejar sus bolos para salas donde poder convencer con su talento a las seis cuerdas y su cuidado sonido, en lugar de presentarse ante una concurrencia festivalera que necesita además de arte de un poco de electricidad vital, buen bolo, pero soso.



Encendido debate entre mi hermano y yo sobre el bolo, aunque realmente estábamos de acuerdo, y nos concentramos con The Screaming Tribesmen, quienes llevaban varios minutos sobre el escenario, los australianos haciendo lo que saben hacer, rock, de vitamínica actitud, muy buen sonido y tablas, estaban dando un muy buen concierto que se nos paso volando, y agradando al personal que se había dado cita en el escenario... ¿lo adivinais?... ¡Si señor!, en el tres. Los málditos solapes tienen eso, que te pierdes parte de conciertos que luego ves empezados y lamentas no haber visto enteros, dato a reflexionar por parte de los organizadores, una banda como la australiana merece ser vista de principio a fin, con la preparación debida y la disposición oportuna, lo merece porque es una muy buena banda y de hecho dio un fantástico concierto que por el tema del solape siento que no pude disfrutar como me hubiera gustado hacerlo.
Pasamos de Gallows, (nuevamente los solapes) y encaminamos nuestros pasos al escenario 1 donde estaba a punto de aparecer Ozzy, al final allí estábamos, esperando al "Madman", a pesar de todo, claudicando, a pesar del flojo bolo del año pasado, a pesar... Bueno que allí estábamos un año después.


Y que queréis que os diga, que Ozzy estuvo algo mejor que el año pasado, en cuanto forma física y mejor también de voz, que no bien, pues a partir del ecuador del concierto la poca que le quedaba empezó a descontrolarse y parecía que estaba (la voz) en otro concierto diferente al del cuerpo castigado del pobre Ozzy.
La primera parte fue una copia del bolo del año pasado, hasta el solo de batería fue el mismo, la segunda con algunos invitados y tal, resultó al final mas aburrida que la primera, por lo demás algún efecto de pirotecnia y poco mas. Señores, esto es lo que Ozzy puede ofrecer, nada mas, un show mas bien flojo, sustentado únicamente por un ramillete de buenos temas, manifiestamente insuficiente.
Después de esto, fuimos a rellenar el buche, paso de hablar de la comida del festival, tema trillado ya y que no parece tener solución, y nos acercamos a ver a Mars Volta. Tienen una cosa indiscutible la banda de Cedric Bixler-Zavala, y es que no dejan indiferente a nadie. Había expectación entre el público, no muy numeroso, que esperaba minutos antes la salida de los de El Paso, quienes se plantaron en el escenario con su parafernalia habitual, Cedric empezó con sus excesos escénicos y la música, esa suerte de rock progresivo tan personal que practican, empezó a flotar en el ambiente abriendo una criba entre seguidores y detractores, aguantamos un rato las acometidas escénicas de Cedric Bixler-Zavala y decidimos abandonar el festival, había sido un día duro, sobre todo para mi hermano, y al día siguiente venía lo que preveiamos mejor del festival. Saliendo me encontré con el caballero que nos deleita desde Red River, con el que fue, como siempre, un placer debatir las impresiones que nos llevábamos hasta la fecha del festival y como dicen los Siniestro... "Camino de la cama... es el mejor camino..."

lunes, 18 de junio de 2012

Azkena Rock Festival- 2012, Jueves - 14/06/2012 - Vitoria Gazteiz

Un año mas hemos dedicado unos días de la frontera entre la primavera y el verano a pasear nuestra osamenta por las calles de Gazteiz y por las campas de Mendizabala ubicadas en dicha ciudad, fría a partir de cierta hora de la tarde.

Este año con la inquietante incertidumbre de como saldría el evento, incertidumbre creada tras los episodios del "Caso Ozzy", ya que no a todos sentó bien que perdurara en la cabecera del cartel después de la anulación por los motivos ya conocidos de la actuación prevista de Black Sabbath, y menos, después de la, digamos, decepcionante impresión que causó el año pasado con su show en este mismo escenario.
El cartel, con menos nombres mediáticos que otros años, y haciéndose notar la ausencia total de algún grupo actual que goce de fama y calidad (aunque sea supuesta), y que sirviese com reclamo de público, además de la crisis, cambios de horarios, cartel con bandas de "dinosaurios" como Status Quo, no demasiado importantes por estos lares o Lynyrd Skynyrd , cuya formación con un único superviviente de aquellos que en 1973 iniciaran la leyenda del rock sureño con aquel imprescindible "Pronounced Leh-Nerd Ski-Nerd" al que seguirían un ramillete de grandiosos álbunes hasta que la tragedia les sacudió a varios pies de altura...
En definitiva, ingredientes que creaban un caldo de cultivo de debate encendido sobre el devenir del festival en la presente edición. Confieso que yo también sentí cierto desasosiego según se iba perfilando el cartel y en varios momentos el desanimo pudo conmigo, este desanimo acabo muriendo solo y solitario horas antes del inicio del festival, asesinado por el viejo enanito que antes de estos eventos rockeros ronda mis tripas adelantándome buenas nuevas futuras.
Sol de justicia, aunque menos calor que el año pasado, en la cola de las pulseras y en la posterior, mayor aún, que da acceso a las instalaciones, y una vez dentro, lo de siempre, adrenalina y primer vistazo al recinto, todo en su sitio, bueno todo no, alguna barra que no estaba donde solía, y alguna cosillla mas, pero todo mas o menos como siempre.
Cambio de moneda, en el ARF no se paga con Euros, se paga con billetes, púas de guitarras y movidas parecidas, con tickets vaya.
Primeros vistazos al programa y primeras cábalas, este año no veníamos con ellas hechas y hemos improvisado mas que en anteriores ocasiones, y por la hora teníamos el tiempo justo para degustar el primer sorbo de cerveza, de cara cerveza, y por pies al escenario 1, "Levon Helm", para ver a Blue Oyster Cult.
Y a las 19:30 saltaban al escenario los de Long Island, la veterana formación liderada por Eric Bloom y Buck Dharma evidenciaron que estaban en buena forma e hicieron bueno aquello de "quien tubo, retuvo...", ofreciendo un disfrutable bolo, que, como pasase un año antes con Black Country Comunnion programados en mismo día y hora, se hizo corto y no muy bien ubicado, hubiese resultado mas adecuado a una hora mas tardía, teniendo algo mas acústico y tranquilo antes para entrar poco a poco en ambiente.
No obstante los neoyorquinos tiraron de tablas eligiendo un setlist resultón y efectista que metió al publico rápidamente en situación, interpretando alguno de sus temas mas conocidos con oficio e incluso con ciertas dosis de virtuosismo guitarrero. En definitiva, un concierto corto pero entretenido, en el que quien mas quien menos disfruto y terminó estando en sintonía con el entorno, entrábamos de la mano de BOC en el ARF-2012.
Y empezaba el movimiento, de allí al escenario 3, "Robin Gibb", quizás el que mas hemos visitado este año, para acabar deslumbrados por la que tal vez haya sido la actuación del festival en opinión de quien suscribe: Israel Nash Gripka ofreció un concierto de fuerte sabor americano de tradición sureña, con un estilo que mezcla el rock clásico de raíz con ecos del Neil Young mas racial, ejemplificado este estilo claro, preciosista en las guitarras a través de unas canciones de bellas melodías e intensos estribillos que hicieron las delicias de los allí presentes que disfrutamos de lo lindo con los extraordinarios temas de este fantástico artista, eso si, nuevamente supo a poco, un gran artista al que hay que seguir con lupa pues, aunque ya se trata de una realidad, es de suponer que le quede mucha música de soberbia factura por regalarnos, realmente un concierto extraordinario, fantástico... ¿para cuando una gira en salas por España?.

Todavía maravillados por la experiencia vivida con el amigo Israel y sus secuaces, encaminamos nuestros pasos al escenario 1, previo paso por la barra para reponer energía, y allí nos esperaba el excesivo e histriónico pero hilarante y genial Dee Snider y su alocado y escandaloso glam-metal, aunque llegamos tarde fue cuestión de segundos que Snider nos introdujese en la espiral de "juerga" que había montado en los pocos minutos de recital que llevaba, de allí al final, y a golpe de clásico ochentero de la banda todo fue exceso, divertimiento e interactuación con el público que se canso, nos cansamos, de corear el estribillo de "We're Not Gonna Take It", que Dios sabe como llego a la conclusión de que sonaba igual que repetir en el estribillo "Huevos con aceite" en lugar de "We're Not Gonna Take It", por lo cual terminamos todos coreando el estribillo al grito de "Huevos con aceite...huevos con aceite...", una auténtica tontería, pero que hizo que pasásemos un rato realmente divertido y que riésemos a rabiar con la ocurrencia de este crack, los que conozcan al sujeto ya se lo imaginaran, puso toda la carne en el asador y dejó un sabor de boca inmejorable y una sonrisa en los semblantes de todos los presentes, además de un buen sonido, solo le faltaron esta vez las, pinturas.





He oído y leído cosas muy buenas de la actuación de Graveyard, lo cierto es que tanto a mi como a mi hermano no nos pareció para tanto y de hecho después de un rato decidimos ir a comer algo y después hacer la visita de rigor a Status Quo, desde luego aquí se hace mas cierto que nunca aquello de "para gustos..."
¿Que se puede decir de Status Quo?... No me resulta fácil examinar lo que allí vimos y oímos, una banda claramente mecanizada, que funciona con una profesionalidad fuera de toda duda, que por momentos evidencia una perfección en la factura de los temas innegable, una ejecución técnica impecable y un sonido por momentos perfecto, como banda funcionan como una locomotora con el calderín lleno de leña ardiendo a cien mil grados de temperatura que hacen moverse las violas de las ruedas a endiablada velocidad, haciendo que todo el tren vuele por las vías, engrasados y perfectos de ejecución, creo que eso es algo que nadie discutirá. Además, a pesar de la edad lucen un tipo impresionante los amigos Rossi, Parfitt y cia, perféctamente enfundados en sus ceñidos pantalones rematados junto al suelo por unas blanquísimas zapatillas deportivas.
Hicieron bailar a la gente y cantar al ritmo de clásicos como "What You're Proposing", la cursi "In The Army Now", o las inefables e irresistibles "Whatever You Want" o "Rockin' All Over The World" que en su día arrebatasen al gran John Fogerty, todo ello insisto interpretado de forma irrepochable, pero también es cierto que en muchos momentos esta perfección tan mecánica tubo como "pero" una excesiva falta de "alma", una especie de desapego a la emoción que la música debe llevar de forma intrínseca, perfecta forma carente de fondo en ocasiones, un largo debate a posteriori con mi hermano me hizo ver que algo de eso si que hubo, no obstante entiendo que el concierto fue interesante desde el punto de vista musical, además de que demostraron que saben rockear de lo lindo y que siguen operativos, sin demasiada emoción pero operativos.
Grandes pero demasiado mecánicos, pero grandes músicos, grandes.


Un breve paso por el escenario 3 para ver que allí Steel Panther tenían montada una juerga vervenera al estilo Twister Sister, y que les había tocado en el solape los Quo, que también es mala suerte, de allí a ver un rato a Pentagram, que a un servidor no gustaron nada de nada, cansinos y repetitivos, con un sonido opaco, falto de brillo y con un "feeling" mas de sala.
En fin, que después de esto decidimos que el cansancio empezaba a hacer mella, por la mañana mi hermano trabajó y al día siguiente tenía que escaparse a currar unas horitas también y con esos horarios no es fácil aguantar a ciertas edades, que todos no tenemos 18 años coño, me fastidio perderme a Dropkick Murphys pero otra vez será.

Los Lunes al "Song" - "I Love Rock'n'Roll" - Joan Jett & Foo Fighters

Recién llegados del Azkena Rock, cansados y con los oídos aún temblorosos después de tres días sometiéndoles a sesiones intensivas de decibelios y sonidos de todo tipo y condición, algunos buenos, otros no tanto, como decía aquel: "no siento las piernas". 
Así que creo que lo que se presta es algo que haga que coga energía, que os ayude a todos a cogerla también y que refleje lo que siento después de estos días geniales en compañía de mi hermano y de todo el mundillo rockandrrolero que que acerco a Mendizabala, y no se me ocurre mejor tema que este francamente.
Ahora a recuperarse trabajando (manda huevos...)
Feliz semana a todos!!!

r

miércoles, 13 de junio de 2012

El Crack del Mes - Rory Gallagher (III) - Junio 2012.

El año 1973 empieza con nuevo disco de Rory Gallagher, "Blueprint", que vio la luz el 18 de febrero de 1973. Con este disco, además, Rory Gallagher rompe con el esquema musical que venía manteniendo desde sus años de Taste, es decir el Power Trio, dando entrada, a partir de este álbum a un cuarto componente, el teclista, papel desempeñado por Lou Martin, bajo recomendación del batería Wilgar Campbell, quien curiosamente dejaría la banda siendo sustituido por Rod De'Ath.


"Blueprint", (1973)




La adición de los teclados al sonido de Gallagher queda patente en este extraordinario disco, dando como resultado un sonido mas fino, menos enérgico pero mas sutil, facturando temas de ricas sonoridades como la maravillosa "Banker's Blues", genial blues con soporte sonoro de piano y conducción acústica en un clásico corte blusero, armónica incluida, deliciosa y acertada.
La no menos fantástica "Daughter of the Everglades", también alejada de los acerados sonidos de temas pretéritos y con aporte rítmico del piano que da un suave toque de clase. La mas campestre "I Had a Reason" con apoyo de una steel que dulcifica el conjunto y la hace agradable al oído y al sentimiento.
Aunque por supuesto no faltan sus típicas erupciones guitarreras violentamente entregadas a golpe de volcánico ataque distorsionado, como la efectista y genial "Walk on the Hot Coals", en resumen un disco absolutamente imprescindible este "Blueprint" que el propio Gallagher produjo en aquel 1973.










El lanzamiento de "Blueprint" se ve acompañado de dos giras, ambas de gran éxito, una por Europa y otra por Estados Unidos y su pericia a las seis cuerdas le llevan a alzarse por segundo año consecutivo con el título de "Mejor Guitarrista del Año" concedido por la mencionada publicación Melody Maker. A pesar de lo productivo del año, Rory no quiere despedirse de este glorioso 1973 sin publicar un nuevo disco, y así lo haría con la aparición del grandioso "Tattoo" en noviembre de ese mismo año.

"Tattoo", (1973)




Este disco, producido por el hermano de Rory, Donald, es para muchos la gran obra maestra de Rory Gallagher, concebido y grabado en el momento de mayor eclosión creativa de su autor, es, sin entrar en valoraciones cuantitativas, uno de los mejores discos de Gallagher y también una POM de mucho cuidado que cualquier artista de la época hubiese deseado facturar, dando cabida en esta posible clarificación a "cualquier" artista del mundo del rock y del blues de la época.
El álbum, que en su edición original contaba con nueve temas, todos ellos escritos y compuestos por Rory, y   que muestra un abanico de estilos que abarcan desde el blues-rock mas clásico y digerible en la magnifica "Tattod Lady", pasando por un típico y Johnssonniano Delta-blues con la plácida "20:20 Vision" o el mucho mas poderoso blues de Chicago de la entregada "Who's That Coming".
Y sin olvidar un tema mítico, la absolutamente genial "A Million Miles Away", tema por el cual, el que esto escribe es capaz de cualquier cosa con tal de preservar de todo mal, una POM como pocas en la historia de la música. En definitiva, un disco absolutamente imprescindible, como todos los que en la dorada década de los setenta grabaría este sublime e infravalorado maestro de profesores que es Rory Gallagher.










Con la publicación de "Tattoo" da comienzo en esas navidades la gira "Irish Tour" que le llevaría por todo el país dando inolvidables conciertos, algunos en los señalados dias de Navidad en Belfast, de Año Nuevo en Cork, y en la epifanía en Dublin. Estos conciertos se harían habituales en la carrera del irlandes y los de este año servirían como base para grabar el histórico y espectacular disco en vivo "Irish Tour", álbum que se convertiría en su mas famosa y exitosa colección de canciones y sobre el que mas que una reseña, entiendo que sirve como ilustración de su impresionante calidad y carisma la escucha de todos y cada uno de los cortes que jalonan este álbum en directo absolutamente imprescindible que muestra al Rory Gallagher mas pletórico de facultades, garra, entrega y talento que han dejado constancia los soportes de grabación.





Por supuesto que aquí no se acaba todo, después del éxito de "Tattoo" y de "Irish Tour", Rory Gallagher volvería con mas proyectos para seguir construyendo una carrera absolutamente intachable. continuamos amigos, continuamos.

lunes, 11 de junio de 2012

Algunos Temas que me gustaría escuchar en este ARF-2012 (II)

Entre las bandas y solistas que están ocultas en el cartel de este año del Azkena se encuentran nada menos que dos miembros, los dos guitarristas, de los Black Crowes, si, si, nada menos que de los Black Crowes.
Perféctamente conocidos por todos, como sabéis se trata, por un lado, de Luther Dickinson con su banda paralela a los Crowes, es decir los North Mississippi Allstars, el grupo que comparte con su hermano Cody y con el bajista Chris Chew.
En Mendizabala se presentarán únicamente los dos hermanos Dickinson, sin Chew, en formato dúo. El set-list es de suponer que incluya mas de un tema de su último disco, el notable "Keys To the Kingdom", álbum dedicado a su padre, el legendario Jim Dickinson, y que en sus surcos alberga un tema que al que suscribe le gusta especialmente "Hear the Hills".
Se trata de un rock sureño de auténtico libro, guitarrero, y recitado con la voz rota de Luther, de emocionada melodía y nostálgico estribillo, es un tema dedicado, como todos los del disco, a su progenitor. Un fantástico tema que espero, y creo que con posibilidades, que escuchemos en este ARF-2012.

North Mississipi Allstars Duo:

Sábado, 16/06/2012, escenario 2 - Adam Yauch.
18:15 - 18:55






El otro Black Crowes que tendremos oportunidad de ver, presentando también su último disco, este mucho mas reciente, es el hermanísimo de Chris, el mucho menos carismático Rich, que ha sorprendido con un muy buen disco, que resuelve de forma personal con una colección de buenos temas, que si bien no pueden negar su procedencia, también es cierto que pueden vivir ajenos a los ecos de The Black Crowes pues tienen una inspiración propia que se deja ver claramente.
En el tracklist, bastante homogéneo y regular, destaca a mi gusto un corte por encima de los demás, se trata del magnífico: "Standing in the Surface of the Sun", bonito tema interpretado con la bonita aunque justita de medios voz de Rich, pero que posee gran intensidad y belleza. Creo que también es posible que nos deleite el menor de los Robinson con este gran tema.


Rich Robinson:


Viernes, 15/06/2012, escenario 1 - Levon Helm.
20:50 - 21:50



domingo, 10 de junio de 2012

Los Lunes al "Song" - "Search and Destroy" - Iggy Pop and The Stooges

Bueno, pues ya esta, la banca intervenida o ayudada o salvada o rescatada o lo que sea. Vamos que le han hecho un regalito de cienmilmillonesdeeuros, que se dice pronto, ni un duro para ayudar a los que sufren hambrunas en el mundo, ni un dudo para paliar enfermedades en países del tercer mundo, ni un duro para echar un cable a los que se ahogan, a los que pierden sus hogares cada día, a los que no tienen para dar a los suyos los elementos básicos de una existencia digna, pero para estos hay cienmilmillonesdeeuros para tapar el agujero que ellos han cavado. Y nos juvilamos cuando digan, y pagamos los medicamentos, y la educación pública a hacer puñetas, pero a estos que no les falte de nada... cojonudo.
Será imprescindible hacer esto, no digo que no, pero no es menos imprescindible lo otro y a todos estos se la trae pero que muy floja... es indignante.
Un tema rabioso para empezar esta semana... por que sino.
Buena semana a todos!!!

viernes, 8 de junio de 2012

El Crack del Mes - Rory Gallagher (II) - Junio 2012

Después de los tristes y frustrantes acontecimientos que tubieron lugar en el ocaso de Taste, Rory Gallagher decide reponerse y dar comienzo, sin mirar atrás, a una nueva andadura en solitario, para ello recluta una banda formada por Gerry McCavoy, un jovencísimo bajista, y Willgar Campbell a las baquetas, ambos formaban parte de un grupo que solía acompañar a Taste en labores de teloneros. su hermano Noel, que hasta la fecha ocupaba el puesto de Road Manager de Taste, pasa a ser el manager de la nueva formación, la bautizada como Rory Gallagher's Band.
Así, sin pensárselo dos veces, a finales de 1970 dieron comienzo las sesiones de grabación de su primer disco, sesiones que darían lugar a la publicación en mayo de 1971 de "Rory Gallgher", primer Lp  de su etapa en solitario en el que se destilan sonoridades herederas de los sonidos de Taste, con influencias jazz, dentro de un poderoso y guitarrero blues-rock, un disco aparentemente primitivo, pero dotado de una energía pesada y rocosa y unos temas enérgicos de una indiscutible firmeza sónica.
Un fantástico disco que nos avisaba de lo que se nos venía encima, unos años de discos y temas del mas hilarante blues-rock que se pueda llevar un mortal a los oídos, dotado de fuerza y virtuosismo en unas guitarras de riffs musculados y punteos que convinan el efectismo y la elegancia con la fuerza bruta sonora, creando un coctel inflamable de fibrosa intensidad.
Como muestra véase el comienzo de este disco, tremendo, rotundo, arrebatador ese riff que es una declaración de intenciones:







"Deuce" (1971)

Sin dejar acabar aquel 1971, Rory, en plena eclosión creativa graba y publica el superior "Deuce".
Producido por el propio Rory Gallagher, en este disco la intención de su autor no fue otra que intentar plasmar de la forma mas veraz posible la energía y sinergia de sus actuaciones en vivo, por ello, la grabación de la mayoría de las tomas que terminaron formando el material grabado tubieron lugar antes o inmediátamente después de alguna actuación.
Aquí Rory se aleja de las sonoridades jazz y se centra mas en el núcleo duro de su sonido, visceral e innato, aportando en varios cortes una aire mas folk y acústico, heredado sin duda de la tradición folk irlandesa que al fin y al cabo corre por sus venas.
Una extraordinaria colección de temas que dan lugar a un álbum heterogeneo pero coherente, que es un favorito para muchos fans y cuyo éxito llevo a la banda a dar innumerables conciertos a lo largo y ancho del viejo continente, conciertos coronados con sonoros y gloriosos éxitos de crítica y público, y que le valieron además el galardón por parte de la revista Melody Marker como "mejor guitarrista del año".
Por destacar algún tema de este extraordinario disco no podemos evitar reparar en la fina y poderosa "I'm Not Awake Yet", la mas folk "Don't Know Where I'm Going" o la imprescindible "Maybe I Will"











Debido al éxito cosechado en sus dos primeros trabajos en solitario, juró no volver a tocar ningún tema que hubiese nacido en su anterior etapa con Taste, la gira por Europa se intensificó, infinidad de bolos, todos ellos rubricados con fantásticas criticas de prensa y publico, no paro de tocar hasta bien entrado el año 1972, la gira fue finalmente plasmada en el disco en directo "Live in Europe", que cosecho un importante éxito de ventas alcanzando el disco de oro.

Después, una temporada de descanso que empleo en trabajar con el gran Muddy Waters y colaborando en "The Session" junto a Jerry Lee Lewis.
Un par de ejemplos de como se las gastaba el amigo Rory con sus compinches en aquellos bolos de 1971-72 que dieron lugar a ese imprescindible "Live in Europe" donde un sonido aplastante en las texturas rock y de profundo poso bluesero dejo admirado al viejo continente, atrapado a la stratocaster del irlandes y rendido a su intrepido directo. No obstante el respiro no fué demasiado prolongado en el tiempo y poco tardo en volver con la mochila llena de temas para grabar un nuevo disco.




jueves, 7 de junio de 2012

2 x 1, "Holocaust" - Big Star/Placebo


La extraordinaria banda Big Star grabo en 1974 el que sería su tercer Lp "Third", el grupo, que se había convertido ya en dúo tras el abandono de Andy Hummel, quedando al timón únicamente Jody Stephens y Alex Chillton, facturaba un fantástico disco, y precisamente fue Chillton quien compuso este hermoso pero inquietante y oscuro tema, un tema depresivo y opresivo que parece bajar hasta profundidades de autentico averno. No obstante se trata de un gran tema, uno de esos temas que escuchas con obsesiva predisposición al sufrimiento.
En el año 2000 y dentro de un CD single,(lo que siempre se llamo un maxi-single),  editado por la banda británica Placebo en el que presentaban su exitoso tema "Slave To The Wage", decidían incluir un cover de este tema de Big Star, posteriormente también entraría dentro del disco de versiones que esta misma formación editaría en el año 2010 y que tendría como obvio título: "Covers".
Placebo es una discutida banda de rock alternativo (si es que eso existe realmente), a la que la regularidad en sus propuestas musicales, no les es algo demasiado habitual. Esto es lo que son capaces de hacer con este subyugante tema, a ver que os parece...



miércoles, 6 de junio de 2012

"Donosti era una Fiesta", By Bruce Springsteen - 02/06/2012

El sábado me desperté sobresaltado, por un lado los currelas de la fachada (sigue la obra en la fachada) habían anunciado que el sábado curraban para recuperar el jueves perdido por cursillo, por mi se lo podían haber tomado de descanso pero...me despertaron a golpe de soplete. Y por otro, me pasaba como a Barton Keyes en "Perdición", que yo también tengo un duendecillo en el estomago que ocasionalmente me molesta, una molestia familiar y querida pues indica buenaventuras venideras, además es un duendecillo bueno, no duele nada, es mas como... como hambre. si bien el personaje del film de Wilder tan extraordinariamente interpretado por Edward G. Robinson tenía un duendecillo que le avisaba de que algo no marchaba bien, que algún engaño le acechaba en su vida, el mío me indica que se aproxima un día de rock and roll del que entra por la piel y te tatúa el corazón con tinta de miel, dulcificando así todo tu ser al circular por tus arterias durante unas horas que serán inolvidables.
Fue por ello que me incorporé de un salto, quería ver el color del cielo, llevaban toda la semana augurando lluvias para el sábado, de momento todo en calma, calor, en el cielo y en el andamio junto al balcón, pues el operario, tocayo mio por cierto, estaba soplete en mano dándole a la tela asfáltica del que será mi renovado balcón.
Ni el desayuno, ni las cervecitas mañaneras, ni la posterior comida en casa de mis padres consiguieron detener el jugueteo premonitorio de mi enanito.
Autobús que llega con retraso, pero finalmente rumbo a Donosti, a Anoeta, en la mejor compañía posible, mi amigo/hermano y yo vamos al encuentro de viejos amigos, compañeros de fiestas, alegrías y tristezas, noches de soledad y soledades de bullicio, al encuentro de la mermada compañía de la voz y el corazón del Boss, al reencuentro con The E Street Band, y al encuentro de un estado mental, y un poco mágico también, que siempre se produce, no se si en mi cerebro o en mi corazón, al encuentro con el viejo Bruce, con el lector de almas a distancia, el hechicero de voluntades, el chaman de anhelos, el realizador de necesidades armado con una telecaster y unas cuantas toneladas de corazón caliente y vivo...
- Encantado de volver a verte Bruce, siempre es un honor pasar un rato contigo, cantando las cosas de la vida bis a bis, dando un repaso a nuestra juventud perpetua, e infelízmente dichosa.
Le costo una vuelta turística al autobusero alrededor de Anoeta pero al final desembarcamos en un mar de camisetas en las que Bruce, con E Street Band o sin ella, es el protagonista absoluto de los latientes y nerviosos, torpes y sincopados pechos de los allí presentes, las camisetas, esos uniformes que son un recuerdo de un bolo anterior, y quizás también un amuleto que te libre de todo mal, que te haga sentir lo que en aquel pretérito concierto en el que entre los espasmos de emoción compraste con los ecos del último bis aquella camiseta que hoy luces como si fuese la mas glamurosa prenda, en cierto modo lo es...
Cerveza, katxis a 9 € una pasada, aún así cayeron unos cuantos, "Un hombre no puede dejar de ser lo que es...", y empieza a llover, ¡Maldita sea!, al final nos vamos a mojar, paraguas, chubasqueros y sonrisas nerviosas hacen frente a la borrasca, que no tiene ninguna facha de querer dejarnos disfrutar del bolo en secana felicidad. Se va oscureciendo el cielo, los rayos lo iluminan alternativamente, cuanto, de repente, tras un trueno mas fuerte de lo normal, las luces se apagan, el escenario empieza a vibrar, se nota la vida en las tablas, sé siente ese animal invisible que siempre hace notar su presencia en las sienes de los allí reunidos cuando un concierto de rock and roll esta a punto de empezar y... Bruce Springsteen aparece en el escenario, rugido en Anoeta, emoción, lágrimas y algún labio temblando de emoción que no atina a decir lo que siente... el enanito se ha retirado... hasta la próxima querido compañero, anticipo de dichas...
Y empieza el concierto, "Who'll Stop the Rain" despierta sonrisas en el público, se la nota poco ensayada, suena dubitativa, igual que "We Take Care of our Own" ,,,,, estamos empezando.
Cuando empiezan a sonar los elegantes y energéticos acordes de "The Ties That Bind" la banda esta ya en inercia, el soul hace pronto su aparición, vientos, una voz negra, soulera, que da la replica a un Boss que canta como nunca y vive el rock como siempre... como siempre. "My city in Ruins" o "Spirit in the Night", dos momentos muy diferentes de la carrera del jefe, uno en un momento de reencuentro con su banda de juventud, la otra antes de formar tándem con esa banda, ambas llevan soul en los recovecos de sus entrañas, ambas emocionan.
El profesor Roy Bittan toca como nunca, o como siempre no lo sé. Su piano suena como tiene que sonar, suena a finales de los setenta, suena a partida de dados en un callejón una tardenoche de verano tras el curro en NJ, suena a juventud. Momento Darkness, mi disco por encima de todos los demas, "Adam Raised A Cain" suena arrastrada por souleras intenciones y "Badlands" suena... ¡como sonó Badlands!, luminosa, elegante, como una dama de sociedad el día de la puesta de largo de su nieta, orgullosa, emperifollada, hermosa.
Llovía, pero no importa, también llueven sentimientos a cada canción, "The Land of Hope and Dreams", pasó un poco desapercibida y "Working on the Highway" dejo un regusto dulce y fresco en las bocas y llega "The River", nunca la escuche tan sentida, tan contenida, hasta el público la canto con contención, como, para no estropearla, con el mundo teñido de azul, con Bruce dejando que la música lleve el rumbo, con la gente siguiendo, sin las manos en el timón, la inercia de una nave a la deriva, el momento que mas viví del bolo...
Bises, "Born in the USA" y "Born to Run", con las luces del estadio encendidas como siempre, la gente ahora es feliz, "Donosti era una Fiesta", que no París, el sábado era Donosti. Y la fiesta se transforma en homenaje, Big Man se hace presente en la memoria de todos, lo ha estado durante todo el concierto pero ahora... "Tenth Avenue Freeze-Out"... y desde el escenario, desde las pantallas, esas pantallas que son muchas veces el escenario en si, desde ese escenario que fue suyo en tantas noches como aquella, aparece Clarence, mirándonos diciendonos hasta la vista, Nunca será lo mismo sin el...
Ya en la calle, se empieza a notar el agotamiento, los últimos saltos con "Dancing in the Dark" me dejaron las piernas resentidas pero no importa, camino a Bilbao, y aquí mi agradecimiento a la gente de Point Black por no dejarnos en tierra, pues como no podía ser de otra manera mi hermano y yo nos equivocamos de lugar de quedada y nos tubieron que llamar para ver que pasaba, gracias por esperar.
Y en la cama el sueño se mece con las melodías aún jugando en mi cabeza, aún preguntándome si todo aquello fue cierto, si Bruce estubo con nosotros una vez mas, un poco con cada uno de nosotros, si, fue cierto, y... lo hemos vivido, lo hemos vivido.